Categorías
Estrategia

Estimación de EV (Valor esperado)

Me decido a escribir este artículo porque no he encontrado por ahí tantos buenos ejemplos como deberia haber.

Para cualquier apuesta,de poker o de cualquier otro juego, estimar EV consiste en calcular el coste/beneficio promedio. P.E. supongamos que jugamos a cara o cruz: nos pagan 0,51 cnts. cuando sale cara, pero debemos pagar 0,50 cnts. cuando salga cruz. (vale, no hay nadie tan primo, pero es un ejemplo):

Basta con tener en cuenta todos los casos posibles (en este caso dos: sale cara o sale cruz); pero se suelen establecer promedios cada 100 eventos. Pues multiplicamos lo que pagamos en total por 50, y multiplicamos lo que ganamos también por 50: (-0,5*50) + (0,51*50)= 50. Cada 100 lanzamientos ganaremos 50 céntimos.

Plantear de esta manera las manos de poker es algo fundamental; pero a estas alturas el planteamiento es demasiado básico para poder hacerlo. Hay algunos casos en los que sí que una mano de poker es tan sumamente simple que se pueden estimar el EV directamente: son los eternos casos de draw a color mayor.

Estamos en el turn y tenemos AKs en mano. EL board tiene dos de nuestro palo. EL bote es X y nuestras odds de ligar color son 4:1. Haciendo abstracción de que nos puedan ganar con un full… ¿Hasta cuánto debemos pagar para que la jugada nos haga ganar dinero a largo plazo? Pues la fórmula es muy simple: X/odds de ligar. Si el bote vale 4 y pagamos 1, nos quedamos breakeven: 4 veces perdemos 4, y la vez que ganamos ganamos 4; en total, cero pelotero. Todo lo que sea pagar menos que 4 nos dará dinero. Todo lo que sea pagar más que 4, nos saldrá caro (obviamente estamos asumiendo un juego libre de rake, aunque el impacto del rake es tan pequeño en una mano que prácticamente da lo mismo).

El problema es que en este ejemplo, en realidad, es como si jugásemos a otro juego: a un juego de poker en el que le vemos la mano al rival. Porque cuando sabes que si consigues competar tu jugada vas a ganar el 100% de las veces, la mano del rival pasa, por decirlo suavemente, a un segundo plano de importancia. Normalmente, sin embargo, esto no es así, y la gracia y complejidad del poker consiste en que sólo con saber tu mano avanzas muy poco.

Entonces, en las manos que no son un draw a las nuts, es decir, en el 99% de las manos que jugamos, las cosas no son tan fáciles. ¿Cómo plantear las cosas para poder estimar ev en manos más frecuentes y complicadas?

1-Odds. Lo primero que hay que ver es que nuestras odds no son a “ligar jugada”, sino a ganar el bote. Pero claro, esto es lo más difícil de todo, y es casi imposible tener una idea completa de si ganaremos la mano cuando se cumplan ciertas condiciones. Pero tener una idea más o menos razonable de nuestras probabilidades de ganar la mano es algo fundamental, y sin eso no podemos empezar a pensar seriamente un plan de acción. Esto es la combinación de dos factores.

  1. a) las cartas que quedan por salir. Es un dato ‘ a la vista’: aunque no sepamos qué carta en particular va a salir ahora, a largo plazo nos es indiferente. Sencillamente tenemos que calcular las probabilidades de que salgan las cartas que pueden afectar a la mano y actuar en consecuencia.
  2. b) El juego del rival: Esto está oculto. Aquí no podemos decir: “da igual, porque a la larga el oponente tiene todas las cartas, así que es como si tuviera dos cartas cualesquiera”. No, porque con dos cartas bajas seguramente él no habría visto el flop, o habría hecho tal cosa en el turn, si tuviera una mano más fuerte habría resubido preflop… etc. etc. Aún así, a su manera de actuar durante la mano le debe corresponder un cierto rango, aunque sea muy amplio, de cartas. No es lo mismo tener AA que TJs, y es normal que el oponente no las juegue igual. Así que tenemos que utilizar la información que tenemos del rival para estimar pobabilidades de qué rangos de manos podría tener. Esto es lo más difícil del poker y lo que requiere más experiencia, pero todo se consigue jugando millones de manos 😀

En este punto, hay que ver que podemos ganar la mano no sólo al showdown, sino también cuando el oponente se tira. Así, cuando tengamos en cuenta el EV de nuestras voces, hay que tener en cuenta lo que ganamos cuando el oponente tira una mano que nos habría batido llegando al showdown. Esto es lo que se llama fold equity. Si tienes tercera pareja, o en general una mano débil o un proyecto, puede que subiendo mucho y mostrando fuerza consigamos ganar un bote que de otro modo hubiésemos perdido.

Si conseguimos fijar todos estos valores de un modo razonable, habremos calculado nuestro EW (expectativa de ganar la mano)..Ahora que sabemos nuestro EW (o bueno, más que saberlo, tenemos una idea razonada de cuál puede ser), es cuando podemos buscar el EV (valor esperado) de la mano. No nos sirve saber que ganamos el 40% de las veces haciendo raise all.in y sólo el 25% haciendo call si no sabemos cuánto vamos a ganar cuando ganemos y cuando perderemos cuando perdamos; y no hay que olvidar nunca que jugamos para ganar dinero, no para ganar manos.

2-Odds implícitas. Com hemos visto, sólo con estimar nuestro EW (para lo cual ya habremos tenido que estimar de algún modo qué puede tener el oponente) no basta para estimar el EV. Si estamos en una fase de la mano en la que todavía no está todo dicho, y aún es posible que vaya mucho más dinero al bote, es muy importante controlar cómo y en qué casos va a pasar eso. Hay oponentes a los que les entrará el miedo cuando vean que se completa un posible proyecto en la mesa, y en cambio hay otro tipo de oponentes que pagarán lo que haga falta para ver el showdown si llevan una jugada medio-fuerte, aunque el board permita colores y full house’s.

Por odds implícitas se suele entender lo siguiente: cuando tenemos un proyecto en una calle, por ejemplo en el flop, puede ser que el tamaño del bote en ese momento no justifique un call. Pero si en las siguientes calles el bote crecerá, entonces eso justificará nuestro call, puesto que el bote que vamos a ganar es el de toda la mano, no sólo lo que hubiera en el flop. Pero también hay que tener en cuenta que existen las odds implícitas negativas. apostar con una jugada decente en el river es inútil si sólo nos van a ver manos que nos tienen superados. Así que cuando apuestes no te limites a pensar voy por delante siempre/voy por delante a veces/quiero tirarle de la mano… piensa también como afecta eso al tamaño del bote en los casos en los que pierdes y en los que ganas. Especialmente en no limit, si tienes tú la posición, siempre ten en cuenta que si apuestas con una mano fuerte pero batible le estás dando a tu oponente la opción de raisearte, por lo que puede que no quieres meterme en líos y hacer un simple check, aún cuando a veces le podrías sacar algunas fichas con esa jugada.

Al final, jugar al poker no es tan complicado XD Sólo tienes que poner al oponente en un rango, conocer las odds de que se cumplan tus proyectos, calcular cuál puede ser el tamaño del bote en las siguientes calles, pensar si tu oponente puede hacer call con manos mucho peores o si puede tirar manos mejores… ¡y una vez fijado todo esto calcular las odds de todos tus posibles movimientos! Como muchas veces no puedes hacer esto sobre la marcha -de hecho, es imposible- hay que tener esas estimaciones hechas de antemano para determinados tipos de oponentes y de botes que sean bastante frecuentes. Además, los conceptos no sirven de nada si no se aplican realmente tomando forma de números, en manos jugadas de verdad. El próximo artículo tratará sobre eso.

Categorías
Estrategia

Sobre raises y pushes: el concepto de pot commited

El juego de torneos requiere unos niveles de agresividad bastante grandes, dado que la estructura de ciegas crecientes provoca que nuestro stack, si no crece, se vea mermado, aun cuando no perdamos fichas en realidad. Los jugadores van cayendo y las ciegas van creciendo, de modo que nuestro stack va bajando en cuanto a media de fichas. Por ello es muy importante que juguemos agresivos para hacernos con todos aquellos botes sin dueño que se presentan a menudo y para robar ciegas, que es una de las estrategias fundamentales que hay que seguir a partir del tercer o cuarto nivel. En niveles posteriores es absolutamente imprescindible hacerse con ciegas de los rivales, ya sea con cartas o sin ellas.

A partir de ciertos niveles de juego (me refiero a habilidad por parte de algunos jugadores) los robos de ciegas son constantes y por tanto es decisivo el rerobarlas. Con una resubida podemos hacernos no sólo con las ciegas, sino con la subida previa del ladrón de turno. Lógicamente una resubida es más peligrosa, porque pone más fichas en juego y corres el peligro de verte involucrado en un all in con cartas que no te ofrecen suficientes garantías.

Imaginemos que tenemos 12.000 puntos en un torneo con ciegas de 400/800 y antes de 100. Subimos desde early para hacernos con esos 2200 puntos con una mano marginal y especulativa del tipo 9Ts. Decidimos subir a 3BB, con lo que nuestro raise es de 2400. En ese momento, antes de que nadie nos conteste hay un pot de 4600 puntos que es tremendamente goloso para cualquiera de los jugadores que hablan por detrás. Supongamos que alguien a quien tenemos cubierto hace all in por valor de 9000 puntos. Todos se tiran y cuando nos llega la voz estamos ante un bote de 13600 puntos para el que nos piden 6600. Lógicamente con las odds que nos ofrece el bote de 1:2 cualquier par de cartas nos vale para hacer frente a ese all in.

El porcentaje de veces que nuestro rival no tendrá mano Premium es significativo (digno de tenerse en cuenta, vaya), pues puede estar rerrobando por necesidad con una mano del tipo A6 o K8. Pero es bastante probable que esa resubida haya sido hecha “con ley”, con manos como AQ-AJ, o una pareja media. Si estamos ante una mano del tipo AK estamos 60-40 por detrás con unas odds de 1:1.5 con lo que el bote nos ofrece probabilidad suficiente para hacer frente al all in.

Si pensamos detenidamente en esta paradoja (que jugar all in 9T contra AK sea beneficioso y esté bien jugado) hemos de analizar los motivos por los que se produce. Nosotros hemos ingresado en el bote 2400 puntos y son precisamente esos puntos los que nos capacitan para permanecer hasta el final en la mano. Sin esos puntos (que eran nuestros antes de meterlos) las odds no salen de ninguna manera y un call jamás sería correcto. Una vez que las hemos metido sí tenemos odds para call contra casi cualquier rango de manos. En este punto es desde donde arranca el concepto matemático de pot commited.

Se entiende por pot commited (o comprometido con el bote) cuando debido al dinero que nosotros mismos hemos metido en él, el bote nos ofrece odds suficientes para morir en él con unas cartas que presumimos que pueden esar batidas de antemano y que deberán mejorar en alguna medida para no acabar perdiendo.

Este concepto nos sirve para saber evitar cierto tipo de situaciones que se producen cuando raiseamos un pot únicamente con ánimo de robar las ciegas y los antes y alguien nos pushea dándonos pot odds suficientes para call. Si la mesa es agresiva y los raises y reraises son frecuentes y sobre todo si nuestra imagen en la mesa es de agrosteeler (jugador agresivo que gusta de robar botes a base de morterazos) este tipo de robo desde posiciones iniciales puede constituir un error matemático. Cuando subimos una cantidad standard desde early, de 2.5 a 3BB hemos de calcular la probabilidad de vernos resubidos y si en ese caso estaremos commited. Pensemos que con 2.5BB de raise no tenemos suficiente fold equity para derribar a buenas manos, especialmente debido a nuestra imagen, manos que ante un push directo sí foldearían. No digo con esto que haya que pushear con 9T desde UTG, pero sí que es mejor que subir 3BB en una mesa muy agresiva.

Además la selección de manos para este tipo de robo ha de ser muy concienzuda. Robar con 9T o con 53s puede ser bastante más inteligente que hacerlo con A4 o K8, debido a que muchas de las manos que nos van a raisear all in nos van a tener dominados (manos como AK, AQ, KQ, etc) de manera que estaremos claramente underdog con odds reales inferiores a 1:3, pero con la obligación de hacer call porque el rango del rival es más amplio y el pot nos ofrece odds muy interesantes.

En este caso el raiser inicial con T9 o A6 o K8, bien puede perder 9000 puntos y quedarse con 3000 y unas ciegas que le dan una M o Chip Set Index de 1.5, es decir completamente desahuciado y sin fold equity con la que rehacer su stack. Todo, por un error propio por calcular mal los momentos en que se puede robar y los que no. La clave sigue siendo la posición y una buena lectura de la mesa.

Categorías
Estrategia

El bluff escandinavo

Hablamos de torneos. Es comúnmente sabido que los jugadores escandinavos están obteniendo unos magníficos resultados en torneos tanto en vivo como on line. Este grupo de jugadores han desarrollado una serie de movimientos (o combinaciones de movimientos, por mejor decir) especialmente diseñados para aparentar excelentes manos cuando no las tienen.

El bluff que vamos a tratar hoy tiene una textura muy especial y es particularmente práctico. Imaginemos que estamos en un torneo bastante deeps y con posición y nos llega una mano especulativa del tipo 8Ts. Nos sube un jugador que hemos identificado como tight y hacemos call a su raise standard de 4BB. Esta mano nos permite, gracias a la posición hacer mucho daño al shooter si cogemos una mano fuerte en el flop o un buen draw.

Además nos habilita para llevar a cabo este tipo de bluff que ahora describimos. El flop nos viene Q75 con dos de un suit distinto al nuestro, con lo que, obviamente no tenemos absolutamente nada. Recibimos una C-bet del raiser pre de ¾ de pot. En este momento decidimos preparar nuestro bluff. Raiseamos el pot por valor idéntico al del bettor. Con ciegas de 50/100, y ambos jugadores deep, con unas 10.000 fichas, raise de 4BB y call pre, estaremos ante un pot en el flop de 950 puntos. La bet del villano lo dejará en 1650 y nosotros raiseamos x2 su bet. Él sube 700 y nosotros raise a 1400. Le pedimos 700 para seguir en la mano.

Este raise provocará:

  1. Que abandone la mano ante la fuerza mostrada, pues la invitación al call es muy atemorizadora.
  2. Que haga call y espere a ver qué ocurre en el turn.
  3. Que nos meta la tercera y tengamos que tirarnos, habiendo hecho un bluff frustrado, pero baratísimo.

El caso 3 sólo se contempla con grandes manos y el 1 para jugadores muy débiles que lleven manos tipo AK que han perdido el flop. La opción 2 es la interesante. El villano paga el raise, porque es muy barato y espera a una nueva carta. Aquí tiene de nuevo dos opciones:

  1. Que vuelva a meter la segundo barrera. Se le supone overpair o superior. En todo caso su bet será mucho más pequeña en relación al pot, en torno a 1000-1500 en un pot de 3000.
  2. Que checkee (lo más habitual, pues con el miniraise del flop nos hemos hecho con el mando de la mano).

En ambos casos completamos el bluff moviendo nuestras fichas al centro. All in. El % de fold es enorme, especialmente si el turn ha completado alguno de los draws que había en la mesa: o los tréboles o la aparición de un 6, un 4, un 8 o una carta baja doblada, en este caso el 5 o el 7.

Así es cómo los escandinavos se llevan nuestras fichas. Sabiendo esto, hay que reraisear fuerte el flop a jugadores con este perfil, pues nuestro call prácticamente les entrega la mano a no ser que nos queramos jugar el torneo en los niveles iniciales con una mano débil y un borrad peligroso. Este tipo de miniraise es habitual con grandes manos como escaleras directas o sets en el flop, de manera que su uso es altamente intimidatorio.

Suerte al probarlo.

Categorías
Estrategia

Aplicando la EV a un caso concreto

Supongamos que jugamos la siguiente mano:

La mano nos llega muerta hasta el botón y subimos 4BB con 97s. La ciega pequeña se tira y la grande iguala. Le hemos estado observando y sabemos que no es muy buen jugador: hace demasiados limps y cold call, sube muy poco antes del flop y en general hace movimientos que denotan un cierto desconocimiento del juego. Los dos jugadores tenemos 100 bb de stack al empezar la mano.

El flop viene 4 7 A, con una de nuestro palo. Hacemos una apuesta de continuación de 1/2 del bote y el oponente hace un curioso raise por el doble de nuestra apuesta. En este punto ya tenemos suficiente información para ponerle en un rango de manos. Ante un minraise en el flop se pueden pensar varias cosas: por un lado, es una jugada que “canta” un poco a farol: el board no permite proyectos razonables ni a color ni a escalera, y es muy probable que nosotros vayamos a seguir apostando en el turn si él hace call. ¿Para qué subir entonces? Pues podría parece que para forzarnos a dejar la mano si nosotros no tenemos ese As. Pero entonces habría que pensar por qué subir sólo x2, y no hacer una subida más fuerte. Una subida x2 es una subida muy tímida; aunque como es un mal jugador, puede que quiera hacer un farol sin riesgo, y que por eso no se atreva a subir triplicando nuestra apuesta.

Otra opción es que él tenga una jugada muy fuerte; dado el estado del board podría ser el As o un set (dobles parejas parece muy improbable, ciertamente). Él sube porque tiene una mano fuerte o muy fuerte; pero no quiere subir demasiado porque no quiere forzarnos a abandonar la mano. Muchos jugadores pasivos de límites bajos, de hecho, juegan así. Aunque lo más probable sería que hiciese slowplay si tiene set, así que top pair es mucho más probable.

Otra opción es que tenga el As. Sube porque tiene la mejor mano pero no sube mucho porque en el fondo espera sacarnos más dinero. Un buen jugador de NL nunca haría raise x2 con top pair en un flop uno contra uno, pero hay muchos jugadores de niveles bajos que la juegan así una cantidad enorme de veces.

Estimar probabilidades aquí es muy arriesgado y complejo. Es imposible saber cuántas veces hace un farol un jugador o cuántas hace slowplay sin tener bastantes datos; y nosotros no los tenemos, sólo le hemos visto jugar un poco. Pero si queremos hacerlo, la manera es la siguiente: como estimar directamente el % de veces que su voz sea tal cosa o tal otra directamente es imposible, primero hay que estimar cuándo hace tal cosa con un tipo de manos y cuando hace tal otra con otro tipo de manos.

Por ejemplo asumimos que hace raise x2 con la pareja de ases el 80% de las veces que tiene el As. Que hace un raise x2 de farol el 10% de las veces que le hacen cont. bet. y que hace raise x2 con un monstruo set, JJ-KK, o dobles parejas el 30% de las veces que tiene uno (no asignamos muchas porque ciertamente estos jugadores suelen hacer slowplay).

Todo esto es un poco caprichoso: depende del conocimiento que uno tiene del juego; el que haya jugado cientos de miles de manos contra jugadores pasivos o débiles, sabrá asignar intuitivamente estas posibilidades. Pero como jugadores, no nos queda más remedio que hacer algún tipo de asignación, o tener algún tipo de estrategia, para poder jugar de acuerdo a un criterio razonable. Tal vez ese jugador en concreto nunca jamás haría raise en el flop de farol, o siempre haría slowplay con una pareja de ases… pero eso es imposible saberlo; hay que dejarse llevar un poco y asumir que juega como la mayoría de jugadores “de ese estilo” a los que hemos visto jugar, o como una media de todos ellos.

El caso es que lo que sí sabemos, por el tipo de manos que ha jugado y la cantidad de subidas que ha visto, es que hace ese call desde la ciega grande como un 40% de las veces. Sería un rango como 22+; A2+; K2s+; K7o+; T9+; J9+; Q9+ y bastantes manos suitadas como Q6s o J7s.

De todo ese rango, tiene una pareja de As el 9% de las veces. Tiene un set, o dobles parejas o KK-JJ el 3%, y no tiene jugada el 88% restante; (esto se sigue de lo que ya hemos asignado). Ahora podemos calcular las probabilidades de qué pueda significar su minraise. Si hacemos los cálculos, que me permito ahorraros, obtenemos que tiene el As (sin dobles parejas) un 45% de las veces, y que está haciendo un farol el 55% restante (obviemos la tercera opción porque es despreciable). Bueno, ahora sabemos lo mismo que antes: un minraise de un jugador así puede ser top pair o farol. También puede ser que mis asignaciones sean erróneas, y que un jugador malo haga slowplay con pareja de ases muchas más veces o que farolee mucho menos; pero contra eso no se puede hacer nada, salvo seguir jugando y aprender más de póquer.

Ahora tenemos una decisión complicada; si él tiene el As nuestra mejor jugada es hacer call y ver si mejoramos en el turn. En cambio, cuando él va de farol, nuestra mejor jugada sería pegar una fuerte resubida que le deje sin odds para buscar una jugada que gane a nuestra débil pareja de 7. pero hacer esto sin saber que él va de farol es un suicidio, y nosotros no lo sabemos.

Sin embargo, hemos visto que él es un jugador bastante pasivo. Sus apuestas suelen representar la fuerza de su mano y no parece que haya hecho ningún 2-barrell bluff. Al fin y al cabo, el motivo por el que hemos asumido que su raise x2 puede ser un farol es que quiere tirarnos de la mano sin arriesgar demasiado dinero. Así que pensamos razonablemente que si hacemos call y él vuelve a la carga en el turn con una apuesta de un tamaño razonable, tendrá un As casi siempre.

Ahora no sabemos qué tiene él en mano, y sin embargo estamos en situación de tomar una decisión razonable: en el bote hay 20 BB, y tenemos que pagar 4 para ver. Dado que ganamos la mano contra su rango sobre el 50% de las veces, tirarnos es un error evidente (El EV de un fold siempre es cero). Por otro lado, si hacemos un re-raise, ganaremos todos los botes en los que farolea (+20 BB*50=+100 BB de media), ganaremos algunos botes en los que tiene el As si conseguimos que se tire (+20 BB en esos casos) y perderemos la gran mayoría de los botes en los que hace call con el As o una pareja de mano superior a nuestros 7s.

El problema, es que esos botes son bastante más grandes que los que ganamos, porque perderemos nuestra resubida, que debería ser de al menos 26 ciegas para tener algo de sentido. Por ejemplo, si él tira una mano mejor el 50% de las veces que resubimos, tenemos, promediando cada 100 casos, 75 en los que ganamos el bote de 20 BB (=1500); y 25 en los que perdemos un bote de, asumiendo una media, 26 ciegas (=650). En un caso así nos daría unas 850 ciegas de EV cada 100 veces. Pero si hacemos call, podemos contar razonablemente con ganar la mayoría de los botes en los que él farolea (puesto que presumimos que no hará 2barrel en el turn la enorme mayoría de las veces) y abandonar por sólo 4 BB los botes en los que vamos por detrás; si él hace 2 barrel bluff el 10% de los turns y check el 90% de las veces que no lleva juego (hace bet siempre), tenemos: que 40 veces ganamos un bote de 20 BB (800), y que 60 veces perdemos nuestas 4 BB del call en el flop (4*60=240)[1].

Asumiendo que tira top pair la mitad de las veces (es mucho asumir), nos da más valor esperado un re-raise que un simple call. Pero si él tira su top pair sólo el 10% de las veces, tenemos que el EV de nuestro re-raise baja mucho, puesto que tiramos todos sus faroles y sólo un 10% de manos hechas: (60*20= +1200) y perdemos nuestra resubida muchas más veces (40*26=1040), y en ese caso el call es mucho más rentable. Asumir estos porcentajes depende de tu conocimiento del rival. En realidad, en una mano de este estilo, contra un jugador malo y algo pasivo, el call en el flop es la mejor opción casi siempre, y no es imprescindible comerse tanto la cabeza. Mi intención principal era mostrar que para usar las matemáticas en el poker y estimar EV no sólo valen las manos “más obvias”, como los proyectos a las nuts, en las que la mano del rival es indiferente. tampoco hace falta que sean manos en el turn, donde sólo queda una carta por salir.

En cualquier momento se puede estimar EV, sólo hay que hacer medias de las posibles manos que tiene el rival y, si tienes un proyecto, del porcentaje de victoria de cada uno de tus outs (por ejemplo si tienes proyecto a color menor, es razonable descontar uno o dos outs, asumiendo que hay casos en los que perderás ligando el color).


[1] Simpifico algunos factores, como ligar dobles o draw a color en el turn o que él haga check/raise en el turn con una mano fuerte o que ligue jugada en el turn cuando se habría tirado en el flop… pero creo que son casos suficientemente poco frecuentes como para obviarlos y asumir que se contrarrestan entre sí.

Categorías
Estrategia

Interpretar datos con Poker Acehud

Voy a explicar la importancia de saber interpretar los datos de los rivales mediante el pokeracehud, herramienta que sirve, junto con el pokertracker, para jugar de manera óptima el máximo numero de mesas que seamos capaces de jugar sin que ello suponga una merma importante en nuestros beneficios (winrate).

Hay que saber encontrar un punto de equilibro en este tema, y paso a explicarlo con un ejemplo sencillo: si jugamos dos mesas a la vez, y jugando así tenemos un winrate de 3bb/100 (por ejemplo), y jugando 8 tenemos 2bb/100, es obvio que debemos jugar 8, porque estaremos ganando 16bb/hora, mientras que de la otra forma ganaremos sólo 6bb/hora.

Debemos ser nosotros los que nos demos cuenta cuál es la cantidad de mesas idónea, o sea, a partir de cuantas mesas nuestro rendimiento y capacidad de concentración se reducen, lo cual supondría que jugar menos sea más rentable. También hay que tener en cuenta que jugar demasiadas mesas puede ser más estresante y producir mayor agotamiento, reduciendo el tiempo de las sesiones de juego, lo que también va a afectar a nuestras ganancias en gran medida.

Bien, vayamos al tema. Estos son los cuatro datos fundamentales que vienen por defecto en el pokeracehud:

VPIP: Es la cantidad de veces que se pone dinero voluntariamenete en el pot. Cuanto mayor este valor, mas loose será el villano en cuestión, cuanto mas bajo mas tight. Para fullring podemos considerar que hasta 16-17 sera un jugador tight, de aquí hasta 21 ó 22 semiloose y a partir de 23 loose. En short handed yo subiría el rango de tight hasta 20, de 20 a 28 ó 29 semiloose y a partir de 30 loose.

PFR: Sería el preflop raise, o sea, la cantidad de veces que subirmos antes del flop. Una cantidad que se considera standard es tener al menos el doble del vpip, aunque yo creo que debería ser de hecho algo más alto. Como valor standard en fullring deberíamos tener al menos 7, lo ideal seria tener entre 8-11. Menos de estos valores significará que estamos desaprovechando muchas situaciones donde subir tiene un ev muy superior a hacer limp u overlimp.

AF: Es la agresividad postflop. Se obtiene de dividir los bets y raises por los calls y checks. Para ganar a cualquier variedad de poquer hay que ser agresivo, eso es indudable. Una agresividad standard en no limit full ring puede ser de 2-3, y normalmente será más alta en el flop y algo mas baja en turn y river.

Total hands: Es el total de manos en el que está basado la muestra, a mayor número, mas fiables son los datos que tenemos.

Aparte de estos, voy a incluir los que yo tengo, jugando no limit 8 max:

Continue bet: Es las veces que nuestro rival apuesta en el flop tras haber hecho un preflop raise. Un valor standard es entre 70-80, si tiene mucho menos de esto significa que cuando no liga directamente ni apuesta en el flop por norma general, y si es mayor que esto significa que apuesta de forma automática en el flop si ha sido el agresor preflop.

Continue bet turn: Es lo que viene a llamarse un “second barrell”, o sea, la cantidad de veces que apuesta en el flop y en el turn. Para usar este dato hay que tener muchas manos del agresor, ya que normalmente estará basado en muestras mucho menores que en el otro (muchas manos terminan directamente en el flop).

WTS: Went to showdown. Un valor standard en no limit fullring es tener entre 20-30, hay jugadores ganadores con 20 y otros con valores cercanos a 30 o incluso algo superiores (no mucho más, desde luego). El wts hay que saber combinarlo con el AF para saber como actúa el villano.

Fold to continue bet: Son las veces que nuestro rival foldea ante una apuesta de continuación. Un valor standard podría estar entre 60-70%, más de eso significa que foldea demasiado ante apuestas de continuación, por tanto hay que hacerla el 100% de las veces porque es ev+.

Call continue bet: Son las veces que hacen call a nuestra apuesta de continuación, no hay valor standar y depende mucho de cada rival. Pero si tiene más de 25-30 significa que hace bastante float, además combinandolo con el dato de fold to steal y raise to steal podemos saber si suele hacer calls con manos hechas o para robar el pot en la siguiente calle. A estos hay que hacerles bastante second barrell, también dependiendo del board claro está.

Raise continue bet: Son las veces que suben nuestra apuesta de continuación. Un valor standard podría ser entre 8-12, si tiene mucho más de esto significa que sube muchas veces nuestra apuesta de continuación, y muchas serán de semibluff o de bluff total.

Hay tres datos interesantes, pero suelo usar el pop-up para verlo. Son estos:

ATT to steal Blinds: Son las veces que se hace open-raise desde CO o Button (posiciones de robo). Un valor standard en fullring suele ser entre 20-25%. Si tiene mucho más que eso, digamos 35%++, deberías resubirle con cierta frecuencia desde la SB o BB, ya que la mayoría de las veces su mano será muy debil. El RR debe ser bastante fuerte, ya que si nos ve estaremos jugando fuera de posición. Ejemplo villano raise a 4$ y nosotros RR a 15$ (nl100). Debemos hacerlo tanto con manos basura como con manos legítimas, no varíes el tamaño de tu RR según la mano ya que si no estarás dando información valiosa a tu rival.

Fold BB to steal: Son las veces que se foldea en la ciega grande (BB). En fullring el valor standard suele estar entre 75-85%. Si sb y bb lo tienen más alto amplia tu rango de raises desde CO o Button. En todo caso siempre fijate con qué subes en CO o Button, y si lo que quieres de tus rivales es un call o un fold. No dejes de subir de button con manos como 98s porque tu rival en la BB haga casi siempre call. Justamente queremos jugar este tipo de manos con posición contra rivales débiles.

River agression: Yo lo uso para detectar ciertos faroles en manos dudosas. Un jugador con un AF muy bajo simplemente no hace un bet/raise de farol practicamente nunca, por lo que me ayuda en algunas manos. Por contra hay jugadores con un AF en river exageradamente alto, aunque tb puede indicar que foldea más de la cuenta. Hay que saber usar este dato con precaución.

Categorías
Estrategia

Algunos peligros del jugador medio

Los principales peligros que corre el jugador medio de niveles medios-bajos se derivan de ciertas creencias fijas que hacen su juego demasiado arriesgado.

La principal de ellas es el tema de las implícitas. He leído muchos artículos sobre implícitas y a menudo son mostradas como la gallina de los huevos de oro. Los cálculos de outs, odds, pot odds e implícitas deben ser más realistas y a menudo se basan en entelequias.

Normalmente se olvidan las outs del rival de forma que cuando ligamos, hay un número de veces que nuestro rival nos bate (especialmente en las manos de straight o flush draw contra full) en que nos olvidamos de que un tipo con trío tiene más outs que nosotros y que aproximadamente un tercio de las veces que ligamos nos achicharra.

Pero al calcular ni contamos esas implícitas que estamos dando ni las outs del rival, ni siquiera si tenemos stack para quitarle las outs en caso de ligar en el turn. Esto nos engaña con la EV de la jugada y a la larga acabamos perdiendo mucho dinero. Además, como ya dijimos, las implícitas dependen del tipo de rival y del rango de manos en que lo colocamos.

Otro problema es una fe demasiado catecúmena en el valor de la posición. La posición sin iniciativa pierde mucha fuerza, pues cuando el shooter está a nuestra derecha la realidad es que de facto nos encontramos a menudo sin posición, sin iniciativa y sin cartas. Y al año, el dinero gastado en calls desde el button fuera de posición real son muchos miles de dólares.

Un tercer agujero de dinero es la horrenda selección de las manos en que vamos all in preflop. A menudo se va all in sin tener en cuenta las voces previas, la lectura del rival, los stacks o si el all in es conveniente porque estamos fuera de posición. El all in es democrático, pues anula completamente la ciencia que tenga cada jugador. Jugando all in, a partir de que las fichas están en la mesa, Gus Hansen ya no es mejor que cualquier fish de low stakes. El ejemplo más claro es AK. A mí un fish me va a ganar muchas veces con su 44 contr mi AK si vamos all in preflop. Si jugamos paso a paso sólo me gana si coge su set. Si me gana sin ligarlo, no es un fish.

Evidentemente hay más agujeros, pero con mejorar estos tres, sobra para elevar significativamente las BB/100 hands de cualquier jugador de niveles entre NL25 y NL100.

Categorías
Estrategia

Lecturas del oponente y número de manos

En general, soy muy poco amigo de basar las lecturas en muestras muy pequeñas de manos de los oponentes; Si tengo menos de 300, prefiero que no me aparezcan, y de todos modos empiezo a fiarme a partir de 500. En todo caso, no todas las estadísiticas son igual de fiables.

Lógicamente, las estadísticas que antes tienden a convergir, son las que tienen en cuenta el preflop. Si tienes 300 manos de un oponente, y tiene un vpip de 20%, es que ha pagado para ver 40 flops, y que 260 veces ha tirado sus cartas. En este caso tenemos, por así decir, 300 datos: cada mano jugada nos da información sobre la estadísitica. Poca o mucha, o poco útil o muy útil, pero hay 300 manos que nos dan algo de información.

En cambio, si miramos una estadística como el AF post flop, esas 300 manos nos dan muchísima menos información: como hemos visto, él apenas ha jugado 40 manos, así que los datos que tenemos sobre su AF son solamente de 40 manos, y no de 300, así que el dato es mucho menos fiable. Es muy, muy probable, que la estadística no tenga ni siquiera visos de ser real.

Además, si miramos ahora el AF por calles, casi seguramente el dato del river será más increíble que el de el flop y el turn; es muy posible que nuestro amigo tenga un AF en el river de 0.1, de 9 o infinito. Esto es así porque, de esas 40 manos, no habrá llegado al river en todas, sino sólo en un determinado porcentaje, que suele ser bastante pequeño (esto cambia mucho de shorthanded a full ring). Es decir, que para mirar el AF por calles, hacen falta más manos que para mirar solamente el AF general.

Cuantos más datos cruzados necesita una estadística y de más factores depende, tantas más manos necesitas para que ésta cobre algún significado. El WTS, por ejemplo, es una estadistica que depende de la cantidad de veces que se ve el flop (literalmente refleja la cantidad de veces que se va al showdown una vez se ha visto el flop).

El W$SD, en cambio, depende directamente de la cantidad de showdowns que ha tenido el jugador… por lo que a igualdad de manos es mucho menos fiable que el WTS. Así que W$sd es una de las stats más volubles que hay, y es perfectamente normal que no arroje valores razonables en tramos de muchos miles de manos. por ejemplo, en mis últimas 15.000 manos de NL fullring, tengo stats muy “típicas” para casi todos los valores: 16% de Vpip, 10% de PFR, 3 de AF y 23% de WTS. EN cambio, mi W$sd es tan sólo de 43%. ¿Quiere decir eso que soy un jugador demasiado loose post-flop? Seguramente no, porque mi WTS es razonable, así que más bien indica una mala racha.

De hecho, estoy breakeven en esas 15.000 manos y el set-o-meter dice que he tenido bastante mala suerte en situaciones de set over set, overpair vs set, set vs overpair, AA/KK etc. etc. Así que yo no me fiaría casi nunca del W$SD de un oponente si su WTS arroja un valor normal. Es muy posible, que, de hecho, yo pueda ser demasiado loose post-flop y que esté sobrejugando algunas de mis manos; pero es difícil que el W$SD pueda dar una información muy detallada de eso después de sólo 15.000 manos: para saber eso hacen falta centenares de miles de manos.

Otras estadísticas muy variables, especialmente en niveles bajos y/o en full ring, son las relativas al robo de ciegas. Es relativamente raro que tengas ocasión de robar: tienes que estar en el button o cut-off, y la mano tiene que llegarte muerta. En full ring es difícil que la mano llegue muerta; y en niveles bajos, sea 10-max o 6-max, es muy posible que tengas uno o dos limpers para cuando te lleguela voz al button. De todas las veces que subes preflop, los robos sólo serán una parte de esas subidas.

Igualmente, si estás en las ciegas, tu % de veces que te tiras ante un robo, igualas o resubes depende de muchas menos manos que tu Vpip o tu PFR total, por lo que esos datos son mucho menos fiables que el PFR o el VPIP, a igual número de manos. Especialmente cuando quieres robar a un jugador, antes de pensar “tienen un folded to steal del 90%, así que le subo con 72o” mira el número de manos y las otras stats. Si tienes pocas manos y sus otras stats apuntan a que es un jugador loose (VPIP y WTS demasiado altos), es casi seguro que sobredefiende sus ciegas, y que su “folded to steal” sencillamente depende de un número pírrico de manos.

Del mismo modo, “continuation bet” y “folded to a cont. bet” son datos que requieren muchas manos para ser interpretados. Úsalos sólo con regulares; contra un jugador del que tienes 300 manos es mejor fiarte de tres manos que le hayas visto jugar que de esas stats. Si tiene un fold to a cont. bet alto, pero le has visto hacer un call dudoso para buscar un gutshot y otro en el river con tercera pareja, deberías estar más inclinado a pensar que es difícil que se tire a una apuesta de continuación, que seguramente no le importa buscar sus overcards o incluso segundas parejas hasta el turn, y que si hasta ahora se ha tirado a mucho a las apuestas de continuación es porque ha pasado pocas veces en esas 300 manos y porque ha igualado la subida preflop con una mano ridícula, lo que le ha dejado en una posición imposible post-flop.

Pero seguramente, cuando tenga algo lejanamente parecido a una mano, hará call a tu apuesta de continuación aunque haya figras en el flop, dado que los calls dudosos que le has visto hacer implican eso.

En resumen, yo diría que la estadística más importante de un oponente es el número de manos. Sin ella, es imposible interpretar las otras stats, y es mejor no hacerlo

Categorías
Estrategia

¿Tiene AK triskaidekaphobia?

“Pongamos que empiezas una mano de 1-2$ con 200$, y todos te tienen cubierto. Vas al preflop por 6$, y el button iguala. Ambas ciegas se tiran, por lo que el bote final preflop es de 15$. Te quedan 194$: la relación de tu stack con el bote (stack-to-por-ratio) es 12.9:

12.9=194$/15$

Si ligas la pareja más alta en el flop, estarás en problemas”.[1]

Para Miller y compañía, cuando aspiras a ligar la pareja más alta, es nefasto tener un SPR rondando el 13; es decir, según nos cuentan con cierto humor, manos como AK, KQ, AQ… tienen triskaidekaphobia, miedo al número trece. Esto tiene que ver con la cantidad de apuestas del tamaño del bote que caben en la mano, y ya lo traté en un artículo introductorio.

Esto es importante, porque como es bien sabido, la “moda” entre los jugadores regulares de póquer en niveles medios es subir 4BB (+1 por cada jugador que haya ya en la mano) cuando entran a una mano con algo como AK o AQ. En un juego típico con stacks de 100 BB, si subimos 4 y el oponente iguala, tendremos un SPR de 96/8, es decir, 12. No hay sitio para hacer estrictamente tres apuestas enteras del tamaño del bote, pero en términos de juego da exactamente igual que sea 12 o 13: el caso es que los motivos de Miller para no querer jugar una subida de ese estilo son los mismos.

Entonces: ¿Hay que dejar de subir 4BB + 1x limper con manos con AK, KQ…? Ciertamente, yo creo que no. De entrada, hay que ver qué otras opciones tenemos si no subimos 4BB: o subimos menos -2- o subimos sensiblemente más (p.e. subiendo 8, tendríamos un SPR de 5.75, mucho mejor para jugar top pair). Subir menos de 4 tiene un aspecto negativo inmediato: se supone que tenemos buena mano y deberíamos querer jugar una cantidad razonablemente grande de dinero, 2 BB es muy poco. A cambio, nos evita cometer errores traumáticos post-flop, porque con un bote de 4BB en el flop es casi imposible que se pueda acabar metiendo mucho dinero en la mano, por lo que aunque nuestro oponente nos tenga batidos con unas dobles o un set, no perderemos demasiado dinero con nuestra pareja de reyes o ases.

Pero claro, ambos razonamientos tienen su punto débil. Andar subiendo demasiado preflop genera unas implícitas negativas muy fuertes, lo que hará que sea difícil que tengamos acción contra manos peores, que es el tipo de cosa a la que deberíamos aspirar siempre. Por otro lado, que con botes más pequeños nuestros errores son menos graves, es obvio: pero también los del oponente. Con un SPR de 20 -subida más pequeña que 4 BB- es verdad que podemos salvar los muebles en el river contra una mano mejor [2], pero también es cierto que ganaremos menos dinero cuando ganemos la mano, que es lo más probable cuando tenemos AK.

Así pues, es cierto que tener una pareja de reinas con un SPR de 13 es una situación que se puede volver muy dura si nuestro oponente iguala en el flop y en el turn y estamos fuera de posición, o si nos resube en el flop… son situaciones difíciles en las que tenemos las de perder sí o sí. Pero eso es, en parte, porque en esos casos, sencillamente, vamos por detrás en la mano (nadie nos va a poner all-in con algo peor que una pareja más alta). Pero eso no es lo único reseñable; con un SPR de 20, puede que ahorremos dinero en el turn cuando vamos por detrás, pero también ganaremos menos dinero en todas las calles cuando vayamos por delante (lo más probable).

Por otro lado, es obvio que con una mano fuerte queremos un SPR pequeño: quiere decir que hay un buen dinero en el bote, y como nuestra mano es fuerte… pues es algo claramente deseable. Si consigues llegar a esa situación de un modo “normal” (o sea, resubiendo, o porque haya muchos limpers en la mano), pues estupendo, pero subir 8 BB de golpe es una mala solución, porque es imposible que nadie nos iguale con una mano dominada o peor. 4BB es un buen equilibrio entre los dos escenarios; tiene, por supuesto, sus problemas, pero también tiene ventajas.

Pero, lo que es muy impotante y no siempre se tiene en cuenta, es que no hay motivos para primar un escenario sobre otro. Si subes con AK, sólo vas a ligar top pair en torno al 33% de las veces. La mayoría de las veces (2/3 partes) no vas a ligar. Pero, por supuesto, eso no es óbice para dejar de apostar en el flop. Lo más probable (en según qué niveles y contra qué oponentes) es que nuestro oponente se tire y ganemos un bote pequeñito. Entonces, cuanto más grande sea el bote, más difícil y complicado es hacer una apuesta de continuación con nada. Además, cuanto más grande sea el bote, tanto más dinero habrás subido preflop, por lo que es difícil que tu oponente haya igualado sin basura: doble motivo para no querer farolear, a parte del ya temible tamaño de la apuesta que tendrías que hacer para llevarte el bote. Una subida de 4BB es razonable para farolear después, y es suficientemente grande como para extraer valor en los casos en los que sí ligas tu top pair. Así es que yo no me comería mucho la cabeza con el tema de la triskaidekaphobia; un SPR de 13 con manos como AK es malo para muchas cosas, pero también tiene sus ventajas. Y, de todos modos, eso mismo pasa con otros SPR: también tienen aspectos buenos y malos. 4BB es una subida que está bien para esconder tu mano -subiendo lo mismo siempre- y variar demasiado el juego preflop puede ser problema.

(Disclaimer: si los stacks efectivos son muy deep, o si hay una subida pequeña y muchos limpers… pues los típicos 4BB o raise x3 pueden ser muy malos para tu bolsillo. En esos casos, pega una buena subida/resubida sin ningún escrúpulo.

 

[1]: Flynn, M. Metha, S. Miller, E. Proffesional no-limit holdem. Creel printing Co. Las vegas,Nevada. 2007. (pág. 180).
[2] Puesto que, en el river, si nuestra subida inicial ha sido pequeña, todavía nos quedará bastante dinero en el stack aunque hayamos apostado en el flop y en el turn. Entonces, es fácil que un oponente que nos tenga batidos no quiera apostar el river, por miedo a que resubamos all-in con nuestro resto. En cambio, si hubieramos subido unas 3 o 4 BB, no tendríamos resto con el que amenazar al oponente, y él podría ir all-in feliz con sus dobles parejas, por ejemplo.
Categorías
Estrategia

Jugando contra proyectos: cuando no se puede sacar de odds al oponente

Jugando Limit, es muy frecuente que en el turn o en el propio flop sepas que el oponente tiene un proyecto con porcentaje de acierto muy alto, y que el bote sea tan grande respecto a lo que tú puedes apostar, que te sea imposible sacar al oponente de odds.

Muchas veces, en los foros, o hablando con gente, leo y escucho frases del estilo de:

“Como no puedo sacar a mi oponente de odds, prefiero pasar, y ya veré qué hago en la calle siguiente”. Esto, desde el punto de vista matemático, es un error garrafal, así que hay que aclarar muy bien los términos. Lo mejor, es ponerse en el lugar del oponente.

Supongamos un board típico con draws a escalera y color. Ad 9s 6s 7h puede valer. Tú tienes la pareja de ases, y tienes muy buenos motivos para pensar que tu oponente tiene un proyecto, a escalera o color. Digamos que, en lo que a esta mano respecta, tu lectura es infalible. Supongamos, para hacer más fácil el ejemplo, que lo que tiene tu oponente es un proyecto de color. Eso quiere decir que sus odds son de 4:1. Cuatro veces se quedará sin nada, pero de cada cinco veces hay una que pinchará su pica y obtendrá un color, ganando la mano. El bote ya es generoso, hay, pongamos por caso, unas 4 BB. Si apuestas, habrá 5 BB, lo que permite a tu oponente igualar con toda comodidad, sin tener que contar con las implícitas.

¿Quiere decir eso que la situación de tu oponente es ventajosa? Para nada. Él perderá la mano cuatro veces de cada cinco. Sencillamente, el tamaño del bote es tan grande en relación con la apuesta, que le compensa igualar incluso ganando sólo una de cada cuatro veces. Pero que tu apuestes no es una buena noticia para él. De ese dinero que está obligado a pagar para seguir en la mano, el sólo se lleva, de media, la quinta parte. Si él decide igualar, no es porque lo que gana del dinero de esa apuesta extra, sino por lo que le toca de todo el dinero que ya está en el bote, que es más de lo que tiene que pagar para seguir en la mano -esa apuesta grande extra-.

Vamos a calcular la ganancia del oponente en caso de poder ver el river gratis, y en caso de tener que pagar esa BB más:

-Si le dejas ver gratis el river, el ganará una de cada cinco veces. Es de esperar que obtenga de tí una apuesta más en el propio river, dado que no vas a dejar de pagar con unas odds de 5:1 porque haya salido una pica. Eso quiere decir ganará 5 BB una de cada cinco veces; de media, gana una BB cada vez. Todo esto obviamente sin contar lo que ya ha pagado en la mano, ése es otro problema.

-Si tú apuestas en el turn 1 BB, y él iguala, perderá esa BB 4 de cada 5 veces -es de suponer que no va a pagar nada más en el river si no conecta su proyecto-. Cuando gane, es lógico pensar que te saque una apuesta extra, así que se llevará un bote de 7 BB – cuatro del bote en el turn, dos más del propio turn y una extra en el river-; Eso quiere decir que su saldo total es de 7-4: 3. Tres BB de beneficio cada cinco manos, es decir, 0,6 BB por cada mano. Gana casi la mitad, esa es la diferencia de que apuestes o no apuestes en el turn. Que el gane casi la mitad quiere decir, por supuesto, que tú prácticamente ganarás el doble.

Hay una variante más sofisticada y mucho menos errónea de “pasar porque no puedo sacar a mi oponente de odds”. Es pasar para inducir un semifarol por su parte -lógicamente, sólo puedes hacerlo cuando estás fuera de posición-. Hay jugadores que hacen esto una cantidad tan grande de veces, que realmente es una opción correcta hacerlo. Nosotros resubiremos su apuesta y le obligaremos a ver el river por 2 BB, en vez de sólo por una. La cuestión es calcular cuántas veces tiene que hacerlo para que sea rentable, es decir, cuántas veces le haremos ganar menos con un check/raise que con un bet directo;

-Cuando lo hacemos, y sale mal, ya sabemos que el oponente gana 1 BB de media por mano.

-Cuando lo hacemos, y sale bien, seguiremos ganando cuatro de cada cinco veces. Los casos que ganamos, el oponente ha pagado 2 BB en el turn. El caso que perdemos, nuestro oponente se llevará un bote de 9 BB. Eso quiere decir que ganará, de media, 1 BB cada 5 veces, 0,2 por mano. Si la jugada sale bien, hemos neutralizado casi completamente la ganancia del oponente.

En este caso en particular, necesitamos que nuestro movimiento funcione más de la mitad de las veces. Si la mitad de las veces (cuando fallamos) gana una big bet, y la otra mitad de las veces gana 0.2, de media estará ganando las 0.6 BB que ganaría si decidimos apostar directamente. En el momento en el que nuestro check/raise tenga un éxito mayor del 50%, estaremos ganando dinero con nuestro movimiento. Que eso pueda ser así, depende de tu lectura del oponente.

Categorías
Estrategia

Fracciones de bote, varianza y tilt: algunas ideas dispersas

Cuando tomamos decisiones en el poker, las tomamos “a largo plazo”. Es decir, no pretendemos jugar bien esta mano determinada que estamos jugando, sino todas las posibles manos iguales o parecidas que vayamos a jugar. Eso quiere decir que, salvo en situaciones muy raras y puntuales, es muy difícil que de nuestra decisión dependa la ganancia o la pérdida de todo el bote, sino tan sólo una determinada fracción del bote. Por ejemplo, si tenemos un megadraw contra una pareja y vamos all-in en el flop, nuestra equity ronda el 50%, ligeramente algo más si acaso. Eso quiere decir que nuestra ventaja en ese movimiento viene del porcentaje de veces que nuestro oponente tire su mano. Cuando él hace call la jugada es un flip al 50%, por lo que en cash es literalmente como si no la jugásemos, en lo que al largo plazo se refiere (es un caso que ni nos aporta ni nos quita valor). Cuando él se tira ganamos el bote que había antes de ponernos all-in. Si se tira, por ejemplo, un 20% de las veces, estamos ganando un 20% de ese bote. En ese caso, estamos “arriesgando”, a corto plazo, nuestro stack entero, para ganar una fracción de bote. Eso hace que, a corto plazo, el valor que ganamos o perdemos en nuestros movimientos se vuelve “invisible”, y queda completamente sepultado por la varianza.

Aunque tú siempre juegues tu mano contra un oponente determinado que tiene una mano determinada en tal o cual board, no debes, paradójicamente, tener eso en cuenta -o al menos tan sólo eso- cuando analizas la mano. Si tu oponente tiene tal agresividad, tanto WTS, mucho PFR, ha perdido 3 cajas en cinco minutos y se ha vuelto loco… etc. etc. pues bien, todo eso es más importante que lo que tenga en la mano. Imagina que haces un bet en el turn con dos cartas del mismo palo en el board. El oponente hace call. El river viene rag y tú pasas, buscando inducir un farol. Él apuesta y, cuando haces call, resulta que estaba jugando un set despacio. Bien, aquí no importa en absoluto que tu oponente tenga un set. No debes dejar de hacer ese movimiento porque lo tenga. Es algo que podía pasar y, que de hecho, tenías que tener en cuenta cuando decidiste igualar; sencillamente, es un caso suficientemente poco probable como para que tengas que igualar de todos modos. Lo que importa es que de media, contra ese tipo de oponentes, es más rentable pasar que apostar en un river rag cuando había proyectos en la mesa. Eso es todo. Cada vez que haces una jugada, te estás comprometiendo, de alguna manera, con alguna clase de regla que te obliga a jugar así en todas las situaciones similares. Si juegas bien, no haces una jugada porque te dé por ahí o por allá, sino porque sigues ciertas reglas, que previamente has aprendido o descubierto. La totalidad de esas reglas que posees y tu capacidad para obedecerlas, sin hacer jugadas impulsivas, es lo que determina tu nivel de juego. Que ganes o pierdas al poker depende únicamente de que tu nivel de juego sea, de media, superior al de tus oponentes con un margen suficiente como para que puedas batir el rake. Además, seguirlas te garantiza ir sumando ganancias muy pequeñas, meras fracciones de valor, que se van sumando una tras otra para, a largo plazo, constituir un winrate. Eso quiere decir que si tu “winrate” se puede resentir de lo que pase en dos o tres manos, no es un winrate, es otra cosa.

Esto es importante para poder interpretar correctamente nuestros resultados a corto plazo. Para entendernos, podemos llamar “corto plazo” a una serie de manos en las que perder o ganar algunas cajas modifica sustancialmente el winrate, aunque supongo que hay definiciones más técnicas. Si metes la caja en un semifarol puedes estar seguro de que, pase lo que pase, es imposible que el resultado a corto plazo se ajuste con el resultado a largo plazo. Si haces un movimiento con un EV de +15% y estás metiendo la caja, obviamente en esa mano sólo pueden pasar tres cosas: que pierdas el 100%, que ganes el 100% o que ni ganes ni pierdas, cuando se parte el bote.

Para llegar a poder “ver” tu 15% de valor, tienes que jugar muchas manos. Muchas. Puedes perder la caja tres o cuatro veces seguidas, y que sin embargo el movimiento fuese bueno, y también puedes ganar dos o tres cajas en movimientos malos. Lo único que se puede hacer cuando tenemos una serie de resultados a corto plazo, sean negativos o positivos, es estudiar las manos y razonar si están bien o mal jugadas; pero el dinero ganado o perdido a corto plazo no nos sirve para sacar ninguna conclusión.

Comprender esto es de una importancia psicológica muy seria para evitar que las rachas afecten a nuestro juego. Al final, cada uno tiene su propio carácter, y siempre habrá algunos jugadores que no sean capaces de mantener la cabeza fría y entren on tilt por culpa de una mala racha de cartas. Pero comprender teóricamente por qué unos pocos miles de manos no deben afectar a tu juego siempre puede ayudar. Además, es este un error que realmente puede afectar a un jugador independientemente de su “nivel de juego”. Conozco a muchos jugadores, incluso profesionales, que saben mucho de poker -mucho más que yo-, que no paran de hacer extrañas cavilaciones sobre cantidades muy pequeñas de manos jugadas. Son ideas que sólo pueden afectar negativamente a nuestro juego, llegando incluso a ponernos on tilt por no tenerlas en cuenta. Evitar el tilt es, a fin de cuentas, un problema más de cómo es la personalidad de uno que de saber o creer cierto tipo de cosas; de todos modos, siempre ayuda tener presentes una serie de ideas:

1- Es prácticamente imposible jugarse un bote entero en texas holdem. Siempre juegas, no contra la mano que tiene el oponente ahora, sino contra la que “de media” puedes razonar que tiene dado todo lo que sepas sobre tu oponente. Si lo único que sabes de tu oponente es que juega en tu sala y en tu nivel, y que entra con el stack completo, pues adelante, ya es mejor que nada. Eso quiere decir que no te estás jugando el bote ahora, sino la fracción de bote que le corresponde a tu movimiento a largo plazo. No tiene por qué ser positivo, si eres mal jugador seguramente no sea el caso, pero en todo caso es alguna fracción comprendida entre 0 y 1 y que muy, muy rara vez llega a uno de esos dos extremos, por mucho que en cada mano que juegas no te quede más remedio que ganar o perder.

2-El resultado de una mano no afecta en nada a su análisis. De hecho, en los foros sobre poker, se suele prohibir añadir el resultado de la mano cuando se quiere comentar una mano en público. Si acaso, te da una información extra para tener en cuenta la próxima vez que juegues; pero es obvio que no debes tener en cuenta una información que, por definición, no podías tener cuando jugaste la mano. Esto no quiere decir que debas ignorarlo completamente; si subes de nivel y ves que nunca pagan tus overbets en el river, debes empezar a tener en cuenta que los porcentajes de fold y call a tus overbets han cambiado, y actuar en consecuencia.

3-El poker es un juego de habilidad. Decir que es un juego 50% habilidad/50% azar, o que tiene un poco de azar, es un completo contrasentido, y sólo puede decirlo alguien que realmente no sabe de qué está hablando. Cuando juegas una mano de poker, y la juegas bien, te estas jugando una fracción de bote a largo plazo. El llamado largo plazo no es algo que se añada al juego para equilibrar la varianza. Es un concepto completamente inseparable del hecho de jugar bien una mano. Si juegas bien una mano quiere decir que, “de media”, “a largo plazo”, esa jugada gana dinero. Y si está mal jugada es que pierde dinero. Uno puede jugar bien o puede jugar mal. Eso no depende del azar, como no se quiera decir con ello que a uno le ha tocado en gracia nacer siendo buen o mal jugador de poker.

4-Cada jugador tiene, en virtud de sus conocimientos y de su capacidad de ajustarse a ellos (es decir, de no jugar intuitivamente ni impulsivamente) un nivel de juego. Eso y sólo eso determina lo que gana. Es absurdo fijarse en una racha corta de manos; incluso si justo coincide que ganas en 15.000 manos lo mismo que te corresponde ganar, de media, gracias a tu nivel de juego, eso no quiere decir que las dos cosas tengan nada que ver. Tu winrate no sube porque tengas una buena racha de cartas; lo que sube es el dinero que has ganado, en ese momento. Pero tu winrate, lo que te corresponde ganar de media, sólo sube si aprendes más sobre poker o el juego de tus oponentes empeora. Dicho de otro modo, uno siempre mantiene una regularidad absoluta en su winrate: es el que es. Y la única manera de que cambie es que aprendas más de poker o que cambie el make-up de las mesas. Pero cómo vaya variando a lo largo del tiempo le es indiferente.

5-Jugar bien supone jugar siguiendo una regla. Si no sigues ninguna, no estás jugando bien. Esto no quiere decir que haya que hacer siempre lo mismo en los mismos spots: puede ser que quieras subir sólo el 50% de tus KQs y AJs desde UTG, o que quieras robar las ciegas con 72o el 10% de las veces. Entonces tu regla es esa. Si haces jugadas sin atender a ninguna regla, no estás jugando bien, aunque por casualidad realices una jugada “correcta”. Es como realizar la mejor jugada en ajedrez moviendo la reina al azar, o meter gol sacando un corner cuando querías centrar al centro del área. Tal vez es gracioso, pero no es jugar bien. Antes de hacer una jugada, si tienes dudas, párate a pensar qué clase de regla estás siguiendo para hacer esa jugada. Procura al menos, que sea alguna relacionada con la teoría del poker. Puede que apuestes por valor donde tendrías que haber pasado para controlar el bote y poder inducir un farol en una calle posterior; es un error, pero se soluciona cambiando la regla que se está siguiendo en ese caso, gracias a un estudio más detenido de esa situación, o a la experiencia que da jugar muchas situaciones parecidas. Pero si no estabas siguiendo ninguna, o a fin de cuentas lo que impulsó tu decisión era el tilt o el miedo, eso es mucho peor. Preguntarse por qué haces una cosa es bueno para detectar el tilt: si no encuentras ninguna explicación razonable, estás on tilt y debes dejar de jugar.

6.- Las probabilidades no son acumulativas. Si en una moneda bien equilibrada salen 3 caras seguidas, las probabilidades de que salga una cara en el siguiente lanzamiento son del 50%. Si consigues tres escaleras seguidas tras pagar con un proyecto a dos puntas tres veces seguidas, por favor, no te tires la cuarta vez porque creas que es muy difícil que vuelva a pasar. No es ni muy difícil ni poco: simplemente pasa una de cada seis veces.

Así podría seguir hasta el infinito, pero no sé hasta qué punto no me haría demasiado pesado. Tener todo esto en cuenta puede ayudarte a no caer en tilt tras una mala racha de juego; de todos modos, todos somos humanos, todos tenemos miedo de apostar por valor cuando nos ligan muchos monstruos seguidos, y todos podemos sobrevalorar nuestros proyectos y hacer demasiados semi-faroles si hemos ligado mucho durante una período relativamente pequeño; en ese caso hay que dejar de jugar y volver después a las mesas. Si eso es imposible para tí porque juegas niveles tan altos que hay muy pocas mesas… entonces seguro que ya entendiste todo esto en su momento.

Categorías
Estrategia

Algunas probabilidades interesantes

Voy a comentar algunas probabilidades que se dan en el texas holdem y que creo que pueden ser útiles para algunos. Me voy a centrar no en probabilidades directas, sino en cómo nuestra mano afecta a la probabilidad de una mano del oponente.

361648352.jpgEn muchos artículos y tablas de internet se pueden encontrar tipos de casos como estos:

Frecuencia de figuras en el flop:

  • La probabilidad de que salga un As en el flop (si no tienes ninguno) es del 23%.
  • La probabilidad de que salga un As en el flop si tienes uno en la mano, es del 18%.
  • La probabilidad de que salga un As o un rey (o varios) en el flop, si tienes uno en la mano, es del 37%.
  • La probabilidad de que salga un As, un rey o una reina (o varios) en el flop, si tienes uno en la mano, es del 53%.

Esto ya da algunas cosas que pensar sobre nuestro juego postfop. Si subes con una mano como A8, y sólo piensas comprometerte con ella cuando ligas un As, es algo demasiado marginal como para que sea buena idea.

También se da lo contrario: si haces cold call (es decir, aguantar una subida) preflop con una mano como 99, con la idea de tirarte si

1) no obtienes un set

2) sale una figura en el flop,

vas a tener que tirarte más de la mitad de las veces, lo que supone perder una cantidad enorme de manos en las que ibas por delante.

Hablando de sets, una de las probabilidades más conocidas y comentadas es la de obtener un trío en el el flop cuando sales con una pareja de mano: ligarás tu trío una de cada 8 veces. En todo caso, hay muchas tablas acerca de probabilidades “simples”, o sea, que tratan de lo que te puede tocar directamente a tí como si no hubiera oponente.

Pero aquí no me voy a encargar de eso (en todo caso, si te interesa, mira este artículo de Boltrok, voy a dedicar este artículo a cómo calcular, grosso modo, cómo afecta nuestra mano a la probabilidad bruta de las manos de un oponente.

Esto es muy importante si queremos poner al oponente en un rango de manos. Si p.e. suponemos que hace raise siempre a 2x con pareja más alta y trío -por poner algún ejemplo seguramente poco realista-, y nosotros tenemos ya esa pareja más alta… pues la opción del trío se vuelve mucho más probable. ¿Cuánto? Bueno, eso vamos a tratar de ver.

Una baraja francesa tiene 52 cartas. En el preflop, teniendo en cuenta que nosotros ya tenemos 2 de esas 52 cartas, hay 50 cartas que pueden contribuir a la mano del oponente. Eso quiere decir que hay ¡49! posibles manos (o también, 50*49/2), es decir, 1.225. (Obviamente, contamos AcKh como la misma mano que KhAc, pero no como la misma mano que KcAd).

Entonces, se trata de contar cuántas manos le dan determinada mano al oponente. Para eso, es inevitable tener en cuenta cuáles son las dos cartas que tenemos nosotros en la mano.

P.E.: si tenemos A8, 8x y Ax, y por supuesto la propia A8, pasan a ser manos mucho menos probables. En particular, si nuestra mano fuese, por poner algo, 3c6c, las manos que formarían A8 serían 4×4: los 4 ases de la baraja combinados con los 4 ochos. Esto es así porque estamos descartando manos como 88 y AA, que podría ser formada por ases y ochos. Si estuviésemos estudiando la probabilidad de todas las manos que contienen ases y/o ochos, entonces tendríamos 7! posibles manos, es decir, 28: las 16 posibles A8-8A más todas las posibles parejas 88 y AA (que son seis de cada).

El problema es que si nosotros tenemos, por ejemplo, As8s, todo eso cambia, porque manos como Ac8s, 8s8d etc. etc. dejan de estar en el posible rango del oponente. Así que habría que descontarlas. P.E. si volvemos a considerar cuáles son las manos que forman A8-8A, se han reducido bastante: ya no son 16, sino 9. (Puesto que hay 7 manos que ahora son imposibles: la propia Ac8s, más las 3 Ac8x restantes, más las 3 8sAx restantes).

Lógicamente, nunca nos las veremos en una jugada real con un problema tan simple: si supiéramos con certeza que el oponente tiene A8 en esa mano, nos importaría bien poco cual es la probabilidad de que cualquier otro jugador tuviera esa mano en otra partida distinta. Por otro lado, por mucho que nosotros tengamos Ac8s, saber que la probabilidad de que nuestra oponente tenga la misma mano A8 se reduce casi a la mitad no parece muy útil. La verdadera utilidad de este tipo de procedimientos es cuando hay varias posibles manos distintas que son candidatas a “mano del oponente”.

P.E. si tenemos Ac8s, las probabilidades de Ax también bajan bastante. Ax es ya un caso suficientemente general como para tenerlo en cuenta, dado que es perfectamente razonable que un oponente juegue todos sus ases -o al menos ases altos- con una determinada voz -generalmente apostar-. Claro, el problema es que as alto no es la única mano con la que apostará el oponente: lo hará con muchas más manos, como dobles parejas, tríos y faroles varios -aparte de manos más poderosas si el board las permite-. El tema es que, en este caso, al ser Ax menos probable, la probabilidad de que la voz “raise”, p.e., sea un farol, aumenta ligeramente. Por otro lado, si tenemos una mano como AK, que hace que las manos que nos dominan (AA y KK), sean menos probables, por lo que nuestra equity contra rangos limitados se ve sensiblemente mejorada respecto de lo que intuitivamente podría parecer. P.E. si un jugador sube all-in preflop solamente con AA, KK, QQ y AK, nuestra equity contra él (si tenemos AK), ronda el 40%, que parece mucho teniendo en cuenta que de su rango, una mano es un flip, la otra nos lleva al empate y contra las otras dos tenemos las de perder. Lo que sucede es que, teniendo nosotros ya un As y una K, QQ pasa a ser su mano más probable, por lo que nuestra expectativa mejora respecto a lo que en principio nos puede parecer.

Conocer la cantidad de manos que pueden “aportar a un rango” es algo a tener en cuenta. Por ejemplo, si tenemos Ax en mano, en un flop con un As y dos cartas de un palo -y nosotros no tenemos ninguna carta de ese palo-, hay “sólo” 90 manos que permiten Ay -91 si tenemos AA en cuenta-, mientras que hay 10! manos que permiten proyecto de color: 55. Si, p.e., estamos ante una resubida, y él sólo sube ases altos y proyectos de color -por poner un ejemplo absurdo que nunca vamos a encontrar en la realidad-, podemos asumir que están más o menos al 50%.

¿Qué pasará en cambio si tenemos nosotros también dos cartas del palo, pero no tenemos el As? Pues que hay 45 manos más que aportan a una posible mano Ax del oponente, aparte de que AA es 3 veces más probable -es decir, que ahora ya hay 3 posibles manos “AA” en vez de sólo una-. Así pues, hay 135 manos que permiten Ax. Por contra, ahora hay sólo 8! manos que dan proyecto de color por parte del oponente, esto es: 36. En este caso, que él tenga el As, es mucho más probable.

Tener esto en cuenta es muy importante, y es algo que yo infravaloré durante mucho tiempo. Creo que especialmente en situaciones pre-flop con 3 y 4 apuestas, este tipo de cálculos adquieren mucho valor. Por otro lado -sobre ello tratará mi próximo artículo-, la probabilidad bruta de algo no tiene nada que ver con su probabilidad condicionada. Muchos jugadores infravaloran mucho la posibilidad de estar dominados porque creen que es muy poco probable que el otro tenga en su mano la misma carta que tienen ellos -y que además ha salido en el flop-. Pero ahí la probabilidad a tener en cuenta no es la de que “fulanito tenga uno de los dos ases que quedan en la baraja”, sino la de que “fulanito, que tiene un vpip del 8% y un AF de 1.5, tenga el As cuando me resube en el flop”. La segunda es sensiblemente más alta.

Me gustaría terminar el artículo poniendo algunos “atajos” y “recetas” para calcular probabilidades de manos. Desgraciadamente, sé demasiado poco del tema. Lo que yo hago -aparte de casos obvios donde el resultado es N![1]- es ir haciendo árboles de posibles manos teniendo muy en cuenta que no debo contar la misma mano dos veces -p.e Ah admite tres maneras de formar “AA”: Ah junto con las 3 restantes Ac, Ad y As. Si luego cuento las posibles “AA” que puede formar Ad, ya no puedo contar AhAd, porque ya la he tenido en cuenta en la rama anterior. Creo que se entiende.

[1]: N! es el factorial de N, es decir, p.e. si N=5, pues 5! es: 5+4+3+2+1. N! es igual a N*N+1 /2. Por ejemplo 3! es 3+2+1=6, o 4*3/2=6. Si tenemos N elementos -p.e. las 52 cartas de la baraja- estos se combinan -sin tener en cuenta el orden- de (N-1)! maneras posibles. Es decir, en este caso 52*51/2. Esto es bastante intuitivo si uno se para a pensarlo.
Categorías
Estrategia

Jugando QQ preflop. ¿Y ahora qué?

Voy a hablar un poco de esta mano , que aunque en principio es una buena mano, es muy vulnerable y con las que deberemos jugar con cuidado para no dejarnos los stack. Normalmente la mayoría de artículos preflop se suelen limitar a aconsejar sobre los primeros movimientos a hacer, pero no nos aconsejan sobre lo que hacer según las distintas formas en la que nuestros adversarios nos responden, aquí hablo un poco más extenso de lo que nos podemos encontrar al jugar estas manos. Espero que os sean de ayuda.

PREFLOP según posiciones.

POSICIONES INICIALES:

Aquí abriremos el bote con una bet estándar de 4bb aproximadamente, como ya hemos dicho estas manos son vulnerables así que debemos abrir el bote, con ellas.

Yo aconsejo no hacer nada de limpear y hacer slowplay ¿qué sentido tiene?, nos cazaran cuando vayamos por detrás y no ganaremos casi nada cuando vayamos por delante.

Si nos hacen raise ¿qué hacemos?

Lo primero como siempre fijarnos desde donde nos viene el raise, y el tamaño de éste.

Cuando hay un raise estándar detrás de nosotros, y estamos solos contra él en la mano, miraremos los datos del rival, siendo conscientes de los nuestros propios, nos centraremos sobre todo suponiendo que tenemos un fpr medio de 6-7 y vpip del 14. Pues bien, aquí si nuestro rival es tight pasivo, seguramente sólo llevará AA-KK, y ocasionalmente puede hacerlo con AK, sobre todo AKs, aquí contra estos jugadores la mejor voz suele ser call o fold, dependiendo del stack del rival y las odd que nos den. Básicamente estamos jugando buscando un flop favorable así que nuestro movimiento debe ir encaminado a sacarle su stack si ligamos algo, para que nuestra inversión sea rentable. Si por el contrario el rival tiene un pfr mayor de 10, ampliaremos su rango de manos con las que resube, aquí si hacemos call, deberemos de estar dispuesto a pelear la mano en el flop si este no es demasiado desfavorable, y podemos resubirle ocasionalmente, tened en cuenta que tu has abierto el bote desde early y tienes un pfr bajo, tu adversario sabe que tu rango de manos es pequeño, por lo que fácilmente pensará que llevas premiun, así que no te lances a lo loco en el postflop.

Hay 1 ó 2 caller a nuestro raise y nos llega un reraise x3 apx. desde late.

Aquí también distinguiremos entre rival pasivo, y agresivo, en el primer caso actuaremos como hemos visto antes, y en el segundo la diferencia es que ampliaremos aun más su rango de manos , por lo que un reraise es casi obligado , para eliminar jugadores con manos especulativas, y a pelear el bote en el flop si no hemos tirado a todos.

POSICIONES MEDIAS: Si el bote no esta abierto abrimos.

Si nos hacen raise ¿qué hacemos ?

Las jugaremos de igual modo, sólo que debemos de tener en cuenta que el reraise nos puede llegar desde early de alguien que hubiera limpeado el bote, si el jugador es pasivo, deberemos darle crédito a que estaba haciendo slowplay con premium  de igual modo muchos jugadores agresivos le gusta hacer slowplay desde early, y si te resube créelo más que si te lo hace desde late, ya que él es consciente que irá en todas las calles sin posición .

Hay 1 ó 2 caller a nuestro raise y nos llega un reraise x3 apx. desde early.

Aquí con los jugadores agresivos debemos pensar en la opción de que estén haciendo un squeeze, por lo que un reraise sería una buena voz.

Si el bote ya está abierto al igual que contra los squeezes, un reraise lo considero la mejor voz, eliminarás adversarios con mejores posiciones, y te dejarás las cosas más claras en el flop, ya que sólo te vera el que realmente lleve una gran mano, así casi te garantizas tener la mejor posición durante el resto de la mano.

ÚLTIMAS POSICIONES:

Resaise a casi todo, sólo cuando todas las observaciones que hagamos nos indiquen que hay en la mesa AA, o KK, nos contendremos, como algún reraise de algún jugador muy tight, o que te encuentres con algún all in de jugadores conservadores, excepto casos así, reraise. Si después  de nuestro reraise nos vuelven a meter algún jugador muy tight deberemos foldear la mano.

S.B Y B.B: En estas posiciones nos podemos encontrar con robos de ciegas, aquí no nos fijaremos tanto en el pfr, sino que nos fijaremos en el att to steal, yo aconsejo reraise ante todos los intentos de robo, pero sobre todo se puede hacer sin problema con los que tenga un porcenjate de att to steal por encima del 20%.

Categorías
Estrategia

¿Eres demasiado tight? ¿Quieres subir tu preflop raise?

La mayoria de los jugadores pasamos por una etapa en la que jugamos demasiado tight, nos volvemos muy previsibles, y nos desesperamos cuando no nos pagan nuestros AA. Voy a dar una serie de pautas que sean fáciles de asimilar sin que nos perdamos en demasiados datos que nos hagan dudar a la hora de jugar. Estos consejos te ayudaran a evitar el problema de que sea fácil leerte preflop.

Subir el pfr (preflop raise) empieza por abrir el bote con un mayor rango de manos, sube medias parejas 66+, AQs, KQs en todas las posiciones y amplia aún más el rango en las últimas posiciones, KQ, QJs, Axs y cualquier pareja.

Roba también más ciegas. Roba con cualquier Ax, Kx y suited conectors. Tienes que  intentar poner tu att to steal como mínimo por encima del 20%. Al robar fíjate en el  fold to att steal de los jugadores que están en las ciegas: casi todos andarán por encima del 80%, aprovéchalo.

También debemos hacer más reraise cuando el bote ya viene abierto. La cosa aquí se complica. Uno de los errores más comunes es jugar una tabla preflop sin tener en cuenta los rivales. Por esto resubiremos solo con premium a jugadores tight, y ampliaremos el rango un poco contra jugadores con pfr del 10% +, y contra jugadores short stacked. Jugadores que no se fijan demasiado, verán que vamos all in con AK, QQ, incluso JJ…, pero quizás no se fijen en que sólo lo hacemos contra jugadores agresivos o short stacked y nos pondrán en un rango mayor cuando juguemos nuestras premium.

Otro aspecto que debemos de trabajar serán los squeezes preflop. Así, si nos encontramos en las ciegas, y nos encontramos varios limpers, haremos un raise por encima de la media, para intentar llevarnos el bote. Debemos tener cuidado con los slowplay que abundan en niveles medios-bajos, por esto aconsejo hacer squeeze con manos especulativas si no hay limpers en las primeras posiciones sobre todo si estos tienen un vpip y pfr bajos. También los haremos con un rango amplio de manos cuando estemos tanto en late como en las ciegas. Si el jugador que ha abierto el bote tiene un pfr alto de 10+ y está en posiciones medias, resubiremos x3 para llevarnos el bote, la idea principal de este squeeze es llevarnos el bote en el momento, por lo que nuestra apuesta debe ir encaminada a eso, no a que nos hagan call fácilmente.

Haremos fold si recibimos fuertes ataques a nuestro squeeze.

Con esto conseguirás subir tu pfr y que tu juego se vuelva más difícil de ver. Lo que es un aspecto muy importante es que al ser tu juego más agresivo debes de ser consciente de que muchas veces deberás foldear manos, por esto debes de cambiar la mentalidad y no obsesionarte con ganar lo que ya has puesto en el bote.

Categorías
Estrategia

Planteándonos algunos aspectos de nuestro rango de manos

A veces estamos una temporada sin jugar y tenemos que re-aprendernos nuestro rango de manos para jugar preflop; o puede ser que descubramos una inconsistencia en nuestro juego, como por ejemplo tener el mismo pfr en cut-off y button, o sencillamente hemos decidido cambiar algo de esa parte de nuestro juego, y plantearnos qué manos vamos a jugar en cada posición. ¿Qué hay que tener en cuenta para decidir qué manos vamos a jugar preflop?

Lo primero es conocer las estadísticas típicamente ganadoras en nuestro nivel, y sobre todo razonar sobre ellas. ¿Qué porcentaje de manos hay que jugar? Da igual saber que el PFR típico de un tag ronda el 10-12%, porque eso puede variar enormemente por posición. Desde luego, podemos copiar una tabla de las que pululan por internet o el estilo de otro jugador, pero hay tantas tablas y consejos distintos en este sentido que lo mejor es razonar uno mismo por qué se juegan tales manos.

Hay, a bote pronto, cuatro factores fundamentales a la hora de considerar el peso de una mano desde una posición dada: 1) la posibilidad de robar las ciegas con una subida 2) el SPR que necesita la mano 3) la posibilidad de dominar/estar dominado frente a la mano del/los oponente/s 4) las implícitas que tiene la mano para ganar un bote enorme, aunque sea una posibilidad marginal. Otro factor que también es importante, pero en menor medida en NL, es la expectativa de la mano al showdown (sólo es importante para ir all-in preflop).

Dicho esto, conviene entender que jugando desde las primeras posiciones nuestras implícitas y nuestro poder para robar las ciegas son mucho menores. Como además nuestro rango es más reducido y la exigencia de los oponentes para arriesgar su stack contra nosotros es mayor, el SPR deseable para manos como top pair y overpair baja considerablemente; además, la probabilidad de encontrar una mano tan buena o mejor que la nuestra es mayor estadísticamente. Pero, centrándonos en las últimas posiciones (cut-off y button)… si hacemos cálculos veremos que, contra defensas estándar (90% de fold en la sb y 75% en la bb, por ejemplo), 30-35% es un buen rango de subida. ¿Pero cuáles son ese 30% de manos que queremos jugar? Esto depende de la estimación del rango de defensa; lo normal es que un jugador se defienda con “dos cartas altas” o, en definitiva, con una mano jugable -vamos a suponer que nuestro rival no es un experto defendiendo su ciega, lo cual en niveles bajos es altamente probable-. Por otro lado, es fácil que, dado que la situación es claramente muy loose, los jugadores se comprometan al bote con mucho menos de lo que considerarían necesario para jugar otro bote que no se dé un intento de robo y defensa de ciegas. Por todo ello, dado que vamos a meter mucho dinero a la que tengamos jugada (o al menos podemos cometer el error de hacerlo frecuentemente), la importancia de las implícitas y la dominación es enorme. ¿Consecuencia? Pues hay que jugar muchos menos ases y reyes bajos y añadir a nuestro rango muchos conectores suitados, incluso los más pequeños (con eso quiero decir que si recibo 42s en el button y nadie ha resubido antes que yo, me pongo contento).

Una vez que hemos definido nuestro rango de robo, sólo hay que ir quitando manos según empeora la posición. ¿En qué proporción? Pues en una que no sea regular; es decir: si el button jugamos un 35% de manos y en el cut-off un 30%, el rango de la siguiente posición no puede ser 25%, tiene que ser menor. Esto es así porque el peso negativo de que haya más jugadores con posición sobre nosotros es cada vez mayor según vamos perdiendo posición, por lo que tenemos que jugar cada vez menos manos (a esto hay que sumar el hecho de que la probabilidad de robar las ciegas va bajando cada vez más). Si nuestro PFR por posición aumenta regularmente, eso quiere decir que nuestro juego no es suficientemente posicional.

¿Qué manos hay que ir dejando de subir? Obviamente manos basura, que pierden mucho potencial en cuanto sea probable que alguien nos iguale. Por otro lado, la gente suele dejar de jugar suited connectors pero mantiene brodways. Mi idea es que esto es mala idea, porque hace que la presencia de reyes y ases en nuestro rango sea excesiva, lo que nos hace muy fáciles de leer. Con eso quiero decir que yo todavía subiría algunos suited connectors (al menos algunas de las veces que los recibimos en la mano) en MP y en early, mientras que me plantearía muy seriamente tirar o al menos sólo igualar con manos como AT, AJ, KQ, KJ. Son manos que obtienen ventaja de hacer top pair contra: 1) top pair dominadas 2) second pair. Pero si subimos eliminamos esas posibles manos del rango de call del oponente. Si el oponente iguala sólo con manos como AQ o AK -obviamente, en niveles altos nos resubirán con esas manos, pero en niveles bajos es fácil que sólo nos hagan call-, esas manos son mucho peores que otras como 89s o 22, por ejemplo.

Por otro lado, no hay que olvidar que con manos en las que es muy fácil irnos del bote -como 22 sin ligar set-, podemos meter de farol una buena parte de nuestro stack y dejar pasar la mano si la cosa no sale bien. Si ligamos top pair a la J con AJ, eso será mucho más difícil y puede ser un foco de pérdidas importante.

Esto han sido sólo algunas reflexiones, no se puede determinar cómo se debe jugar preflop absolutamente; pero básicamente, en resumen, hay que tener en cuenta estas tres ideas:

– La mayor parte de la ventaja que obtiene un jugador se da en el cut off y el button. Hay que jugar de tal modo que podamos jugar en esa posición tantas manos como sea necesario para maximizar la ventaja, es decir, que la distribución de nuestro rango por posición no debe ser regular, sino posicional.

-Hay que evitar que nuestros rangos en posiciones medias estén demasiado poblados de ases y reyes, porque eso nos hace extremadamente fáciles de leer.

-En posiciones primeras y medias, hay que evitar a toda costa vernos en situaciones con manos que estén dominadas, dado que la dominación es lo que genera las mayores diferencias de expectativa al showdown cuando jugamos al poker.

Categorías
Estrategia

Las ventajas de la posición

(Aunque este artículo es un poco avanzado, no está pensado para jugadores expertos, sino para gente que está empezando a estudiar y leer sobre póquer. Asumo que quien lee sabe lo que es la posición; si no lo sabes, puedes confirmarlo en la sección de principiantes).

Hay algunas nociones del póquer que son más “intangibles” que otras. Todos entienden que AT es mejor mano que T8; en cambio, no siempre es tan fácil saber cómo de valiosa es la posición en relación con otros factores del juego, como la fuerza de tu mano o el tamaño de las apuestas.

Eso hace, según creo, que muchos jugadores, principalmente noveles, no le den a la posición toda la importancia que tiene por ser algo difícil de medir, con más tintes psicológicos que otra cosa. Ciertamente, tener la posición te da más información que no tenerla, pero aunque esto sea algo intangible puedes dar por seguro que tendrá efectos sobre tu bolsillo a largo plazo -y no tan largo-. Algunos jugadores desconfían de todo esto y por eso creen, erróneamente, que la posición no es tan importante como se lee en gran cantidad de artículos. Ciertamente, puedes dar por sentado que saber los movimientos previos de tus oponentes es muy importante, pero además…

…hay muchos factores relacionados con la posición que no están directamente relacionados con eso.

Voy a centrarme en esos aspectos de la posición que no tienen que ver con la información acerca de las intenciones o los movimientos previos de los oponentes, para que se vea claramente que hay otras muchas ventajas asociadas a la posición y que son, a parte de importantes, mucho más fáciles de “pesar”.

¿A qué me estoy refiriendo? Bueno, imagina que lees un párrafo de un artículo sobre póquer que dice lo siguiente; uno que, de hecho, yo mismo podría escribir perfectamente en serio:

“Cuando juegas, tienes que decidir si vas a ganar algunos botes grandes o muchos botes pequeños. Entre jugadores buenos, es difícil que los botes grandes marquen la diferencia. Todos saben jugar perfectamente cuando tienen manos poderosas, ninguno va a hacer slowplay, ninguno va a dejar de jugar fuerte sus manos ganadoras. Por eso, son los botes pequeños los que marcan la diferencia. Tienes que robar todos los que puedas. Para eso, hay que apoyarse en la posición. Cuando tengas posición y tus oponentes no hayan apostado, tú apuesta. No importan que no tengas nada: ellos no lo saben y, como han pasado, tú sí sabes que ellos no tienen nada. Apuesta; puede que igualen. No pasa nada: vuelven a apostar en la siguiente calle. Si han pasado por algo será, es difícil que quieran pagar muchas apuestas para llegar al showdown…”

Todo esto es verdad; pero a un jugador novato, que suele ser tímido y reacio a apostar, puede parecerle más un arranque de misticismo gambler que un buen consejo. Eso del “si tú no tienes mano, yo la tengo” no es algo que muchos jugares nuevos, loose y pasivos estén dispuestos a asumir. Por eso, cuando leen artículos sobre la posición y se encuentran con un párrafo como el que he puesto antes, es algo de lo que desconfían y no le dan toda la importancia que merece. Si eres uno de esos jugadores, aquí pongo algunas cosas que tal vez son más fáciles de ver sobre la importancia de tener posición.

-Probabilidad de manos iniciales: Cuantos más jugadores hayan tirado sus cartas antes del flop, tanto mejor será tu mano. Si tienes por ejemplo AT, contra 9 jugadores con manos al azar, tu mano tiene un equity que ronda el 13%. Contra dos jugadores, es del 45%.

-Cerrar las calles: Si eres el último en hablar, tú decides si hay una apuesta más o si se cierra la calle, tanto si igualas como si te llega la mano pasada. Esto es importante. Puedes abusar manipulando el tamaño del bote, ganando más dinero cuando ganas los botes y perdiendo menos cuando no te veas fuerte. No se trata de que ganes porque te haces una idea más completa de la mano del oponente -que también-, sino porque tú decides el tamaño final del bote.

-Comprar cartas: Cuando eres el último en apostar en una calle, por ejemplo en el flop, lo más probable es que los demás pasen hasta tí en el turn. Si tu mano es especialmente sensible de mejorar, puedes pasar. Habrás visto el turn y el river por el precio de una apuesta en el flop, que tanto en limit como no limit es sensiblemente más pequeña que si te ves obligado a pagar en el turn.

-Tirarte: si te gusta tu mano, y estás fuera de posición, seguramente la quieras jugar. Igualarás una subida, o incluso apostarás. Pero ante una subida y una resubida, esto es más complicado. Hablando el último, sabes con precisión cuánto hay que pagar, y por tanto cuánto puedes ganar y perder si decides meterte en un embolado. Eso es contante y sonante; y cuando te metes en un lío fuera de posición, pues no tienes tanto margen de maniobra. Así que hay que procurar no hacerlo.

A parte de todo esto, que de alguna manera puede sonar un poco abstracto, está el hecho de que, sencillamente, cuanta más alta sea tu posición más dinero ganas. Todos los jugadores ganan más -o, si son malos, pierden menos- en posiciones altas que en posiciones bajas. Eso es así y no es algo que se pueda discutir. Por eso, una de las cosas en que debes fijarte siempre cuando juegues una mano es en la posición. De hecho, es un detalle de la mano tan importante como la mano, especialmente en torneos, pero también en cash.

Categorías
Estrategia

El juego preflop ( jugadores tight standard)

Aquí voy a hablar del juego en esta fase de la mano. Nuestra estrategia dependerá fundamentalmente del tipo de jugador preflop que seamos: Agresivo, pasivo, tight, loose, y sus distintas variantes. Voy a profundizar sobre todo en analizar el juego de un tipo de jugador que, creo, es mayoritario.

Un jugador, con un pfr entre 4-6 ,y un vpip sobre 15%. Tendremos que tener presente también su attemp to steal, ya que si es muy alto su pfr, su juego debe ser re analizado.

Estos jugadores subirán

Premium ( AA-KK-AK-QQ):

Como primera voz harán bet, normalmente de 4bb, desde cualquier posición, pero ojo, mucho cuidado ya que estos jugadores en posiciones tempranas e incluso medias, suelen limpear sus premium para intentar pillarte, ya que como sus datos no acompañan demasiado, quieren que les paguen sus premium así, limpearan esperando que alguien abra el bote, y una vez abierto suelen meter fuerte, si hay varios jugadores en la mano. También puede que, si sólo hay uno o dos, opten por hacer call, para intentar sacar más.

Normalmente son jugadores muy previsibles, que cuando meten dinero en el bote llaman la atención, por lo que rara vez les pagan, por lo que necesitan hacer todo tipo de estratagemas para sacarle rendimiento a sus jugadas, o al menos eso piensan ellos.

En estos casos, normalmente no nos dejarán actuar hasta el flop, ya que casi siempre se limitan a hacer call. Nuestra acción entonces dependerá mucho de su textura, pero básicamente, si estamos solos contra uno de estos jugadores, la acción correcta suele ser meter 3/4 del bote, y ver su acción. Con la única salvedad de que tenemos que tener en cuenta que si nos mete fuerte puede llevar AA o KK, escondidas, ya que estos jugadores no suelen jugar draw agresivamente.

Ojo con dejarnos la caja contra estos jugadores con manos como QQ, o JJ, en flop bajos.

Overcards (AQ, KQ,..):

Raise standar en todas las posiciones, normalemente con ellas no limpean, intentando que su juego no sea tan previsible, ante un reraise x3 normalmete foldearán su mano.

Pares medios-bajos:

Harán raise de late, y pares como TT,99, también de midle, ante reraises, normalmente hasta 10BB, puede que hagan call, esperando conectar el set.

Otras manos:

Sobre todo desde las dos últimas posiciones puede que abran el bote con cualquier suit conector o AX.

 

Cómo jugar contra este tipo de jugador

Contra estos jugadores la mejor voz suele ser un raise, ya que en igualdad de condiciones nos llevaremos más botes que ellos, pero debemos tener en cuenta muchos factores para no meternos en problemas.

Uno de los factores más importantes es la posición, sobre todo la cantidad y características de los jugadores que quedan por hablar después de nosotros. Si estos son agresivos deberemos controlar y seleccionar más nuestros ataques.

Otro factor importante a tener en cuenta serán los stack, ya que contra short stack, hay un alto porcentaje de acabar all in, por lo que debemos estar preparados para ello a la hora de hacer reraise.

Teniendo en cuenta estos factores, con nuestras premium desde cualquier posición haremos reraise x3, con overcards y pares medios-altos, haremos normalmente call, y ocasionalmente, con posición sobre ellos, reraise x3, obligándoles a abandonar la mano en el momento muchas veces y haciendo nuestro juego menos previsible.

También tendremos en nuestro repertorio contra estos jugadores , los squeeze, cuando ellos hayan abierto el bote y haya uno o más callers entre él y nosotros, un reraise x3, con nuestras premium o de farol, suelen dar buenos resultados, para el squeeze de farol, nuestro datos deberán acompañar ya que si mostramos mucha agresividad seguramente nos cazarán.

El peor peligro cuando planteemos un ataque a estos jugadores suele ser que se agreguen a la fiesta invitados no deseados, por lo que debemos extremar estas precauciones, controlando en todo momento nuestra posición e imagen en la mesa.

Categorías
Estrategia

Decisiones matemáticas

Éste es un tema recurrente en los foros. Cada equis tiempo, de forma cíclica, vas a ver el típico mensaje de como se gana al poquer, cual es el valor de la psicologia y demás.

En microlimites y small stakes, tus ganancias van a venir, invariablemente, de tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado. El tan cacareado “ev”, para entendernos.

El tema de “niveles de pensamiento”, queda supeditado a un número reducido de manos, la inmensa mayoría de nuestros beneficios van a venir por tomar las decisiones, vistas desde un estricto punto de vista matematico, adecuadas.

De hecho, el tema psicologico no hace más que añadir más elementos a la ecuación que debemos resolver en cada mano. Si hacemos call en un spot dudoso porque los stats del villano sugieren que puede estar haciendo eso de farol/semifarol el suficiente número de veces para que el call sea adecuado, simplemente estamos añadiendo más elementos para que nuestra decisión matematica sea la correcta.

Y cuidado con esto.Cuando tomamos una decisión tomamos en cuenta muchos factores, y todos estos van a ir enfocados en poner al rival en un rango de manos. Cuantos mas datos tengamos del rival, más probabilidades tendremos de tomar una decisión más precisa y/o correcta.

Lo importante es que le demos un sentido matematico al porqué de llevar a cabo según que acción. Ésta es la base tanto del jugador de microlimites y el jugador de high stakes. Un libro que me abrió los ojos en este sentido es el “professional no limit holdem”. Es tan bueno que nigún jugador que se tome medianamente este juego en serio debería dejar de leer. Me recuerda al impacto que me supuso leer el libro de stox cuando era jugador de limit. Si juegas no limit cash games, no deberías dejar de leerlo. No sólo por lo que vas a aprender y mejorar con él, si no porque los rivales más duros que tengas en tus mesas si lo habrán hecho y partirán con ventaja sobre tí.

Otra cosa que me produce gracia son aquellos supuestos profesionales que critican el uso de programas estadisticos, llamandonos “tramposos”, a los que si lo hacemos. Simplemente usamos una herramienta al alcance de cualquiera, y de hecho para cualquiera que juegue multimesa es una herramienta fundamental hacer uso de ellos. Pero bueno, tanto mejor para los que si las usamos, ya que están jugando en inferioridad de condiciones.

Categorías
Estrategia

¿Limit o No Limit?

Ésta es la primera pregunta que se suelen hacer mucho jugadores que se inician en el texas. Digo muchos y no todos, ya que una buena parte ni siquiera conoce que es el limit y directamente van a jugar no limit.

En mi opinión hacen lo correcto, aunque no tengan ni idea de porqué lo hacen. La razón es sencilla: con unos conocimientos equivalentes, vas a ganar mucho mas dinero jugando no limit que limit. El nivel medio en no limit es más bajo en cualquier nivel que juegues. Yo, que he sido jugador de limit durante bastante tiempo ( más de un año), y donde he llegado a jugar desde 0,5/1 hasta 10/20, sólo veo que el limit me ha aportado una cosa: resistencia numantina al tilt.

Realmente es un factor bastante importante, ya que muchísimos jugadores (muchos más de los que pensaís, creedme, aún en limites altos), tienen fugas importantísimas de dinero por este motivo. Por supuesto jugadores con poca experiencia sufrirán su efecto en mucha mayor medida. Y digo que me ha aportado porque en limit estás recibiendo bad beats a cada momento, y, o aprendes a inmunizarte a los bad beats o vas a perder dinero si o sí. Aquí si que no hay vuelta de hoja, si en limit no eres fuerte psicologicamente te van a destrozar. En no limit lo típico es que alguno te meta un 2-4 outer por todo tu stack y muchos jugadores entran en estado Berserk. Y si han recibido dos de éstos en un corto período de tiempo empezarán a regalar el dinero haciendo jugadas absurdas y claramente ev-, aún sabiendolo. No pueden controlarlo. Han entrado tilt, y ni siquiera son capaces de darse cuenta y cerrar las mesas. Se dan cuenta un buen rato después, cuando han donado muchisimas bbs a una causa perdida.

Aparte de esto, no veo ninguna ventaja a empezar jugando limit, y mi consejo a los novatos es, claramente, que empiecen jugando no limit. En microlimites la gente está, literalmente, regalando el dinero. O sea, a los que me dicen que no son capaces de ganar en nl10 porque “les meten muchos bad beats” y es imposible ganar porque va todo el mundo al flop, simplemente le digo que paparruchas. Esas mesas son, con diferencia, en las que más beneficios debes obtener (winrate). “Es que nadie respeta mis raises”. Pues sube cuando lleves la mejor mano, melón. Donde vas haciendo faroles en nl10, ¿no ves que te van a ver con bottom pair?. La cosa es sencilla, haz bets fuertes con manos fuertes, juega tus draws cuando tengas odds, no juegues malas manos fuera de posición (juega un estilo tight, no cometas el mismo error que tus rivales a menos que tu juego postflop sea bastante bueno). O sea, no juegues manos que no sepas jugar. Si no sabes jugar QJs postflop en UTG, simplemente foldeala. No pasa nada. En fullring puedes (y debes), jugar un estilo tight para ser ganador.

¿Se puede ganar en limit?. Pues yo creo que si se puede, aunque yo nunca he sido un ganador sólido en dicha modalidad. La mayoría de mis beneficios provenían de rakeback y bonos, que no eran pocos ya que jugando bastantes manos en limit se liberan los bonos más rapido que en no limit. Pero realmente, tiene futuro esto? o sea, quedar even en las mesas para ganar a base de bonos y rakeback. En mi opinión no, y por consejo de algunos buenos jugadores que se pasaron a no limit desde limit, tomé la misma determinación: pasarme a no limit. Y la cosa fue de perlas casi desde el comienzo. Ganaba de manera sistemática en las mesas, a pesar de que llevaba poco en ésta nueva modalidad. Y a medida que fui leyendo libros, leyendo foros, y analizando manos (o sea, intentado mejorar), los resultados se plasmaban directamente en las mesas. Cada vez el winrate era mayor, cosa que en limit nunca me llegó a pasar. Que tus conocimientos no se plasmen en beneficios es bastante duro para un jugador de poquer, ya que da la sensación de que uno esta perdiendo el tiempo ( a pesar de ganar dinero).

Por tanto mi consejo para los recién iniciados es:

-Juega no limit

-Juega siempre dentro de Bankroll

-Juega tight

-Explota tu posición contra jugadores débiles

-No farolees demasiado en microlimites, y da crédito a las apuestas fuertes de tus rivales. Pocos faroles verás en estos limites.

Categorías
Estrategia

Apuestas de bloqueo en el river

Una apuesta de bloqueo es un apuesta pequeña que se hace con la intención de abaratar el showdown. Básicamente hay dos tipos de apuestas de bloqueo, las que se hacen antes del river con un proyecto y las que se hacen en el river con una mano hecha.

En el flop, o especialmente en el turn, podemos plantearnos apostar 1/2, incluso 1/3 del bote fuera de posición con un proyecto razonablemente bueno -color o escalera abierta, básicamente- con la intención de conseguir ver la siguiente calle de la forma más barata posible. Si el jugador que tiene posición sobre nosotros apostaría 3/4 del bote o incluso el bote entero en caso de pasar nosotros, pero no se va atrever a resubir nuestra apuesta de bloqueo, meter 1/2 o 1/3 es la forma más barata de llegar a la siguiente calle. De todos modos, yo no haría mucho esta jugada con esta intención, pues aunque a veces se tiene en cuenta en las discusiones estratégicas sobre poker, en general la considero una línea bastante mala y necesitaría muchas lecturas de mi rival para convencerme de que no es más barato hacer check/call que una apuesta pequeña, pues en cuanto el oponente decida pasar él también un % pequeño de veces, el precio de apostar es excesivo.

Otra cosa distinta es cuando somos nosotros los que tenemos una mano hecha -relativamente marginal- en el river, pero se ha completado un proyecto en el que habíamos puesto al oponente o ha salido una carta que puede haber conectado con su rango, como una overcard -especialmente un as, en muchos casos-. En estos casos, aunque siempre hay que atender a la textura del board y a las características del oponente, la mejor línea posible es realizar una apuesta de bloqueo con la intención de tirarnos si el oponente resube una buena cantidad. Esta línea parece muy débil, así que voy a intentar explicar por qué me parece la mejor en muchos casos. Para que tenga expectativa positiva respecto a la opción de pasar con la intención de igualar, tienen que darse las siguientes condiciones:

-El oponente tiene que ser pasivo. Si sabemos que el oponente no va a farolear representando esta carta temible que ha salido en el river, es un motivo más para no inducir un posible farol que nuestro oponente raramente quiera realizar. Además, ya que nuestro plan es tirarnos ante un raise la mayoría de las veces, es muy importante estar razonablemente seguros de que la resubida de nuestro oponente en el river implica mucha fuerza.

Por otro lado, él tiene que igualar nuestra apuesta. Si va a tirar cualquier mano hecha, es mejor pasar nosotros. La utilidad de las apuestas de bloqueo en el river es hacer que nos paguen manos peores que pasarían también. Si no podemos cumplir este objetivo básico, apostar no tiene expectativa positiva.

-La historia de la mano tiene que permitir nuestro movimiento. Si no ha habido acciones que te permitan deducir que el oponente tiene una mano hecha marginal, realizar un bloqueo pierde el sentido. Como se trata de hacernos pagar contra manos marginales, como segunda pareja o alguna pareja media de mano, la acción durante el juego tiene que decirnos que el oponente tiene ese tipo de mano un % alto de veces. Si hemos realizado ya dos barriles y sabemos que nuestro oponente nunca aguantaría pockets de mano, realizar el tercer barril de bloqueo no tiene por qué tener expectativa positiva, especialmente si se ha cumplido un proyecto obvio y sabemos que ese oponente juega pasivamente sus proyectos.

-Nuestra imagen debe ser la adecuada. Si nunca o prácticamente nunca faroleamos en el river, y estamos jugando contra un regular, es muy difícil que nos pague una apuesta obvia por valor con una jugada marginal. Incluso si ha pagado ya dos calles de valor con una mano secundaria -pongamos que tenemos TPTK o unas dobles parejas marginales-, la carta del river le asustará lo suficiente como para no pagar una tercera calle (si tiene él el proyecto, obviamente no se tirará, pero eso nos da igual porque perderemos la mano).

Categorías
Estrategia

Jugando contra shortstacks

Una de las mejores cosas que tiene el juego shortstack, es que los cálculos y las decisiones se simplifican mucho. Eso quiere decir que jugar correctamente contra las mejores jugadores shortstacked es mucho más fácil que jugar contra los auténticos tiburones que jueguen deepstacked.

Jugando deepstacked, casi siempre que hagamos movimientos en el flop y en el turn, quedan todavía la mayoría de los stacks detrás, por lo que hay que estimar cómo y cuánto dinero irá al bote en la calle siguiente, lo que complica enormemente los cálculos. En cambio, contra un shortstacked podemos casi pasar por alto todas estas estimaciones y jugar a una sola calle. Eso, por supuesto, quiere decir que nuestro edge es menor, puesto que al póquer sólo se gana dinero cuando los oponentes cometen errores, y al volverse el juego más sencillo menos probable es que nuestro oponente juegue mal (especialmente si él es el shortstack, lo que supone que sabe cómo jugar ese estilo).

La ventaja, claro, es que si dedicamos un poco de trabajo al estudio, es muy difícil cometer grandes errores contra los shortstacks, dado que aparte de que hay menos BBs en juego, las decisiones son más simples. Yo me he construido bastantes tablas para simplificar mi juego contra los shortstacks; poniendo al jugador en un rango de manos, es muy fácil calcular la EV de pushear o hacer call a un push por su parte.

P.e. supongamos que hacemos un open-raise estándar a 4bb y un shortstack con 20bb decide ir all-in. Aquí, lo complicado es adivinar con qué rango de manos hace ese push. Una vez que damos con el rango correcto, decidir cuál es nuestro mejor movimiento es completamente automático y se puede realizar con una precisión perfecta.

En este caso, si determinamos que su rango de 3bet es del 7%, p.e., la operación es sencilla. Tenemos que poner 16bb para un bote de 24, por lo que nuestra equity para hacer call es del 40%. Podemos incluso exigirnos un poco más teniendo en cuenta el rake que pagamos cuando ganamos el bote. Entonces, tenemos que convertir ese 7% en un rango de manos real (88+, AQ+, KQ+, AJs+ es seguramente el más cercano a la realidad), y ver qué manos llegan justo a nuestra equity límite para hacer call. En este caso, p.e., 99 tiene equity más que de sobra, pero 88 tiene sólo un 39,x insuficiente para hacer call rentablemente. Igualmente, AJo es insuficiente, pero AQ tiene más del 40% contra ese rango. Del mismo modo, AJs es nuestro As suitado límite para hacer call, mientras que ningún Kx vale (aparte, claro, de AK, que ha entrado ya en los ases). Eso quiere decir que nuestro rango de call contra ese rango de 3bet debe ser 99+, AQ+ y AJs+. Cualquier otra mano, pierde dinero de media contra su push.

Ahora sólo debemos hacer esos mismos cálculos para cada posible rango de push del jugador con 20bb, siempre teniendo que, al tener que pagar 16 ciegas para un bote de 24, nos vale con ganar el 40% de las veces para justificar el call. Si realizamos estas operaciones para cada rango de push, tendremos una tabla completa que nos facilitará enormemente las decisiones contra el re-raise all-in de los shortstacks.

Por otro lado, podemos aprovechar para hacer una tabla que nos diga cuándo hacer call a un open-shove de un short-stack: sencillamente ahora tenemos que hacer call con aquellas manos que tengan un 50% de equity contra su rango estimado.

Otra jugada importante que hay que estudiar al jugar contra los shortstacks, es la posibilidad de resubir nosotros ante un raise preflop suyo a 4 o 5 bb. Basta con estimar su rango de raise preflop en esa posición y de fold a nuestra resubida para poder calcular el EV de nuestro re-raise. Si p.e. el sube un 25% de manos en el CO, y nosotros estamos en la ciega, tenemos que: 1) poner ese 25% en un rango real. 2) Fijar con cuántas manos hará call el shortstack a nuestro push. La estadística “fold to 3bet” no es decisiva, puesto que esto depende mucho de la posición y de la imagen que tenga el villano de nosotros. En todo caso, es poco probable que el shortstack no cometa algún error fijando sus rangos, así que busca rangos de resubida que sean rentables; evidentemente, nuestro top range generará EV+ inmediato tanto por las veces que robamos 4bb preflop como por las ganancias al shodown cuando él haga call. Pero llegará un momento en que, si vamos haciendo re-raise con manos cada vez peores, nuestras ganancias al showdown se resientan y sean negativas: aún así, todavía tenemos margen, puesto que las 4bb que ganamos cada vez que el oponente se tirá nos permitirán equilibrar esas pérdidas con ganancias en el non-shodown: cuanto más se tire el oponente ante una resubida, más fácil es que podamos re-robar con manos mediocres. Aquí es más difícil hacer tablas, puesto que tendríamos que hacer una para cada rango de raise y cada rango de fold to 3bet, lo que supone multiplicar el trabajo tal vez demasiado. Aún así, hacernos tablas de qué manos podemos subir contra un oponente que juegue correctamente, nos permitirá saber qué manos jugar de modo estándar y si debemos aumentar o restringir nuestro rango según cómo cambie el fold-to-3bet estimado de ese jugador en esa posición contra nosotros.

La “ventaja” que nos dan los shortstacks es que jugando contra alguien con 20bb, encontrar la jugada matematicamente perfecta es muy sencillo, por lo que no tenemos sino que poner al oponente en un rango -ciertamente, esta es la parte más complicada-, y luego limitarnos a calcular el EV de nuestros movimientos. Tedioso, pero en cierto modo algo bastante fácil y muy útil para mejorar nuestro juego.

Categorías
Estrategia

Jugando microlímites con agresividad III

Continuamos con algunas manos de este experimento. En la primera entrega vimos el two barrell bluff (siempre con algunas outs) y en la segunda vimos un call bluff tradicional y un sistema de bluff más complejo, basado en sucesivas subidas en el flop y un bluff retardado en el river, flotando en el turn. Veamos tres ejemplos más.

 

MANO 5. Me dan AQoff en el button (10.45$). UTG+2 sube a 0.35. Todos foldean. Hago call.

*** FLOP *** [4d Qh 5d]

Hombre, top pair y posición. Vamos a disfrutar. Me mete de cara una contbet de 0.55$. Raiseo a 1.50$. Villano calls.

*** TURN *** [4d Qh 5d] [Kd]

Villano check y yo con esa K y tres diamantes (mi Q es del suit) checkeo y me doy la quinta by the face.

*** RIVER *** [4d Qh 5d Kd] [6s]

Villano bet de 2.25$. Tengo segundo par y bien puede llevar flush, pero la bet es demasiado grande para mi debilidad en el turn. Me quiere tirar. Me parece tan obvio que hago call. Tiene JJ. Pot de 7.95$.

 

MANO 6. En el button me dan 33 (11.30$). Todos foldean y ataco las ciegas con 0.40$. BB calls (14.80$).

*** FLOP *** [2h Ks 5d]

Villano bets 0.70$, sin iniciativa ni posición. No me creo nada con una sola overcard. Hago call preparando el bluff retardado.

*** TURN *** [2h Ks 5d] [6h]

Tengo escalera interna con un 4. El tipo check. Ya lo tengo donde quería. Meto 1.10$. Medio pot. Debe ser suficiente, si no lleva nada o segundo o tercer par. No lo es, pues hace call. Hay draw de escalera y de flush. No le hago la K, porque si metió de cara sin ella en el flop, ¿por qué va a dejar de meter OOP con ella?

*** RIVER *** [2h Ks 5d 6h] [Qs]

Villano check, y yo meto (debilidad manifiesta y falta de combatividad) 4$. Villano foldea. Gano pot de 4.25$ con quinto par. Mi call del flop provocó dos checks seguidos del villano que me dan autoridad para comprar ese bote.

 

MANO 7. Me dan KK (por fin) en UTG (15.20$). Subo a 4BB. UTG +2 calls.

*** FLOP *** [3c 2d 9c]

Meto 0.70 de cara y el tipo me flota. Estimo dos overcards o pareja menor que la mía. O cualquier cosa que me haga creer con sus bets de después.

*** TURN *** [3c 2d 9c] [5d]

De cara ataco con 2.10$ en pot de 2.35. Hay dos draws, aunque me dan poco miedo. El tipo me va all in por 9.70$. Me gana AA y uno de los tres sets, pero casi descarto ambas posibilidades, porque no me raiseó el flop con dos draws. Le pongo en overpair o top pair jugado con miedo. Hago call a su barraca. Me saca QQ.

*** RIVER *** [3c 2d 9c 5d] [Ts]

Gano un pot de 21.60$.

 

Otro día haré otra prueba con alguna mano más. En principio, cada vez que metes fuerte, la gente empieza a ver fantasmas. He palmado un par de botes de unos 10$, uno con TPTK contra dobles agarradas en el river (que debí foldear) y otro con un superdraw combinado que no se me ha completado ante un middle stack (llevaba set). Lo demás en la línea. Meter preflop con algún tipo de carta y posición y ver mucho fold y hacer contbets a los calls obteniendo mucho fold y nula combatividad. Si call, meter con fuerza en las dos calles siguientes haciendo ver al villano que se va a jugar un bote enorme con una mano marginal. Si tiene ley, a intentar detectarlo. Es importante no meter en el turn si vemos que va a hacer call, porque eso nos deja sin posibilidad de comprar el bote en la quinta calle. Mirar los stacks es clave, pues esta gente cumple a rajatabla sus compromisos con el bote.

Ya veremos. Quizás pruebe esto en niveles más altos, pero ahí las enganchadas escuecen mucho más y la peña mira tus números.

Espero que os sirva de algo, especialmente a los que os movéis en la pecera y sabéis de qué va esto.

Categorías
Estrategia

Jugando microlímites con agresividad II

En el artículo anterior comentamos un par de manos jugadas de forma agresiva, en microlímites, concretamente en NL10. Las dos primeras manos que vimos mostraban cómo bluffear ante debilidad, usando la posición, en forma de two-barrel. Veamos algunas manos más.

MANO 3. Desde la BB, recibo J9off (10$). Villano en la SB sube a 0.20$ (8.55$). Resubo a 0.60$ ante el robo del zascandil. Él, call.

*** FLOP *** [Kc 6d Qs]

Villano bets 0.20$ (tontibet de besuguín) y yo call. Aquí le floto para hacer un call bluff en el turn con las 4 outs de escalera interna.

*** TURN *** [Kc 6d Qs] [5c]

Villano de nuevo bets 0.20. Esta “subnorbet” ya es digna de estudio: 1/8 de pot. Yo raise a 1.50$ y villano fold. Pot de 1.95$.

Sistema FLOP bet-call TURN bet-raise tradicional. Es un call bluff más peliagudo que el derivado de un check del villano en turn, aunque si la bet del turn es débil todo apunta a que es fácil tirarlo.

Mi raise tras sus dos blocking bets de cara muestra demasiada fuerza para que el villano se aferre a su Q. Me niego a creer que juegue tan débil un TP con dos cartas de la broadway en el tablero y abriéndose una posible backdoor de flush.

 

MANO 4. Recibo TT en UTG+1 (12.75$). Raiseo a 5BB (porque un despistado a prepagado la ciega fuera de turno). El tipo paga desde la SB (7.35$).

*** FLOP *** [9c 7h 2h]

El tipo 0.30 de cara. Yo con overpair (no me creo nada de una apuesta de cara sin iniciativa) resubo a 1$. Con dos corazones ahí no voy a hacer call. Villano reresube a 1.70$. Aquí ya debo pensar qué cartas tiene para tanta fuerza. Hago call. Pot de 5.75$. O tiene una gran mano o nada. Hay que esperar al turn y aprovechar la posición.

*** TURN *** [9c 7h 2h] [Kc]

El tipo mete de cara 0.40. OK. No lleva nada espectacular. Hay dos flush draw y me mete menos de 1/10 de pot. Tal vez simplemente sea imbécil o sea la primera vez que juega al poker. Le floto y le espero para bluffearlo en el river. Si meto fuerte aquí y hace call porque drawea, se va a quedar tan commited que cualquier river bluff será imposible.

*** RIVER *** [9c 7h 2h Kc] [As]

El villano mete de nuevo 0.40. Esta bet ya es de visita al psiquiatra. Sé que puedo tirarlo porque el A no le ha gustado nada y me ha bloqueado también con la K. Subo a 4$, una apuesta de verdad para ese bote. Tarda 15 segundos en foldear. Pot de 5.95$.

 

En una tercera parte de esta serie, veremos tres manos más.

Saludos, Dr. Flop.

Categorías
Estrategia

Jugando microlímites con agresividad I

He estado leyendo el Supersystem de Brunson. En él, el viejo Dolly propone un juego ultraagresivo que asegura que es el único juego sistemáticamente ganador, basado en mostrar mucha fuerza de forma continuada y no bajarse de ningún tren hasta que estamos convencidos de que perdemos y el rival no va a foldear, y jugar siempre con posición. Todos los bluffs deben ir acompañados de outs (algún tipo de out).

Procedo a probarlo, lógicamente con gaseosa en NL10 con el handicap de que ahí me van a pagar muchas veces con manos muy flojas y un juego así hará que muchos fishes nos cacen. Aun así, lo pruebo. Puedo perder 5 cajas en ese nivel y sacar una bonita experiencia.

Vamos a ver los resultados en 1000 manos aprox. jugando un ratín en 12 mesas. Lógicamente las estadísticas no sirven para nada con tan pocas manos, pero sí hay algunos ejemplos concretos que son bastante sabrosos. He ganado 15BB cada 100 hands, cogiendo pocas cartas (muy pocas, la verdad), ganando un 58% al SD y la friolera de 89 botes sin ver el SD. He visto el 23% de los flops y he sido el raiser preflop un 17% de las veces.

 

Veamos algunas manos.

 

MANO 1. Estoy en CO (10.55$) con A5o. Un limper UTG+1 (10.90$). Raiseo a 5BB y el limper, call.

 

*** FLOP *** [6s 3d Qs]

Villano check, yo meto 0.70 (2/3 de bote) y él call.

 

*** TURN *** [6s 3d Qs] [5h]

 

Villano de cara 0.50 (en un bote de 2.85$). Yo raise a 2$ y villano fold. Tengo tercer par y cinco outs de set o dobles con mi A. Bote de 3.40$.

El sistema FLOP check-bet-call TURN bet-raise funciona como casi siempre. Bluff tradicional de dos barriles jugado como se juega un set sin mariconadas. Si no te frenas ante un call y una bet, el tipo suele estar batido (o creerlo). Su flojibet del turn elimina el slowplay, lo cual tranquiliza mucho.

Le meto por la incoherencia que supone hacer call a mi raise en flop y meter poco de cara en turn al salir el 5. Si quiere ganar el bote debe checkear y hacer un fuerte raise.

 

MANO 2. Recibo 56s (9.85$) en el button. Un limper en UTG+2 (7.60$). Yo raise a 0.50$. Limper calls.

 

*** FLOP *** [Kh 2h 6d]

 

Tengo segundo par. Villano checks y yo bet a 0.80$. Villano call. Pot de 2.75$.

 

*** TURN *** [Kh 2h 6d] [7s]

 

Villano checks. Yo, overbet de 3$. Villano folds.

El sistema FLOP check-bet-call TURN check-overbet funciona a la mil maravillas. Otro two barrell (más peliagudo pues puede estar slowplayeando, aunque el FD me hace pensar que no).

Le meto porque nada me dice tras dos checks que quiera jugar un bote grande. Pot de 2.75$.

 

Continuará,… con una segunda parte en la que os mostraré unas cuantas manos más de esta sesión.

 

Saludos.

Categorías
Estrategia

Interpretando los datos del Pokeracehud

Voy a explicar la importancia de saber interpretar los datos de los rivales mediante el Pokeracehud, herramienta que sirve, junto con el Pokertracker, para jugar de manera óptima el máximo numero de mesas que seamos capaces de jugar sin que ello suponga una merma importante en nuestros beneficios (winrate).

Hay que saber encontrar un punto de equilibro en este tema. Paso a explicar esto con un ejemplo sencillo: si jugamos dos mesas a la vez, y jugando así tenemos un winrate de 3bb/100 (por ejemplo), y jugando 8 tenemos 2bb/100, es obvio que debemos jugar 8, porque estaremos ganando 16bb/hora, mientras que de la otra forma ganaremos sólo 6bb/hora.

Debemos ser nosotros los que nos demos cuenta de cuál es la cantidad de mesas idónea, o sea, a partir de cuantas mesas nuestro rendimiento y capacidad de concentración se reducen, suponiendo que jugar menos sea más rentable. También hay que tener en cuenta que jugar demasiadas mesas puede ser más estresante y producir mayor agotamiento, reduciendo el tiempo de las sesiones de juego, lo que también va a afectar a nuestras ganancias en gran medida.

Bien, vayamos al tema. Estos son los datos fundamentales que vienen por defecto en el pokeracehud:

VPIP: Es la cantidad de veces que se pone dinero voluntariamente en el pot. Cuanto mayor este valor, mas loose será el villano en cuestión, cuanto mas bajo mas tight. Para fullring podemos considerar que hasta 16-17 sera un jugador tight, de aquí hasta 21 ó 22 semiloose y a partir de 23 loose. En short handed yo subiría el rango de tight hasta 20, de 20 a 28 ó 29 semiloose y a partir de 30 loose.

PFR: Sería el preflop raise, o sea, la cantidad de veces que subirmos antes del flop. Una cantidad que se considera standard es tener al menos el doble del vpip, aunque yo creo que debería ser de hecho algo más alto. Como valor standard en fullring deberíamos tener al menos 7, lo ideal seria tener entre 8-11. Menos de estos valores significará que estamos desaprovechando muchas situaciones donde subir tiene un ev muy superior a hacer limp u overlimp.

AF: Es la agresividad postflop. Se obtiene de dividir los bets y raises por los calls y checks. Para ganar en cualquier variedad de póquer hay que ser agresivo, eso es indudable. Una agresividad standard en no limit full ring puede ser de 2-3, y normalmente será más alta en el flop y algo mas baja en turn y river.

Total hands: Es el total de manos en el que está basado la muestra, a mayor número, mas fiables son los datos que tenemos.

Aparte de estos, voy a incluir los que yo tengo, jugando no limit 8 max:

Continue bet: Es las veces que nuestro rival apuesta en el flop tras haber hecho un preflop raise. Un valor standard es entre 70-80, si tiene mucho menos de esto significa que cuando no liga directamente ni apuesta en el flop por norma general, y si es mayor que esto significa que apuesta de forma automática en el flop si ha sido el agresor preflop.

Continue bet turn: Es lo que viene a llamarse un “second barrell”, o sea, la cantidad de veces que apuesta en el flop y en el turn. Para usar este dato hay que tener muchas manos del agresor, ya que normalmente estará basado en muestras mucho menores que en el otro (muchas manos terminan directamente en el flop).

WTS: Went to showdown. Un valor standard en no limit fullring es tener entre 20-30, hay jugadores ganadores con 20 y otros con valores cercanos a 30 o incluso algo superiores (no mucho más, desde luego). El wts hay que saber combinarlo con el AF para saber como actúa el villano.

Fold to continue bet: Son las veces que nuestro rival foldea ante una apuesta de continuación. Un valor standard podría estar entre 60-70%. Más de eso significa que foldea demasiado ante apuestas de continuación, por tanto hay que hacerla el 100% de las veces porque es ev+.

Call continue bet: Son las veces que hacen call a nuestra apuesta de continuación, no hay valor standar y depende mucho de cada rival. Pero si tiene más de 25-30 significa que hace bastante float, además combinandolo con el dato de fold to steal y raise to steal podemos saber si suele hacer calls con manos hechas o para robar el pot en la siguiente calle. A estos hay que hacerles bastante second barrell, también dependiendo del board claro está.

Raise continue bet: Son las veces que suben nuestra apuesta de continuación. Un valor standard podría ser entre 8-12, si tiene mucho más de esto significa que sube muchas veces nuestra apuesta de continuación, y muchas serán de semibluff o de bluff total.

Hay otros tres datos interesantes, pero suelo usar el pop-up para verlo. Son estos:

ATT to steal Blinds: Son las veces que se hace open-raise desde CO o Button (posiciones de robo). Un valor standard en fullring suele ser entre 20-25%. Si tiene mucho más que eso, digamos 35%++, deberías resubirle con cierta frecuencia desde la SB o BB, ya que la mayoría de las veces su mano será muy debil. El RR debe ser bastante fuerte, ya que si nos ve estaremos jugando fuera de posición. Ejemplo villano raise a 4$ y nosotros RR a 15$ (nl100). Debemos hacerlo tanto con manos basura como con manos legítimas, no varíes el tamaño de tu RR según la mano ya que si no estarás dando información valiosa a tu rival.

Fold BB to steal: Son las veces que se foldea en la ciega grande (BB). En fullring el valor standard suele estar entre 75-85%. Si sb y bb lo tienen más alto amplia tu rango de raises desde CO o Button. En todo caso siempre fijate con qué subes en CO o Button, y si lo que quieres de tus rivales es un call o un fold. No dejes de subir de button con manos como 98s porque tu rival en la BB haga casi siempre call. Justamente queremos jugar este tipo de manos con posición contra rivales débiles.

River agression: Yo lo uso para detectar ciertos faroles en manos dudosas. Un jugador con un AF muy bajo simplemente no hace un bet/raise de farol practicamente nunca, por lo que me ayuda en algunas manos. Por contra hay jugadores con un AF en river exageradamente alto, aunque también puede indicar que foldea más de la cuenta. Hay que saber usar este dato con precaución.

Categorías
Estrategia

Actitud en el Poker

Para ser ganador en el mundo del poker no hace falta ser un experto en matemáticas, ni tener unos razonamientos lógicos muy profundos, para el poker todas las cualidades ayudan, pero existen unas características psicológicas comunes a todos los buenos jugadores que podemos agrupar dentro del concepto actitud.

Existen una serie de disposiciones comunes que cumplen todos los buenos jugadores que conozco:

No se deben de sacar conclusiones de unos miles de manos. Cada día me sorprende más la varianza de este juego, un mal jugador sacará conclusiones y realizará cambios en su juego basándose en unos pocos miles de manos, un buen jugador toma una muestra mucho mayor y se apoyará en las matemáticas para realizar dichos cambios.

No creer que uno es un gran ganador o un perdedor por unos miles de manos. Directamente relacionado con el primer punto, un mal jugador si gana mucho durante diez mil manos creerá que tiene un nivel dominado e incluso pensará en atacar un nivel superior. Un buen jugador es consciente de que diez mil manos tienen una enorme componente de varianza y actuará con prudencia. Un mal jugador si pierde en diez mil manos pensará que no es ganador en un nivel, y ya comenzará a tener razonamientos incorrectos relacionados con el primer apartado. Un buen jugador no se precipita por tener malos resultados en unos miles de manos, y analizará los botes grandes que ha perdido buscando errores. Cuando pongo como ejemplo diez mil manos me refiero a microlímites, en niveles medios cincuenta mil manos son muy pocas.

Ser consciente de la importancia del bankroll y tener una disciplina inquebrantable respecto a su gestión. Una cosa es saber el bankroll que se necesita para un nivel y otra bien diferente aplicarlo en la práctica. El autoengaño es ese pecado mortal que puede hacer que tu andadura en el mundo del poker sea más breve de lo que piensas. No caigas en el autoengaño, el “sólo por esta vez”, el “es que quería recuperar”, y el “es que no tengo mucho tiempo para jugar”, no valen. No hay “es que” cuando se trata de la gestión de bankroll, lo único que funciona es una disciplina férrea e incondicional.

Saber cuándo no es tu día. Si has dormido cuatro horas, si tienes un problema personal que no te quitas de la cabeza, si has tenido un día duro en el trabajo, pues el poker mañana va a seguir estando ahí, relájate,  tal vez ese día sea el mejor para desconectar y no para ponerte a jugar. No es difícil saber cuando uno no está al 100%, lo difícil es no jugar cuando no estás en condiciones óptimas. Éste me parece uno de los aspectos psicológicos más difíciles, incluso buenos jugadores a nivel técnico tienen dificultades con este punto.

El espíritu competitivo. A los jugadores ganadores no sólo le gusta ganar jugando al poker, les gusta ganar al Ajedrez, al Risk, al mus o jugando al fútbol con los amigos, son competitivos de forma natural. No les importa tener que leer foros, gruesos libros en inglés o pasar unas horas revisando manos con un solo objetivo: ganar más. Si no tienes verdaderas ganas de ganar nunca vas a ganar, en el poker la parte más ambiciosa de ti tiene que salir a la luz, y tienes que luchar por tus objetivos con tenacidad.

 

En el anterior artículo hemos visto algunas cualidades que todos los jugadores ganadores tienen, ahora toca abrir las mesas y ver qué hacen los jugadores buenos que los mediocres no hacen:

Si te meten tercera apuesta preflop dos o tres veces seguidas no quiere decir que te estén subiendo sin mano. En ocasiones cuando un jugador te hace tercera apuesta varias veces en poco tiempo puedes pensar que simplemente te está robando. A veces será así, pero normalmente no. En lo que debes de fijarte es en el porcentaje de veces que hace tercera apuesta en el largo plazo usando un software de apoyo, verás que muchas veces un jugador que hace tercer bet sólo con Premium, simplemente le tocan varias manos buenas en poco tiempo.

Si te suben la apuesta de continuación dos o tres veces seguidas no quiere decir que te estén subiendo la apuesta de continuación sin mano. Si un jugador es la tercera vez que te sube la apuesta de continuación piénsatelo antes de envidar con tu top pair u overpair. Tu razonamiento tiene que ser más profundo:

  • ¿Qué porcentaje de veces me indica el software de apoyo que sube la apuesta de continuación?
  • ¿Qué rango de manos tendrá el rival?
  • ¿Qué equidad tiene mi mano frente al rango de manos de mi rival?
  • ¿Cuánto dinero he puesto ya en el bote?
  • ¿Cuál es el stack efectivo?

Si decides que estás dispuesto a acabar la mano con todas tus fichas en el bote tienes que hacerte otra pregunta importante:

¿Qué tiene más expectativa, ponerme all-in o hacer sólo call y hacer check-raise en el turn?

No juegues diferente si vas ganando o perdiendo. En muchas ocasiones cuando en una sesión vamos perdiendo tenemos tendencia a no hacer apuesta de continuación en escenarios favorables, ir menos al showdown, o jugar más tight. O al revés, muchos jugadores se tildan y “de perdidos al río”, y comienzan a sobrejugar. Tienes que adaptarte a la mesa, no a cómo vaya tu sesión.

En estos dos artículos se refleja la actitud que los buenos jugadores tienen, probablemente hayas visto reflejadas algunas carencias en algunos de los puntos indicados, esto no quiere decir que no valgas para el poker, la actitud se puede mejorar con:

Experiencia. Cuanto más tiempo llevas jugando tienes una visión más amplia del poker y tiendes a enfocar tu juego más en el largo plazo.

A base de palos. Si un día allineas AK preflop contra alguien que te ha resubido preflop dos manos de las últimas tres y te encuentras contra AA, aprenderás. Si juegas cansado y pierdes diez cajas, aprenderás. Si te suben la apuesta de continuación, vas all-in y pagas un set, aprenderás. Perdiendo dinero se aprende, y mucho.

Con disciplina. Los “es que” verás que de poco valen en este juego, tienes que ser exigente contigo mismo.

Con espíritu crítico. Ser consciente de que cometer errores y de que puedes mejorar, pensar en qué puedes mejorar y aplicarlo te hará mejor día a día.

Categorías
Estrategia

La comodidad o dureza de jugar al poker profesionalmente

En muchas discusiones entre jugadores y en los foros de internet, sale constantemente a la palestra el tema de si el póquer jugado profesionalmente es más duro o más fácil de llevar que un trabajo normal. Hay argumentos para todos los gustos, y voy a comentar algunos de ellos:

Primero vamos a partir de la opinión de todo un experto en la materia: el profesional online y ex-Supernova Elite Armando Romano, más conocido como Sobraoboy, su nick en PokerStars, donde lleva dos años ganando sin parar en todos los niveles medios y altos de No Limit Hold´em.

Según Armando, el trabajo es mucho más duro que el poker. El trabajo requiere -o puede requerir- esfuerzo físico, y el poker no. En el trabajo tienes un jefe; la gente se suele llevar mal con sus jefes. Cuando juegas al poker profesionalmente, no tienes jefe; mejor aún: tú eres tu propio jefe.

Así, ya tenemos dos factores que valorar: esfuerzo físico y, bueno, lo que supongo que se podría llamar “sumisión laboral”. El primero debe hacernos posicionarnos claramente a favor del poker online. El segundo, lo retomaremos luego. Ahora sigamos viendo otros factores que pueden influir en la discusión:

– Riesgo: este tema es importante. Nadie quiere quedarse sin ahorros ni sin trabajo cuando acaba de tener un niño y tiene que pagar una hipoteca. Suele decirse que la esencia del poker es el riesgo; yo no estoy de acuerdo. El riesgo no es algo propio del “juego” o del “azar”, es algo que le pertenece a toda decisión como tal. Toda decisión que uno tome, sea sobre dinero, familia, salud… etc., tiene siempre la posibilidad de volverse en su contra. Eso es el riesgo. Se da en el poker porque en el poker hay que tomar decisiones. Pero el riesgo, estrictamente, es de cada decisión, no del poker como tal.

Con esto quiero decir lo siguiente: muchos jugadores hay que defienden que lo que verdaderamente tiene riesgo es ser un currito con un contrato basura y ninguna garantía de que no vayan a despedirte al mes siguiente. Eso sí es riesgo, y no la hipotética posibilidad de una mala racha de 100.000 manos. En este sentido, creo que es obvio que, si eres un buen jugador de poker, y el estado de cosas actual se mantiene, tienes menos riesgo que casi con cualquier trabajo del mundo. Creo que era Isabelle Mercier la que dejó el mundo de la empresa y la bolsa para dedicarse al poker, “porque tenía menos varianza”. El problema es que eso lleva a otros factores, que suelen pasarse por alto:

– Ser buen jugador de poker no es algo tan obvio. Ganar 3 bb/100 en NL50 no quiere decir que vayas a ser ganador en NL200. Para batir niveles medios/altos, con los que es cómodo vivir, hace falta mucho talento natural y/o mucho esfuerzo y estudio. Muchos, sencillamente, lo intentan y no lo consiguen. Nosotros sólo sabemos de las historias de gente como Dario Minieri, Raúl Mestre, P. Antonius… etc. etc. que han conseguido romper los niveles altos y triunfar en el poker. Pero por cada Antonius hay 10 o 100 grinders que no consiguieron batir NL200, o que se arruinaron por el camino. Eso es así: la probabilidad bruta de conseguir llegar a ser profesional del poker está en tu contra -si es que esa es tu idea-: muchos son los llamados y pocos los elegidos. Cuando empiezas a trabajar en algo, las probabilidades de que te echen, de que tengas que cambiar de ciudad, de que te surja algún problema externo que te obligue a dejar el trabajo… son altas, pero no son tan altas como la probabilidad de que no consigas llegar a profesional del poker. Los grandes profesionales, como Armando Romano, dicen que jugar es menos arriesgado… pero eso es porque ellos son de ese 1% que ha llegado y se ha mantenido.

– Que el estado de cosas actual se mantenga: ése es otro problema. Sencillamente, el poker puede pasarse de moda, lo pueden prohibir en tu país, el metajuego puede endurecerse hasta un punto tal que sea imposible ganar. Tal vez se llene de bots, y no se pueda hacer nada para evitarlo. Siempre está ahí la posibilidad de que tener dinero en salas/Neteller deje de ser suficientemente seguro. En definitiva, no tengo claro que el poker sea poco arriesgado. Aunque desde luego, todo trabajo y ocupación tienen algo de riesgo.

-Cabeza: el poker no te afecta al ánimo igual que un trabajo. Yo creo que hay gente que enloquece con el poker. Jugadores con un mínimo de tendencia ludópata pueden verla incrementada salvajemente. Por otro lado, estar “manejando” todos los días cientos y miles de “transacciones” de cientos y miles de dólares, pues seguro que no es bueno para el coco. Uno pierde el verdadero valor del dinero.

Por otro lado, las malas rachas pueden afectarte. Bueno, a fin de cuentas, es lo mismo que con cualquier otro trabajo: siempre hay temporadas mejores y peores. Pero cuando te va mal en el trabajo eso no te pone en riesgo de perder todo tu capital (más de un gran jugador ha estado a punto de arruinarse por un mal día en el que se vuelve loco).

-Estrés: el poker es muy estresante. Mucho más que cualquier trabajo normal. Quien crea que esto no es así porque el poker es un “juego”, creo que no se da cuenta de una cosa. Cuando uno “juega” puede perfectamente relajarse y evadirse. Si yo juego al fútbol con mis amigos o al ajedrez con mi padre, puedo elegir el nivel de exigencia que quiero. Si me quiero matar a correr es cosa mía, pero no es algo a lo que esté conminado sin más. Cuando haces un trabajo para otro, puedes evadirte; al menos un poco. Puedes hablar por teléfono con gente, leer el periódico a escondidas o ir a mear. Cuando tienes 12 mesas abiertas, eso es imposible: así de sencillo. El nivel de exigencia del póquer profesional es, sencillamente, el máximo: no hay otro. Cualquier oficinista, funcionario, abogado, médico… puede arreglárselas para hacer muchos descansos y no tener un nivel de concentración agobiante: un jugador de poker no. Todo lo que sea no concentrarse al máximo nivel es dinero que pierdes, y riesgo para tu banca.

Por último, voy a considerar el punto del que hablé al principio. El jefe. ¿Es tan bueno ser tu propio jefe? ¿O no resulta más bien que tener un jefe que decide lo que se hace es algo relativamente bueno? Al fin y al cabo, es difícil soportar la responsabilidad de llevar una banca tú solo. Si eres un jugador medio bueno, será bastante dinero tirando a mucho, y muchos jugadores no lo llevarán bien. En todo caso, una cosa es seguro: cualquier cosa es mejor que un jefe que va a por ti en el trabajo.

No quiero dar una opinión absoluta sobre el tema; creo que depende de cada uno, aunque en general, cada vez más, creo que jugar al poker profesionalmente (y remarco esto: profesionalmente) es más duro que tener un trabajo “normal”. Pero también es cierto que es algo que da mucho más dinero, seguramente mucho más de lo que comparativamente sería equitativo. En resumen, mi intuición general es esta: jugar seriamente al poker es más duro que la mayoría de los trabajos, pero es algo tan bien remunerado que merece la pena hacerlo si de verdad eres un jugador ganador -lo que no es nada probable, en niveles medios y altos-.

Categorías
Estrategia

Bloqueos en el river

Una apuesta de bloqueo es un apuesta pequeña que se hace con la intención de abaratar el showdown. Básicamente hay dos tipos de apuestas de bloqueo, las que se hacen antes del river con un proyecto y las que se hacen en el river con una mano hecha.

En el flop, o especialmente en el turn, podemos plantearnos apostar 1/2, incluso 1/3 del bote fuera de posición con un proyecto razonablemente bueno -color o escalera abierta, basicamente- con la intención de conseguir ver la siguiente calle de la forma más barata posible. Si el jugador que tiene posición sobre nosotros apostaría 3/4 del bote o incluso el bote entero en caso de pasar nosotros, pero no se va atrever a resubir nuestra apuesta de bloqueo, meter 1/2 o 1/3 nosotros es la forma más barata de llegar a la siguiente calle. De todos modos, yo no haría mucho esta jugada con esta intención, pues aunque a veces se tiene en cuenta en las discusiones estratégicas sobre poker, en general la considero una línea bastante mala y necesitaría muchas lecturas de mi rival para convencerme de que no es más barato hacer check/call que una apuesta pequeña, pues en cuanto el oponente decida pasar él también un % pequeño de veces, el precio de apostar es excesivo.

Otra cosa distinta es cuando somos nosotros los que tenemos una mano hecha -relativamente marginal- en el river, pero se ha completado un proyecto en el que habíamos puesto al oponente o ha salido una carta que puede haber conectado con su rango, como una overcard -especialmente un as, en muchos casos-. En estos casos, aunque siempre hay que atender a la textura del board y a las características del oponente, la mejor línea posible es realizar una apuesta de bloqueo con la intención de tirarnos si el oponente resube una buena cantidad. Esta línea parece muy débil, así que voy a intentar explicar por qué me parece la mejor en muchos casos. Para que tenga expectativa positiva respecto a la opción de pasar con la intención de igualar, tienen que darse las siguientes condiciones:

-El oponente tiene que ser pasivo. Si sabemos que el oponente no va a farolear representando esta carta temible que ha salido en el river, es un motivo más para no inducir un posible farol que nuestro oponente raramente quiera realizar. Además, ya que nuestro plan es tirarnos ante un raise la mayoría de las veces, es muy importante estar razonablemente seguros de que la resubida de nuestro oponente en el river implica mucha fuerza.

Por otro lado, él tiene que igualar nuestra apuesta. Si va a tirar cualquier mano hecha, es mejor pasar nosotros. La utilidad de las apuestas de bloqueo en el river es hacer que nos paguen manos peores que pasarían también. Si no podemos cumplir este objetivo básico, apostar no tiene expectativa positiva.

-La historia de la mano tiene que permitir nuestro movimiento. Si no ha habido acciones que te permitan deducir que el oponente tiene una mano hecha marginal, realizar un bloqueo pierde el sentido. Como se trata de hacernos pagar contra manos marginales, como segunda pareja o alguna pareja media de mano, la acción durante el juego tiene que decirnos que el oponente tiene ese tipo de mano un % alto de veces. Si hemos realizado ya dos barriles y sabemos que nuestro oponente nunca aguantaría pockets de mano, realizar el tercer barril de bloqueo no tiene por qué tener expectativa positiva, especialmente si se ha cumplido un proyecto obvio y sabemos que ese oponente juega pasivamente sus proyectos.

-Nuestra imagen debe ser la adecuada. Si nunca o prácticamente nunca faroleamos en el river, y estamos jugando contra un regular, es muy difícil que nos pague una apuesta obvia por valor con una jugada marginal. Incluso si ha pagado ya dos calles de valor con una mano secundaria -pongamos que tenemos TPTK o unas dobles parejas marginales-, la carta del river le asustará lo suficiente como para no pagar una tercera calle (si tiene él el proyecto, obviamente no se tirará, pero eso nos da igual porque perderemos la mano).

Categorías
Estrategia

Cálculos rápidos en las mesas

Aunque mucha gente usa el conocido sistema de las odds, yo utilizo otro ligeramente distinto para tomar la decisión de igualar una apuesta. Primero calculo la expectativa de mi mano y luego veo si la relación riesgo/recompensa me permite jugar por esa exectativa.

Calcular nuestra expectativa contra el rango del oponente es algo de lo que ya hablé en este otro artículo; en todo caso, el “Professional No Limit Hold´em” tiene una apartado muy bueno sobre esto. Conviene recordar que la expectativa no es lo mismo que las odds, y que unas odds, p.e., de 4:1, suponen no un 25% o 0.25 de expectativa, sino un 20% (puesto que 4 veces pierdes y una ganas, por lo que en último término ganas 1 de cada 5 veces, no de cada 4).

Entonces, una vez que hemos estimado la probabilidad que tenemos de ganar la mano, tenemos que ver cuánto ganamos cuando ganamos y cuánto perdemos cuando perdemos. Si p.e. tenemos que poner 30$ en un bote de 70$, pues evidentemente perdemos 30$ cuando perdemos y ganamos 70$ al perder, eso es evidente. Una jugada así supondría unas odds de 2,3:1, que son relativamente complicadas de manejar para hacer cálculos. Bien, si ganamos x veces, eso quiere decir que perdemos 1-x veces (dado que expresando la equity en decimales, la suma de las veces que ganamos y las que perdemos es el total, es decir, 1). Eso quiere decir que la equity en la que ni perdemos ni ganamos dinero es el equivalente de multiplicar lo que ganamos por las veces que ganamos imponiendo que sea igual a lo que perdemos por las veces que perdemos; es decir:

Beneficio*expectativa de victoria = Coste* expectativa de derrota. Ahora voy a resolver la pequeña ecuación resultante; los más vagazos tal vez quieran ir directamente hasta el final del artículo, que es donde pongo el atajo para evitar tanto cálculo:

En una mano como la que hemos puesto antes (pagamos 30$ para un bote de 70$), siendo x la equity, tenemos:

70*X= 30*(1-X) → 70X=30 – 30X → 70X+30X=30 → 100X=30 → X=30/100

Es decir, si ganamos un 30% de las veces, ni ganamos ni perdemos dinero (pues ganamos 70*0.3, que es 21, y perdemos 30*0.7… que también es 21). Esto quiere decir que una equity del 30% o más justifica un call (aunque hay que tener en cuenta el rake también, si queremos hilar muy fino).

La gracia es que toda esa ecuación se simplifica, porque siempre tiene la forma final: coste/coste+beneficio.

Si tenemos que poner 20 en un bote de 40, el resultado siempre será X=20/60, y si tenemos que poner 15 en un bote de 15, pues será 15/30, y así siempre. En el momento en que se automatice este pequeño cálculo, encontrar la expectativa necesaria para hacer un call se vuelve muy rápido. Eso sí, tiene el problema de que hay que saber convertir fracciones: si no eres capaz de ver rápido que 15/50 es casi 1/3, o que 20/87 ronda los 2/9, y luego convertir eso en expectativa -de tal modo que 15/50 supone ganar el 30% de las veces, y 2/9 ronda el 22%, este no es tu sistema.

Ventajas:

– Si usas PokerStove, evita tener que re-calcular porcentajes de victoria en términos de odds.

– Facilita jugar situaciones donde tu equity no es “típica” -como un proyecto de color, que siempre es del 20%-, dado que una vez que estimas una equity el cálculo es muy rápido.

– Evita algo tan contra-intuitivo como que las odds de tu mano sean peores cuanto más grandes -en cambio la equity es mejor cuanto más grande-.

Desventajas:

– Tienes que poder convertir cualquier fracción en un porcentaje relativamente rápido.

– Hay que sumar el bote y la apuesta al principio, lo que supone un cálculo más; pero siendo una simple suma, no debería afectar mucho a nadie.

Categorías
Estrategia

Robar ciegas en microstackes limit

(Muchos jugadores novatos creen que deben empezar a jugar limit; a mí me parece un error pero es una idea muy extendida. Los jugadores novatos de limit, especialmente porque juegan niveles muy pequeños donde los jugadores son extremadamente loose, creen que atacar las ciegas no merece la pena porque sus oponentes casi nunca se tiran; para mostrar que esto no es así me ha parecido pertinente hacer este artículo).

En limit, atacar las ciegas debe ser una parte fundamental de nuestro juego. Cuando atacamos las ciegas hay dos cosas a tener muy en cuenta:

-Si los dos ciegos tiran sus manos, habremos ganado 0,75 apuestas grandes, que aunque no lo parezca es una barbaridad. Dos robos llevados a cabo con éxito equivalen a más de lo que muchos jugadores ganan de media cada 100 manos, así que puedes imaginarte la incidencia absoluta que puede tener sobre tu ganancia media conseguir robar las ciegas sólo algunas pocas veces más de lo que lo estabas haciendo antes, si no atacabas las ciegas lo suficiente. Además si los ciegos defienden con manos malas y las juegan mal, también ganarás dinero por eso.

-Si uno o los dos ciegos igualan y entran a la mano, después del flop tendremos posición sobre ellos. La posición nos da muchísima ventaja y nos abre muchas posibilidades. Los ciegos casi siempre pasarán esperando a ver qué haces. Muchas veces te llevarás la mano en el flop sólo con apostar. Si el flop no te gusta, puedes pasar y ver el turn gratis, y si tus oponentes llevaban juego ahora pueden tener un problema si el turn te da jugada. Si en el turn llega una carta alta, un ciego puede no atreverse a apostar con una jugada media, por miedo de que tú hayas conectado. Si lo hace, y has conectado, tendrá que ver una subida por tu parte, pagando 2 apuestas grandes para perder la mano o teniendo que tirarse sin saber si hemos ido legítimamente o de farol. Si simplemente la mano tiene mala pinta, podemos irnos de ella sin pagar nada. Si nos gusta, tenemos la última palabra y podemos llevarla hasta el final. En definitiva, tener posición es algo fundamental y un aspecto muy a tener en cuenta en el robo de ciegas.

En niveles altos, está claro que hay que subir desde el button o el cut-off con un rango relativamente alto de manos (siempre estamos hablando de rangos de cierta calidad, no hay por qué subir con todas las manos), porque si los oponentes igualan tendremos una situación ventajosa o igualada la mayoría de las veces y si se tiran, habremos ganado las ciegas.

En microlímites, sin embargo, los jugadores no suelen ampliar significativamente su rango de manos para atacar las ciegas. Como los jugadores de microlímites, cuando están en las ciegas, tienden a ver muchísimas subidas, defendiendo hasta con el 100% de sus manos en algunos casos, se suele creer que en microlímites no merece la pena subir contra las ciegas porque nunca vamos a conseguir robarlas sin ver el flop. Todo lo contrario: en microlímites también hay que subir con rangos de manos bastante amplios: la diferencia es que ganaremos dinero no sólo llevándonos las ciegas preflop, sino jugando postflop con posición con cartas buenas e intermedias contra dos jugadores que defienden sin posición y que no tienen reparos en jugar cartas ridículas.

Si un jugador está dispuesto a ver una subida desde la ciega grande con 83o y luego seguir igualando después del flop, incluso sin jugada, para ver si cae algo, es evidente que con manos tan marginales como T9o o 87s tenemos una ventaja poderosa. No es sólo que nuestra mano sea mejor, es que además tenemos posición sobre el oponente.

Lo cierto es que en microlímites no se puede subir con el mismo rango que en los niveles más altos. Pero no tiene que ver con que los oponentes sobredefiendan sus ciegas -lo que, de hecho, nos da motivos para atacar más-, sino por el rake. La comisión que cobra el casino en un nivel como 0.1/0.2$ es mucho más decisiva que en 10/20$, lo que hace que tengamos que frenarnos y tirar nuestras manos más marginales, que sin rake sería claramente EV+.

He calculado, con la ayuda del Poker Stove, cuáles son los rangos mejores para atacar las ciegas en cuatro situaciones bastante frecuentes en microlímites. Espero que os sirvan para tener una idea de qué tipos de rangos son buenos para ir atacando las ciegas: (normalmente se considera que el Cut-off es una posición de robo. Todos estos rangos y este artículo en general están pensados para subir desde el Button, el Cut-off requiere rangos algo tight y de otro estilo porque podemos llegar a enfrentarnos a tres jugadores, y no a dos; y porque el button tiene posición sobre nosotros. Esto es importantísimo).

-Si la ciega pequeña iguala el 50% de tus subidas y la ciega grande iguala el 70%, el mejor rango con el que puedes subir es el 30% de tus manos: A4s+ K7s+, Q8s+, J8s+, T9s+, 33+, JTo+, QTo+, K8o+ y A6o+, 44+.

-Si la ciega pequeña iguala el 30% de las manos y la ciega grande iguala el 50%, el rango óptimo de ataque es el mismo, el 30% de las manos: A4s+ K7s+, Q8s+, J8s+, T9s+, 33+, JTo+, QTo+, K8o+ y A6o+, 44+.

-También debes subir con ese 30% cuando tanto la ciega pequeña como la grande igualan el 50% de las veces: A4s+ K7s+, Q8s+, J8s+, T9s+, 33+, JTo+, QTo+, K8o+ y A6o+, 44+.

-Sin embargo, cuando la ciega pequeña iguala el 70% de las veces y la grande el 90% de las veces (es decir, son jugadores muy loose y pasivos), debes subir hasta con el 40% de tus manos: sobre el mismo rango de antes, añade algunos ases y reyes, hasta A4o y K6o, añade todas las parejas de mano (22+) y luego añade algunas manos suitadas medias: K5s+, Q5s+, J6s+, T6s+, 96s+ y 86s+.

Como se ve, son rangos muy loose, que pocas tablas de juego preflop de las que puedes encontrar en libros o en Internet recomiendan para niveles bajos. Sin embargo, tienes que entender que si atacas las ciegas solamente con rangos significativamente más tight, estarás perdiendo dinero al desaprovechar muchísimas situaciones ventajosas. Si tus oponentes igualan con manos basura, manos como J9s y demás ganan mucho valor. Si además sumamos que tienes posición post flop y que te quedarás con la ciega cuando ellos decidan no ir, todo son motivos para jugar muchas manos. Se podrían calcular más casos (como defensas 80/80, 80/100, etc.) pero creo que lo que he puesto da una idea general del tipo de manos con las que hay que atacar las ciegas cuando los jugadores en ellas son muy loose. Además no siempre sabrás cuál es su rango de defensa, o directamente puede que no uses Poker Tracker o Poker Office).

Si eres un jugador novato, lo que es fácil si estás leyendo un artículo sobre microlímites, es muy posible que el rango te parezca una locura. Seguramente conoces artículos y tablas pre-flop para principiantes que recomiendan un juego mucho más tight: ¡Y tienen razón! Si nada más aprender a jugar intentas atacar las ciegas con un rango del 30% de tus manos, tendrás un agujero negro ahí, porque no sabrás jugar post-flop y te costará dinero. Lo mejor que puedes hacer, en ese caso, es ir subiendo manos paulatinamente, e ir añadiendo manos a tu rango conforme te vas subiendo cómodo. Si eres un jugador novato, pero que se informa y está interesado por el juego, muy seguramente tu rango para atacar ciegas sea algo así: A8+, K9+, QJ+ y 99+. Simplemente, ve añadiendo manos a ese rango hasta que estés cómodo jugando muchas manos, lo que no siempre es fácil. Tal vez puedes probar a hacer sólo limp con algunas manos con las que no te atreves a subir, pero no es muy recomendable. Lo que es importante es entender que, a largo plazo, si atacas a dos ciegos muy loose sólo con el 20% de tus manos estarás dejando pasar muchísimas situaciones beneficiosas, por lo que debes acostumbrarte a subir con un rango mayor.

No te tomes los rangos que pongo al pie de la letra, puedes intercambiar algunas manos con las que te sientas más cómodo por otras, y de todos modos no siempre puedes estar seguro del rango de defensa del oponente; aquí dejo una serie de recomendaciones tácticas para ajustar el ataque de ciegas en determinados casos:

– Si te crees muy superior post-flop a los dos ciegos, tiende a subir con más manos.

– Si en una mesa es muy frecuente que el ciego pequeño tire sus cartas y que el ciego grande iguale, tiende a subir con más ases y reyes y con menos manos de poder medio (por ejemplo quita 79s y añade A3o, etc.).

– Si crees que no estás jugando bien post-flop, tiende a subir más bien con manos intermedias y menos ases y reyes bajos (ganan prácticamente lo mismo, pero son más fáciles de jugar).

– Si son jugadores incómodos, con los que no te sientes a gusto, o directamente crees que son mejores jugadores que tú, tiende a subir con menos manos.

– Si hacen call hasta el river siempre para buscar una pareja, por pequeña que sea, sube con más manos, y pasa en el river con posición cuando no tengas jugada.

– Si son jugadores que nunca resuben cuando llevan un juego ganador, tiende a subir con más manos, y pasa en el river con posición cuando no tengas jugada.

– Si son jugadores capaces de subirte con un juego razonablemente bueno tanto pre-flop como post-flop, tiende a subir con menos manos.

Como norma general hago siempre una apuesta de continuación siempre que tengo a dos oponentes si soy yo el que ha subido preflop. Si por la textura del flop y la manera de ser de tus oponentes crees que van a resubirte si lo haces, y no has conseguido juego, puedes dejar de hacerlo en alguna mano puntual.

Estar en el Button cuando todos los demás han tirado sus cartas es la situación más ventajosa del Texas Holdem Poker. Si además los dos ciegos tienden a cometer errores graves, igualando tus subidas más de lo que deberían -o, también, en niveles medios y altos, menos-, la situación es muy ventajosa, y debes explotarla al máximo subiendo con las máximas manos que sea posible.

 

Apéndice. Calculando un rango.

Voy a poner mi manera de calcular la ventaja de un rango de manos determinado contra una defensa determinada. Luego se calculan los demás rangos y se comparan para ver cuál es el mejor.

Asumo un rake del 5% y un bote medio de 5BB (big bets o el doble de la ciega grande) en botes heads-up (uno contra uno) y 7BB en botes 3-handed (entre tres jugadores).

Rango del 30%: los ciegos defienden 50% la sb (small blind o pequeña ciega) y 70% la bb (big blind o ciega grande).

Sobre 100 manos: en 70 nos tiramos: EV=0.

En 30 atacamos.

-A) En 15 manos (50%) la sb hace fold.

Entonces, A1: el 30% de aquéllas, la bb hace fold: 4,5 manos. En cada una ganamos 0,75 bb. 0,75 * 4,5= 3,4 BB (big bets) absolutas (cada 100 manos, se entiende).

Pero… A2: en el 70% de ellas la bb hace call: son 10,5 manos ¡en heads up contra la bb! Nuestro equity (probabilidad media de victoria) es del 57%. Ganamos 57 botes y perdemos 43. Hemos asumido que son botes de 5 BB. cada vez que perdemos uno, perdemos 2,5 BB. Cada vez que ganamos uno…ganamos 2,25 BB (por el rake). Entonces: +2,25*57=128. -2,5*43=-107. 128-107=21. Pero eso son 21 BB/100. Nosotros estamos jugando 10,5 manos, así pues 21/100=x/10,5. (21/100)*10,5=2,2 [rendodeos mediante]. Ganamos 2,2 BB absolutas.

– Ahora bien… B: la sb defiende su ciega… (50% de veces, 15 manos)…

B1… Pero la bb foldea. 30% de veces, 4,5 manos: heads up contra la sb. Nuestro equity será del 55%. 2,25*55=+123. -2,5*45=-112. 123-112=11. (11/100)*4,5=0,5. Ganamos 0,5 BB absolutas.

B2: …Las dos ciegas defienden: esto pasará el 70% de 15 manos, es decir, 10,5 manos. Equity: 38%. Ganamos 4,4 por cada bote ganando (rake) y perdemos 2,33 por cada bote perdido. 4,4*38=167. -2,33*62=144. 167-144= 23. (23/100)*10,5=2,4.

Total: A1+A2+B1+B2= 3,4+2,2+0,5+2,4= 8,5 BB ganadas cada 100 manos.

Categorías
Estrategia

Check/raise o donk en el flop

(Se llaman “donk bets” a las apuestas que se hacen fuera de posición sin ser el agresor preflop).

Un jugador agresivo suele entrar en un bote jugando con posición y subiendo preflop, por lo que tener ocasiones en las que hacer donk o check/raise no es lo más frecuente. Aún así, siempre habrá veces en las que haya que hacerlo. En general, un jugador tag estará en disposición de hacer donk o check/raise cuando juega desde las ciegas o, en casos muy infrecuentes, cuando ha entrado a un bote haciendo limp (es decir, igualando la apuesta simple pre-flop de una ciega grande). Obviamente, nuestro “rango de check” desde la ciega grande si el bote llega muerto no tiene límites, pero estamos pensando en situaciones en las que tenemos alguna clase de mano en el flop. Si tienes 35 y el flop viene 5 J Q, no te plantees cosas raras y tira tu mano a las primeras de cambio. En general, si nos planteamos jugar fuera de posición en el flop es porque tenemos un proyecto o un set.

En general, un check/raise implica mucha fuerza, dado que supone apostar más dinero de lo  que habría costado salir apostando de cara y, si somos igualados, crea un bote muy grande. Pero tiene el problema de que, si nuestros oponentes pasan, habremos perdido una calle entera para meter apuestas en el bote, lo que resulta catastrófico si tenemos una mano realmente poderosa.

Por otro lado, conviene hacer notar que, por parte de jugadores malos, las donk bets significan faroles un número realmente alto de veces, especialmente si hay otro jugador en la mano que es el que ha subido preflop.

Dicho todo esto, hay dos cosas fundamentales que hay que tener en la cabeza: hay que robar todos los botes pequeños que podamos y hay que aspirar a ganar botes muy grandes cuando tengamos manos muy poderosas. Si igualamos con 22 y obtenemos un trío en el flop, hacer check/call en el flop es una idea pésima, que determinará la historia de la mano de tal modo que nos sea imposible ganarle 100 big bets (el tamaño de un stack estándar). La jugada mejor, puede pensarse de buenas a primeras, sería hacer un check/raise, puesto que es la que más grande hace el bote, haciendo más probable apostar grandes cantidades en el turn y en el river. El problema de un check/raise es que necesita colaboración de los oponentes para funcionar, y si éstos pasan habremos perdido la oportunidad de hacer más grande el bote. ¿Habrá que salir apostando de cara, entonces?

Cuando nos planteamos jugar una mano en un bote en el que hemos entrado gratis o limpeando, suele ser porque tenemos una mano especulativa (una pareja pequeña o un conector suitado) y hemos obtenido en el flop, consecuentemente, un proyecto a color o escalera o un set (o, más raramente, una escalera hecha, un color o dobles parejas o hasta trips). Entonces, con el primer tipo de manos hay que intentar robar el bote y, en el segundo, hay que intentar producir botes muy grandes para ganarlos al showdown. Por otro lado, si un intento de robo con un proyecto nos sale mal, eso engordará el bote y puede ser algo muy lucrativo si en la siguiente calle conectamos nuestro proyecto.

En ambos casos, tanto si queremos robar como engordar el bote por valor, la mejor jugada, idealmente, es el check/raise: obtenemos valor -muy poco, pero valor al fin y al cabo- a base de inducir faroles y engordamos realmente el bote cuando tenemos mano, en los casos en que nos igualen. Nuestro fold equity aumenta y, en términos de balance general de nuestro juego, nos haremos más peligrosos si hacemos check/raise con cierta frecuencia… pero claro, siempre que fracasemos en nuestro intento de hacer check/raise, nuestras oportunidades de robar un bote o crear un gran bote se resienten mucho, por lo que no siempre es la mejor idea.  Obviamente, no hay una regla que nos permita saber qué tenemos que hacer en esas situaciones (si salir de cara o intentar un check/raise), pero sí hay una serie de factores que guiarán nuestra actuación:

– Agresividad de la mesa: Cuanto más agresiva es la mesa más fácil es que alguien apueste, favoreciendo la opción del check/raise. Aún así,  no hay que dejarse llevar por el optimismo: si nadie ha subido preflop, es difícil que quieran apostar su hipoteca en el flop. Si la mesa es pasiva, donk es la mejor opción. Eso quiere decir que, si estamos en microlímites o niveles bajos, donk es la mejor opción, lo cual casa con la idea tantas veces repetidas de que en los niveles bajos hay que hacer las menos filigranas posibles.

– Número de oponentes: cuantos más oponentes haya, más probable es que alguien haya ligado algo y quiera apostar. En botes con más de tres jugadores estando de posición, casi siempre haremos check/raise. Aún así, en niveles bajos yo no infravaloraría la pasividad de una panda de bingueros. Más de una vez me ha pasado ver como seis o siete jugadores pasivos hacían check uno detrás de otro.

– Tamaño del bote: Teniendo en cuenta que los jugadores han entrado limpeando, esto es casi lo mismo que el punto anterior (el tamaño del bote depende del número de jugadores), pero desde otro punto de vista. Hay que observar que si el bote en el flop tiene un cierto tamaño, puede ser (y sólo puede) que un donk por 3/4 del pot o por el pot genere un bote suficientemente grande en el turn como para conseguir sacarle la caja a un oponente más adelante. Pero, como ya hemos dicho, contra muchos oponentes el check/raise será siempre nuestra primera opción. ¿Pero qué pasa si el bote es pequeño? Si el bote es pequeño, es que hay pocos jugadores. Además, es difícil que alguien quiera apostar. ¿Qué hacemos? Haremos una buena overbet, hasta por el 150% del tamaño del bote. Si tenemos un draw no es una mala solución; por un lado metemos más dinero del que hace falta para robar (apostar menos del 60% o más del 100% del bote es un error cuando estamos faroleando), pero por otro lado conseguimos aumentar el bote más de lo normal, lo que nos ayudará cuando conectemos nuestos outs (sí, ya sé que cuando conectemos nuestros outs con un proyecto muy obvio puede que al oponente ya no le guste tanto su parejita, pero la vida es así de cruel). Por otro lado, haciendo esto tanto con manos especulativas como con manos hechas mantenemos un buen balance del juego, y es la única manera de sacar algo de partido a las parejas pequeñas de mano si hemos conectado set.

– Protección de la mano: si tu mano es poderosa pero, a su vez, es frágil -porque hay proyectos en la mesa-, es mejor apostar de cara. Si alguien tiene el proyecto te pagará. Si no, él no tiene por qué querer apostar su proyecto (si es un buen jugador podría apostarte con su proyecto, pero también es muy posible que te resuba con él, lo que te resultará muy gratificante si tú tienes una gran mano). Por otro lado, puede ser que tengas un monstruo indestructible de mano, pero que la carta del turn te corte completamente la acción. Si tienes A8 de corazones en un flop con tres corazones, decides intentar un check/raise, fracasas, y en el turn sale un cuarto corazón, pues bien, es extremadamente difícil que nadie te pague nada. Más te valdría haber apostado en el flop cuando era más probable que alguien quisiera jugar una mano peor que tu color.

En general, si estas situaciones son incómodas de jugar, no es por un fallo en el mismo flop (si veis análisis de manos en libros y foros, pocos jugadores se ponen de acuerdo en estos spots sobre si hay que igualar o intentar un check/raise), sino por un fallo del preflop. Muchos jugadores juegan demasiado pasivamente sus parejas de mano y sus conectores suitados, lo que les lleva a tener manos muy fuertes en botes muy pequeños. Una vez que tienes un set en un bote de 3 ciegas, da igual lo que hagas: el bote que ganes nunca le hará justicia a la fuerza de tu mano. Si tienes 22 puede que hacer limp sea buena idea en UTG, pero es muy fácil que sea un error si estás en el cut off. Si tienes TJs en la ciega grande y tres jugadores igualan, es muy fácil que pegar una subida tenga más valor esperado que simplemente pasar, pues, si pasas, te llevarás muchos menos botes y más pequeños que si atacas el bote desde el preflop.

Categorías
Estrategia

Matemáticas básicas III: Pot odds

Hasta ahora hemos aprendido como calcular la probabilidad de que un suceso se produzca y cómo, más concretamente, calcular la probabilidad de que nuestras jugadas mejoren en un momento determinado de la partida.

Llegados a este punto, para poder emplear este conocimiento a la hora de decidir si pagar, subir o foldear nuestra mano, debemos introducir un concepto más:

¿Qué me ofrece el bote? Para conocer la respuesta a esta pregunta utilizaremos las pot odds, una forma de expresar la relación entre el bote que podemos ganar y la apuesta que debemos pagar para poder ganarlo.

Calcular las pot odds es extremadamente sencillo, basta con dividir el tamaño total del bote (incluyendo en el bote todo el dinero que ya está en juego en el momento del cálculo) entre la cantidad que debemos pagar para ver la apuesta del rival. Para conocer las pot odds sólo debemos colocar esa cifra separada de un 1 por dos puntos.

Veamos un ejemplo: Imaginemos que estamos jugando una mano con un bote de 5$, apostamos 3$ y nuestro rival resube hasta 6$. En este momento para optar al bote debemos decidir si igualamos la apuesta. Sobre la mesa hay un bote total de 14$ (5$ + 3$ + 6$) y para ver la subida debemos pagar 3$.

14 / 3 = 4.6

Nuestras Pot odds son 4,6:1 ¿Qué quiere decir esto? Que por cada dólar que invertimos en el bote ganamos 4,6. Es importante tener claro esto para comprender lo siguiente.

Ahora que conoces tus pot odds, quieres “compararlas” con las probabilidades de mejorar de tu jugada para conocer qué movimiento será el más beneficioso. Es decir, ya sabes lo que cuesta el coche, ahora quieres probarlo para ver si vale la pena comprarlo ;).

Veamos un ejemplo: Imagina que tienes un proyecto de color (consulta la tabla que facilitábamos en el artículo anterior para comprobar las odds de esa jugada) sus probabilidades de mejorar desde el flop si viéramos turn y river del tirón son aproximadamente 2:1 y en el turn con sólo una carta por venir 4:1 (nota: no te vuelvas loco intentando retener las odds exactas con decimales, sobre todo al principio se trata de que tengas una guía para aprender a tomar decisiones matemáticas no de que te desquicies aprendiendo miles de números)

Como normalmente pagas por ver una carta (ya que después del turn hay otra ronda de apuestas) es preferible considerar siempre nuestras odds como si jugáramos desde el turn, es decir con una carta por venir – salvo en los casos en los que te quedes allin con la apuesta del flop ya que esa acción te permite ver hasta el river del tirón, pero este es un tema un poco más complicado del que hablaremos más adelante-.

Aclarado esto, consideramos que nuestras odds para color son 4:1, es decir completaremos nuestro color 1 vez de cada 5. De manera que debemos tener en cuenta que, si cada vez que pagamos el bote nos ofrece más de 4:1, ósea más de 4$ por cada 1$ que debemos pagar para ver, a la larga ganaremos dinero (nuestra jugada tiene una expectativa de victoria (EV) positiva) ¿Por qué?

Volvamos al ejemplo anterior, nuestras Pot odds son 4,6:1 tenemos que pagar 3$ para un bote de 14$, es decir cada vez que no completemos el color perdemos 3$ y cada vez que completemos ganamos 14$. Como sabemos que completaremos 1 de cada cinco veces podemos valorar el resultado de la acción a larga del siguiente modo:

Intento 1: -3$

Intento 2: -3$

Intento 3: -3$

Intento 4: -3$

Intento 5: +14$

Resultado neto: (-3$) + (-3$) + (-3$) + (-3$) + 14$ = 2$

Nuestro beneficio neto a la larga es 2$ si pagamos siempre que se produzca esta relación entre Odds y Pot odds.

CLAVES IMPORTANTES

La base para tomar decisiones matemáticamente correctas es comparar tres factores:

  • Probabilidad de mejorar mi jugada – Es decir sus odds de mejorar.
  • La cantidad de mi apuesta – Lo que debo pagar para continuar en el juego.
  • La cantidad del beneficio – Lo que ganaré a la larga si elijo el movimiento correcto.

Daros cuenta de que cuando hablo de beneficio no hablo del beneficio de una acción concreta en una mano concreta, sino del beneficio a largo plazo que esa acción puede reportarme. En el ejemplo anterior cada uno de los cinco intentos tiene una expectativa positiva aunque en los cuatro primeros casos puntuales pierda.

Desgraciadamente la probabilidad sólo nos ayuda si jugamos correcto cada mano, y para eso nos toca perder unas cuantas… en este caso 4 de cada 5 para obtener un beneficio seguro a largo plazo.

ERRORES COMUNES

Contar mal las outs: cuando cuentes tus outs para determinar la fuerza de tu mano pon mucho cuidado en no contar dos veces la misma carta, por ejemplo si los sietes te dan escalera, y las picas color, el siete de picas solamente debes tenerlo en cuenta una vez, tus outs serían:

9 para color + 3 sietes (quitando el de picas) = 12

Jugar proyectos muertos: Debes asegurarte de jugar siempre proyectos que, en caso de completarse, te permitan ganar la mano. En caso contrario estarías alterando el resultado matemático de tus acciones. Es decir, si la mesa muestra carta doblada y proyecto de color y tú juegas un proyecto de escalera, nada te asegura que, en caso de que completes la escalera vayas a ganar la mano, es fácil que alguien lleve el full y el color. Con lo que la sucesión matemática 1 de cada 5 veces completo y gano el pot, ya no es correcta… o sea palmas pasta.

Ahora sí, ahora no: Seamos sinceros con nosotros mismos, es complicado, sobre todo al principio aplicar este sistema, hace más lento el juego y más denso – a medio plazo también lo hace más atractivo y lucrativo- Si vas a aprender a usar la probabilidad intenta convencerte a ti mismo de que cada acción cuenta… Empieza aplicándolo a los proyectos de color, de escalera y poco a poco cuando lo veas más claro irás usándolo más y más… Pero no te engañes, si juegas 4 proyectos correctos y 4 movido por una irrefrenable intuición el sistema sólo entorpecerá tu juego, quizás no estás preparado para tanto number… No te preocupes sigue aprendiendo y vuelve con esto cuando estés preparado…

Bueno chicos espero que os sea de ayuda!!!

Categorías
Estrategia

Matemáticas básicas II: aplicando las odds al poker

En el artículo anterior sobre matemáticas básicas habíamos empezado a familiarizarnos con las principales formas de expresión de probabilidad. Hemos aprendido que se puede representar la probabilidad de que algo ocurra usando el porcentaje, la fracción y las odds, y también que todos estos sistemas son equivalentes y se puede pasar de uno a otro sin problemas.

En este artículo aprenderemos a utilizar este conocimiento a la hora de tomar una decisión.

Primero tenemos que simplificar un poco todo lo aprendido… ¿cada vez que vaya a calcular mis posibilidades de ganar debo pensar en porcentajes, fracciones y odds? ¡NO! La forma más adecuada para expresar la probabilidad en poker son las odds, es un sistema más sencillo e intuitivo y, aunque es importante conocer su equivalencia con las otras formas de expresión, en principio nos centraremos en el uso de las odds.

Normalmente usaremos las odds underdog, recordemos que eran aquellas que expresaban el número de sucesos negativos en primer lugar.

Pero antes de entrar en materia… ¿exactamente cuál es la probabilidad que nos interesa conocer? La de ganar. ¡Error! Para conocer la probabilidad de ganar una mano es necesario ver las cartas del contrario y eso, a día de hoy, no es posible en el Texas Holdem. Nosotros queremos conocer la probabilidad de mejorar nuestra mano y, con ese conocimiento, valorar cuales son nuestras expectativas de victoria en este caso.

Vamos pues a calcular nuestra probabilidad de mejorar una jugada de poker en 4 pasos:

  1. Valoración de la mano: ¿Qué llevamos? ¿Cómo podría mejorar nuestra mano? Imagina que tienes una mano como Q10o y el flop trae A J 2. Bien, tu mano puede mejorar convirtiéndose en una escalera. Para esto sólo tenemos en cuenta las jugadas a las que podríamos mejorar con una carta y sólo tenemos en cuenta las jugadas que consideramos nos darían la mano ganadora. Es decir, en este ejemplo, si ligo un 10 tengo una pareja, que es mejor mano que la actual, no obstante no creemos que sea una mano fuerte con ese flop y como no nos daría la victoria no lo tenemos en cuenta.
  2. Contar las outs: Una vez que sabemos que cartas nos ayudarían para mejorar debemos contar cuantas son. Estas cartas son lo que llamamos “outs”, son los naipes que están en el mazo que nos pueden dar jugada. Seguimos con el mismo ejemplo, para hacer nuestra escalera necesitamos un rey (K), sabemos que hay 4 en la baraja y no tenemos ninguno en la mano así que el cálculo es sencillo: tenemos 4 outs, es decir 4 cartas favorables.
  3. Calcular las cartas que no te ayudan: Hemos visto que tenemos 4 outs, pero ¿Cuántas cartas hay que no nos sirven? El cálculo es sencillo, tenemos en la mano 2 cartas y en la mesa hay 3, las cartas de nuestros rivales son desconocidas para nosotros así que no las tenemos en cuenta. La baraja tiene 52 cartas, pero a ese total tenemos que restarle las que tenemos en la mano y las que hay en el flop, el resultado es que hay 47 cartas desconocidas para nosotros. Ahora sabemos que de esas 47, sólo 4 son buenas para nuestra mano, así que las otras 43 son las cartas que faltan por salir y no nos valen:Cartas desfavorables = (Cartas totales – Cartas Conocidas) – Out
  4. Expresar en odds: Refresquemos la memoria… las odds se expresaban colocando los casos en contra y a favor separados por dos puntos. En este caso las cartas en contra y las cartas a favor de manera que el resultado es 47: 4 (47 cartas en contra: 4 cartas a favor) Para poder trabajar más cómodamente con este sistema siempre vamos a simplificar las odds hasta que el segundo número de la expresión sea un 1, de manera que en este caso dividimos ambas cifras entre 4 y obtenemos que nuestras odds son 11,75 : 1. La probabilidad de que nuestra jugada mejore es 11,75:1

Es posible que en este punto te sientas un poco desorientado, especialmente si es la primera vez que te enfrentas a este tipo de cálculos. No te asustes, naturalmente todos estos cálculos no se realizan en la mesa cada vez que tienes que tomar una decisión, para facilitar el trabajo puedes memorizar una tabla con los casos más habituales para simplificar el proceso, sólo tienes que contar tus outs y compararlos con la tabla. Sin embargo es importante que conozcas de dónde salen los datos. Bien, la tabla que debes recordar es esta:

 

221140970.jpg

Como ves en la tabla hemos asignado una probabilidad distinta a nuestra jugada según nos encontremos en el flop o en el turn, esto es porque ha cambiado el número de cartas que faltan por salir y ese dato condiciona todo el cálculo, es decir, nuestras posibilidades de ligar son mejores en el flop con 2 cartas por venir que en el turn a falta de una única carta.

Con esto ya eres capaz de calcular las posibilidades de mejorar que tiene tu mano en un momento determinado, ¿como debes aplicar esto a tu juego? Puedes aprenderlo en el próximo artículo sobre pot odds.

Categorías
Estrategia

Matemáticas básicas I: expresión de probabilidad

Uno de los mayores retos a los que el aspirante a ganador debe enfrentarse es la utilización de criterios matemáticos para tomar decisiones beneficiosas para su juego.

Los conceptos matemáticos detrás del Texas Holdem pueden desarrollarse y complicarse hasta el infinito, pero afortunadamente también pueden simplificarse hasta tal punto que, tan solo con desempolvar los viejos recuerdos escolares, cualquiera pueda comprender y calcular probabilidades básicas.

El verdadero reto viene a la hora de interiorizar y ejecutar de manera automática nuestras acciones en función de estos cálculos.

Empecemos por el principio.

La probabilidad es la ciencia que estudia el número de veces que se producirá un evento probable sometido al azar, tomando como muestra un número determinado de intentos.

Es decir la probabilidad expresa de manera matemática la “posibilidad de que algo ocurra”

Esta expresión puede utilizar distintas formas para representarse gráficamente. De la misma forma que podemos representar una división usando ½ ó 1:2, podemos plasmar la probabilidad con tres formatos fundamentales:

  • El tanto por ciento ( X % )
  • La fracción (1/X)
  • Las odds (X:X)

Todas ellas nos muestran el número de veces que ocurrirá un suceso en X intentos. Vamos por partes:

  • El % indica el número de veces que se producirá una acción a lo largo de 100 intentos.
  • La fracción, siempre se simplifica hasta que el numerador sea 1 para representar que 1 vez de x se produce un caso, siendo x el denominador de la fracción.
  • Las odds son una forma de expresión que representa la probabilidad separando los casos a favor de los casos en contra con dos puntos. Es decir X veces pasará: X veces no pasará. Cuando se sitúa en primer lugar los casos en contra se conocen como odds underdog.

Veamos un par de ejemplos:

EJEMPLO 1:

Tenemos un garaje lleno de coches con un total de 20 vehículos. De esos 20 vehículos uno es rojo. Nos colocamos en la puerta y empiezan a salir coches. ¿Cual es la probabilidad de que salga el coche rojo?

Empecemos por las odds ya que es la fórmula más intuitiva de expresión. Si hay un total de 20 coches y sólo 1 rojo, 19 coches No son rojos. El vehículo que buscamos saldrá 1 vez por cada 19 veces que salgan coches de otro color. 1:19 sería la expresión en odds.

¡Alto! Esto no es real, el coche rojo puede estar meses en el garaje y que salgan cien coches de otro tipo antes. Cierto, pero calculamos la probabilidad de que se produzca un suceso, no el orden en que se cumplirá esa probabilidad. El coche rojo podría salir 10 veces seguidas o no salir en meses, eso no altera la probabilidad. A la larga, cuanto más tiempo permanezcamos a la puerta del garaje, más próximo a la realidad será nuestro cálculo.

Sigamos. Tenemos que la probabilidad en odds es 1:19 (expresada en underdog sería 19:1) ¿Cómo podemos averiguar ese mismo valor expresado mediante fracciones?

En las fracciones habíamos dicho que siendo 1 el numerador, expresa el suceso para el que queremos conocer la probabilidad; y el denominador el número total de intentos. De manera que, tomando la expresión en odds sólo debemos calcular los casos totales y representar 1/ casos totales. Si nuestras odds son 1:19, ( una vez si sale el coche rojo: 19 veces no sale), tenemos un total de 20 intentos. La fracción resultante sería 1/20. Una de cada 20 veces saldrá nuestro coche.

Para hallar el % debemos conseguir una expresión que nos indique cuantas veces se repetirá el suceso en una muestra de 100 casos. Es decir buscamos la fracción X/100 o lo que es lo mismo X de 100. Para conseguirlo emplearemos una propiedad de las fracciones que indica que: si se multiplica numerador y denominador por el mismo número la fracción resultante es equivalente a la actual (la vuelta al cole, aquí tengo que agradecer a mi mamá el repaso) Necesitamos un número que multiplicado por el denominador nos de 100; para hallarlo dividimos 100 entre el denominador y obtendremos el número deseado. Sólo nos falta multiplicar la fracción por ese número y conseguiremos nuestra fracción equivalente y en definitiva el %. Veamos:

Fracción: 1/20

100/20 = 5

1/20 x 5/5 = 5/100 = 5%

Con esto podemos asumir que las probabilidades de que salga el coche rojo son:

Odds – 1:19

Odds Underdog – 19:1

Fracción – 1/20

Tanto por ciento – 5%

Todos estos valores reflejan la misma probabilidad y pueden ser utilizados indistintamente para valorar las veces que el suceso se producirá, no obstante, como veremos en próximos artículos algunos de estos sistemas se adaptan mejor al poker que otros.

EJEMPLO 2:

Si buscamos otro ejemplo en el mundo del poker podemos empezar a aplicar estos principios básicos de probabilidad a nuestro juego.

Supongamos que tienes un 7d y un 6h. Estas en la ciega grande, un par de jugadores hacen call y tú haces check para ver el flop. Sobre la mesa aparecen 5s 8d Kh.

Olvidemos por el momento el tamaño de las apuestas, del bote, de los stacks, e incluso de las ciegas, para centrarnos en el cálculo de la probabilidad de que nuestra jugada mejore. Para ello debemos contar las cartas que nos pueden ayudar a completar la escalera y compararlas con las cartas que no nos ayudan (outs) empleando las expresiones que hemos explicado anteriormente.

En este contexto todos los 4 y todos los 9 nos dan escalera, en total hay 8 cartas que nos sirven (cuatro 4 y cuatro 9, uno por cada palo). La baraja tiene 52 cartas a las que debemos restar las tres que hay en la mesa y las dos que nos han repartido (para este cálculo no tenemos en cuenta las cartas de los demás jugadores). 52 – 3 – 2 = 47 es el número total de cartas que quedan en el mazo para repartir. Entre esas 47 hay 8 cartas que nos sirven y 39 que no completan nuestra jugada. En este punto podemos empezar a construir nuestra expresión:

  • 8 veces completamos : 39 veces no completamos. Para simplificar dividimos entre 8, el resultado es 1: 4,87, o lo que es lo mismo una de cada 4,87 veces mejoraremos nuestra mano.
  • Si tomamos 1:4,87 para hallar la fracción no tenemos más que sumar uno al denominador para que la expresión refleje “uno de cada 5,87 casos mejoraremos”, es decir: 1/5,87
  • Para pasar la fracción 1/5,87 a tantos por ciento usamos la misma fórmula que en el ejemplo anterior:

100 / 5.87 = 17.03

1 / 5.87 X 17.03 / 17.03 = 17.03 / 100 = 17.03 %

El resultado es que nuestra probabilidad de mejorar será:

Odds – 1:4,87

Odds Underdog – 4,87:1

Fracción – 1/5,87

Tanto por ciento – 17,03%

Todas estas expresiones indican exactamente la misma probabilidad de mejorar, por supuesto no es necesario realizar todos estos cálculos en tiempo real para valorar nuestra mano, podemos ayudarnos de tablas y memorizar las probabilidades más frecuentes, pero para poder comprender a fondo el uso de probabilidades es necesario saber como se calculan exactamente.

De momento esto es todo, si tienes cualquier duda puedes mandarnos un mail a contacto@noticiaspoker.es e intentaremos responder cuanto antes.

Categorías
Estrategia

Ganancia sin showdown II

En el artículo anterior concluíamos que hay determinadas jugadas que pueden aumentar nuestras ganancias sin showdown sin repercutir negativamente en el winrate; son las siguientes:

1- Farolear más –cuando puedas tirar una mano mejor.

2- Apostar más por valor –cuando puedan pagarte con una mano peor.

3- No tirar la mejor mano ante un farol del oponente.

4- No sobrejugar las ciegas ni hacer limp pre-flop si vamos a abandonar esa manos en la mayoría de los flops.

Ahora de lo que se trata es de qué puede hacer un jugador de nivel bajo para localizar situaciones donde realizar estas jugadas. Hablaré un poco de situaciones de juego y de indicadores estadísticos que tienen que ver con estas situaciones.

Lo primero que hay que tener presente es que farolear solamente en el pre-flop y en el flop no es una condición suficiente para ganar sin showdown. Por supuesto, robar ciegas y robar muchos botes en el flop es absolutamente necesario; el problema es que si abandonamos muchos de nuestros faroles en el turn y en el river, terminaremos tirando esa mano ante una apuesta del oponente, y ese dinero muerto irá a parar, en negativo, a la línea del non-showdown. Esto no es malo, hay casos en los que sencillamente tenemos que abandonar un farol, porque la textura del board no es buena para farolear o el oponente no tiene las características adecuadas. Sin embargo, si no somos capaces de farolear bastantes veces en el turn y en el river, aparte de que nos costará mucho levantar nuestras ganancias sin showdown –que realmente es lo de menos-, nos estaremos volviendo muy predecibles y estaremos dejando pasar muchas situaciones de EV+ e intercambios favorables.

Farolear en el turn y en el river es complicado, psicológicamente hablando, porque supone meter mucho dinero en un bote en el que el oponente ya ha demostrado tener algo –dado que si hemos llegado hasta el river es porque ha habido acción anterior-. ¿Contra qué jugadores o en qué circunstancias tenemos que continuar nuestros faroles en las últimas calles? Principalmente contra jugadores con un fold to c-bet bajo pero con un WTS también bastante bajo. Esto quiere decir que ese jugador iguala muchas apuestas de continuación especulativamente en el flop pero luego abandona muchas de esas manos; éstos deben ser el objetivo de nuestros faroles a dos y a tres calles; en cambio, jugadores con un fold to cbet muy alto, aunque parezcan más débiles y propensos a tirar su mano, tienen un rango mucho más reducido una vez pasado el flop y difícilmente tirarán una mano hecha.

Otra cosa importante es no desistir robando botes pequeños y muertos; muchos jugadores son suficientemente intrépidos como para no tirarse sistemáticamente en el flop cuando intentamos robar botes pequeños en boards rags; aunque no tengan mano, si saben que siempre vamos a intentar robar ese bote no se tirarán en el flop, por lo que tenemos que continuar con nuestra agresión en calles posteriores. En general, cuanto mejores sean nuestros oponentes y más tiempo coincidamos con ellos en las mesas, más esfuerzos vamos a tener que hacer para expulsarles de un bote, y apostar o resubir solamente en el flop será insuficiente.

Realizar faroles en botes grandes supone hacer apuestas durante varias calles; la cuestión es que si planeas farolear un alto % de turns y/o rivers después de realizar una apuesta en el flop, tienes que elegir bien el tamaño de las apuestas para favorecer tu expectativa. Una regla general es que hay que farolear más veces cuanto más pequeño sea el bote. Si engordamos el bote, nos costará más farolear después, por lo que sacrificar ligeramente el tamaño de nuestras apuestas en calles anteriores nos dará más margen para disputar el bote sin mano más adelante.

En todo caso, lo fundamental es tener presente que el poker es un juego de rangos, donde por fuerza vamos a tener que farolear una determinada porción de nuestro rango en cada calle para no volvernos extremadamente explotables. Esto es algo que hay que tener presente desde el principio de la mano, lo que quiere decir que hemos de pensar a priori, incluso antes de sentarnos a jugar, cuáles son las condiciones en las que vamos a farolear sistematicamente en el turn y en el river. El fallo de muchos ganadores medios y marginales de niveles bajos es que abandonan demasiadas manos en el turn y en el river, siendo realmente agresivos solamente en el pre-flop y en el flop; esto tiene su fundamento, dado que muchos jugadores de niveles bajos y de microlímites no irán más allá del flop sin una mano hecha. Sin embargo, esto no es así en todos los jugadores, y en todo caso es algo que hay que pulir al ir subiendo niveles.

En cuanto a la caza de faroles, sólo decir que hay escenarios en los que un farol se hace más probable, como cuando hay proyectos en el river que no se han completado, o el oponente hace una apuesta en alguna calle que no tiene mucho sentido dentro de la historia de la mano. Por supuesto, su agresividad en el river o su W$sd también tienen bastante que ver; en todo caso, si estás metiendo dinero sin mano en el flop y el turn y luego abandonas todas esas manos, eso te está costando dinero. Salvo en casos muy determinados, contra oponentes concretos y sabiendo bien lo que se hace, igualar una apuesta con una mano dudosa en en una calle con el plan de tirarla en la siguiente suele ser una mala idea (esto también vale para el pre-flop, en cierto modo). Si haces demasiados calls buscando jugadas milagrosas en turn y river, y si haces demasiados folds con manos hechas decentes contra jugadores muy agresivos, todo ese dinero supondrá pérdidas en la línea del non showdown.

Las apuestas por valor también son muy importantes; demasiados jugadores hacen check con una mano buena que podría ser pagada. Ciertamente, convertir manos hechas en faroles y apostar con manos con un valor muy marginal es un error, pero también hay que saber determinar cuándo estas manos pueden castigar los intentos de cazar faroles de los oponentes; además, muchas veces, manos como top pair pueden hacerse pagar por manos peores, si el oponente es el adecuado. Asumir que el oponente siempre tirará una mano peor es un error, y especialmente si nuestra estrategia va a suponer hacer muchos faroles, tenemos que protegerlos haciendo apuestas por valor con algunas manos que en otro caso no sería razonable apostar –puesto que, si no faroleamos nunca, los oponentes nunca pagarán con manos peores cuando nuestra mano sea muy marginal, mientras que si tenemos un gran abanico de faroles en nuestro rango, As high puede ser una mano que nos pague muchas veces, lo que nos permite extraer valor extra de manos hechas muy mediocres-.

En cuanto a las ciegas y los limp pre-flop, esto es algo fundamental. Si vas un momento a la sección de gráficos del Hold´em Manager y filtras por posición, eligiendo las ciegas, entenderás lo que quiero decir. Pocos jugadores son realmente conscientes de la cantidad de dinero que se va en las ciegas. Aprovechar todas las situaciones posibles en las que podemos recuperar el impuesto de la ciega –ya sea robando las de otros jugadores o defendiendo la nuestra- es muy importante para amortiguar las enormes pérdidas sin showdown que nos supone pagar las apuestas ciegas en el preflop. En cuanto a la posibilidad de hacer limp pre-flop o cold call para “ver flops” es una opción que suele salir muy cara, porque la probabilidad de ganar el bote con una mano hecha es la misma, pero la probabilidad de robarlo es mucho más baja. Ciertamente, meter 4$ pre-flop para abandonar la mano es mucho más caro que meter sólo 1$, pero en la práctica, si hacemos un raise preflop vamos a robar tantas veces ese bote antes o después del flop, que sale más barato disputar un bote siendo el pre-flop raiser original que un limper más de la mano.

3. Indicadores estadísticos

Muchos jugadores tienen sus non-showdown winnings en negativo y se ponen como objetivo aumentarlas. Como ya digo, tenerlas en negativo no tiene por qué ser necesariamente un leak, y hay jugadores sólidamente ganadores con pérdidas parciales en el non-showdown. Además, como pudimos ver en los artículos anteriores, hay jugadas malas que aumentan nuestras non showdown winnings a costa de nuestas showdown winnings, como los malos faroles o las apuestas por valor muy marginales. En todo caso, la grandísima mayoría de los jugadores tiene un estilo de juego tal que podría cambiar su juego de tal modo que pueda aumentar parte de sus ganancias sin showdown a costa de las ganancias al showdown, aunque eso no suponga ponerlas en positivo o por encima de la línea del showdown.

Hoy vamos a hablar de los indicadores estadísticos relacionados con la línea del non-showdown:

VPIP y PFR. Mucha gente piensa que cuanto más altos sean estos valores, más altas serán las non-showdown winnings. Pero para nada tiene por qué ser así; si pones mucho dinero en el bote desde el preflop y luego abandonas esas manos post-flop, todo ese dinero perdido irá a la línea del non-showdown, que se verá muy resentida por ello.

Steal: Igual que el pfr, es muy importante, pero la agresividad en el flop no es suficiente para mejorar nuestro equilibrio de showdown y non showdown.

Continue bet flop: De nuevo, son valores menos relacionados de lo que pueda parecer. Si subes mucho tu continue bet y luego abandonas esas manos, perderás mucho dinero sin showdown. Además, cuanto más alto sea este valor, más probable es que nuestros oponentes nos floten, lo que aumenta la cantidad de dinero que vamos a perder sin showdown si hacemos demasiadas c-bets y luego abandonamos ese bote.

Agresividad: Como ya sabéis, hay dos maneras de medir la agresividad de un jugador: el AF y el agg%. El primero es el resultado de dividir las voces agresivas entre los calls; el segundo es sencillamente el porcentaje de voces agresivas. Generalmente, se considera que el segundo tiene más valor y me voy a centrar, por tanto, en el agg%. Un agg% alto en general va ligado con unas non-showdown winnings más altas que un agg% más bajo. Dicho esto, conviene entender que lo que más determina las non-showdown winnings es el agg% del turn y del river, en mucha mayor medida que el del flop (que suele ser y tiene que ser el más alto de los tres valores).

Continue bet turn y river: Estos valores están íntimamente ligados con las non-showdown winnings, mucho más que el PFR, el steal o cualquier valor relacionado con las dos primeras calles. ¿Entonces, basta con subir las cbets en turn y river para conseguir intercambios positivos? No. De hecho, es muy peligroso modificar alegremente la continue bet del turn, porque es una de las pocas estadísticas en las que ser más agresivo que la media de un nivel cuesta mucho dinero, según los autores del Hold’em Manager, que hicieron un estudio bastante completo sobre la relación entre las estadísticas y sus rangos correspondientes de bb/100. Esto quiere decir que jugadores con una c-bet en el turn demasiado alta tienen muchas papeletas para ser perdedores, por lo que saber seleccionar muy bien las situaciones en las que podemos lanzar un segundo barril de farol es una habilidad muy importante en el No Limit. Por cierto que, si hacemos demasiadas cbets en el flop, nuestro porcentaje de apuestas en el turn quedará necesariamente descompensado.

Steal limped pot: esta estadística es muy importante. En niveles medios y bajos, un jugador ganador debe intentar robar botes muertos por deporte, cada vez que le dejen. P.E con un limper y la ciega pequeña, si chequeamos pre-flop, tenemos un bote de 3$ que podemos robar por 2$ con un porcentaje de acierto altísimo, tanto pre-flop como post-flop. Cuando un jugador hace limp, su mano no suele ser tan fuerte como para aguantar una subida preflop; además, si aguanta en el pre-flop, muy posiblemente abandone la mano más adelante, dándonos todavía más ventaja.

En resumen, es muy importante entender adecuadamente que sólo por ser agresivos en el flop y en el preflop no vamos a aumentar lo suficiente nuestras ganancias sin showdown como para ponerlas en positivo. Pero, y esto es importante, aumentar ciegamente nuestra agresividad en el turn y en el river puede ser muy mala idea y costarnos mucho dinero. En definitiva, como siempre, es mejor intentar comprender los motivos por los que hay que realizar cada jugada que intentar hacer jugadas para forzar determinadas estadísticas. Las estadísticas sólo nos sirven para detectar leaks (y, de hecho, la propia línea del non-showdown es sólo un indicador más de nuestro juego, no un objetivo), pero pulir los leaks no es una cuestión de mejorar nuestras estadísticas, sino de jugar mejor cada mano.

Categorías
Estrategia

Ganancia sin showdown I

Las non showdown winnings (o ganancia sin showdown) son el tema de moda en la comunidad poqueril desde hace bastantes meses, especialmente a raíz de cierto artículo de Raúl Mestre en su blog.

A mi entender están un poco mitificadas, es decir: en general se considera un leak tenerlas en negativo, lo cual no está para nada claro que sea verdad. Me explico, en casi cualquier nivel que no esté lleno de absolutos zumbados, un jugador realmente bueno, capaz de ganar consistentemente a muchas bb/100, debería tener las ganancias sin showdown por lo menos breakeven. Sin embargo, hay muchas maneras de ser un jugador ganador sin ser un jugador perfecto, ni de los mejores del nivel. El problema es que no hay una manera mecánica de ser un jugador cercano a la perfección, lo que supone que tampoco hay una manera mecánica de aumentar nuestras ganancias sin showdown correctamente.

Con esto quiero decir que sí que hay muchas maneras inmediatas y bastante evidentes de aumentar las ganancias sin showdown a costa de las ganancias al showdown, pero son maneras incorrectas de hacerlo. Así que vamos a intentar comprender cómo funcionan estas dos líneas:

– La línea del showdown. Al ser lo que ganamos al shodown, todas las ganancias de esta línea provienen de: 1) apuestas por valor en el river; 2) calls por valor en el river; 3) manos en las que los dos jugadores hacen check en el river. A su vez, las pérdidas en esta línea provienen de: 1b) apuestas en el river que son igualadas por manos mejores; 2b) calls en el river que son superados por la mano del oponente; 3) manos chequeadas en las que perdemos.

La línea del non-showdown es algo más complicada: al implicar todos los botes en los que no hay showdown, sus ganancias provienen:

1) De apuestas que no son igualadas por el oponente. Nada más. Pero, como contrapartida, sus pérdidas provienen de: 1b) manos en las que hacemos fold. Este apartado tiene truco, pues tenemos que tener en cuenta el poderoso impacto relativo que las ciegas suponen en todas las manos que tiramos antes del showdown y que nos cuestan algo de dinero.

Todo esto sé que es bastante obvio, pero me gustaría resaltar un hecho básico, y es que sólo hay una manera de perder dinero en el non-showdown: tirar tu mano. Por el contrario, hay sólo una manera de tener ganancias fuera del showdown, y es hacer al oponente tirar su mano. Muchos leerán esto y pensarán: “bien, lo que hay que hacer para subir esa línea es farolear más”. Y por eso muchos jugadores la llaman “la línea del robo”. Bien, esto sencillamente no es así.

Lo primero es que hay que tener en cuenta que todas las apuestas por valor que no son pagadas van a parar a la línea del non-showdown: eso quiere decir que empezar a apostar por valor una gran cantidad de manos marginales es algo que repercutiría inmediatanente en las ganancias sin showdown: cómo la gran mayoría de las veces nos pagarían sólo y solamente con manos mejores, eso hará que la línea del showdown baje. Y mucho. ¿Por qué? Pues porque no solamente dejaremos de ganar en esa línea los botes en los que los oponentes haga call, sino que además con esos botes perderemos la apuesta extra del river (que normalmente será mínimo de medio bote). Pero es que además todos los botes en los que nuestro check behind o check-call ganaban la mano al showdown, ahora pasarán a nuestras ganancias sin showdown. ¿Quiere decir esto que si tenemos la línea de las non showdown en negativo haremos bien apostando manos marginales por valor para subir esa línea? No, es un intercambio negativo, que no merece la idea llevar a cabo.

La idea de intercambio entre las líneas es muy  importante para comprender como funciona el equilibrio entre las ganancias al shodwown al non showdown: una vez que hemos metido dinero en el bote, no hay una sola jugada que se pueda hacer en poker que no afecte a este equilibrio. No se puede ganar en una línea sin que eso afecte a la otra, pues lo que se gana en una línea por fuerza se tiene que dejar de ganar o de perder en otra línea. Eso quiere decir que hay cuatro tipos tipos de intercambios posibles:

1) Positivo total: nuestro movimiento, nos hace ganar en las dos líneas. El mejor ejemplo que se me ocurre es cazar faroles con éxito. Aumentamos en la línea del showdown una cantidad que hubiéramos perdido en la línea del non-showdown.

2) Positivo: nuestro movimiento nos hace ganar en una línea y perder en otra, de tal modo que la suma es positiva. Por ejemplo, farolear correctamente en determinados casos. Ganamos dinero en la línea del non-shodown, pero lo perdemos en la línea del shodown cuando el oponente hace call.

3) Negativo: Perdemos en una línea y ganamos en la otra, y el total es negativo. Por ejemplo farolear en spots donde la expectativa del farol es negativa o apostar por valor manos que jamás serían igualadas al shodown por una mano peor, pero que podrían ganar a la mayoría del rango del oponente. En esos casos, nuestras ganancias sin showdown aumentarán pero las pérdidas al showdown siendo igualados serán excesivas.

4) Negativo total: cuando perdemos en las dos líneas. Tirar manos que de media son ganadoras contra la apuesta del oponente supone perder lo que ya hemos puesto y dejar de ganar bastante dinero al showdown, por lo que esto repercute negativamente en las dos líneas.

Bien, con esto en la cabeza, conviene entender que hay jugadas correctas en las que ganamos al showdown y perdemos en el non showdown: todos los buenos folds son ese tipo de jugados. También hay jugadas con ganancia inmediata en las dos líneas, como apostar monstruos por valor: ganaremos si nos igualan y si se tiran, en cada caso en una línea distinta.

Bueno, la mayoría de jugadores ganadores, por no decir todos, tienen las non showdown winnings en positivo cuando ponen dinero voluntariamente en el bote. Es algo casi obvio en la medida en que cuando meten dinero en un bote es porque consideran que tiene expectativa positiva disputarlo, por lo que probablemente lo ganarán en el showdown o antes. ¿Entonces, qué es lo que hace que muchos ganadores marginales de niveles medios y bajos las tengan enormemente en negativo? Es el impuesto de las ciegas. Pagando las ciegas, es muy difícil ganar dinero sin showdown, y pocos jugadores son capaces [1]. ¿Quiere decir que es un leak? Sí y no. No, porque podemos subirlas perfectamente sin que eso nos haga ganar más dinero en la suma total de las dos líneas –que serán las ganancias o pérdidas totales, en dinero real-. Por otro lado, si las tienes en negativo, especialmente si las tienes tan en negativo que equivalen al 100% o más de tus ganancias reales, puedes dar por seguro que podrías subirlas sin que eso suponga perder dinero (aunque juegues NL2). Pero es muy importante mantener en mente que subirlas sin más no sirve para nada: lo que tenemos que hacer es localizar intercambios que nos puedan resultar positivos y empezar a realizar las jugadas correspondientes. Esto quiere decir:

1- Farolear más –cuando puedas tirar una mano mejor.

2- Apostar más por valor –cuando puedan pagarte con una mano peor.

3- No tirar la mejor mano ante un farol del oponente.

4- No sobrejugar las ciegas  ni hacer limp preflop si vamos a abandonar esa manos en la mayoría de los flops.

Farolear cuando no viene a cuento, hacer malos calls o apuestas por valor que jamás serán pagadas salvo por manos mejores hace subir la línea del non showdown, pero sin aumentar nuestras ganancias reales. Sólo determinadas jugadas aumentan nuestras non-showdown winnings sin hacernos perder dinero. En el siguiente artículo las trataremos detenidamente.

[1] En niveles altos practicamente todos los ganadores tienen en positivo los non showdown winnings, y la línea del showdown por debajo. Esto puede parecer contra intuitivo pero se debe a dos cosas: 1) nadie te paga apuestas por valor con curiosidad ni se deja la caja tontamente. 2) los que no consiguen subir su línea de non showdown en esos niveles, no son ganadores.

Categorías
Estrategia

La importancia de resubir preflop

Con la llegada de los softwares de nueva generación, la importancia del 3bet o re-raise preflop se ha mostrado mayor de lo que podía parecer. En los artículos sobre no-limit de hace más o menos entre un año y dos años – cuando empezó a darse una migración masiva de jugadores del limit hacia el no-limit – una de las cosas que solía leerse es que el cold-call preflop, una jugada casi completamente denostada en toda la teoría sobre el limit, era mucho más aceptable en no-limit. Mientras en limit a ningún jugador decente se le pasa por la cabeza hacer cold call con value hands, en no-limit, debido a las implícitas negativas enormes de realizar una fuerte resubida hacen que el cold call sea más aceptable… lo que llevó durante mucho tiempo a muchos jugadores habituales a jugar con un rango de 3bet muy pequeño.

Ciertamente, es verdad que hay manos que no se deben resubir en no limit que en limit son un 3bet completamente automático. Pero por otro lado hay que caer en la cuenta de que mientras que en limit es imposible realizar un 3bet que tenga fold equity inmediato, en no-limit es perfectamente posible tirar a nuestro oponente de la mano inmediatamente en el preflop. Esto debería dar que pensar. Tal vez AQ sea una mano muy mala para resubir a un jugador semi-tag, y call sea la mejor voz preflop aún a riesgo de que se cuele una de las ciegas de por medio -y jugar top pair en un bote 3handed o 4handed con la peor posición relativa es algo bastante incómodo-, pero en cambio si ese jugador abandona demasiadas manos de su rango, resubirle con completa basura tiene EV+ inmediato en el preflop, mientras que en limit una jugada de ese estilo es imposible -de hecho, si por algún motivo se te mete en la cabeza que puedes robar al preflop raiser con cualquier par de cartas, sería mejor hacer sólo call para mantener el bote pequeño y darle menos odds post-flop para igualar-.

Por tanto, hay muchos jugadores (de hecho, tal y como están las mesas, la mayoría de ellos) a los que tenemos que resubir sistemáticamente. ¿Cuáles? En general, todos los que tengan un pfr y un went to showdown bajo, pero que abran con un rango ligero en posiciones de robo. Obviamente, si su fold 3bet es alto, esto también ayuda, pero esta es una estadística que puede llevar a engaño -al menos con el HM-, porque no está filtrada por posiciones. Un nit que tiene un raise preflop de 7% y un robo desde CO del 18% no tendrá jamás el mismo fold-to-3bet en esa posición que en toda la mesa. Al contrario, si hacemos: PFR – (1-fold3bet) obtendremos un rango muy similar al que seguramente esté dispuesto a mantener también en la zona de robo. Cuanto menos posicional sea su juego, menos diferencia habrá entre el rango que mantiene de media en toda la mesa y el rango que mantiene en esa posición determinada.

Pongamos por caso que el jugador nit realiza una subida desde el button; la ciega pequeña se tira y quedamos nosotros en la ciega grande. Ese jugador tiene un robo desde el button del 25%, pero un preflop raise total del 7% -es decir, es un jugador muy conservador-. Su fold 3bet es del 50%. Bien, si entendemos que él va a mantener ante nuestro re-raise el top50 de las manos con las que sube, entonces nuestra subida no puede tener fold equity (salvo que sea una subida de menos de 2 veces su apuesta, lo que no tiene mucho sentido). Pues, si resubimos por ejemplo a 12 BB -él, supongamos, ha subido a 4 BB-, estamos poniendo 12 BB para ganar un bote de 5,5. Como quiera que la mitad de las veces hace -supuestamente- call, nosotros metemos en el bote 6 BB (12BB ponemos ese 50% de las veces que él no se tira, que resultan en un riesgo medio de 6BB) mientras que nuestro beneficio inmediato es 2,75 BB -el 50% del bote que se formado preflop, dado que él abandona ese bote la mitad de las veces-.

Ahora bien, el problema de esto es que con esa asunción, resulta que él aguanta una subida con el 12,5% de las mejores manos… ¡un valor más alto que su raise preflop en toda la mesa! Es casi imposible que un jugador que tiene un preflop raise del 7% aguante resubidas con el 12% de su rango. Al contrario, deberíamos fijarnos en el hecho de que si a su preflop raise general le restamos las manos que aguanta contra un 3bet en toda la mesa… nos queda un rango del 4,5%. Dado que estamos en posición de robo y que se asume que nosotros tenemos un rango alto de 3bet, podemos corregir esa cifra y asumir que este jugador aguanta hasta el 7% de sus mejores manos -asumir que puede aguantar más manos que su preflop raise general me parece demasiado, mientras nosotros no seamos unos completos maniacos-. Pues bien, eso quiere decir que de cada 100 resubidas nuestras él aguantará 28 manos (que iguale o resuba es indiferente, en cuanto que estamos calculando nuestra fold equity pura), y tirará 72. Incluso si asumimos que perderemos nuestras 12 BB enteras siempre que él decida igualar o resubir -lo que es una asunción absurda, pero vale para el ejemplo-, resulta que perdemos 12 BB 28 veces y ganamos 5,5 BB 72 veces. 12*28 son 336 y 5,5*72 son 396: nuestra EV en ese spot es de +60BB/100.

Dicho esto, conviene notar que: 1) nunca jamás perderemos el 100% de nuestra resubida, aunque la hagamos con 72o. 2) Si resubimos todas nuestras manos nuestros rivales, por muy weak tights que sean, se adaptarán rápido. Por tanto, lo ideal es resubir un rango muy amplio, pero no el 100% de las manos, procurando que tengan un equity decente contra el posible rango de call o 4bet del oponente, de tal modo que minimicemos las pérdidas post-flop en los casos en los que no obtenemos el bote inmediatamente pre-flop. Para ello, debemos estimar nuestra equity post-flop contra ese rango del 7%[2] que él aguanta -y no contra su 25% de robo-.

Por otro lado, conviene recordar que el 3bet preflop es, a posteriori, una de las estadísticas más significativas en los rangos típicos de BB/100 de un jugador, esto es: en el metajuego actual, los jugadores con 3bet por encima de la media suelen ser los más ganadores en cada nivel.

[1] Esto no tiene por qué querer decir que perdamos dinero resubiendo. Quiere decir que no lo ganamos faroleando; si subimos con manos que tienen valor sobre su rango, en el post-flop ganaremos dinero de media -o si él es especialmente weak postflop, ganaremos dinero sin showdown post-flop-.

[2] En realidad, he elegido ese rango para mostrar que incluso contra un 7% una resubida tiene EV+ inmediato. No creo que un jugador con un preflop raise general del 7% aguante tantas manos contra una resubida, por lo que 5% sería una estimación tal vez más correcta

Categorías
Estrategia

Errores de los jugadores de niveles bajos

Últimamente me encuentro con muchos jugadores que, a mi entender, intentan justificar lo injustificable demasiadas veces. Ciertamente, el poker es un juego con muchas situaciones y no se puede jugar siempre la misma mano de la misma manera. Aún así, buscar constantemente excusas para intentar ser más listo que los demás y hacer jugadas “tricky” que casi siempre son pésimas, es una actitud muy mala para mejorar en el póquer. Creo que gran parte de lo beneficioso que es el poker para un jugador ganador, es que muchos grinders que conocen bien el juego y saben lo que hacen no paran de buscar motivos para hacer jugadas malas, escudándose en los motivos más bizarros, como no volverse explotables o la necesidad de variar su juego. En casi cualquier cosa que se haga en la vida, lo normal es empezar aprendiendo las reglas generales y sólo después empezar a atender a las pocas excepciones que hay. Pues bien, para ganar al póquer, al menos en niveles bajos, las reglas son las siguientes:

– No hacer slowplay. Manos fuertes botes grandes. Esto no admite casi discusión. Si bien hay algunos pocos spots en los que puede ser correcto no apostar o resubir con una gran mano… es algo poco probable, y en caso de duda no hay que hacerlo. Da casi igual lo seco que sea el board o lo nit que sea tu oponente: cierra los ojos y apuesta. Da igual que él se tire el 90% de las veces, el único caso que nos interesa es jugar por stacks, y para eso tenemos que ir metiendo dinero al bote desde el preflop.

– No hacer call a 3bets preflop fuera de posición. Esto tampoco admite discusión. Salvo que seas realmente bueno o tengas una mano muy poderosa, hacer un call a un 3bet es sinónimo de perder el dinero. Estás jugando un bote fuera de posición, y lo más probable es que tu mano no conecte con el board y, si tienes una pareja de mano, que alguna carta del board la supere. Jugarás post-flop sin iniciativa y terminarás tirando la mejor mano una cantidad enorme de veces. Si tienes un auténtico cañón de mano, como KK o AA, pues bien, ciertamente hacer call a una resubida tendrá expectativa positiva, pero casi seguramente mucho menor que volver a subir nosotros. Muchos responden a esto que, si volvemos a subir, tiramos manos peores. Pues bien, entonces es tan sencillo como empezar a meter la cuarta apuesta preflop con manos cada vez peores, haciendo tirar al oponente manos que ganen a ese rango. Esta estrategia -volver a resubir un % generoso de nuestro top range- será siempre dominante respecto al call con nuestro rango supremo y fold con el resto de nuestra mano. En general, siempre que te plantees dejar de subir con una jugada poderosa para no espantar al oponente, piensa si esa manera de actuar del oponente no es más explotable a base de seguir subiendo nuestras manos más poderosas y añadir faroles a nuestro rango de subida.

– No hacer cold call con la intención de ligar post-flop. Hacer call a una subida de 4bb para ver si cogemos mano es una mala idea. No importa que tengamos AK, 88 o 98s, es imposible ganar de media 4bb en cada mano gracias a ligar mano. Si fuera así, todos ganaríamos 40 bb/100 con AK o más cuando somos los agresores pre-flop, y sencillamente no es el caso. Esto no quiere decir que no tengamos que igualar nunca una subida del oponente, quiere decir que cuando lo hacemos tenemos que tener muy claro que nos vamos a tener que llevar un buen % de botes sin showdown a base de hacer tirar su mano al oponente. Si no estamos dispuestos a farolear post-flop, es muy mala idea igualar una resubida.

– No tener un alto fold a la apuesta de continuación. Esto está estrechamente ligado con lo anterior: si hacemos mucho cold call preflop y luego tenemos folds ante c-bet del 60% o el 70%, es que estamos jugando fatal. Es algo fácil de ver si nos ponemos en la piel de nuestro oponente: si él hace una apuesta de 1/2 del bote el 100% de las veces, abandonando siempre que nosotros aguantemos su c-bet, ganará dinero en esa situación: el 70% de las veces gana las 9,5 bb del bote, y el 30% de las veces pierde 5. Teniendo en cuenta el preflop, él pierde 9 bb (4 del preflop y 5 del post-flop) el 30% de las veces, y gana nuestras 4 bb del preflop el 70%, es decir, queda prácticamente breakeven. Como quiera que es evidentemente falso que pierda todo el dinero siempre que hacemos call a su c-bet, y que además puede discernir los peores spots y evitarse su c-bet precisamente en los casos donde le va a costar más dinero, es obvio que esa situación le da dinero siempre objetivamente. Si permitimos que nuestro oponente gane dinero automáticamente con su c-bet, es que algo estamos haciendo mal en el preflop o en el flop. Es posible que estemos igualando demasiadas manos preflop, forzándonos a tirar demasiadas tras el flop por ser muy débiles, o puede que simplemente no sepamos discernir cuándo resubir de farol en el flop o aguantar su c-bet para farolear más adelante en la mano. Muchísimos regulares de NL50, 100 y 200 tienen un fold-c-bet tan alto que da miedo pensarlo.

– Controlar adecuadamente el tamaño del bote. Tener una mano no es un motivo para meter apuestas a lo loco. Es más, tener una mano que de media es mejor que el rango del oponente, tampoco es un motivo definitivo para meter una apuesta en el bote. Igual que con manos fuertes hay que jugar botes grandes… con manos normales hay que jugar botes medios. Meter tres calles de valor constantemente con manos como AK o AQ conectando con el board es una manera estupenda de ganar poco dinero contra manos peores y perder mucho contra las manos más fuertes que liguen los oponentes.

– No resubir manos hechas post-flop: en No Limit, resubir tiene el precio de que permite una posible re-resubida del rival cuyo tamaño no podemos controlar. Si resubimos manos como la pareja más alta en el flop, tenemos los siguientes problemas: 1) tiramos las manos hechas peores; 2) tiramos todos los faroles del oponente; 3) nos podemos encontrar con una resubida: ya sea que nuestro oponente haga esa resubida con monstruos o con proyectos y faroles, nos estamos poniendo en una situación en la que es casi imposible explotar al oponente. Manos como top pair y similares exigen hacer solamente call a una apuesta simple en el flop, salvo que el oponente sea verdaderamente malo.

– Robar las ciegas. Es la situación más rentable del póquer, así que no hay mucho más que decir. Manos pésimas como T7s o Q8o son perfectamente legítimas para robar ciegas, así que… ¡A por ellos!

Categorías
Estrategia

Juego en el turn

Tal vez el turn sea la calle más problemática del No Limit. Desde luego, la calle más determinante para la historia de la mano es el pre-flop, y aquella en la que más dinero se mueve es el river, pero el turn tal vez sea la que nos haga tomar las decisiones más complicadas.

Un jugador tight y agresivo va a llegar normalmente al turn siendo el agresor en el pre-flop y en el flop. Eso quiere decir que hemos tenido que tomar la decisión de si hacer apuesta de continuación o no, que suele ser automática, y ahora tenemos que tomar una decisión más complicada, dado que: 1) casi nunca haremos check en el flop con una mano hecha; 2) muy pocas veces evitaremos hacer una continue bet de farol en el flop, y de todas formas incluso cuando hacerla es un error suele ser un error bastante barato de media. En cambio, en el turn la fuerza de nuestra mano es sólo un factor más a la hora de decidir si apostaremos o no, dado que la textura del board y el tipo de mano que pueda tener el rival son igual de importantes.

En el turn con mano, es perfectamente posible que queramos darnos un check para controlar el tamaño del bote pero no siempre hay que hacerlo. Además, sin mano, es difícil decidir qué hacer, puesto que si sistemáticamente hacemos… volvernos explotables será solamente el menor de nuestros problemas, dado que lo más grave es que perderemos muchísimas situaciones de EV+.

Si tenemos una mano hecha tenemos que entender cómo de probable es que nuestro oponente pague con una mano peor. Da igual lo fuerte que sea nuestra mano: salvo que tengamos un monstruo enorme -set o mejor-, apostar no sirve de nada si el oponente no va a pagar con nada que sea peor que nuestra mano. Si a eso le añadimos que podemos inducir un farol suyo en el river -o un call si somos nosotros los que jugamos sin posición-, el check en el turn con una mano como TPTK es una opción muy a tener en cuenta. ¿Qué indicadores nos dicen si el oponente puede pagar con una mano peor (que sólo puede ser una pareja con peor kicker, o una segunda o tercera pareja)?

Lo primero es su rango de call open (o cold call, las veces que se iguala una resubida preflop). Cuanto más estrecho sea, más fácil es que tenga una pareja de mano o que haya conectado con alguna figura del board. Cuanto más amplio sea, más fácil es que haya conectado en boards con draws o cartas bajas. No hay que olvidar nunca que el oponente resubiría normalmente su top range, por lo que si tiene un 5% de reraise y un 5% de call open, su rango no son para nada el 5% de sus mejores manos, por lo que podemos descartar algo como TT+ AQ+. Saber si ese jugador hace cold call con todos los broadways, o si parte de su rango de call está poblado de conectores y parejitas, es muy importante.

Lo segundo es la relación entre su call a apuesta de continuación y su Went To Showdown. Cuanto más call haga a la apuesta de continuación y más bajo sea su Went To Showdown, más probable es que abandone manos en el turn y en el river. En cambio, un call a la c-bet muy bajo hace complicado que ese jugador vaya a abandonar ya muchas manos, salvo que tenga un Went To Shodown ridículamente bajo.

Además, es muy importante entender, por la textura del board, qué tipo de call ha realizado en el flop. Si hay proyectos puede que él lo tenga, y en ese caso pagará por sus outs, y si el flop tiene cartas bajas, es muy probable que su call sea especulativo con la intención de farolearnos más adelante -o de llevar al showdown una pareja de mano-. Por otro lado, si el board es seco, hay jugadores que nunca abandonarán una segunda o tercera pareja. Incluso teniendo pocas manos de ese jugador, plantearnos durante un segundo cosas como si su problema es ir demasiado al showdown o demasiado poco y qué rango de manos puede tener, es algo que ayudará mucho a jugar estos spots.

En todo caso, no hay que olvidar que, lo normal, es que hagamos check en el turn con manos como TPTK o TP2K. Esto es así para conseguir control del tamaño del bote y también para aumentar las probabilidades de ganar en el river el dinero que estamos dejando de ganar en el turn contra una mano peor. Además, la agresividad del oponente es muy importante, pues cuanto más alta sea: 1) más probable es que nos resuba el turn de farol o semi-farol 2) que nos intente farolear en el river sin mano. Ambos son argumentos de peso para hacer check en el turn con la intención de igualar casi cualquier apuesta del river, si tenemos una mano hecha. En cambio, si el oponente es pasivo y tiene un Went To Shodown alto, la probabilidad de que apostar por valor en el turn sea la mejor opción aumenta mucho, especialmente si hay proyectos en el board. Eso nos pondrá en el brete de decidir si apostar por valor también en el turn cuando se cumpla el proyecto… pero eso es otra historia.

Por otro lado, si nuestro preflop raise y nuestra c-bet del flop son altas, lo más probable es que en el turn no tengamos mano, puesto que dos cartas no emparejadas sólo conectan con el flop 1/3 de las veces. Aquí en niveles bajos hacer check y fold (en el propio turn o en el river si no mejoramos) es correcto la enorme mayoría de las veces, dado que los rangos de call open y call cbet de los oponentes son tan estrechos que casi siempre tendrán una mano hecha que nos supera. Aún así, hacer second barrel es importante de vez en cuando, y básicamente los requisitos son, a parte de lo que nos diga la textura del board, que haya un desfase entre el call cbet y el Went To Shodown del oponente en cuestión. Si iguala el 50% de las apuestas de continuación pero sólo va al shodown el 24% de las veces, p.e., parece claro que foldeará como mínimo la mitad de las manos con las que hace call en el flop (teniendo en cuenta que ese Went To Showdown es general y contiene también las manos en las que él es el agresor preflop, probablemente abandone algo más de la mitad de las manos). Si a eso le añadimos la textura del board -cuanto menos probable es que nosotros conectemos con él, más fácil es que su call en el flop sea con humo-, tendremos una estimación más o menos correcta de si debemos o no farolear. P.e. contra un oponente que aguante bastantes manos en el flop, tendremos que estar mucho más inclinados a farolear en un board 2 7 2 J que en uno A J 3 6, puesto que si ha hecho call en el flop habiendo un As -la carta que más conecta con cualquier rango de subida preflop-, es muy difícil que planee abandonar su mano más adelante. En cambio, en un flop 2 7 2 es perfectamente posible que haya igualado porque sabe que no hemos conectado y quiere farolearnos más adelante, ligar algo o llevar una mano como 55-99 al showdown. Al volver a apostar en el turn, estamos “diciendo” que tenemos mano, por lo que ya no querrá aguantar todas sus manos sin fuerza, y puede que incluso decida tirar alguna parejita de mano.

Otra situación muy típica para farolear es apoyándonos en una overcard. Si nos hacen call en un flop K87 y sale un As en el turn, una buena apuesta tirará muchísimas manos del oponente, incluso bastantes manos hechas, por lo que es un movimiento que podemos hacer incluso con manos con un valor al shodown marginal, como puede ser si hemos subido p.e. con 66. Por otro lado, si en ese mismo spot siempre vamos a hacer check con manos como AQ o AJ, puede que no sea buena idea intentar farolearlo contra jugadores que conocemos de las mesas, si saben que normalmente no nos gusta apostar TPGK en el turn. También podemos aprovechar estas overcards para hacernos pagar si nos ha ayudado, si el oponente puede llegar a sospechar que las usaremos sistemáticamente para farolear.

Creo que en niveles bajos, como NL50-NL200, decidir cuando no apostar tontamente una mano hecha en el turn, es una habilidad muy importante que puede hacernos ganar muchas bb, tanto ahorrándonos dinero contra manos más poderosas como induciendo faroles o incluso value bets de manos peores. Además, ser capaz de elegir los spots para farolear rentablemente en el turn es algo que convierte a un regular simplemente ganador en uno de los mejores de su nivel.

Categorías
Estrategia

No conviertas manos hechas en faroles

El no limit hold´em es un juego relativamente pasivo, dentro del amplio espectro que hay de diversos juegos de poker, y hay que tener muy en cuenta que, cuando apostamos, el precio que tendremos que pagar ante un raise posterior no es una mínima fracción del bote, sino que puede llegar a ser una cantidad igual o más grande de lo que hay ya en el bote. Esto hace que sea mucho más importante determinar, antes de realizar una apuesta -en cualquier calle, pero además especialmente en el river-, qué voz vamos a elegir después si el oponente nos sube. Y hay que determinarlo no cuando el oponente nos sube, sino antes de realizar nuestra apuesta. En caso de que no tengamos nada claro lo que tenemos que hacer en ese caso, check/fold será un plan más correcto que bet/…? la enorme mayoría de las veces.

Por otro lado, hay que entender que si tenemos una mano que tiene valor al showdown… tenemos que planear la mano de tal modo que podamos llegar al showdown y hacernos pagar una buena cantidad de veces. Eso quiere decir, paradójicamente, que no debemos apostar con el rango más débil de nuestras manos con valor al showdown, puesto que no hay ninguna mano con la que un oponente estándar vaya a querer pagarnos (evidentemente, esto es algo que hay que revaluar contra un maníaco o un oponente empedernidamente pasivo). Si tenemos una pareja media en un board coordinado, o con una o dos figuras, y estamos en el river, apostando por valor no vamos a conseguir: 1) ni hacernos pagar por ninguna mano peor, 2) ni tirar prácticamente ninguna mano mejor.

Esto tiene que ver con las llamadas odds implícitas negativas, que en el no limit son determinantes. Apostando manos marginales, ganaremos casi siempre botes más pequeños de los que perderemos. Por otro lado, si actuamos sin posición, apostando una mano marginal perdemos todo el valor que se puede extraer induciendo un farol del oponente. Esto cobra realmente mucha importancia en rivers con proyectos fallidos o boards scary, donde la probabilidad de que el oponente quiera farolear si hemos mostrado debilidad tanto en el turn como en el river es mucho más alta que en otros spots.

Todo esto tiene como consecuencia el hecho algo sorprendente de que, apostando ciertas manos con valor al showdown, la única ventaja que podemos obtener de esta apuesta es tirar manos mejores; es decir, hemos convertido nuestra mano hecha en un farol. Esto es un error grave, normalmente, porque es mucho más probable que ganemos dinero al showdown con cierto tipo de mano media -aparte de un buen extra de bote si el oponente nos farolea- que lo que ganamos tirando una mano mejor, algo poco frecuente y que sucederá en pocos spots. Sencillamente, en esos spots típicos en los que subimos con 66-99, hacemos cbet y pasamos en el turn con una o dos figuras en la mesa… es muy difícil que con nuestra tercera pareja tiremos a una buena segunda pareja, mientras que en cambio es más fácil que nos intenten farolear con overcards o una pareja muy pequeña de mano, o un proyecto fallido.

Además, otro efecto negativo de apostar el rango más bajo de nuestras manos hechas -es decir, nuestras segundas y terceras parejas, especialmente cuando son de mano porque no tienen kicker-, es que nos volvemos extremadamente débiles a los faroles del oponente, que puede subir el river de farol con un % de éxito increíble -pues nuestras manos hechas no suelen ser monstruos con los que podamos pagar un raise en el river-. Obviamente uno puede ajustarse a esa estrategia igualando con la mejor parte del rango de manos medias -es decir, top pair-, pero sólo añade una complicación más a nuestro juego si los oponentes se fijan en lo que hacemos. Otro efecto colateral de esta jugada es que nuestro oponente tendrá unas odds mucho mejores para igualar con manos dudosas en el river, lo que repercutirá muy negativamente en contra de nuestra expectativa de farolear en el river, contra oponentes cuidadosos que se fijen en nuestro juego.

En definitiva, sencillamente, si apostamos nuestras peores manos hechas en el river, estamos cometiendo un error por culpa de las odds implícitas negativas y toda la falta de valor que perdemos al no tener ya oportunidad de inducir un farol del oponente -y en algunos spots, esto es algo realmente determinante-. Por otro lado, al jugar estos river de una forma tan débil, nos exponemos a ser faroleados constantemente, y encima nuestros faroles perderán mucha eficacia porque un oponente que vea que apostamos terceras parejas podrá igualar tranquilamente con sus malas parejas, lo que frenará muchos de nuestros faroles.

Categorías
Estrategia

Interpretación de datos, ¿realidad o ficción?

En este artículo intentare hablar de las ventajas y desventajas de la utilización de los datos del PT y del HM, en la interpretación de los datos que nos aportan.

Estos programas nos aportan una cantidad de datos impresionante, que en un mundo del poker perfecto sería un inmejorable libro de instrucciones para jugar y ser un claro ganador, pero como otras tantas cosas, esto tampoco es completamente cierto.

De los numerosos datos que de estos programas podemos utilizar, debemos seleccionar aquellos que nos den una imagen de los jugadores y que nos ayuden a despejar cual puede ser la decisión correcta, sobre todo en aquellas situaciones en las que nos encontramos más flojos, o en la que creamos que tenemos un punto débil.

Para ello deberemos de escoger datos que sean lo más fiables posible. Algunos datos que recomiendo son el VPIP, PFR, Went To Showdown, Won $ At Sd, Cbet% y número de manos entro. Es decir, datos que se den el número suficiente de veces para que sean fiables. Por otra parte hay gran cantidad de datos que aunque a priori parecen de gran ayuda, y que parecen que utilizándolos leeríamos a nuestros rivales como libros abiertos, a la hora de la verdad, lo único que nos pueden hacer es darnos información errónea, haciéndonos realizar la acción incorrecta. Esto es así sobre todo en el caso de las decisiones del turn y del river, donde para interpretar medianamente estos datos y que fueran fiables necesitarías miles de manos para ello.

A estos inconvenientes habría que añadir que aunque los porcentajes y datos fueran correctos, su interpretación dista mucho de poder ser exacta; es decir, dos jugadores que poseean un 13 % de Raise to cbet, no nos subirán con las mismas manos, si bien estos jugadores nos subirán con TPTK, proyectos de escalera a doble punta, de color, dobles parejas, set, puede que en particular, les guste meter esperarnos con set en el turn, dependiendo si el flop no es complicado, de la posición que tengan etc…, o bien les guste meternos con su TP, o second pair, viendo nuestro alto Cbet%.

La conclusión, y para arrojar algo de luz, ya que he puesto la cosa muy negra, es que los datos del PT y HM, son una ayuda, pero no deben ser el pilar fundamental de nuestro juego. Si estamos intentando escalar niveles, nos encontraremos en que cuando ya tengamos un número suficiente de manos , debamos dejar el nivel y empezar de nuevo, por otro lado si tenemos un gran número de manos de un determinado jugador, también puede pasar que el jugador no juegue actualmente como al principio de que empezáramos a obtener datos de él, por ello mi consejo es que si tenemos un gran número de manos de un jugador (jugadores regulares), la mejor alternativa es estudiarlos viendo sus manos, hacer un correcto juego contra los shortstacked, y en los demás hacernos, salvo en el juego pre-flop, una imagen del jugador en general, más que fijarnos en un dato en concreto para tomar una decisión.

Categorías
Estrategia

La importancia del PokerStove

El otro día leí un artículo de un jugador en vivo que se quejaba de que los HUD que muestran estadísticas en tiempo real desvirtuaban el juego y hacían muy difícil ganar online.

Bueno, personalmente tengo que decir que a mí me gustan mucho los HUD; siempre he jugado con estadísticas sobre impresionadas y es verdad que cambian bastante el juego; y bueno, resulta que, en este caso, es el mío. Pero entiendo perfectamente que haya gente a la que no le guste.

En todo caso, esto me hizo reflexionar sobre una cuestión importante: la ventaja de los grandes ganadores online, que utilizan poderosas aproximaciones matemáticas al juego, no tiene para nada tanto que ver con los HUD como mucha gente se imagina. De hecho, me atrevería a decir que los HUD son bastante democráticos, y que tal vez permiten a muchos jugadores buenos y mediocres escapar vivos contra los auténticos craks mucho más de lo que serían capaces si no existieran las estadísticas sobre impresionadas. Muchos jugadores poco avanzados creen que los jugadores realmente buenos tienen muy poco margen entre sí y que la diferencia entre hacer un poker “abc” y jugar maximizando la ventaja es muy pequeña. Para nada es así; un jugador que estima correctamente su expectativa en cada spot y encuentra la manera de maximizarla tiene un margen brutal sobre un jugador que se dedique a jugar siguiendo las directrices de un manual o una tabla preflop. El 99,9% de los jugadores tiran sus manos demasiado o demasiado poco, y encontrar el punto en el que conseguimos igualar y apostar exactamente tantas veces como debemos en cada spot es algo realmente complicado de conseguir. Y sí, las estadísiticas ayudan mucho a conseguirlo, pero el conocimiento profundo del póquer ayuda mucho más.

Si uno va a una casa de algún jugador profesional de póquer -y yo he ido ya a unas cuantas-, lo que verá por las mesas y en las pantallas de los ordenadores serán, sobre todo, rangos y cálculos del poker stove. No hay nada, absolutamente nada, más importante para jugar al póquer, que conocer adecuadamente la expectativa de victoria de nuestra mano en cada spot contra el rango en el que ponemos al villano. Las estadísticas del HUD nos pueden ayudar a refinar ese rango, pero si no tenemos una buena idea de cómo maximizar nuestra mano contra ese rango, el HUD no nos sirve absolutamente de nada.

Hay jugadores que sencillamente desconocen estas cosas, lo que les lleva a cometer errores muy serios. Conviene recordar, a este respecto, que el error a grandes rasgos, más grande que se puede cometer jugando al Hold´em, no es ni ir all-in con una mano basura, ni tampoco pagar una all-in con una mano basura, sino meter en el bote un gran porcentaje de nuestro stack para tirarnos después. Si metemos el 90% de nuestro stack de farol pre-flop con 72o y nos tiramos ante un shove del rival porque creemos que tiene QQ-AA o AK, estamos cometiendo un error mucho más caro que pagar directamente un all-in pre-flop contra ese rango sin haber metido dinero en el bote.

Por otro lado, la falta de pericia manejando el PokerStove, junto con una intuitiva -e incorrecta- comprensión de las probabilidades, suele hacer que muchos jugadores sobrevaloren extremadamente el hecho de que una mano gane más del 50% contra otra mano o contra un rango cuando se va all-in preflop. AK contra 56s es un enfrentamiento que AK ganará el 60% de las veces, y 56s el 40%. Eso es todo, nada más y nada menos. AK no “merece ganar la mano” por tener mayor expectativa preflop, ni nada por el estilo. De hecho, con una subida pre-flop de por medio o unas ciegas relativamente alta, jugar todo nuestro stack con 56s puede ser un movimiento perfectamente correcto, precisamente porque sólo pierde contra AK un 40% -siendo AK la mano más probable contra la que vamos a enfrentarnos-.

Por ejemplo, 22-KK ganan a AA aproximadamente un 18% de las veces -en cada caso baila algún decimal debido al peso relativo de las escaleras que puede hacer cada mano-. Despreciar ese 18% que nos calcula el PokerStove es un error que cometen muchos jugadores, y que les hace tirar manos con las que deberían pushear o igualar un push. Por ejemplo, si realizamos una cuarta apuesta de semi-farol con 77 y el oponente va all-in, con stacks de 100 BB tendremos que igualar en cuanto nuestro oponente haga ese movimiento con AA, KK y AK. Da igual que seamos perdedores contra ese rango, las veces que ganamos de todas formas son tan importantes como para igualar esa apuesta.

Manejar constantemente el PokerStove y aprender a reconocer nuestra expectativa de victoria en la mayoría de situaciones en las que nos veremos envueltos es de las cosas más importantes que podemos hacer como jugadores de poker, aparte de, obviamente, no ser vagos y realizar con los datos del PokerStove los cálculos pertinentes. Esto es algo, mucho, mucho más importante que poder ver las estadísticas de los rivales en tiempo real. Hay que tener en cuenta que la varianza en el poker es tremenda y salvo el VPIP/PFR (que son datos bastante fáciles de obtener sólo mediante observación directa), las demás estadísticas requieren bastantes o muchos miles de manos para poder tener significado.

Categorías
Estrategia

Variar el juego: SPR

En entornos donde te sientas día tras día con los mismos jugadores, variar el juego es algo fundamental. Si alguien sabe perfectamente como juegas, no importa lo que hagas: va a ganar dinero sobre tí. Por eso, es muy importante evitar dar pistas sobre qué tienes en tu mano. La típica regla que siguen todos los “grinders” de subir 4BB + 1 por jugador en la mano cuando quieren subir una mano preflop responde a esa lógica. Si haces tus subidas en función de los jugadores que hay en la mano y tu posición en la mesa, evitas dar información sobre tu mano.

El problema es que, sencillamente, 4 BB + 1x limper puede ser una cantidad muy mala para algunas manos y muy buena para otras. No todas las manos juegan igual de bien con el mismo bote preflop. Esto tiene que ver con el llamado SPR, que ya vimos en un artículo precedente. Si juegas AK, aspiras a ligar top pair después del flop, y una subida de 4BB es muy mala para tus intereses (si tu stack y el de tu oponente rondan las 100 BB, que es lo estándar en un juego de NL).

Pero claro, uno no puede andar subiendo cada vez lo que le conviene a su mano, porque eso es como telegrafiarle la mano al oponente, lo que supone unas pérdidas enormes. Por otro lado, es obvio que conviene buscar escenarios favorables para tu mano: ya que es imposible cambiar lo que va a salir en el flop, la única manera de hacerlo es modificar el tamaño del bote, buscando un SPR que le convenga a nuestra mano.

Lo normal en estos casos, o al menos una solución bastante razonable, es hacer ciertos movimientos no siempre con las mismas cartas, para balancear el juego y evitar darle ventaja al rival (dado que si se hace una muy buena idea de lo que llevamos, tiene ventaja). Por ejemplo, Ed Miller y varios jugadores recomiendan hacer mini raises de 2 o 3 BB cuando tienes determinadas manos, como 44 o 78s. Manos que pueden volverse muy fuertes, pero con las que la mayoría de las veces tendrás que robar para ganar la mano. No quieres solamente igualar, porque cuanto más dinero metas antes del flop, más fácil es que todo el dinero acabe dentro después (lo que te conviene mucho si consigues un set); pero tampoco quieres hacer una subida más fuerte porque sabes que lo más fácil es que tengas que verte forzado a farolear post-flop, y cuanto más pequeño sea el bote más fácil es que tu oponente no quiera saber nada de seguir en la mano si no tiene jugada.

Por otro lado, manos con AA o KK quieren más acción preflop que sólo 4 BB. Según, de nuevo, Ed Miller, esas manos juegan bien con un SPR de 4, es decir, que cuando llegues al flop tiene que haber 4 veces más dinero en el stack más pequeño que en el bote. En esas condiciones, puedes jugar todo tu resto con tu AA sin sentirte demasiado culpable. En cambio, si en el bote sólo hay 10 o 15 veces menos dinero que en tu stack, tendrás que tomar decisiones mucho más complicadas cuando el oponente te resuba o te apueste con mucha fuerza.

Entonces, lo que normalmente se aconseja es balancear el juego. Si tú quieres jugar manos como 22, 33 o 44 subiendo sólo 2 o 3 BB -cosa que muchos jugadores bueno no hacen, así que no te lo tomes como un imperativo- porque te da un mejor SPR, tienes que:

1) no hacerlo siempre.

2) hacer ese mismo movimiento con otro tipo de manos.

Esto evita que tus oponentes te pongan inmediatamente en un rango muy reducido, para que no tengan así ventaja sobre tí.

El problema es: ¿Cuánto tengo que variar y con qué tipo de manos? Este tema es complejo y yo mismo no sabría tratarlo matemáticamente de un modo decente, pero voy a poner algunas nociones que me parecen pertinentes para tratar el tema:

  1. A) Si te quedas contra un sólo jugador, ten muy en cuenta si es un jugador regular o si es nuevo en tu mesa. Si es nuevo o coincides muy poco con él (lo cual, en según qué niveles, seguramente quiera decir que no es un gran jugador), puedes buscar un SPR objetivo con mucha más libertad que si es un jugador regular. Sube más con manos fuertes si crees que eso te conviene, sube 2, 3, 5 o 6 BB cuando creas que eso es lo mejor. Él no tiene elementos para saber por qué estás haciendo eso, así que no te preocupes tanto de telegrafiar tu mano.

 

  1. B) Hay manos que nos resultan especialmente incómodas de jugar. Puede que sea KQ, AJ, AT… siempre hay manos que por muy alta que sea nuestra posición y por muy malos que sean nuestros oponentes nos hacen jugar incómodos. Y, de todos modos, siempre hay fases de juego en las que estamos más seguros o nuestra imagen en la mesa es mejor o peor. Así, puedes jugar esas manos típicamente fuertes como si fuesen más débiles, haciendo pequeñas subidas, para balancear así tus mini subidas con manos especulativas como 22 o 78s. De tal modo que, en según que casos, cuando hagas esa subida de 2 BB tus oponentes no podrán saber con exactitud qué tipo de mano tienes (lo único que pueden descartar es que tengas AA-TT y manos así de fuertes).

Además, esto no es exactamente contrario a la teoría del SPR. Ciertamente, si estás en el button KQ es una mano fuerte que merece una buena subida, pero aún así -al menos según Ed Miller- si aspiras a ligar top pair un SPR pequeño, rondando el 20, es mejor que uno de 13 o 14 (puesto que tu oponente no puede agotar su stack con tres apuestas del tamaño del bote, lo que te hará salir vivo en el river muchas veces en las que tu oponente te apostaría all-in con una mano mejor).

 

  1. C) Hazlo pocas veces. Esta es la opción más obvia. Si buscas SPR objetivos sólo muy de vez en cuando, es difícil que tus oponentes sepan lo que estás haciendo. En general, es lo que hago yo; muy de vez en cuando, y cuando creo que los oponentes -en este caso, jugadores siempre que no son regulares de mis mesas- son propicios, puedo hacer subidas mucho más fuertes con AA o KK que las típicas 4 BB + 1x jugador que subo siempre que entro a una mano preflop.

El problema de esta solución, es que puede que estés perdiendo algo de ventaja cuando dejas de buscar un buen SPR objetivo, especialmente si lo haces con manos tan decisivas como AA o KK. Pero claro, no puedes andar subiendo 10 BB de golpe cada vez que te viene AA, porque sólo te llevarás las ciegas. Una buena manera de arreglar esto es…

 

  1. D) Deja que los demás hagan el trabajo sucio. Si por delante de tí hay un jugador (o mejor, varios) muy “tricky”, puedes jugar AA o AK con una pequeña subida, o igualando. Es fácil que ese jugador, o algún otro, huela tu supuesta debilidad y quiera resubirte, poniéndote en manos como 98s o JT. Tanto si igualas (mala idea) como si resubes, habrás obtenido un SPR muy bueno para jugar una mano tan fuerte, y evitas que tus oponentes puedan leer fácilmente esa subida incial de 2 BB.

 

  1. E) Ten siempre en cuenta el stack de tu oponente. Si el jugador que debe decidir si ve tu subida tiene la mitad o la cuarta parte del stack, se dará el caso de que una subida estándar de 4BB no nos dará un SPR de 12 o 13, sino uno mucho más grande. Si él no tiene eso en cuenta, es muy posible que, cuando modifiques tu subida en función de tus cartas, puedas:

1) buscar un SPR óptimo para el escenario más interesante; y

2) que tu oponente se equivoque completamente sobre la fuerza de tu mano.

 

Dicho todo esto, debo reconocer que personalmente soy reacio a hacer ese tipo de cosas. Juego en un entorno con muchos regulares, pero con relativamente poco nivel. Hago mis subidas de 4BB + limper el 99% de las veces y no me causa ningún problema. A parte de la obviedad de que con manos como AA conviene meter en el bote cuanto más dinero mejor, soy poco amigo de la teoría del SPR. En el flop se pueden dar muchos escenarios que requieren cada uno un SPR distinto para que nos sean favorables, y primar un escenario sobre otro (por ejemplo, jugar teniendo en cuenta que vamos a ligar nuestra pareja o nuestro proyecto, pasando de buscar un buen SPR para los casos que no ligamos) puede ser un error. Por eso, es muy difícil que me de por subir 2 BB con 55, o que me sienta incómodo subiendo 4BB con AK.

Categorías
Estrategia

Jugando AA

Casi todos hemos leído artículos sobre como jugar AA, y casi siempre es raise, raise y más raise.

Para que estos artículos, aunque están muy bien y son muy útiles, podamos llevarlos a cabo, tenemos que ser conscientes de nuestro estilo de juego a la hora de aplicarlos a nuestra estrategia. Así, un jugador extremadamente tight si solo resube cuando tiene AA, casi nunca ganará con esta mano, por ello debemos de tener en nuestro arsenal distintas formas de jugarla mientras mejoramos nuestro juego a fin de que nos paguen lo máximo posible nuestros contrincantes.

En este punto he de decir que, si bien estoy de acuerdo con los que afirman que se puede ganar con casi cualquier estilo de juego si se hace bien, opino que en el Texas No Limit, el estilo de juego más rentable es el agresivo, te hace más imprevisible e incómodo de abatir, claro está, cuando se juega bien. Por ello mientras llegamos a ese estilo agresivo debemos ir variando nuestro juego para ser lo menos previsibles que podamos.

Básicamente con AA en el preflop lo que debemos intentar es quedarnos con los menos contrincantes posibles, sin tirarlos a todos, y aumentar el bote lo máximo posible. Si no tenemos un pfr (preflop raise) muy elevado la mejor voz suele ser:

En early: call, a fin de que alguien haga raise y abra el bote por nosotros. Cuando nos llegue de nuevo la voz, deberemos de analizar los datos que poseemos, si sólo hay un raiser miraremos su posición y su stack, uno de los datos más relevantes que usamos aquí es su % de bet-cont y fold to bet-cont, acompañado de su went to show down.

Si tiene un porcentaje alto de b-c puedes hacer call, y esperar a que apueste en el flop para meter, intentando comprometerlo con el bote. Aquí si crees que la mano es tuya debes meter en el flop ya que no tenemos posición. Si tiene un porcentaje bajo de c-b, la mejor voz suele ser reraise x2.5 o x3 , porque si no lo más seguro es que sólo le hagamos meter dinero en el bote si nos tiene superado.

En early no te aconsejo hacer miniraise con premiun, levantarás sospechas y prácticamente no sacarás nada con ello.

Si hay varios caller a el raise inicial, aquí la mejor voz si es sin duda reraise, hay demasiado peligro de que alguien ligue algo y el flop se volverá ilegible. Haremos un reraise para intentar quedarnos con un solo adversario, analizando los stack de los jugadores y su agresividad. Aquí resulta importante sobre todo mirar los stack de los jugadores, si alguno de los jugadores es short stack seguramente ira all in, así que utiliza este hecho a tu favor, para aumentar el bote, o inducirle a que sea él el que termine de aumentarlo.

Tanto de midle como de late, lo mejor es raisear todo lo que puedas, ahí es mas normal tu raise, y no es tan previsible tu jugada.

El juego tras el flop es mas complejo sobre todo en botes multijugador, y lo trataré en otro articulo pero deberemos analizar cómo de peligroso es para nuestra jugada. Básicamente, contra un solo oponente en board poco peligrosos acabaremos, casi siempre, viendo el show down intentando que meta todo el dinero posible. Y en botes multijugador aumentaremos las precauciones ya que pocas veces ganaremos un gran bote si no hemos mejorado nuestra pareja.

Categorías
Estrategia

Introducción al SPR

SPR es el acrónimo de “stack-to-pot-ratio” y es un concepto del Professional no limit hold’em, seguramente el libro sobre póquer que más impacto ha causado este año. No he encontrado en la red ningún artículo en profundidad sobre el SPR, así que voy a escribir algo sobre ello para quienes no hayan leído el libro de Miller.

 

Lo primero que hay que hacer para entender el SPR es hablar del “umbral de compromiso” (‘commitement treshold’). Cuando tenemos determinado tipo de mano y hay ya una determinada cantidad de dinero en el bote en relación con el stack efectivo que quede detrás, puede ser que las pot odds sean tan jugosas que no podamos negarnos a ver  un all-in, aunque creamos que de media vamos por detrás en una situación como esa. Ese umbral cambia con cada tipo de mano y cada tipo de oponente: seguramente tus condiciones para ver un all-in con la pareja más alta sin kicker sean mucho más exigentes que para verlo con un set. De hecho, lo normal es no querer ir all-in solamente con una pareja, pero hay circunstancias (un oponente muy loose y agresivo, o un bote enorme y poco stack detrás) en las que podemos hacerlo.

 

Bien, cuando se forma un bote preflop, su tamaño afecta, necesariamente, a nuestro umbral de compromiso. Un bote de 10BB hará que nuestras condiciones para querer ir all-in sean mucho más exigentes que uno de 30BB. Entonces, el SPR es la relación entre el bote y el dinero que aún puede entrar al bote después de la ronda de apuestas preflop. Dentro de la fórmula stack-to-pot-ratio, el “stack” es el más pequeño de los dos (para simplificar, Miller y compañia comienzan hablando de botes HU), y el pot  es siempre solamente el bote que se ha formado preflop. Es decir, el SPR es un concepto destinado a aclarar el juego preflop, no es la relación entre los stacks y el bote en cada calle. Entonces, con stacks iniciales de 100BB, cuando decidas jugar una mano preflop, puedes buscar un SPR objetivo modificando el tamaño de tu subida.

 

Entonces, no todas las manos obtienen el mismo tipo de jugadas en el flop. Si tienes 9Ts, por ejemplo, cuando obtengas algo en el flop será casi seguramente un proyecto de escalera, de color, o una pareja media con mal kicker. En esos casos, o al menos en algunos de ellos, buscas un bote de un tamaño distinto que si tuvieras AQ o KK o 33. Obviamente, lo más probable es que no botengas nada en el flop con una mano como 9Ts, pero en ese caso puedes tirarte sin dudar. Tu SPR objetivo tiene que estar pensado para casos en los que te planteas meter más dinero en el bote.

 

Ahora bien: ¿Cómo determinas qué SPR es bueno para cada tipo de mano? Bueno, pues, dependiendo de cuánto haya en el bote y cuánto queden en los stacks, hay “espacio” para hacer x apuestas por el tamaño del bote. Por ejemplo un SPR de 13 tiene sitio para 3 apuestas por el tamaño del bote. En un juego NL100 (asumiendo dos jugadores, los dos con 100$ de stack), p.e. imagina que haces una subida a 3 BB. El button iguala, así que se forma un bote de 7,5 dolares; en el flop tendrás 97$ de stack y un bote de 7,5; 97/7,5= 12.9. Si en el flop apuestas el bote y tu oponente iguala, habrá un bote de 22.5$ en el turn, y te quedarán unos 90$ de stack. Ahora en el turn metes el bote, 22$. Te quedan unos 58$, y se ha formado un bote de alrededor de 65$. En el river, queda sitio para otra apuesta por el bote. ¿Y tiene un SPR de 13 algo de especial? Para los autores del libro, es el peor SPR que puedes tener con top pair. Si ligas top pair con un SPR de 13, y metes dos apuestas del tamaño del bote, en el river te quedas en una situación en el que, para ir all-in, tienes unas odds de 2:1. Son pocas para estar comprometido con el bote, así que tanto si apuestas en el river como si pasas y el rival te pone all-in, estás ante una decisión muy complicada. Tienes unas implícitas negativas muy malas en el river, porque si vas por delante el oponente chequeará manos peores, y si apuesta es posible que te equivoques, tanto igualando como tirándote. ¿Cómo podrías haber evitado eso? Por supuesto, pasar en el turn es una posibilidad, pero si hay draws en el board no es algo agradable. Lo mejor sería haber tenido un SPR mejor para jugar una mano como top pair. Tanto uno de 4 como uno mayor que 20 pueden valer. Si el SPR vale alrededor de 4 (lo que quiere decir que ha habido una fuerte subida preflop), te quedarás comprometido con top pair y la mano se jugará mucho más fácil, evitando situaciones dudosas. Si, por el contrario, tienes un SPR de 20 (botes preflop pequeños), podrás irte de la mano cuando te entren dudas sin que sea tan doloroso. Además, al haber stacks más grandes que el bote en el river, los oponentes no querrán apostar con varias manos ganadoras por miedo a una resubida por tu parte (lo cual es imposible, o poco relevante, si en el river hay tanto dinero en los stacks como en el bote).

 

No se puede saber qué jugada vas a obtener en el flop; pero hay manos más propensas a obtener una jugada que otra. Con AA y KK, lo más normal es obtener una overpair, con AK o AQ es top pair, y con 22 es la trucha más baja. En professional no limit hold’em proponen ajustar el SPR inicial según la jugada que más propensa sea tu mano a obtener en el flop. No hay que olvidar que, si tus condiciones para comprometerte con un bote cambian con cada tipo de oponente, entonces tu SPR deseado para cada tipo de mano también tiene que cambiar con tus oponentes. Cuanto más loose sea tu oponente, mas altos pueden ser tus SPR objetivo.

 

La semana que viene seguiremos viendo el concepto de SPR, con casos concretos.

Categorías
Estrategia

Manos dudosas en grandes botes preflop

Supongamos que tienes una mano como 97s en el botón. No es un cañón de mano, pero muchas veces querrás igualar una subida. Sea porque ha subido un jugador malo -no olvidemos que tendremos posición sobre él post flop- y podemos llegar a stackearle, o porque queremos farolearle post flop (floating), o por ambas cosas, hay muchos casos en los que querremos ver esa subida; incluso si llevamos mucho tiempo sin entrar a una mano, puede que queramos hacerlo sólo por una cuestión de imagen (asumimos siempre durante toda esta discusión que somos dos jugadores con stacks estándar de 100 bb).

Si nuestro oponente ha subido 4bb y sabemos que tiende a ser faroleable, solamente la posibilidad de hacer float puede ser rentable. Y al fin y al cabo, tenemos una mano que puede volverse muy fuerte post flop.

Ahora imaginemos que hay tres limpers en la mano. Jugadores malos que suelen limpear muchas manos, y que no nos preocupan demasiado. Le llega la voz al CO y sube, no 4, sino 8 ciegas grandes. ¿Cómo afecta esto a nuestros planes de igualar con nuestra mano? Supongamos que no tenemos ningún motivo para pensar que su mayor apuesta indique una mano más fuerte (lo cual, en jugadores regulares, que suelen ser aquellos sobre los que queremos igualar con posición, es lo más común: su apuesta es más grande simplemente porque hay más jugadores en la mano).

Por un lado, puede parecer que al haber más dinero muerto y/o más jugadores en el bote, una mano especulativa como 97s cobra valor. Sin embargo, el tamaño que alcanzará el bote con respecto a los stacks si hacemos call, hace que muchas cosas cambien de una situación a otra. Si nuestro oponente, en un bote muerto, sube 4 bb preflop y nosotros igualamos, se formará un bote de 9,5 bb si las ciegas, como es previsible, se van de la mano.

Si él hace una apuesta de continuación en el flop de 2/3 a 3/4, nosotros igualaremos: incluso si no tenemos ningún draw, puede que queramos ver como respira en el turn: en el peor caso posible tenemos nuestos seis outs a pareja cutre, y él no tiene por qué tener una mano fuerte, puesto que el CO es una posición de robo. Si hacemos eso, habrá unas 22 bb de bote en el turn, 1/5 de los stacks originales más o menos, y un poco menos de 1/4 de los stacks efectivos.

Si se pasa, tenemos un gran stack detrás, en relación al bote, con el que intimidar a nuestro oponente. Puede que la textura del board en una mano dada no nos guste y no queramos flotar, habrá manos en las que él lance un segundo barril… pero en principio, si su subida original es a 4 bb, podemos esperar que el tamaño del bote en el turn sea razonablemente bueno para nuestros intereses. Si el apuesta 2/3 o 3/4 en el turn, nuestras implícitas son razonablemente buenas, así que si el turn nos ha dado de pronto un backdoor draw (en el flop es raro que lo tuviésemos ya porque seguramente habríamos preferido resubir con un buen proyecto), podemos hacer un call razonable incluso si las odds del bote son de 2.5:1 (si mete 2/3 del pot) o de 2.3:1 (con 3/4).

Por ejemplo, si en el turn, con un bote de 34 BB tenemos que pagar 14, nuestras pot odds serán de 2.4:1. Malas para un draw, en principio; pero al oponente le quedan unas 75 bb en su stack. Si aspiramos, de media, a extraer 1/3 de su stack cuando liguemos nuestro proyecto, nuestras odds serán: 34+25:14= 4.2:1. Nuestro draw a color estaría ligeramente dentro de odds. Si creemos que podemos conseguir un draw bluff, o que aspiramos a extraer más valor del oponente, podemos jugar proyectos incluso peores, como OESD, y lo que es seguro es que podremos jugar cualquier combo draw o flush draw sin cometer un error.

Hay que tener en cuenta que cuando hagamos call, se habrá formado un bote de 48 bb, así que no es nada descabellado asumir que podemos obtener un tercio de su stack (25bb), ya que si ha metido un segundo barril es porque tiene mano, y porque ningún jugador regular puede tirarse cada vez que se cumple un posible proyecto en el river (y si es así, tendremos odds de todos modos si le hacemos un draw bluff, aunque esto último es más marginal y hay que saber muy bien cuándo hacerlo).

Ahora bien, en el segundo caso, se ha formado un bote de 17 bb preflop. Si él hace un continue bet el river de 2/3 a 3/4 del pot, no podemos hacer call con humo alegremente. Presumiblemente, el pot tendrá unas 37 bb en el turn. Si él se pasa, tenemos un bote grande y un stack más pequeño que antes en relación al bote: es decir, si el oponente tiene alguna mano mediocre o proyecto (6 outs de overcards,p.e., más el valor de un As alto), es más difícil que consigamos echarle del bote de farol.

Sea cual sea, la probabilidad de éxito de nuestro posible float baja drásticamente al haber un bote más grande y un stack más pequeño detrás. Encima, si nos hace un check/raise, algo posible si sabe que le podemos estar flotando, habremos perdido mucho más dinero en nuestro farol. Arriesgamos más dinero con un porcentaje menor de éxito.

En el otro caso, que él siga apostando y que tengamos un draw, las cosas tampoco han mejorado. Si mete 3/4 del pot, tenemos un pot de 64 bb para el que tendremos que pagar 27. Odds de 2.3:1. Pero, ahora el stack que queda detrás es más pequeño: le quedarán unas 55 bb, medio stack. Asumiendo que obtendremos 1/2 de su stack (la misma cantidad que antes; no podemos asumir sólo 1/3 porque ahora está más comprometido con el bote), nuestras odds son de 64+27:27… 3.3:1. Si asumimos que vamos a stackearle siempre que liguemos un proyecto (cosa que, por otro lado, no es terriblemente desca, tendríamos unas odds de 4.4:1, que no justifican buscar los 8 outs de una escalera a dos puntas. Además, la posibilidad de un draw bluff pierde enteros enormemente.

En resumen, con grandes botes preflop, las manos especulativas:

  1. Pierde implícitas; segundos barriles en el turn te darán pocas odds… incluso en el caso extremo de asumir que vas a ganar el stack de tu oponente el 100% de las veces, no tendrás odds para jugar todos tus proyectos (y ólvidate de jugar cualquier draw, por poderoso que sea, si tu oponente apuesta por el valor del bote).
  2. Pierdes fold equity; si pasa en el turn, tu oponente estará más commited de lo normal, y te puede salir muy caro intentar flotarle. Nota: todo esto no se aplica a las parejas de mano; las parejas de mano también se denominan “manos especulativas” pero tienen muchas más implícitas. Con una pareja de mano, obtendrás un trío en el flop una de cada ocho veces, y al haberse formado ya un buen bote en el preflop, tus probabilidades de conseguir ganar un gran bote arriesgando esas 8 bb iniciales son muy altas.
Categorías
Estrategia

Introducción al ICM

Uno de los problemas que se dan al jugar torneos y sit and go, es que no siempre podemos estar seguros de que las fichas en juego valgan igual que si fuesen dólares. Si en una situación dada, por ejemplo, las fichas de tu stack valiesen mucho más que las de tu oponente, no podrías aceptar determinadas jugadas ventajosas. También puede suceder que haya situaciones en las que sea correcto aceptar una situación que, de media, te hace perder fichas.

Puede sonar raro que pueda llegar a darse una situación así, pero al haber varias posiciones de cobro, si un jugador es eliminado, los demás escalan posiciones, lo que ya puede hacer sospechar que jugadas que en cash serían correctas en un torneo pueden no serlo, dado que no basta con tener en cuenta en la mano a los oponentes sino también la posibilidad de que jugadores que no están en la mano se beneficien de una posible eliminación (lo que implica, obviamente, que el valor de las fichas no es estrictamente equivalente a dinero).

El modelo ICM asigna a cada stack de fichas un valor, en función de las probabildades de llegar a los puestos de premio. Si cobran, p.e. el primero el segundo y el tercero, el ICM asigna a nuestro stack -y a los demás stacks de la mesa- tantas probabilidades de quedar primero, segundo, tercero o fuera de premios, y en función de eso asigna al stack un porcentaje de los premios totales. Cuanto más grande es un stack, logicamente, un pedazo más grande de los premios le corresponde. Los cálculos para asignar esto son un poco complicados, pero da absolutamente igual porque en la red hay un montón de calculadoras ICM. Introduces la estructura de premios y el tamaño de los stacks y te asignan un porcentaje total de los premios del torneo. Por ejemplo, supongamos un Sit and Go de 10 personas; la estructura de cobro es típica: el primero cobra el 50% de los premios totales, el segundo el 30% y el tercero el 20%. Si quedan 4 jugadores, es logico que ninguno quiera quedar eliminado; la diferencia entre quedar 3º y 4º es traumática, así que parecería justificado si decidimos dejar pasar alguna situación ventajosa ara evitar la posibilidad de caer eliminados en 4º lugar. Pero por otro lado, si acumulamos fichas, tenemos más probabilidades de alcanzar el primer puesto, que es el que da un premio mayor. Si el primer puesto da una cantidad de dinero significativamente mayor que el segundo y el tercero, puede que sea razonable asumir riesgos aparentemente innecesarios para acumular fichas, ya que si no, es muy difícil alcanzar ese primer puesto. Gracias al ICM, se pueden calcular con bastante precisión este tipo de cosas.

La manera técnica de hacerlo es la siguiente:

  • Antes de lanzar o ver un all-in, mira cuánto “pesa” tu stack, tal y como está la mesa, en una calculadora de ICM.
  • Luego, asigna a tu oponente un rango de manos y calcula cuáles son tus expectativas contra ese rango, como si fuese una mano de cash. Esto no se puede hacer con una gran precisión, pero cuánto mejores sean tus asunciones más realista será el resultado final.

Entonces, pueden pasar tres cosas: que ganes la mano, que empates o que te eliminen. En cualquiera de los tres casos, tu stack tendrá tres tamaños con tres distintos “pesos” ICM (y uno de esos tamaños será 0, que se da cuando te eliminan, si es el caso que estás fuera de premios). Ahora hay que sumar todos los pesos, teniendo en cuenta las probabilidades de que pase: por ejemplo si haciendo call a un all-in con ATs crees que ganarás el 60% de las veces y perderás el 40% de la veces, pues tienes que multiplicar el valor de tu stack en los casos en los que ganas por 0.6, y por cero -es decir, los casos en los que pierdes-, por 0.4. El valor resultante es, por así decir, el “peso real” de tu stack una vez que hagas call. Si es mayor que el valor de tu stack antes de hacer ese call, tu jugada es provechosa, y si es menor, es una jugada perdedora a largo plazo. Es llamativo que muchas jugadas 50/50 o incluso mejores para nosotros serán claramente perderoras en la burbuja de un sit and go. De todos modos, analizaré un par de manos esta semana para explicar esto en detalle.

No se pueden hacer estas estimaciones sobre la marcha, este método está pensado para estudiar las manos a posteriori. Algunos programas de análisis como el SnGWizard lo llevan incorporado “por defecto”.

En general, en la burbuja de un sit and go, si tienes un stack con un tamaño razonable el ICM te aconsejará ser bastante más conservador que en una mesa de cash, dado que si te eliminan pierdes la opción de entrar en premios. Aún así, esto sólo vale para stacks grandes y medios. Si un stack de 5.000 puntos pierde 1.000, eso afecta relativamente a sus posibilidades de ganar el torneo; en cambio, si los pierde un stack de 1.500, habrá visto reducido bastante más de la mitad de su “peso”. Eso hace que estarse quietos y evitar riesgos sea algo mucho más costoso para los stacks pequeños que para los grandes, si las ciegas les amenazan seriamente. Si un stack pequeño está a punto de ser comido por las ciegas, seguramente es mejor para él aceptar una jugada 40/60, que le da un margen aceptable, que dejar pasar esa oportunidad esperando una situación mejor, puesto que puede que no llegue antes de que las ciegas se hayan comido su stack.

Por otro lado, también es decisivo el reparto de premios. Cuanto más gane el primero respecto de los demás jugadores, más agresivo y arriesgado hay que ser. En cambio, si todas las posiciones de cobro están más o menos equilibradas, es más razonable ser muy cuidadoso hasta estar en premios. Hay que tener en cuenta también las ciegas, cuanto más rápido suban las ciegas más riesgos hay que tomar si nuestro stack no es de los más grandes de la mesa. En los torneos multimesa, la estructura de premios completamente piramidal justifica un juego aparentemente alocado, puesto que los primeros puestos son tan enormemente grandes en relación con las demás posiciones de cobro que entrar en premios es algo bastante indiferente desde el punto de vista matemático, aunque psicológicamente sea muy importante para muchos jugadores.

Categorías
Estrategia

La importancia de la dominación

Un jugador agresivo aspira a tener un rango de robo de ciegas y de 3 y 4bet más elevado que el de la media de jugadores -al menos mientras el metajuego no se vuelva completamente loco-. Eso hace que llegue un cierto punto en el que los rivales con los que más coincidimos en las mesas se adapten a nuestro juego y decidan igualar nuestras resubidas con un rango más amplio de lo normal. En principio, adaptarse y jugar más manos cuando un jugador tiene un rango importante de 3bet es algo positivo, pero si elegimos para igualar sus resubidas -o para resubirle- manos que tienen un alto porcentaje de probabilidad de estar dominadas, puede darse la casi ridícula situación de que el jugador en cuestión haría mejor en regalar sus ciegas que en intentar “adaptarse”.

En el hold´em la dominación es el factor más decisivo sobre la expectativa de victoria de dos manos que se enfrentan al showdown. Una mano tan mala como 72 funciona mejor contra AK o AA que una mano en principio tan poderosa como AQ. En particular, si lo comprobáis con el Poker Stove, veréis que el enfrentamiento AK-72o nos deja un resultado de 67/33 en equity, mientras que AK/AQ es un 73/26. Si enfrentamos AK con una mano de perfil “medio”, pero jugable, que no esté dominada, como T8s, tenemos que el resultado es un 60/40; la ventaja de AK se ha difuminado mucho.

Eso quiere decir que cuando estamos planteando la mano pre-flop, nuestro primer objetivo tiene que ser aspirar a jugar manos que puedan dominar a las manos con las que el oponente haga call. En segundo lugar, debemos intentar, si eso no es posible, jugar manos que al menos no estén dominadas. Jugar un 40/60 con posición, iniciativa, buenas implícitas y un SPR medio/alto es algo que seguramente tenga EV+, mientras que ver una subida sin posición con una mano como KT, que casi siempre estará dominada, es una jugada realmente dudosa.

Recientemente he visto que muchos de mis oponentes más típicamente nit han decidido ampliar el rango de manos con las que igualan en las ciegas una subida mía desde el button. El problema es que en vez de resubir parejas de mano y conectores suitados, alternando algún call con broadways altos y variando, en general, su juego, muchos han decidido empezar a hacer call con todos los ases -supongo que con la intención de llevarlos al showdown por valor, o de pinchar el as contra mis conectores medios y manos basura que juego desde el button-. Tanto es así que el otro día un jugador con 8 de vpip y 3 de pre-flop raise me hizo cold call desde la ciega pequeña ¡con A5o! ciertamente, yo juego muchas manos en mi rango que pierden ante una pareja de ases, puesto que no me importa subir hasta 53o o cosas así contra el jugador adecuado. El problema es que igualando con semejante mano, las veces que consiga llevar su as sin kicker al showdown es porque le voy a ganar un bote medio o grande con un as más alto o una jugada más fuerte.

A fin de cuentas, si subimos desde middle abriendo el bote con AQ y alguien nos iguala con AK y nos saca media caja, mala suerte (si nos saca una caja entera es otra historia); pero si alguien sube delante de nosotros y hacemos call con AT y perdemos media caja, eso es jugar mal. Si en vez de ser una subida simple, directamente lo que ha pasado es que nos ha re-subido y hemos decidido igualar su re-subida, eso es una manera nefasta de jugar AT.

Los conectores medios y las parejas de manos son manos que generalmente podemos considerar como “muy buenas”. En posiciones últimas se juegan tanto para robar ciegas como para defenderlas, y muy agresivamente en el pre-flop si es necesario. Bien, en el caso de los conectores, es importante entender que una gran parte de la fuerza de estas manos no les viene sólo de su capacidad de ligar escalera o trío; eso es algo que siempre está ahí y que hay que tener en cuenta, pero al fin y al cabo siempre es algo relativamente marginal en términos de equity. La fuerza de esas manos radica en que además del plus de equity/implícitas que supone poder ligar proyectos fuertes en el post-flop, casi nunca estarán dominadas contra rangos de raise-3bet-shove-push… de los oponentes, que normalmente hacen esos movimientos con broadways y parejas altas. Por eso, si por ejemplo queremos hacer 4bet, o 5bet shove de farol, 56s es una mano mucho, pero mucho mejor que AQ o JJ, dado que un oponente que haga call a un shove o a un 4bet preflop casi siempre lo hará con un rango que domine claramente manos como AQ y JJ, mientras que en cambio contra una mano como 56s tendrá un 60/40 o un 70/30. tener un 30/70 puede parecer desolador, pero si añadimos el fold equity de nuestra subida preflop, tirando una cantidad realmente enorme de manos que son favoritas al showdown contra 56s (o similares), es muy complicado que su oponente ajuste su juego preflop de tal modo que nuestro movimiento no resulte ser EV+ (tendría que aguantar muchas manos que típicamente están batidas frente a 3bet y 4bet estándar, por lo que seguramente no se atreva a hacerlo y cuando lo haga con un cañón, nuestro conector suitado tendrá un equity muy digno contra sus AA, KK o AK).

Obviamente, si nos dedicamos a resubir de farol y lanzar all-ins pre-flop con 23s+ nuestros oponentes terminarán ajustándose y explotándonos; el punto no es farolear todos los conectores suitados pre-flop, sino entender que son manos poderosas no sólo por sus implícitas sino también por su equity, moderado pero no desastroso, contra rangos muy tight (AJ, p.e., tiene una equity desastroso contra el rango de 3bet de un nit).

Así es que, cuando sientas la necesidad de realizar una tercera o cuarta resubida pre-flop (tal vez porque ese jugador en concreto te está resubiendo mucho, o por alguna lectura que tengas), aparte de subir manos obvias como AK, QQ+, no olvides que, contra según qué jugador 56s, puede ser mucho mejor que AQ o TT (no contra todos, por otro lado), y que casi seguramente sea superior a manos como AT o KQ, y que harías bien casi siempre en subir ante el 3bet de un jugador relativamente tight y predecible.

Jugar con manos sistemáticamente dominadas es seguramente el peor leak posible que se puede cometer pre-flop.

Categorías
Estrategia

¿Control del bote o protección de mano?

Controlar el tamaño del bote y proteger nuestra mano son dos conceptos enfrentados: no se pueden hacer las dos cosas a la vez. Si tenemos buenos motivos para pensar que vamos por delante, casi cualquier mano hecha del oponente tiene varios outs con los que puede convertirse en la mejor mano. No hay que olvidar que tercera o segunda pareja es una jugada que tiene 5 outs a dobles parejas/trío. Contra manos como proyectos de escalera o color, hay todavía más outs que pueden hacernos morder el polvo en la mano. Todo ello sugiere que, cuando tenemos una jugada suficientemente poderosa como para que, de media, vayamos por delante en la mano, debemos apostar una cantidad suficientemente grande como para garantizar que, si el oponente decide pagar, está cometiendo un error y está fuera de odds.

Desgraciadamente, no todo es tan sencillo, y por mucho que nuestra mano sea mejor que la del oponente de media, puede no ser mejor que las manos con las que el oponente esté dispuesto a pagar nuestra apuesta, y desde luego puede no ser mejor que las manos del oponente con las que él quiere jugar por stacks enteros. Al fin y al cabo, puede que perdamos varios botes pequeños si no protegemos bien nuestra mano; pero si decidimos “protegerla” hasta las últimas consecuencias cuando en realidad nuestro oponente tenía mejor mano que nosotros, vamos a perder una caja entera.

Hace dos y tres años el Limit era un juego mucho más popular que el No Limit, mientras prácticamente no lo juega nadie. En Limit, proteger la mano es mucho más fundamental que en No Limit, debido a la diferencia de tamaño relativo entre el bote y las apuestas. En el turn, si el bote tiene por ejemplo 6 BB, el castigo por proteger nuestra mano si vamos por detrás puede ser de 1 o 2 BB, pero el castigo por no protegerla bien puede ser perder un bote entero de 8 o 9 BB en el river. En cambio, en No Limit, las apuestas en cada calle se acercan mucho más al tamaño del bote, que crece exponencialmente en cada calle, por lo que las pérdidas a las que puede llevar sobrejugar tu mano y protegerla excesivamente desde el flop pueden ser mucho mayores que las debidas a perder un pequeño bote por haber apostado poco en el flop o haber pasado.

¿Quiere decir todo esto que en No Limit no hay que proteger la mano? Por supuesto que no; lo que quiere decir es que sólo debemos protegerla con manos con las que estemos cómodos jugando por stacks. Por ejemplo, en NL50 subimos con KQ contra la ciega grande, un jugador tight medianamente agresivo. El flop sale T A Q con dos cartas del mismo palo. Tras pasar nuestro oponente, hacemos una apuesta de continuación de 2/3 del bote y el nos resube por 2.5 veces nuestra apuesta. ¿Puede tener nuestra misma pareja con peor kicker? Sí. ¿Puede tener proyecto de escalera/color? También. Pero tenemos que tirarnos. La misma mano en Limit merece un claro 3bet en ese flop, pero aquí tenemos que tirar nuestra mano. Aunque él puede tener manos peores, nuestra mano no juega nada bien contra su rango. Por otro lado, ése no es nuestro problema. Incluso si de media vamos por delante -lo que sería bastante probable sin ese as en el board, por ejemplo-, el problema es si vamos a poder ver el showdown en esos casos. ¿Qué plan tenemos para el turn? ¿También haremos call a una apuesta en el turn? ¿Sólo si sale blank? Las odds serán parecidas, luego en principio, si hacemos call al raise en el flop, deberíamos hacer call también en el turn, si sale blank. Pero entonces habremos puesto en el centro de la mesa una parte tan grande de nuestro stack que nos veremos forzados a ir all-in en el river incluso si sale una carta que completa potencialmente un proyecto. Lo peor de todo es que, a pesar de tener nosotros la posición, la situación está plagada de odds implícitas negativas, pues en los casos en los que el oponente esté farolenado o semi-faroleando, cuando no se cumpla su proyecto él normalmente no pondrá un dólar más en el bote, por lo que ganaremos botes más pequeños de los que perderemos.

Esto no quiere decir que no debas proteger tu mano cuando tienes una pareja. Quiere decir que no debes hacerlo si no puedes ir all-in cómodamente con ella. Si tu oponente es extremadamente loose y agresivo, o si el stack-to-pot-ratio es muy pequeño, puedes ir all-in en esos casos para castigar sus semi-faroles. Pero si no, es mucho mejor que tires tu mano. Sencillamente, si tu oponente tiene un raise-c-bet% bajo, rondando el 5-7%, proteger tu mano es una opción muy marginal respecto a la necesidad mantener pequeño el bote. Procura ser cuidadoso con la apuesta de continuación y procura pasar en el turn si tu oponente te da esa oportunidad. Eso generará un bote suficientemente pequeño en el river como para para poder hacer call tranquilamente a una hipotética apuesta suya -siempre y cuando no sea exageradamente desproporcionada, claro-. Saber mantener el bote pequeño con manos fácilmente batibles -como top pair o dobles parejas- es una de las claves de los jugadores ganadores, especialmente en niveles bajos y medios -en microlímites puedes tener menos cuidado para poder castigar adecuadamente la looseness de tus oponentes, y en high stacks los faroles son tan frecuentes que llevar al showdown manos marginales es mucho más rentable que en mesas de niveles medios plagadas de nits-.

Categorías
Principiantes

Algunas cosas importantes para jugar multi-mesa

Llega un momento en que todos los jugadores tienen que empezar a jugar en varias mesas a la vez. Esto, que hace un par de años era una rareza en niveles bajos, está ahora al orden del día, y prácticamente todos los jugadores recién llegados al mundo del póquer juegan en muchas mesas a la vez. Personalmente, creo que esto frena el aprendizaje de muchos, pero en todo caso voy a escribir sobre algunas cosas muy importantes para poder jugar en muchas mesas correctamente:

 

– Juego preflop. El juego preflop debe estar completamente automatizado. Esto no es lo ideal, pero es impresicindible para poder jugar más de 7 u 8 mesas. Debemos asignar un rango a cada posición y cumplirlo a rajatabla; hay que diseñar el rango de tal modo que: 1) nuestro juego sea posicional, y 2) no sea demasiado fácil de leer. Procura que no esté demasiado dominado por ases y procura hacer re-raises preflop con un poco de alegría. Si no, serás muy fácil de explotar.

 

– Stacks en la mesa: En No Limit es importantísimo controlar el tamaño de los stacks. En una sola mesa no tiene historia, pero con 12 mesas abiertas y muchas luces parpadeando no siempre se tiene en cuenta. Por eso, en los ratos “muertos” hay que “fichar” a los shortstacks y deepstacks de la mesa, para poder tenerlo en cuenta automáticamente desde el juego preflop. Yo creo que el error más frecuente al jugar multimesa es no fijarse en que el oponente tiene menos/más stack de las 100BB habituales.

 

– Estadísticas del hud: hay que estar mirando constantemente las estadísticas de los jugadores con los que compartimos más mesas y pensar sobre ello. P.E., si hay un desfase entre el PFR y AF de un jugador y su WTS, es muy, muy complicado razonar sobre ello en medio del proceso de jugar una mano -más que nada, porque seguramente estemos jugando varias manos a la vez. Si, por ejemplo, tiene un WTS bajo que justifica determinado farol, no siempre tendremos tiempo de pensar en eso antes de que se termine el tiempo, especialmente si la mesa es turbo. Por ello, conviene tener pensadas estas cosas de antemano. Con todos los jugadores es imposible, por eso hay que fijarse en aquellos con los que es más probable que tengamos un enfrentamiento.

 

– Regulares: hay que fichar a los regulares de la sala. Son los jugadores más importantes. Lo normal es que tengamos muchas notas sobre ellos y buenas historias que contar sobre robos de ciegas y demás choques de trenes. No hay que parar de leer sus notas cuando nos sobre tiempo, porque en medio de una mano puede que no podamos. Además, hay que modificar un poco el punto 1, y tener muy en cuenta que un par de jugadores 8/3 en una mesa pueden tener un impacto interesante sobre el juego preflop al que hay que adaptarse. (Lógicamente, que la mayoría de los jugadores sean así sólo pasa en un nivel como NL50 y NL25. Pero cada nivel tiene su jugador “tipo” al que hay que saber adaptarse).

 

– Descansos: en niveles muy altos es imposible pero en niveles bajos hay muchas mesas y no pasa nada por dejar de jugar cada x tiempo. Yo creo que parar cada hora o cada hora y media es altamente recomendable. Mejorará tu winrate. Me juego las dos manos a que un enorme porcentaje de los errores graves -los que cuestan más de media caja- que comete un regular los comete al final de las sesiones de juego.

 

– Software. Cuantas más mesas, más importante es tener Poker Tracker y Poker Ace Hud -o similares. Jugando una o dos mesas puedes pasar sin ello, tal vez, pero jugando doce veo imposible que se pueda jugar sin un buen overlay. En relación con esto encontramos el siguiente punto:

 

 

– Estadísticas sobreimpresas: Cuantas más mejor. Jugar sólo con las 4 típicas (VPIP/PFR/AF/WTS) me parece un gran error. Son muy importantes: los datos relativos a la apuesta de continuación; los datos relativos al robo de ciegas -además, saber el attmp. steal del oponente te dirá cómo de posicional es su juego; los datos relativos al dinero ganado en el flop y en el showdown. Además, los programas de nueva generación como PT3 o Hold´em manager incluyen muchas más estadísticas -y muchas mucho más útiles- relativas al juego en las ciegas y los re-raises. Por supuesto, el número de manos que tienes de ese jugador es muy importante para pesarlo todo correctamente. Y para terminar.

 

– Procesos de pensamiento. Jugar muchas horas en muchas mesas es cansado. No se hace por diversión, se hace para ganar dinero, y es fácil distraerse. Por eso constantemente hay que poner a los rivales en rangos de manos, y eliminar manos de ese rango según cómo vaya jugando la mano. Esto: 1) es la manera correcta de jugar; 2) es algo que ayuda muchísimo a nuestra concentración y a sobrellevar las sesiones.

 

– Manejo de rangos: no sirve de nada tener estadísticas a la mano si no sabe uno leerlas. Por otro lado, por mucho que trabajemos las situaciones en frío haciendo estimaciones de valor esperado, esto no puede cubrir todas las situaciones; por eso conviene entrenarse un poco en saber con cierta precisión a qué rango “en manos” corresponden los rangos percentuales del layout.

Supongo que se me olvida algo, pero creo que esto es lo que principalmente hay que trabajar cuando se quiere empezar a jugar en muchas mesas. Por muy banal que pueda parecer lo que digo, estoy convencido de que tener en cuenta todos estos factores siempre cuando se juega multitabling incide directamente en un aumento muy serio del winrate.

Categorías
Estrategia

El slowplay

Se llama hacer slowplay a jugar una gran mano pasivamente, dejando que los oponentes vean más cartas gratis o baratas, para conseguir así que liguen una jugada mejor (pero más débil que la nuestra, claro) y nos paguen más dinero. En general se considera que es una mala jugada, dado que es muy raro que nuestra mano sea tan poderosa como para soportar que la mano de un oponente mejore. Además, no siempre que mejore pagará nuestras apuestas, pero en cambio es seguro que cuando su mano nos supere nosotros nos dejaremos la caja.

La situación ideal para hacer slowplay sería tener una mano muy fuerte (escalera, color) y tener un oponente con dos overcards que ligue top pair gracias a nuestro slowplay. El problema es que en la vida real es mucho más probable que la carta del turn asuste a un oponente con una mano hecha o le permita hacer algo que nos supere, especialmente si cometemos el nefasto error de hacer slowplay con sólo una pareja.

[1] Por otro lado, hay que entender que si se tiene una mano poderosa, hay que aspirar a ganar un gran bote. Como en NL las apuestas suelen rondar entre 2/3 y 3/4 del bote en cada calle, si, p.e. en el flop perdemos la oportunidad de engordar el bote, en el turn y en el river aspiramos a ganar fracciones del bote menos jugosas. Entonces, al hacer slowplay, tanto si nuestra mano es enorme como si es frágil, vamos en contra de dos reglas fundamentales del NL: 1) proteger las manos hechas; 2) ganar botes grandes con manos grandes.

En todo caso, hay muchos artículos explicando por qué es malo hacerlo. Así que vamos a centrarnos, por una vez, en los casos en los que es correcto (e incluso bueno) jugar despacio una mano hecha. Son pocos:

1) Tu mano es indestructible. Si tienes 23 en la ciega grande y el flop sale 2 2 2, enhorabuena, has ganado la mano. Ahora, además, hay que hacer todo lo posible para ganar dinero. Si nadie apuesta delante de tí (nadie lo ha hecho, o estás fuera de posición) pasar no es mala idea [2], especialmente si tienes pocos rivales. Tal vez alguien ligue su full con overcards en el turn y puedas obtener algo de valor más adelante.

Por otro lado, si alguien te apuesta: ¡iguala! Si hay más jugadores puedes inducir algún overcall, y si el jugador te está faroleando puede que lo siga haciendo en el turn. Si resubes, tirarás todos los faroles, que es la mano más probable de alguien que te apuesta en ese flop. Más de una vez teniendo las nuts en ese tipo de boards que se supone que no ayudan a nadie me ha pasado que un oponente se vuelve loco y me mete un 3-barrell shove; si hubiese resubido en el flop, le habría tirado.

2) Tu mano es frágil, pero el bote es muy pequeño. Si tienes color, una carta doblada puede darle a alguien un full o un poker que te ganen, si tienes trío puedes verte superado por una escalera, si tienes una escalera es muy fácil que alguien consiga igualar o superar tu mano… casi ninguna mano es invulnerable, lo que no invita a jugar despacio. Pero si el bote es muy pequeño, y siempre que no estés dispuesto a jugar por todo tu resto si sale alguna carta de las que te pueden matar, hacer un slowplay es razonable. Otra condición para que esto no sea un error, es que haya pocos jugadores en la mano; cuantos más haya, más probable es que paguen nuestras apuestas buscando alguna mano, por lo que es mejor castigar sus odds apostando en el flop.

No hay que confundir el juego lento con el juego pasivo. Hay muchos motivos para jugar pasivamente ciertas manos, pero muy pocos para jugar despacio manos muy poderosas. En caso de duda, apostar de cara o resubir suele ser la mejor opción, antes que intentar dar una carta al oponente que pueda ponernos en problemas. En todo caso, si tienes una mano realmente buena, juégala de tal modo que sea razonable esperar que puedas sacarle la caja al oponente en el river; si eso es completamente imposible (porque el bote en el flop tenga 2BB, p. e.), entonces es cuando uno puede plantearse un slowplay. En todos los demás casos, hay que engordar el bote.

 

[1] Con esto no quiero decir que tengas que hacer grandes apuestas sólo con pareja. Es lógico pasar o igualar con algo peor que un trío -al menos si hay más de dos jugadores en el bote-, pero no con la intención de dejar ver cartas gratis a los oponentes, sino para evitar pagar grandes apuestas en el river (donde, si apostamos demasiado desde el flop, el bote será muy grande).

[2] Apostar tampoco. Si alguien tiene una pareja de mano, y apuestas, te pagará o te resubirá; especialmente si es una pareja media, te conviene apostar en el flop, porque una overcard en el turn te matará la acción. Y si pasas habrás perdido una calle que puede ser esencial para llevarte un bote jugoso.

Categorías
Estrategia

Teoría de juegos

En algunos post, en foros sobre poker, se comenta de refilón la teoría de juegos, pero no es algo sobre lo que los jugadores tengan un conocimiento muy claro. El libro “The mathematics of poker” habla constantemente de teoría de juegos, pero a parte de ése hay pocos libros y/o artículos de poker que hablen sobre el tema.

La teoría de juegos es básicamente el estudio matemático de los juegos de estrategia, o, dicho más técnicamente, de los entornos estratégicos. Un entorno es estratégico si las decisiones que debe tomar un agente están basadas en estimaciones y suposiciones sobre la acción que tomará nuestro oponente -o varios de ellos- en base a nuestra propia acción. Si no, el entorno es paramétrico. Así p.e. el juego de la ruleta se da en un entorno paramétrico -es decir, que en términos de teoría de juegos no es un “juego”-, mientras que el poker o el ajedrez se dan en entornos estratégicos.

La teoría de juegos se encarga de la resolución de los juegos, y no exactamente de cómo ganar a esos juegos; es decir, con herramientas de teoría de juegos puedes determinar cómo ganar -y, de paso, como ganar el máximo- contra un jugador que juega un 33% de piedra y un 66% de tijera en un juego de piedra-papel-o-tijera; pero el objetivo en sí de la teoría de juegos no es ese, sino la resolución del juego. ¿Qué es “resolver un juego”? Resolver un juego es encontrar el “par optimal”. El par optimal es el conjunto de estrategias que pueden adoptar los dos jugadores, de tal manera que ninguno de los dos puede mejorar su ventaja de forma unilateral cambiando su estrategia; esa situación también es conocida como  “Nash equilibrium” (en latín) o Equilibrio de Nash. P.E. en el juego de piedra-papel-o-tijera,  la situación resultante de que los dos jugadores jueguen al azar una distribución equitativa de piedra, papel y tijera es un equilibrio de Nash. semejante par de estrategias se dice par optimal, y ninguno de los dos jugadores puede aumentar su ventaja cambiando su estrategia: el juego ha llegado a un punto muerto en esa situación .

Es decir, cuando se habla de estrategia óptima en teoría de juegos, esto no quiere decir necesariamente que sea la mejor estrategia. La estrategia óptima del piedra, papel o tijera, p.e, consiste en jugar al azar… y precisamente esa estrategia no puede ganar a ninguna otra estrategia posible del Roshambo (que es el nombre japonés original de ese juego) -a cambio, tampoco puede perder contra ninguna posible estrategia-.

Esto no tiene que ser así para todos los juegos, es una particularidad del piedra-papel-o-tijera: hay juegos en los que sencillamente el par optimal lleva a  una situación en la que un jugador tiene ventaja absoluta; podría decirse que un juego así es esencialmente injusto: p.e. en un juego de piedra-papel-o-tijera donde el jugador A gana 1 punto cuando gana una “mano”, pero el jugador B gana 3 puntos cada vez que gana un evento… el par optimal es el mismo que en un juego tradicional, pero el jugador B tiene ventaja intrínseca.

En todo caso, voy a dar en este artículo la resolución de un pequeño juego creado ad hoc, y en una siguiente serie de artículos hablaré de la posibilidad de aplicar esa herramientas a un juego como el poker, que es mucho más complicado.

Primero de todo, volvamos al piedra, papel o tijera. Pero vamos a cambiar ligeramente las reglas del juego, de tal modo que se vuelva un piedra, papel o TIJERA, o Roshambo-T. En este juego, dos jugadores se enfrentan continuamente. Cuando uno tiene piedra y el otro papel, pues el jugador de piedra pierde un punto y el jugador de papel gana uno. Igualmente, cuando las tijeras se enfrentan contra la piedra, el jugador con tijeras pierde un punto y el jugador de piedra gana uno. PERO cuando el jugador con tijeras gana a un jugador con papel, el jugador de tijeras gana 2 puntos y el jugador de papel pierde 2 puntos. Todos los empates dan cero puntos a cada jugador.

Con esa estructura de pagos, dos cosas saltan a la vista: la primera es que estamos ante un juego de suma cero, es decir, que todos los puntos que pierde un jugador los gana otro jugador, lo cual indica que ese juego tenderá a alguna situación de equilibrio de Nash -lo que supone que un par optimal existe para ese juego, y que por tanto se puede resolver-. La otra que salta a la vista es la estrategia óptima ya no puede ser la misma que en un juego de piedra, papel y tijera convencional, puesto que si el jugador A juega 1/3 de piedra, 1/3 de papel y 1/3 de tijera, el jugador B puede adaptarse jugando solamente tijera, lo cual le reporta beneficio inmediato, dado que 0,33 veces empata contra tijera, 0,33 veces pierde contra la piedra (-0,33 puntos), y 0,33 veces gana contra el papel (+0,33*2= 0,66 puntos), por lo que el EV resultante de la estrategia del jugador B es +0,33 puntos de media por mano. Ahora bien, jugar sólo tijera no es ni de lejos la estrategia óptima, dado que si el jugador A se re-adaptase jugando solamente piedra, ganaría un punto por mano contra esa estrategia. Cuando en un juego salta a la vista que todas las estrategias puras -como jugar sólo piedra o sólo tijera- son claramente explotables, eso quiere decir que la estrategia óptima será una estrategia mixta que reparte varias acciones distintas.

Para encontrar la estrategia óptima del jugador A, hay que encontrar por tanto aquella estrategia a la que le resulta indiferente que el jugador B juegue piedra, papel, o tijera. Si la EV de nuestra estrategia es la misma contra piedra, contra papel y contra tijera, entonces es claro que ese jugador no puede explotarnos polarizando su estrategia y añadiendo más piedras o más tijeras, p.e. Entonces la cosa es tan simple con igualar a cero. Bien, llamaremos a la distribución {piedra, papel, tijera} del jugador A como {a, b, c}, donde estas letras son el números de veces que jugamos piedra, papel o tijera, tal que a + b + c es siempre igual a 1.

Bien, ahora tenemos que encontrar aquella distribución a, b, c tal que le sea indiferente que el oponente juegue cualquier estrategia -y cuyo valor resultante, por tanto, sea cero-, por lo que basta con encontrar aquella distribución que tiene un valor de cero contra el jugador B tanto si este juega solamente piedra, solamente papel o solamente tijera. Se impone que nuestra estrategia valga 0 contra las tres posibles estrategias extremas (lo que supone que valdrá siempre cero contra cualquier posible estrategia mixta), y luego se juntan todos los resultados en un sistema de ecuaciones:

Caso 1: El jugador B sólo juega roca.

a*(0) + b*(-1)+c*(+1)=0

-b+c=0 —>  b=c

Caso 2: El jugador B sólo juega papel

a*(-1) + b*(0) + c*(+2) = 0 —> -a+2c=0 —>2c=a

Caso 3: El jugador C sólo juega tijera

a*(+1) + b*(-2) + c*0= 0 —–> a-2b= 0 a =2b

Por lo tanto, si juntamos los tres resultados más la condición de que a+b+c=1,

y realizando las sustituciones oportunas encontramos los tres valores: a=1/2 b=1/4 y c=1/4

(es una cuestión de álgebra elemental, poniendo las cuatro ecuaciones en un sistema -y en realidad basta con tres- cualquier lector puede obtener esos resultados).

El caso es que el resultado nos dice que el jugador A debe jugar la mitad de piedras, y 1/4 de papeles y tijeras para evitar volverse explotable. Si hace eso, el jugador B no puede adoptar ninguna estrategia que le explote. Como se puede ver haciendo cálculos, cuánto más fuerte es la opción “tijera”, más piedras debe distribuir un jugador en sus acciones para evitar volverse explotable. En el caso de este juego, como la estructura de pagos es la misma para los dos jugadores, la estrategia óptima de B será exactamente la misma que la de A: ése es el par optimal, y ninguno de los dos jugadores puede obtener ventaja cambiando unilateralmente su estrategia. [1]

Lo importante ahora es darse cuenta de la importancia de que para una estrategia óptima E del jugador A, cualquiera de las estrategias de B le resulta indiferente, es decir, es una estrategia que genera un punto de indiferencia. En la mayoría de juegos, el punto de indiferencia, el equilibrio de Nash y la estrategia óptima para ese juego están fuertemente ligados. En el poker es especialmente importante entender bien lo que es el punto de indiferencia: si por ejemplo yo consigo distribuir mis acciones en el river entre faroles y apuestas por valor de tal modo que a mi oponente le sea imposible mejorar viendo más showdowns o tirando más sus cartas, quiere decir que he llegado a un punto en el que estoy jugando esa situación óptimamente, y mi oponente no me puede explotar -aunque él siempre haga call o siempre fold, yo no pierdo dinero-. Es muy importante para jugar contra jugadores más fuertes que nosotros. Además podemos jugar óptimo contra desconocidos y luego adaptarnos faroleando más o haciendo más apuestas por valor si ese jugador se desliza a un lado o al otro del punto de equilibrio. (Pues, aunque la situación sea de equilibrio mientras juguemos óptimo, puede volverse extremadamente ventajosa si decidimos cambiar nuestra estrategia y ese jugador mantiene una estrategia polarizada claramente explotable, como pagar con manos extremadamente marginales o tirar demasiado sus manos hechas, en cuyo caso basta con farolear más de la cuenta o menos para adaptarnos a su juego).

También es importante entender el procedimiento para encontrar estrategias óptimas: basta con imponer que, contra todas las posibles estrategias del oponente -sólo call o sólo fold, p.e. en el caso del poker, por poner un ejemplo extremo [2]- sean igual a cero contra nuestra estrategia, lo que nos permitirá obtener los valores óptimos de faroles y value bets -óptimos no son, claro, los que ganan más dinero, sino los que nos vuelven inexplotables-.

[1] Podeís pensar que ya que a la estrategia A le es indiferente cualquier posible estrategia de B, cualquier par de estrategias [E, R] (E por estrategia óptima, y R por random, o sea, una cualquiera) es un par optimal, pero eso no es así dado que: 1-hay juegos en que la estrategia óptima puede explotar algunas estrategias débiles del oponente; no es el caso del piedra, papel o tijera ni ninguno de sus derivados, pero sí que se puede dar en el poker, por ejemplo. 2- Para que se de el par optimal, la condición es que ninguno de los dos jugadores pueda mejorar su situación cambiando su estrategia. Si yo juego la óptima del Roshambo-T [1/2; 1/4; 1/4] y mi oponente juega sólo papel… esa situación es de equilibrio. Pero como quiera que yo puedo mejorar mi situación cambiando mi estrategia y jugando sólo tijera, no es un equilibrio de Nash, ni por tanto un par optimal de estrategias.
[2] En realidad habría que definir varias posibles estrategias al menos potencialmente reales del oponente , como “igualar por valor con la pareja más alta o más e igualar cazando faroles sólo en casos de missed draw en el river y por apuestas de 1/2 del bote…” etc. etc. y luego encontar nuestra distribución de apuestas que ni pierda ni gane dinero contra todas ellas. De hecho, una estrategia como “tirar todas las manos en el river” es esencialmente perdedora contra nuestra estrategia óptima, es decir, si jugamos de tal modo que no nos puedan explotar, es imposible que un jugador que siempre tira sus manos no pierda dinero contra nosotros.
Categorías
Estrategia

Cómo estimar rangos de ataque a ciegas

Estimar EV desde el preflop es algo muy complejo. Utilizar la equity preflop de cada mano no es la mejor opción, porque no tiene en cuenta cosas tan importantes como la posición, el fold equity o las odds implícitas negativas.

Por otro lado, en el caso particular de las ciegas, hay que tener en cuenta que la mayoría de nuestros beneficios vienen de las manos que no jugamos, por lo que sólo deberemos tener en cuenta la fuerza de los rangos en los casos en que hay enfrentamiento post-flop: y resulta que cuando hay enfrentamiento post-flop, los rangos ya no son los mismos del preflop, sino que resultan mucho más reducidos.

Para estimar un rango óptimo de robo lo que hay que hacer es:

1) Definir el rango de defensa y tipo de juego de los dos jugadores defensores.

2) Separar la probabilidad de los 4 distintos tipos de posibles resultados:

  1. I) los dos se tiran
  2. II) la BB iguala.

III) la SB iguala.

  1. IV) las dos ciegas igualan. La probabilidad de cada caso depende de los rangos de defensa.

3) Estimar la EV de cada caso, teniendo en cuenta que tendremos que asumir algunas cosas y cambiar algunos rangos en los casos en los que hay enfrentamientos postflop.

4) Sumarlo todo y, por último, 5) una vez que se han probado los posibles rangos de ataque, comparar los resultados y elegir el mejor.

Por ejemplo, supongamos que estamos en el button y hay dos jugadores en las ciegas: la

SB defiende con un rango del 90% y la BB con el 20%. En un nivel como el mío (NL50), estos rangos serían de los mejores rangos de defensa. Entonces, si tuviera que estimar el EV de un rango de ataque contra estos rangos de defensa haría lo siguiente:

-Pongamos un promedio sobre 1.000 manos. Si nuestro rango, p.e., es del 30%, pues hay 700 manos que tiramos preflop, con una EV=0.

De las 300 que subimos, hay que determinar cada posible caso.

  • Los dos se tiran—> 0.9*0.8= 0.72. El 72% de las veces robaremos las ciegas.
  • La BB iguala, y solamente la BB—> 0.9*0.2= 0.18. El 18% de las veces nos las veremos con la BB.
  • La SB iguala, y solamente la SB—> 0.1*0.8= 0.08. El 8% de las veces jugaremos contra la SB.
  • La SB y la BB igualan: —> 0.1*0.2= 0.02. El 2% de las veces jugaremos contra los dos jugadores.

Entonces, el primer caso tiene una EV de: 300*0.72*1.25= 270 BB/1000manos.

El segundo caso son 300*0.18= 54 manos. Ahora, teniendo en cuenta que estamos HU en un robo de ciegas, vamos a asumir que nuestra apuesta de continuación se dará el 100% de las veces. Por lo tanto, para controlar el número de enfrentamientos, estimaremos un % de veces que él se tira a nuestra apuesta de continuación. Supongamos que se tira el 60% de las veces. Por tanto:

 

64* 0.6= 38 manos en las que se tira. EV = +5.25BB *38= +199 BB

64* 0.4= 26 manos en las que iguala la c-bet. Aquí tenemos un bote de unas 20 BB en el que estamos jugando en el flop contra un rango muy reducido de manos. Aunque no es exacto, una buena manera de analizar esta situación es coger un posible flop y enfrentar nuestro rango del 30% contra el rango de call a cbet del oponente. En este caso el iguala todas sus manos y draws, más algunas overcards. En un flop, p.e., Q T 5 [1], él igualaría parejas de T y Q, overcards como AK o AJ, y parejas de mano medio altas. Con esos rangos, el poker stove nos da un 65/35 a su favor. Eso quiere decir que de las 10 BB que hemos comprometido en esta mano, podemos esperar razonablemente recuperar 3 por nuestra equity, por lo que perdemos 7 BB de media en cada uno de las 26 manos en que la BB nos iguala. 26*7= -182

El EV total de los enfrentamientos contra la BB es de 199-182= +17 BB.

Ahora, hay un 8% de enfrentamientos contra la SB. 300*0.08= 24.

Contra la SB haríamos exactamente los mismos tipos de cálculos, así que no voy a repetirlos. Teniendo en cuenta, eso sí, que la SB tiene un rango más reducido, por lo que tanto nuestra apuesta de continuación (eso depende de tu estilo de juego, claro) como el equity de nuestros enfrentamientos será distinto., Pero el resultado sería parecido -aunque con menos EV, o con ligera EV negativa si fuese muy nit.

Contra los dos ciegos a la vez jugaremos poquísimas manos: solamente 6 manos de cada mil, así que podríamos incluso obviarlas. En todo caso, hay que tener en cuenta que nuestra c-bet se reducirá casi hasta el 50% y que es más difícil llevarnos el bote preflop; aparte de que también nuestra equity post-flop baja considerablemente. De todos modos, al ser relativamente un número ridículo de manos, su resultado, sea positivo o negativo en EV no afectará casi al resultado total.

Luego, sólo queda sumarlo todo y ver el EV total de ese rango (30%). Luego hay que hacer lo mismo con otros posibles rangos e ir viendo cuál es el más rentable. Ahora no me interesa calcular ese caso específico porque dejaré eso para un artículo posterior, sólo quería explicar el método para hacerlo; de todos modos hay que tener algunas cosas en cuenta:

– El estilo de los jugadores; si son buenos hay que subir menos y si son débiles hay que subir más.

– Su rango de 3bet. Cuanto más pongan la tercera apuesta antes del flop, más cuidadosos hay que ser con el rango de subida. De hecho, si re-suben mucho, hay que calcular la probabilidad del caso específico y estimar la EV de ese caso -que será negativa casi seguro-.

– La calidad del rango: un jugador malo puede igualar una subida con A6 pero tirar 86s (las dos cosas son errores); si eso es así, hay que tenerlo en cuenta y castigar esa tendencia.

– Contra jugadores buenos, sucederá que estos ajustarán su rango en base al nuestro, por lo que su % de fold desde las ciegas en general puede no ser el mismo que contra nosotros.

[1] Tiene que haber maneras mejores de estimar esto que elegir un flop al azar, pero no se me ocurre. El caso es elegir un flop -como este- que asegure que el rival aguanta un gran % de su rango de defensa, para asegurarnos de que es un caso típico de call a la apuesta de continuación.

Categorías
Estrategia

Probabilidad condicionada: un error frecuente

Muchos jugadores infravaloran y mucho la posibilidad de que, si han ligado pareja o trips en el flop, otro jugador tenga esa misma carta en su mano. Ciertamente, es algo muy improbable: si ligas pareja más alta en el flop, p.e., sólo hay 92 manos que pueden darle esa misma pareja al oponente. Teniendo en cuenta que, en principio, él puede tener en su mano 1081 manos distintas, lo hace muy poco probable: sólo pasará el 8% de las veces. Si en cambio tienes trips, hay sólo 46 manos que le dan esos mismos trips al oponente (o full): la única carta que queda de ese tipo combinada con cualquiera de las 46 cartas restantes de la baraja. Eso nos dice que un 4% de las veces que tengas trips, el otro jugador también tendrá trips o full; si uno se para a pensarlo no es tan poco -es una de cada 25 veces-. Pero pensar que podemos sobrejugar nuestras manos porque es muy poco probable que el oponente tenga lo mismo o mejor es un error de concepto.

 

Al decir que eso sucede sólo una de cada 25 veces, estamos asumiendo que el rival juega un rango del 100% de las manos. El problema es que es falso siempre, no hay ningún jugador que juegue todas las manos. Lo normal es que la mayoría de las veces que entramos a una mano sea con dos cartas altas, o al menos jugables. Desde luego, no siempre jugaremos AK o AQ, pero si entramos subiendo a la mano son las manos más probables de nuestro rango, independientemente de la posición que juguemos [1]. Por otro lado, si nuestro oponente está jugando la mano -obviando que haya jugado gratis desde la ciega-, lo más normal es que tenga una mano razonable para querer ver un flop. Aunque en NL manos como T9s o 22 son realmente poderosas, de nuevo lo más probable es que el oponente se maneje con una o dos figuras.

Una vez que se ha dado el hecho de que nosotros y nuestro oponente hemos entrado a la mano, no importa cuáles son las probabilidades de tener tal o cual mano respecto a todas las manos posibles, sino respecto al rango con el que los dos jugadores entran a ver el flop. Esto es muy importante para lo que estamos comentando, porque si tu pareja es de ases o de reyes, y subes con un rango del 10%, y tu oponente hace call con un rango del 5%, la presencia masiva de ases y reyes en su rango pesa mucho más que el out que le quitas por tener tú esa misma figura en la mano. Aunque tú tengas un As, la probabilidad de que un jugador con un rango reducido tenga uno no es nada despreciable.

 

Pero esto es sólo una parte de la ecuación. La otra son las voces del oponente. Cada vez que un oponente hace algo, debemos esforzarnos en entender qué manos de su posible rango inicial ha eliminado esa voz. Supongamos que subes preflop a 4 ciegas -que es tu manera estándar de jugar- desde el CO+1 -la mano te ha llegado muerta-. Bien, seguramente tu rango ahí sea alto si eres un buen jugador al que le gusta robar las ciegas. CO+1 no es una posición de robo estrictamente, pero en realidad se podría considerar como tal. A un jugador que tiene un PFR del 9% y rango de robo del 30%, se le puede suponer perfectamente un rango del 25% desde CO+1. Eso quiere decir que, a parte de manos premium, jugaremos muchas manos al límite, como T8s o J9s, etc. etc. para equilibrar nuestro rango y optimizar la posibilidad de robar las ciegas. Aún así, por mucho que queramos evitar que nuestro rango esté demasiado dominado por figuras, lo más probable es que tengamos una en la mano. Eso condicionará el juego del oponente: nos faroleará más en boards sin figuras y nos tendrá más respeto en boards con ellas: especialmente ases. Ahora bien, si este jugador es un poco roca, que casi nunca resube y sólo iguala subidas con manos muy fuertes, podemos dar por sentado que la incidencia de figuras en su rango es altísima. Ahora, supongamos que sale un flop con una K o un As y apostamos. Él iguala. ¿Debemos seguir pensando que es “muy improbable” que él también tenga esa figura, sólo porque nosotros le quitamos un out? Al contrario, tenemos todos los motivos del mundo para pensar que él tiene esa carta también. Si hemos subido p.e. con AT, su call en el flop es un motivo estupendo para pensar que podemos estar dominados. Salvo que la carta del turn nos obligue a reevaluar, deberemos pasar para ver el showdown lo más fácil posible.

Por otro lado, incluso si el board tiene proyectos obvios, no hay que pensar inmediatamente que su call significa más probablemente un draw que una mano hecha. Contra un rango del 100%, y teniendo en cuenta que nosotros le estamos quitando un out a esa posible mano, el draw, p.e., a color, es la mitad de probable que su As (hay 92 manos que le dan pareja de ases y 55 que le dan proyecto de color). Pero teniendo en cuenta que en su rango se mantienen muchos más ases que manos suitadas -dado que podemos eliminar 72s, 85s, 86s etc. etc- el eliminar nosotros uno de sus outs no hace mucho más probable la opción del proyecto, dado que lo reducido de su rango favorece mucho que su call signifique una pareja [2].

 

Todo esto se debe a la diferencia que hay entre probabilidad bruta y probabilidad condicionada. No importa lo poco probable que sea algo “en general” si se da algún hecho que modifica esa probabilidad, debes reevaluar tu estimación. Un set es poco probable: pero si un nit te resube por 3 en el flop cuando ha habido algo de acción preflop, es mucho más probable que estemos ante un set. Los jugadores que se dejan cajas y cajas con TPTK no tienen esto en cuenta y siempre infravaloran la posibilidad de estar ante una mano mejor, ya que es “muy poco probable”. Ciertamente, que alguien tenga un trío es poco probable “en bruto”. Pero que alguien te ponga all-in con algo peor que la pareja más alta, eso sí que es verdaderamente improbable.

 

 

 

[1] Ciertamente, son manos mucho más probables si subimos desde UTG que desde el Button. Pero en general, un rango de subida de cualquier jugador está determinado por la presencia de manos como KQ, AK etc. etc.
[2]: En este ejemplo, el prototipo de oponente es un jugador rocoso que sube y resube poco y juega pocas manos. Contra un Slag, por ejemplo, un call en el flop con un as puede ser perfectamente una manera de preparar un farol posterior… aunque teniendo en cuenta que el oponente aquí está sin posición, incluso un jugador muy loose sería raro que pretendiese flotar.

 

 

 

 

Apéndice: el teorema de Bayes

 

El teorema de Bayes permite calcular probabilidades condicionadas de un modo que podría sernos realmente útil. No sólo expresa la fórmula de la probabilidad condicionada de algo (que sería el caso límite más simple del teorema), sino que tiene en cuenta la diferente probabilidad bruta de sucesos que sumen 1 (es decir, que sean excluyentes entre sí y exhaustivos) en relación con la probabilidad condicionada de cada uno de esos sucesos en base a un hecho. Por ejemplo, si tenemos tres urnas de las que extraer bolas de colores, y la incidencia de color en cada urna cambia (p.e. en la primera hay tres bolas rojas, en la segunda una y en la tercera quince), y sabemos que se ha extraído una bola roja… podemos calcular la probabilidad de que haya sido extraído de la urna 1, 2 o 3.

 

Cuando empecé esta serie de artículos creía que eso se podía utilizar para el póquer. Mi idea era fijar la probabilidad inicial de que un jugador hiciera tal movimiento (p.e., que sube el 80% de sus draws a color en un flop Ac Td 5d) en base a los números del poker tracker. Luego, con el teorema de Bayes, calcular correctamente la probabilidad de que la voz, p.e. “raise”, significara efectivamente un draw a color. Al añadir al denominador del teorema la probabilidad bruta de que el oponente tenga tales manos en su rango, junto con nuestras estimaciones anteriores, debería servir para ajustar bastante correctamente el problema de la incidencia de las manos del oponente (en el sentido de que, p.e. , si sube el 100% de sus sets y sólo el 2% de puro farol, pero hay muchísimas más manos que son faroles que sets, esa diferencia aparentemente abismal queda severamente corregida).

El problema es que tener ese conocimiento es imposible. No podemos saber que el oponente sube el 50% de sus parejas, el 80% de sus sets y el 5% de sus gutshots, por ejemplo. Saber que un tipo de mano es el doble de probable que otra es poco útil si no sabemos cómo juega el oponente cada tipo de mano. Por lo que utilizar el teorema de Bayes para hace estimaciones de EV se convierte en algo un poco subjetivo y tal vez frívolo, por cuanto que es una cantidad enorme de trabajo que al final no tiene por qué aportar nada. Aún así, la idea queda ahí para el que crea que tiene salida.

Por otro lado, no soy matemático. Así que si me he expresado mal con la terminología, espero que se me disculpe 😀

Categorías
Estrategia

Cold bluffs en el Flop

Hay manos que sólo tienen expectativa positiva si vamos a farolear sistemáticamente con ellas después del flop. Por “sistemáticamente” no entiendo “mucho” ni “el 100%” de los casos, sino que quiero decir que tenemos que farolear con arreglo a un plan, sabiendo que vamos a tener que hacer un movimiento de farol o semi-farol en un buen porcentaje de spots.

En general, estas manos serán las parejas medias y bajas de mano y lo conectores del mismo palo, ya sean de uno o dos gap. Sencillamente, si hacemos call con este tipo de manos sólo con la esperanza de ganar dinero al showdown cuando liguemos una mano fuerte, estamos perdiendo dinero. Sobrevalorar las odds implícitas de ligar set, color o escalera [1], es un error común de muchos jugadores. No podemos tirarnos de la mano si no ligamos set o proyecto en el flop, porque entonces las 3, 4 o 5 bb que pagamos en el call preflop suponen una sangría a largo plazo imposible de contrapesar ligando grandes manos.

Entonces, ya que cuando igualamos con estas manos vamos a tener que farolear post-flop en un gran número de spots, hay que determinar muy bien cómo hacerlo; es decir, tenemos que decidirnos entre resubir directamente el flop o hacer el típico float -es decir, igualar el flop y apostar el turn si el oponente hace check-. Para ello, hay que tener en cuenta con qué manos reales haríamos call y con cuáles hariamos raise, o al menos qué espera de esos movimientos el oponente medio del nivel. Básicamente, resubiremos todos nuestros monstruos y nuestros draws a 8 outs o más, y haremos call con parejas con valor al showdown -que es poco útil resubir en el flop, a pesar de que muchos jugadores auto-denominados tag lo hacen sistemáticamente-. Con una buena pareja no queremos auyentar faroles ni crear un bote enorme, así que call es la mejor voz. Con un monstruo queremos jugar por stacks, y para ello hay que crear un gran bote con un raise en alguna calle, por lo que tendremos que resubir en el flop con el fin de crear un buen bote que ate al oponente en los casos -pocos- en los que iguale nuestro raise en el flop. Con un draw tenemos que resubir para maximizar tanto nuestro fold equity como la expectativa al showdown de los casos en los que el oponente iguale y se complete nuestro proyecto.

Bien, en orden a maximizar nuestro fold equity con faroles puros o casi puros postflop ante el preflop raiser, obviamente la voz con más fold equity es el raise en el flop, porque tiene mucho más leverage que representar una value bet en el turn. Además, esto protege nuestros raises con monstruos -aunque revierte en contra de nuestros raises con draws-. En cambio, si nuestra mano tiene algo de valor al showdown, por poco que sea -tenemos una pareja media, de mano, o hemos ligado pareja con un conector-, float es una opción mejor porque tal vez nuestro oponente aguante draws a los que batiremos en el river, por lo que obtenemos más valor -y menos riesgo- haciendo float que resubiendo el flop. Con esto me refiero a situaciones donde el oponente aguatará overcards, gutshots o parejas medias en el turn, cuando flotemos. Si por ejemplo hacemos cold call con 89s y ligamos el 8, bien, es una situación que se amolda a nuestro plan b -es decir, intentar tirar al oponente de la mano-. Call en el flop con posición y bet en el turn ante check es una línea mejor que hacer raise en el flop, porque no es imposible ganar al showdown algunos de los casos en que el oponente haga call en el turn -especialmente si sabe que somos un jugador capaz de farolear y flotar sistemáticamente al preflop raiser, él mantendrá sus overcards en el turn no ya sólo por el valor de sus 8 outs, sino por la esperanza de que su As alto sea válido si también hacemos check en el river-. Es importante repartir nuestros faroles entre flop y turn -aunque a bote pronto hacer raise en el flop sea casi siempre mejor para farolear- porque esto mejora tanto los faroles del flop como las apuestas por valor del turn, que también tendremos que hacerlas de vez en cuando. Esto que digo de 89s valdría también con manos como 66 o 77.

En cambio, raise en el flop es una línea que debemos reservar para los faroles puros -parejas muy pequeñas o suited sin ligar- y los semifaroles. Cuando no tenemos mano es obvio que queremos la línea más “bestia”, y el raise en el flop lo es. Sale igual de caro que hacer call flop y apostar el turn, pero la amenaza de jugar por stacks en las siguientes calles es mucho mayor, y el oponente se pensará aguantar según qué manos. Por otro lado, los semidraws ganan efectividad porque al generar botes más grandes -si el oponente iguala- la posibilidad de hacernos pagar si se completa el proyecto aumenta mucho -a parte del hecho obvio de que ganaremos muchísimos más botes sin showdown-. Hacer sólo call con un gran draw no es malo sólo porque no aproveche el equity fold, sino porque sus implicitas son muy pequeñas, dado que el oponente no querrá dejarse la caja con una pareja si se completa un draw peligroso, ya que la relación stack-bote será mucho más grande si sólo hemos hecho call a una cbet en vez de raise. Además, si el oponente ve que somos capaces de resubir el flop de farol, bueno, esto no quiere decir que nos vaya a empezar a pagar con manos marginales -un raise en el flop da mucho miedo, y no lo haremos de farol la mayoría de las veces-, pero sí que es posible que aumenten mucho nuestras oportunidades de ganar su caja cuando tengamos un set y él tenga tptk u overpair.

[1] Por cierto que las parejas de mano son mucho mejores que los conectores suitados, aunque sean manos que se suelen tratar de un modo parecido.
Categorías
Estrategia

Float: balancear el juego

Hacer float consiste en igualar una apuesta de un raiser preflop, con posición sobre él, con la intención de igualar en el flop y farolear en el turn (si es que él hace check en el turn).

En general, es algo que se hace con manos especulativas, como parejas pequeñas de mano o conectores suitados -especialmente se hace con parejas de mano, que es sobre lo que vamos a tratar en este artículo-.

La idea de este artículo me vino pensando acerca del beneficio que otorgaba igualar una subida preflop con una mano como 33 o 44. La teoría dice que si el oponente tiene en su stack (y nosotros también, claro) más de 10 veces el tamaño de lo que tenemos que pagar para ver su subida, merece la pena hacer call para buscar el trío. Como ligamos el trío una de cada 8 veces, asumiendo que casi siempre que liguemos nuestro trío conseguiremos la caja del oponente, pues sale rentable igualar si él tiene 10 veces esa apuesta o más.

En la práctica, yo creo que pensar que vamos a conseguir doblarnos casi siempre que liguemos un set es de una fantasía increíble. Si el oponente tiene 10 veces las 4 bb que pagamos preflop, es decir, 40 bb de resto (quiere decir que ha empezado la mano con 44, claro), y le sacásemos la caja el 80% de las veces que conseguimos nuestro trío en el flop (ganando un bote de 8 bb el 20% de las veces restantes, para simplificar mucho y siendo muy optimista), querría decir que, cada 100 veces, hay unas 88 veces -simplificando- que perdemos 4 bb: 88*4= 352. De las otras 12 veces, digamos que 9,6 veces ganamos esas 40 bb (lo que supone un beneficio de 384 bb), y que las 2,4 veces restantes ganamos las 8 bb del bote preflop: simplificando, 20 bb. Eso nos da un beneficio de, básicamente, 50 bb cada 100 manos; el problema es que esa cifra es imposible.

Si ganamos la caja del rival el 70% de las veces, salimos prácticamente break even, y a partir de 65% para abajo, estamos en pérdidas (me voy a dispensar de copiar los cálculos). Todos los que jugamos a esto sabemos que esperar ganarle la caja al rival el 65% de las veces en ese spot es algo materialmente imposible, y que si viniera un demonio del infierno a ofrecernos un 33%, habría que aceptar con los ojos cerrados y sin hacer demasiadas preguntas. Entonces, las soluciones son dos:

1) Aumentar nuestra exigencia para jugar esas manos.

2) Obtener valor de otra manera distinta. La opción 1 sirve para minimizar las pérdidas de jugar esas situaciones con demasiado optimismo; la opción 2 consiste en intentar darle la vuelta a la tortilla y volver positivos esos spots que nos hacían perder dinero. ¿Cómo? Pues flotando al oponente.

Supongamos que nuestro plan de juego es jugar nuestra mano (33, 44, 55) solamente si obtenemos trío (en todos los demás casos, nos tiraremos). Supongamos que nuestra regla, que hemos leído en alguna parte, es hacer cold-call sólo si el oponente tiene 12 veces la cantidad de la apuesta preflop. Supongamos que conseguimos sacar la caja al oponente el 35% de las veces que ligamos trío. Si estamos en ese caso límite (el oponente tiene 48 bb de stack, habiendo subido 4 bb preflop), pagamos, cada 100 manos, 4 bb, y 7 de cada 8 veces perdemos esa apuesta preflop, es decir, perdemos esas 352 bb que hemos visto antes. Las otras 12 veces, pues hay un 35% de esas 12 veces en que obtenemos las 48 bb de nuestro querido amigo, mientras que en el 65% restante sólo ganaremos un bote de 8 bb (estamos simplificando mucho; no contemplamos ni la posibilidad de perder ni de ganar botes intermedios). Eso quiere decir que unas 4 veces ganamos 48 bb, mientras que grosso modo hay 8 que ganamos 8 bb. Eso hacen 48*4+8*8= 192+64= 256, por lo que en términos generales tenemos unas pérdidas de 352 – 256= 96 bb.

Ahora bien, supongamos que nosotros resubimos por tres en todos los flops. Ya sabemos cuántas veces nuestro oponente querrá pagarnos esa apuesta: ronda el 35% de las veces, asumamos el 40% (dado que puede querer pagar un raise en el flop y tirar su mano después, aunque eso es raro. Si subiésemos esta cifra -lo que sería pesimista-, querría decir que hemos fijado mal el primer número, y que tendríamos que haber contado con ganar muchos botes intermedios con los que no hemos contado). Eso quiere decir que tenemos nuestas 256 bb de beneficio en los 12 casos (sobre 100) en los que ligamos set. En los otros 88 casos resubimos x3 la apuesta de continuación del oponente, que asumimos de media que será de 5 bb. Eso quiere decir que apostamos 15 bb para ganar un bote de 13 bb, y que lo ganamos el 60% de las veces. El 60% de esas 88 manos (52,8) ganamos 13 bb, y el 40% (35,2) perdemos 15. 52,8*13= 686. 35,2*15= 528. ¡Obtendríamos un beneficio total de 152 bb en las manos en las que no ligamos trío! De tener un spot con ev- hemos pasado a ganar dinero incluso en los casos en los que no ligamos.

Ahora bien, todo esto es muy bonito pero por supuesto tiene truco. No podemos farolear el 100% de las manos porque nuestros rivales se adaptarían a nuestro juego y perderíamos mucho más en nuestros faroles. Pero si podemos flotar una cantidad razonable de veces que nos permitan contrarrestar lo que perdemos por culpa del call preflop. P.E. si faroleamos con ese ratio de éxito un 30% de manos, tendríamos 12 manos en las que ligamos set ( con un saldo parcial de +256 bb), y 88 en las que no, de las cuales flotariamos unas 26 (ese 30% acordado). De esas 26, ganamos 13 bb el 60% de las veces (+202 bb), y perdemos 15 el 40% de las veces (156 bb), arrojando un saldo parcial de de +46 bb en los casos en que flotamos. Quedan un 70% de los casos en que no ligamos en los que sencillamente perdemos 4 bb: 88*0.7=61.6;     61.6*4= 246.

Tenemos, entonces, 256+46 – 246= 56 [juro que no he puesto las variables aposta para que salga una expresión tan simple :-P] bb de benefico total. Con unos rangos y unas expectativas algo optimistas, pero relativamente razonables, hemos conseguido que un spot negativo se vuelva positivo cambiando nuestra estrategia de juego. De todas formas, aunque se pueden elegir rangos peores y mejores, lo que se pierde por un lado se gana por el otro, es decir: cuanto más pesimistas sean nuestras estimaciones respecto de la posibilidad de ganar la caja del oponente ligando set, tanto más optimistas tenemos derecho a ser en los casos en que faroleamos, y viceversa. Sencillamente, farolear un cierto porcentaje de manos es algo fundamental y no hacerlo es un problema grave, que puede convertir situaciones provechosas en auténticos quebraderos de cabeza. flotar es la única manera de hacerle justicia a nuestra mano, que siendo capaz de ligar set y teniendo posición, es muy poderosa y debe darnos beneficios.

Categorías
Estrategia

¿Cómo ganar en NL50?

Después de haber jugado muchos miles de manos en NL50 y haber subido a NL100, creo que mi experiencia sobre el nivel tal vez le sea de ayuda a alguien.

NL50 es un nivel muy tight; de hecho, es posiblemente el nivel más tight que hay, al menos en lo que se refiere a los regulares y jugadores semipro del nivel. La cantidad de jugadores con unas estadísticas de 8/3 o 9/5 que juegan en varias mesas a la vez varias horas al día es increíble; en según que salas, casi la mitad de las mesas están repletas de este tipo de jugador. El resto de jugadores son malos shortstack y jugadores ocasionales extremadamente loose, y normalmente pasivos.

Esto quiere decir que tenemos que tener claro que nuestros beneficios proceden de explotar a esta clase de jugadores, y de saber muy bien cómo hacerlo.

Hoy vamos a centrarnos en los regulares:

Realmente, se pueden dividir en dos grupos; a saber: los que son extremadamente nit, con un pfr rondando el 3, y los que tienen un pfr un poco más ligero, entre 6 y 9. Los primeros suben un rango de manos tan absurdamente tight que ni siquiera puedes explotarles faroleando cuando deciden entrar a una mano, porque éstas son siempre tan poderosas que muy difícilmente las van a abandonar ante una resubida preflop o en el flop. Tu ventaja directa contra ellos reside en que podrás jugar por stacks cuando tengas una jugada poderosa y ellos serán incapaces de tirar sus QQ-AA o AK ligando top pair. Es muy importante ser capaz de tirar auténticos monstruos preflop sin remordimiento, especialmente cuando ese jugador está en early. Si no, puede que estés “sobrejugando” manos “marginales” como JJ, AQ o incluso QQ en según qué casos, que caen fulminadas contra los rangos de subida de esta gente. Es decir, nuestra ventaja directa contra ellos es muy escasa: algo lógico, dado que juegan poquísimas manos.

Nuestra ventaja indirecta, en cambio, es mucho más amplia y muy determinante. Dejando de jugar una gran cantidad de manos con expectativa positiva, estos jugadores:

1) Nos regalarán sus ciegas.

2) Nos ayudarán a robar las ciegas de otros jugadores, tirando manos preflop con las que podrían habernos subido desde early o middle -echando por tierra nuestra oportunidad de robar- o con las que podrían y deberían resubirnos en el button y la ciega pequeña.

3) Nos darán una gran facilidad para aislarnos con jugadores pasivos y maniacos, tirando manos con las que podrían muy bien haberse entrometido en nuestro intento de aislamiento.

4) Por último, nos regalarán nuestras propias ciegas, no intentando robarnos con una enorme cantidad de manos con las que tendría expectativa positiva hacerlo. Esto es importante no tanto para jugar contra ellos -son todos casos en los que ellos no están en la mano-, pero sí para comprender cómo tiene que ser nuestro juego en un nivel como este y no volvernos demasiado tight preflop. Hay que abusar del robo de ciegas, dado que en este nivel nos dejarán robarlas impunemente.

 

El segundo grupo de regulares también son jugadores nit, pero con un rango de raise preflop un poco más elevado. Aún así, siguen teniendo alma de nit, por lo que sólo aguantarán manos enormemente poderosas ante cualquier resubida preflop, y serán completamente incapaces de hacer 4bet sin KK o AA -y AA la intentarán jugar despacio muchas veces, además-. Esto quiere decir que cuando suben en middle y en late, donde se sueltan un poco y suben muchas manos con las que jamás querrán saber nada de aguantar una resubida, podemos resubirles con nuestras manos especulativas y todas nuestras parejas, obteniendo una expectativa enorme de este movimiento.

Por otro lado, a parte del 3bet preflop, las resubidas en el flop también son un arma a tener muy en cuenta. Éstos jugadores suben con un rango medio razonable a partir de middle, y en el flop abandonan muchas manos hechas ante un raise -lo cual, dicho sea de paso, es algo muy razonable en NL50 y en casi cualquier nivel-. Jugar por stacks contra este tipo de jugadores es muy complicado -es difícil que lo hagan con tptk-, por lo que si estás igualando en frío con parejas de mano y conectores suitados, con la esperanza de ligar un monstruo y ganar el stack… estás perdiendo dinero. Para jugar esas manos rentablemente hay que farolear sistemáticamente postflop, y la posibilidad de ganar una caja con un set o algo superior es sólo una ayuda marginal que recibiremos de vez en cuando.

Entonces, ya que cuando igualamos con estas manos vamos a tener que farolear post-flop en un buen número de spots, hay que determinar muy bien cómo hacerlo; es decir, tenemos que decidirnos entre resubir directamente el flop o hacer el típico float -es decir, igualar el flop y apostar el turn si el oponente hace check-. O tal vez quieras repartir equitativamente o en alguna proporción este tipo de faroles. Sea lo que sea que decidas -yo casi siempre opto por resubir el flop con manos drawing dead si quiero hacer un farol puro, pero otros pueden preferir flotar en el turn- hay que tomar una línea de acción y farolear un porcentaje determinado de flops cuando hemos hecho cold call ante el raise de un regular. Hacer cold call es peor que hacer 3bet casi siempre, pero sencillamente no podemos hacer 3bet con todas las manos con las que queremos jugar nuestro fold equity contra un regular semi-nit, por lo que igualar y farolear buenos spots post-flop es una obligación en muchos casos.

Otra cosa importante es entender cómo jugar la mano contra estos jugadores cuando nosotros somos el preflop raiser. Estos jugadores tiran muchas manos que perfectamente podrían aguantar, así que tenemos que sobrejugar nuestro rango para robar muchos botes pequeños. Sin embargo, y por eso mismo, si estos jugadores aguantan un preflop raise y la continue bet del flop, es una señal bastante precisa de que tienen una mano hecha, y generalmente una bastante decente. Eso quiere decir que tienes que repartir tus faroles de tal modo que la grandísima mayoría se den preflop -robando ciegas, básicamente- y en el flop -con un porcentaje de continue bet más alto de lo habitual-, pero a partir de ahí es muy difícil que tus faroles tengan expectativa positiva. Esto es, yo no metería muchos segundos barilles con overcards ni con draws, porque estás apostando manos con una showdown equity negativa y prácticamente sin fold equity de ningún tipo, porque casi todo lo que aguante tu cbet del flop aguantará también la del turn. Si tienes posición es mejor darse un river gratis, y si no lo tienes es bueno pasar de todos modos, pues tras el check tienes muchas probabilidades de llegar barato al river, donde todavía tenemos bastantes outs.

También es muy ventajoso saber con qué manos hacen limp este tipo de jugadores: básicamente, en la mayoría de los casos, son parejas pequeñas y medias. Esto hace que resubir a 6 ó 7 bb suponga un call por pot odds por su parte -con intención de ligar el set-, pero un fold en el flop si no conectan el set, por lo que la expectativa que nos da robar el bote en el flop en estas situaciones es altísima. Si tu lectura es tan afinada como para saber que sólo harán limp/call con 22-88, p.e, puedes subir a 5-7 bb con casi cualquier par de cartas sabiendo que robarás el bote en el flop un porcentaje enorme de veces.

Por último, otra característica de este tipo de jugadores, que es necesario tener en cuenta y explotar, es la falta de sentido posicional en el juego preflop. Un jugador con un pfr de 8 puede que tenga un 7% en early, un 8% en mp y un 10% en late. Es importante tener esto en cuenta para no ser demasiado tight en early ni demasiado loose en late, cuando nos planteamos hacer un 3bet a su subida.

Con esto, espero que alguien saque algo en claro para mejorar su juego contra nits.

Categorías
Estrategia

Juego tight y juego loose en Cash Games de No Limit

Cuando juegas No Limit Hold´em tienes que tener un estilo, este puede ser tight, ser muy selectivo con las manos que vas a jugar, o bien loose, es decir, no ser tan selectivo con las manos que vas a jugar.

Juego tight.

Ser tight tiene sus ventajas, la más inmediata si juegas microlímites es que es un estilo muy rentable, jugar tight-agresivo es un juego sencillo para ganar en límites bajos, la mayoría de las decisiones son fáciles y de sentido común.

En número de mesas que podrás jugar si juegas online es mayor, ya que tendrás menos decisiones por hora que tomar, y sobre todo, menos decisiones complicadas.

En límites bajos se puede ganar sin hacer grandes lecturas, sencillamente extrayéndole valor a las mano. Jugar tight en niveles más altos requiere de más habilidad, ya que nuestros oponentes ya no estarán dispuestos a pagar, y habrá que farolear más y jugar más agresivo en general, aprovechando nuestra imagen tight.

Una ventaja común a todos los niveles es que es un estilo que tiene poca varianza, si juegas tight difícilmente pierdas más de cinco cajas o ganes más de siete en una sesión jugando mesa larga. Jugando mesa corta es complicado ganar o perder más de diez cajas en una sesión.

Juego loose.

Jugar loose requiere mucha más habilidad, además, la varianza es enorme, ganar diez cajas o perderlas en una sesión es de lo más normal jugando mesa larga. La varianza puede hacer que en distintos meses tus resultados sean muy desiguales.

Tienes que farolear más, sobre todo en posición. Para compensar todo el dinero que se pierde en pagar preflop hay que robar botes posflop, hay que fijarse mucho en los patrones de apuestas de los villanos, para llevarnos el bote en caso de debilidad. Vamos a jugar muchas más veces en posición que un jugador tight, y hay que saber utilizar la posición en nuestro provecho.

Hay que apostar más veces en el turn contra rivales que nos comienzan a ver mucho la apuesta de continuación. Una consecuencia de subir muchas manos es que la confianza por parte de los villanos en que tenemos mano cuando hacemos apuesta de continuación decaerá. Tenemos entonces que mezclar nuestro juego y comenzar a apostar también en el turn en ocasiones.

Hay que prestar enorme atención a los patrones de apuestas de los jugadores para no pagar con manos intermedias. En muchas ocasiones jugando loose al llegar al river tendremos una mano intermedia, tenemos que saber con qué rango de manos apuesta nuestro oponente para saber si es rentable hacer call o no si éste apuesta por valor.

La venja de jugar loose es que cuando tengas mano de verdad te la pagarán mucho más, el problema es que te verás en muchas situaciones sin mano, o con manos marginales.

¡No quiero ser un nit!

Muchos jugadores confunden jugar tight con lo que se llama comúnmente ser un nit. Un nit es un jugador previsible que se tira con facilidad y va poco al showdown. En micolímites creedme que siendo un “nit tight” podreis hacer mucho dinero sin complicaros la vida, que no os preocupe ser unos nits, es un buen estilo para límites bajos.

A partir de NL200 jugando de estar forma los jugadores no estarán por la labor de pagar, no obstante el juego tight sigue siendo efectivo:

– Los jugadores tight buenos suben la apuesta de continuación mucha veces, aunque jueguen pocas manos es difícil leerlos.

– Van más al showdown. En microlímites puedes ganar jugando tight y yendo un 20% de las veces al showdown, en niveles medios esta cifra se tiene que elevar a por lo menos un 25%, llegando en muchas ocasiones al 30%.

– Mezclan manos especulativas con sus manos premium, dificultando la lectura de sus manos y sorprendiendo a los rivales.

 

A la hora de elegir un estilo: si estás empezando te recomiendo un estilo tight, es el mejor estilo para aprender a jugar y comenzar a ganar rápido. Si estás jugando niveles medios, estás atascado y cada vez obtienes menor rentabilidad, tal vez sea la hora de añadir algunas manos en tu repertorio.

Categorías
Principiantes

Métodos de pago en el Poker Online

Uno de los primeros quebraderos de cabeza con los que debe lidiar quien comienza en el mundo del poker es la elección de una forma segura, rápida y eficaz para mover los fondos de unas salas a otras, realizar los ingresos y retirar las ganancias.

Vamos a hacer un repaso de los tipos de medios de pago que admiten las salas de poker destacando las ventajas e inconvenientes de cada uno para que la elección de uno u otro resulte más fácil.

  1. Tarjetas de crédito/debito.

La mayor parte de las salas aceptan ingresos a través de tarjetas Visa o Mastercard. La principal ventaja de este sistema es la inmediatez de la operación, en unos minutos disponemos de la cantidad ingresada en la sala disponible para jugar.

Para emplear este método es necesario aportar los datos de la tarjeta como para cualquier otra compra a distancia, normalmente titular, número de tarjeta y fecha de caducidad.

La mayoría de los bancos ofrecen servicios para hacer más seguras las compras online realizadas con tarjeta. Entre estos métodos resulta interesante la opción de “securizar” las tarjetas. Esto consiste en asociar a las tarjetas visa o mastercard una contraseña especifica que se usara en las compras online para evitar que nadie pueda usar tus tarjetas.

  1. E-wallets, monederos electrónicos (Moneybookers, Neteller, Click2Pay, Citadlel, Paypal)

Moneybookers

Permite hacer y recibir pagos online en tiempo real con una dirección de e-mail. El dinero se envía desde la cuenta bancaria o la tarjeta.

Paypal

Permite a los usuarios con una dirección de correo electrónico enviar y recibir pagos, entre sus funciones destacan: comprar en Internet, enviar dinero, pagar en e-bay, pagos rápidos…

Es un modo de pagar más rápido que los cheques o giros postales y mantiene la privacidad de los datos financieros además es válido para la mayoría de países.

NETeller

Sirve para transferir dinero en efectivo online, lo que se hace a través de una cuenta personal de NETeller que sirve como tránsito entre el lugar del que se saca el dinero y el que lo recibe.

Tiene entre sus características fundamentales la gran seguridad que ofrece al mantener en secreto la información de la tarjeta de crédito, los 12 números que asigna a cada cuenta, el cifrado mediante el protocolo SSL etc.

Click2Pay

Utiliza también una cuenta personal desde la que se pueden hacer pagos de todas las cantidades incluidas suscripciones.

Citadle Comerse

Sólo está disponible para jugadores con cuentas estadounidenses y canadienses y cuanta entre sus ventajas con créditos instantáneos en casinos.

  1. Cheque electrónico.

Es en realidad una transferencia directa con el Banco para la que se deben facilitar todos los datos de la cuenta y en algunas salas incluso se solicita el evnvío del código swift por fax.

Tarda varios días en realizarse por norma general por lo que dependiendo de la política de cada sala se puede jugar sin hacer retiros hasta la confirmación del ingreso o ni tan seguirá se permite jugar hasta la recepción de dicha confirmación.

  1. Transferencia bancaria.

Con este método aunque el banco cobra una comisión la política de las salas suele incluir la devolución de la misma en la cuenta del jugador en forma de comisión sin embargo y a pesar de que evita trámites intermedios el dinero no se registra en la cuenta del jugador hasta pasados cinco días lo cual puede suponer una molestia.

Otra de las limitaciones que tiene este método de pago es el hecho de que sólo se pueden realizar en dólares americanos y que no ofrece las mismas características de seguridad que otros medios específicamente diseñados para estas transacciones.

  1. Métodos prepago (U-kash, PaySafeCard)

U-kash

Son cantidades en efectivo con las que se puede apostar o comprar en Internet sin necesidad de facilitar ningún tipo de dato personal; Con este método se obtiene una especia de tarjeta prepago que se compra en puntos especializados.

Su mayor virtud es la seguridad que ofrece y el control de gastos que permite mientras que tiene los inconvenientes obvios derivados de este tipo de sistemas.

Se trata de una combinación de 19 dígitos que se ingresa junto con la cantidad que se desea invertir y no es necesario revelar ningún otro dato.

PaySafeCard

Es una tarjeta prepago con lo que se elimina el riesgo de las tarjetas de crédito y mantiene el anonimato, además permite controlar el gasto.

Junto a estas ventajas propias de cualquier otro método prepago existente cuanta con la comodidad que supone adquirir una PaySafeCard ya que además de su versión física que puede obtenerse en establecimientos especializados cuanta con una forma virtual, un PIN Online que se adquiere a través de la Web cómodamente y sin necesidad de trasladarse; en realidad un código como el que encontraremos en su versión material como tarjeta.

Naturalmente no es la única tarjeta virtual del mercado, una opción similar es: EcoCard.

Son muchos mas los métodos existentes pero como un primer contacto con el mundo de los pagos en Internet este artículo debiera ser suficiente, en cualquier caso además de las páginas oficiales de cada uno de los métodos esbozados aquí el jugador de poker puede encontrar Web específicamente dedicadas a estas cuestiones.

Categorías
Estrategia

La Apuesta de Continuación: Justificación matemática

La apuesta de continuación (también llamada continuation bet ó c-bet) es una apuesta en el flop del jugador que lleva la iniciativa preflop. Una vez que sale el flop pueden suceder dos cosas:

  1. Hemos acertado el flop: Tenemos una mano hecha o bien tenemos un proyecto, queremos apostar para hacer crecer el tamaño del bote en el primer caso y para apoyarnos en la equidad de fold y obtener mayor valor esperado de nuestro proyecto en el segundo caso.
  2. Hemos fallado el flop: Aquí también hay una razón para apostar, la única forma que tenemos de ganar la mano es que nuestro oponente u oponentes se tiren, y eso no ocurrirá si no apostamos. No obstante veremos que hay situaciones mejores y peores para apostar habiendo fallado el flop.

Primero un poco de matemáticas:

Si apostamos la mitad del bote sin posibilidad de ganar la mano al showdown necesitamos que nuestro oponente se tire más de un 33% de las veces para que sea rentable. Apostando dos tercios del bote necesitamos que se tire un 40% de las veces y apostando tres cuartos del bote un 42% de las veces.

Ahora otro poco más de matemáticas…

Tenemos nuestra querida baraja de 52 cartas, dos las tiene un villano que ha visto nuestra apuesta inicial y tres están en el flop, por lo que quedarán 47 cartas restantes.

Veamos que probabilidades hay de que el villano no tenga ninguna carta del flop, suponiendo que juega cualquier par de cartas (mucho suponer) y que el flop tiene tres cartas de distinto valor:

Si el flop es Q 7 2 rainbow al villano le servirán tres Q, tres sietes y tres doses, en total nueve cartas, 47-9 = 38 cartas que no le sirven al villano.

Para la segunda carta quedarán 46 cartas restantes de las cuales 9 le sirven al villano y 37 no.

Por lo tanto la probabilidad de que el villano haya acertado el flop es de (38/47)*(37/46)=0.65. Aproximadamente dos tercios de las veces nuestro oponente ha fallado completamente el flop.

Si estamos contra dos oponentes la probabilidad de que ninguno de ellos acierte el flop es de (38/47)*(37/46)*(36/45)*(35/44)= 0.41.

Contra tres oponentes la probabilidad sería de 0.26.

Conforme aumenta el número de oponentes vemos de que las probabilidades de que fallen el flop decrecen dramáticamente.

Esta situación no es real ya que:

  1. Desgraciadamente nuestros oponentes no juegan el 100% de las manos.
  2. No todos los flops son Q72 rainbow, nuestro oponente en otro flops podría tener un proyecto.

No obstante un único oponente habrá fallado el flop más de la mitad de las veces, y sólo aproximadamente un 11% de las veces tendrá un top pair.

Conclusiones:

La apuesta de continuación utiliza el poder de la iniciativa preflop para aprovechar el hecho de que nuestro oponente ha fallado muchas veces el flop.

La apuesta de continuación nos permite sacar mayor valor esperado a nuestros proyectos, creando equidad de fold.

Conforme aumente el número de oponentes aumenta la probabilidad de que vean nuestra apuesta de continuación.

Cuando tenemos una buena mano en el flop podemos hacer crecer el tamaño del bote sin levantar sospechas, ya que es normal hacer una apuesta de continuación.

Si apostamos cuando tenemos mano y no apostamos cuando no la tengamos sería un patrón muy explotable.

La mayoría de los jugadores regulares de microlímites en mesa larga dedican su existencia a “cazar sets” y se tiran a la apuesta de continuación de 2/3 del bote más de un 70% de las veces. Hemos visto que si se tiran más de un 40% de las veces ya sería rentable, por lo que hay que explotarlo.

Categorías
Estrategia

Apuestas por valor en el River

El gran problema de realizar una apuesta en No Limit, es que le da la oportunidad al oponente de subir cuanto quiera. Si tenemos posición en el river, podemos elegir cerrar la mano… o apostar. Pero si lo hacemos, no está en nuestra mano saber lo que va a pasar (mientras que en limit sólo puede pasar tres cosas: nuestro oponente hace fold, call o raise, por lo que nos estamos jugando como mucho una diferencia de 2 bb -salvo que nos tiremos ante un raise de farol, en cuyo caso perdemos el bote entero-). El resultado de la mano variará mucho, puesto que hay fracciones enormes de bote en juego -de entrada, si hacemos una pequeña apuesta de 1/2 del bote, y nuestro oponente hace call y ganamos la mano, nos llevaremos un bote el doble de grande-.

El gran problema de hacer este movimiento es que le damos al oponente la posibilidad de subir, por lo que el river en No Limit suele ser bastante pasivo, desde luego muchísimo más que en limit.

¿Qué es lo fundamental a la hora de decidir si hacer una apuesta por valor en el river? Pues, antes bien que tu mano, es el rango de manos que creas que puede tener el oponente lo que hace que debas plantearte si apostar o no por valor. Da igual que tú tengas una mano francamente buena, si es imposible que tu oponente tenga una mano peor con la que pueda pagar, tu apuesta por valor tendrá pocas posibilidades de aumentar tu stack y bastantes odds implícitas negativas. Así que debes asegurarte de que tu oponente tiene algo con lo que pueda pagar. Entonces, cuáles spots son los mejores para hacer una típica value bet con una mano marginal (dado que hacer apuestas por valor con tríos o manos mejores no tiene demasiada complicación):

– Cuando han hecho call a tu continuation bet, pero han pasado el turn con posición tras haber pasado tú en el turn. En esos spots, es fácil que tu oponente esté comprando outs para completar un proyecto, y si es un proyecto puro (a color o escalera) tu apuesta no tiene visos de ser igualada. Pero sí tenía una pareja y estaba buscando mejorar su mano o buscar la posibilidad de un showdown barato, es bastante probable que iguale una apuesta por valor.

– Cuando tú pasas en el turn con posición y hay un proyecto en el board, y el proyecto no se completa. En esos casos, es probable que el jugador que pasa con posición este buscando completar el proyecto a dos calles (especialmente si ha apostado él en el flop, o ha resubido), así que es relativamente fácil que interpreten tu apuesta como un farol, habiendo fallado tu proyecto.

– Cuando un jugador que viene de subir pre-flop lanza un segundo barril, pero pasa en el river sin posición. Si el jugador es pasivo, su segundo barril seguramente indique que tiene alguna clase de mano, y su check del river seguramente se deba a la voluntad de mantener el bote pequeño. Si tienes una mano que te asegure ganar a lo que pueda tener el oponente -normalmente cualquier pareja, desde una pequeña de mano hasta la mejor de la mesa-, una apuesta por valor puede tener una buena expectativa.

– Cuando el oponente tiene posición y es pasivo. El hecho de que un jugador sea pasivo es realmente favorable para nosotros, porque al pagar con manos marginales y no resubir sus manos poderosas, tendremos muchas menos odds implícitas negativas. Si él va a pasar sus manos perdedoras, va a apostar sus manos ganadoras pero no va a resubir casi ninguna mano (perfil típico de un jugador intermedio entre pasivo y agresivo), apostar por valor en situaciones que, de media, son malas para nosotros, es correcto porque evitamos que chequee sus manos peores. Al fin y al cabo, nos va a apostar con sus manos buenas, y si nuestra mano es razonablemente poderosa querremos hacer call down. Si el oponente es tan pasivo como para no apostar en el river por valor manos claramente ganadoras, entonces check/fold, incluso con una mano razonablemente buena, es una línea parecida, y todo depende de la fuerza real de tu mano respecto del rango en el que pongas a tu oponente.

Por último, hay que señalar que hacer una apuesta por valor en el river no consiste en mendigar una sucias big bets como quien pide un favor. Hacer apuestas de 1/3 o 1/2 del bote para asegurarnos de que nos paguen es una mala estrategia. Si bien hay spots en los que apostar 1/2 del pot es lo correcto, hay que tener cuidado con eso. Nuestra estrategia general debe ser hacernos muy difíciles de leer, por lo que nuestros faroles y nuestas apuestas por valor deben poder confundirse. Si siempre apostamos por valor 1/2 del bote y faroleamos apostando 3/4, eso es difícil cuanto menos. Hay que hacer apuestas por valor de 2/3 y 3/4 del bote; si ajustamos nuestro juego bien, nos hacemos difíciles de leer y somos capaces de farolear con cierta frecuencia en el river, éstas tendrán una expectativa mucho mejor que si haces sistemáticamente apuestas muy blandas para asegurarte de que te pagan.

Categorías
Estrategia

All-in Pre-Flop

La situaciones de all-in preflop son peliagudas, y a muchos jugadores se les atragantan, normalmente por usar demasiado poco el Poker Stove. Es imposible hacer una guía de cómo jugar cuando se da un all-in preflop y dudamos si entrar o no a la mano, pero sí se pueden comentar algunas situaciones típicas:

Juego contra shortstacks: el caso de all-in preflop más habitual es cuando un shortstack realiza un 3bet por toda su caja. Hay que tener muy claro que estos jugadores pueden hacer estos movimientos con manos con 77 o Axs, y actuar en consecuencia. Hay que saber qué manos son válidas contra esos rangos y cuáles no -para lo que hay que usar el Poker Stove-; en general, cuánto más bajo sea el nivel y más malo sea el shortstack en cuestión, más probable es que su rango de shove esté dominado por ases, por lo que hay que tener cuidado haciendo call con ciertas manos -y también ser capaz de igualar con AJ y hasta con AT en algunos casos-. Los shortstacks basan su juego en el fold equity resultante de que los jugadores fullstack tiren demasiadas manos ante sus shoves -tanto preflop como en el flop-. Ser capaz de hacer call con un rango razonable e inducir es algo básico para neutralizar su juego.

Juego contra nits: aquí sucede todo lo contrario; si un jugador tiene un pfr del 5%, su rango de 3bet o 4bet por el valor de una caja se reducirá básicamente a AA, y KK en algunos casos. Ante raise y re-raise, si un jugador extremadamente tight va all-in, hay que tener la disciplina suficiente para tirar manos como QQ. Incluso si le pillas con AK -si le haces call es pensando que puede llevar AK-, es solamente un flip y es solamente un caso muy aislado de su rango.

Juego contra Tags: Todos los nit juegan realmente parecido, pero cada tag es un mundo. Puede que un 12/10 con 30% de steal sea capaz de ir all-in preflop con una buena variedad de manos, mientras que un psicópata 20/15 con 45% de steal sólo vaya all-in preflop con AA. Lo mejor sería tener notas que indiquen cómo actuar, si no, conviene recordar la máxima de que AK es una buena mano para ir all-in preflop (mejor que QQ y JJ, de hecho). Saber si el jugador en cuestión puede hacer ese movimiento con AQ, JJ y TT es fundamental. Por otro lado, algo tiene que haber pasado para que un jugador vaya all-in preflop: casi seguramente un re-raise, y muy posiblemente con una subida desde early o un robo de ciegas de por medio. Hasta un jugador con un pfr por encima de 12 es un peligro si sube desde UTG y responde con un shove ante tu resubida, y muy probablemente tenga AA. Los jugadores malos no tienen en cuenta la distribución posicional de los raises de sus oponentes, y lo mismo puede hacer flat calls en MP con AJ ante una subida en early que tirarse de QJs en la ciega grande ante un intento de robo. Evita esta manera de pensar y ten en cuenta la posición del oponente.

Lanzando un all-in. Lo primero es asumir para qué lanzas el all-in: ¿Es por valor o es para robar? Si es por valor, casi seguramente es que tienes AA o KK en la mano -y hay poco que comentar-. Si es para robar… ¿Contra qué jugador hay que hacer ese movimiento? Obviamente contra uno capaz de hacer 3bet con suficientes manos como para que merezca la pena intentar hacer que las tire. Si él por ejemplo resube todas sus parejas, AJs+ y TJs+, p.e. (lo que se llama 3bet light), puede que una re-resubida desproporcionada por all-in sea rentable con determinado rango, si él sólo iguala con QQ+ y AK, p.e. Esto es difícil de determinar porque hay que calcular la EV de cada movimiento para cada rango -lo cual da para un artículo aparte-. En todo caso, hay que tener en cuenta que sí decidimos hacer shove con un rango light para maximizar el fold equity, hay que tener mucho cuidado con la dominación y entender que 89s sea casi seguramente mucho mejor mano que AQ para hacer ese tipo de movimiento. Conviene saber muy bien lo que se está haciendo, y es raro que este movimiento resulte provechoso en niveles bajos.

Categorías
Estrategia

Pasar en el Turn del Texas Holdem

Pasar en el Turn del Texas Holdem

El juego estándar de los jugadores novatos es loose y pasivo. Cuando empiezas a jugar, intentas hacerlo con el mayor número de cartas y jugadas posible y, normalmente, optas por un juego pasivo. Cuando uno empieza a leer libros y artículos sobre estrategia y a interesarse por la teoría que hay detrás del juego, su juego se vuelve más y más agresivo. En esta fase, muchos jugadores pecan de un exceso de agresividad, que puede salir muy caro. Si bien es verdad que apostando puedes ganar manos que no ganarías nunca igualando o tirando las cartas, esto no quiere decir que no haya situaciones en las que, sencillamente, tengas que irte de la mano aunque tengas alguna posibilidad de ganarla.

En general, la situación en la que un jugador abusa demasiado de su agresividad, es cuando él es el agresor preflop. Es muy típico de jugadores que se están adentrando en el juego el sentirse demasiado comprometidos con un bote en el que han subido la apuesta preflop. Suben preflop, apuestan el en flop, y en el turn, aunque no tengan jugada, se sienten conminados a seguir apostando, aunque el board y la situación de la mano no lo hagan algo demasiado recomendable.

En general, el motivo más obvio para dejar de apostar en una mano en la que hemos estado metiendo en las calles anteriores es que, sencillamente, no tengamos mano. Y la calle en la que tendremos que tomar una decisión así será casi siempre el turn. En el flop, hacer una apuesta de continuación sin mano, fuera de posición, con un board que nos disgusta… etc. etc. es algo que, de todos modos, haremos un porcentaje muy alto de veces (muchas más, en Limit que en No Limit), dado que nuestros oponentes nos darán el bote ahí mismo muchas veces. Pasar en el flop después de haber subido preflop es ponerse en muchos problemas en la mano, y sólo hay que hacerlo, fuera de posición y contra varios oponentes, cuando no tenemos opciones de ganar la mano al showdown. Pero en el turn, la cosa cambia bastante. Por un lado, el tamaño de las apuestas es más grande, tanto si juegas Limit como No Limit. Por otro lado, si has llegado al turn, es porque alguien hizo call en el flop, por lo que alguna clase de mano debe de tener. Por todo esto, si no tienes mano, lo más correcto es pasar en el turn y no tener reparos en tirar las cartas si el rival muestra fuerza.

El problema, es que no siempre se da una situación en la que estemos seguros de si nuestra mano es fuerte o no. Una pareja alta es una jugada hecha de relativa fuerza, pero que perderá al showdown bastantes veces. Carta alta as o tercera pareja es una birria de jugada, pero puede ganar al showdown un número suficiente de veces como para que merezca la pena buscar alguna manera de extraerle valor.

¿Como se puede extraer valor pasando en el turn?

  1. evitando perder dinero que perderíamos apostando.
  2. evitando tirar la mejor mano ante un raise de farol o semi-farol.
  3. induciendo a un farol en el river por parte del otro jugador.

Las dos primeras saltan a la vista, y caen bajo lo que se conoce generalmente como “odds implícitas negativas” o “pot control”. No debes engordar un bote si sólo vas a ganarlo cuando sea pequeño y vas a perderlo siempre que se haga grande. No debes engordar demasiado un bote si la fuerza de tu mano no te hace sentirte comprometido con el bote. Crear un bote demasiado grande (“grande” o “pequeño”, en poker, es siempre en relación al tamaño de las ciegas y/o los stacks y el dinero que había ya en el bote) con top pair puede ser mala idea si el oponente sólo va a querer disputarlo como mínimo con dobles parejas.

Además, si ves un raise por gran parte de tu stack, tendrás que tomar una decisión de las que es muy difícil acertar (y, sobretodo, es muy posible que hayas tomado ya una mala decisión engordando ese bote).

La tercera es una cuestión más peliaguda. ¿Por qué? Si tu idea es inducir a un farol en el river, es porque asumes:

  1. Que vas por delante un número bastante alto de veces.
  2. Que tu oponente tirará una mano peor casi siempre que apuestes (si no, sería mejor apostar para extraer valor de su call).
  3. Que tu oponente apostará de farol un porcentaje realmente significativo de veces en el river, si tienes posición, o cuando le llegue la voz si él tiene posición.

Si tu mano es fuerte y crees que es muy difícil que tu oponente tenga una mano, pasar es una decisión rutinaria, puesto que buscas tanto que te farolee como que coja una jugada hecha en la siguiente calle, aunque peor que la tuya. Pero si tu mano es muy frágil, como una pareja pequeña o as alto, casi cualquier mano de tu oponente tiene bastantes outs para mejorar en el river y batirte. Con una mano fuerte, sea que decidas apostar o pasar, la carta que traiga el river, aún siendo importante, es menos decisiva. Tu decisión se basará más en si tu oponente es capaz de pagar o no con una jugada peor o casi sin jugada, o en si te apostará en el river más veces de las que hará call en el turn con una jugada peor. Pero cuando tienes una jugada dudosa (no tiene por qué ser As high; en cualquier spot en el que tu oponente tenga:

  1. Algunas outs para batirte
  2. Una mano mejor que la tuya un porcentaje relativamente razonable de veces…

En este caso se puede decir que tu jugada es dudosa.

A veces, un trío puede ser una jugada dudosa) el factor a tener en cuenta es si tu oponente hará un farol un número de veces tan alto como para compensar darle una carta gratis. Hay que tener en cuenta que, para ganar una apuesta extra en el river, estás arriesgando todo el bote. Aunque tu oponente tenga 4 ó 6 outs, es un riesgo que no se debe olvidar.

Por ejemplo, si tienes posición y tienes una pareja de mano contra dos overcards, tu oponente te sobrepasará en el river un 13% de las veces. Si él farolea un 50% de los river que no le ayudan (asumiendo que meta siempre 1/2 pot), ganarás ese 1/2 pot el 50% de las veces, y perderás bote y medio (el bote que habrías ganado apostando más la apuesta que pagas en el river) el 13% de las veces. Esa situación es ventajosa para tí. Si tu oponente es capaz de farolear el 40% de los river, eso te deja breakeven, y si farolea menos, estas perdiendo dinero al no proteger la mano en el turn.

Al final, tu decisión se debe a una serie de factores. No pasas en el turn solamente para que un oponente te farolee en el river, sino que hay muchos motivos. En los casos en los que vas por delante, crees que es mejor inducir un farol porque nunca te van pagar, en los casos en los que es difícil estimar si vas por delante o por detrás prefieres mantener el bote pequeño, y si crees que vas por detrás la mayoría de las veces pero te compensa ver el showdown por un precio pequeño, pasas para no engordar el bote y ver el showdown en el river. Entre las odds implícitas negativas de apostar contra una mano que puede ser mejor y la posibilidad de inducir un farol, pasar será muchas veces la mejor opción.

En general, lo razonable es apostar contra jugadores pasivos siempre que tengas algo parecido a una mano, pero pasar contra jugadores agresivos que difícilmente te pagarán con basura y que además pueden regalarte jugosas fracciones de bote con sus faroles.

Categorías
Principiantes

Poker para Novatos

Poker para Novatos

Este artículo titulado “Poker para Novatos” surge a raíz de ciertas conversaciones con un compañero de trabajo, también crupier, motivadas quizá por el aburrimiento de no tener juego durante las horas en las que hemos coincidido en la mesa.

En dichas conversaciones aprendí yo más que él, a pesar de que mis conocimientos en la materia fueran superiores a los suyos. Y es que, para aprender, hay que ser receptivo. Si te cierras en banda no vas a aprender nada, por mucho que la otra persona quiera hacerte entrar en razón.

En estas conversaciones pude profundizar en lo que piensa el novato, el profano, el fish, el pescado, el donante. No os confundáis, la mayoría de los beneficios que obtenemos es gracias a estos jugadores. Son gente que entra para divertirse, para echar el rato, y que consideran que éste, nuestro juego del poker, es puro azar, llegándolo a comparar (según sus propias palabras), con jugar a la ruleta o al black jack.

Yo le repliqué que, a diferencia de la ruleta o el black jack, se puede ganar al póquer en el largo plazo (término que de hecho le hizo gracia), ya que aquí no debemos competir con una casa o banca, si no que competimos con otros jugadores, y por tanto la banca hace un papel neutral, cobrando una comisión, pero no interviniendo en modo alguno en el desarrollo de la partida. Esto hace que cambie la cosa.

El Texas Holdem, realmente, es un juego sencillo de aprender, y esto atrae a muchos jugadores. Pero profundizar en él es sumamente complejo, es un juego donde nunca dejas de aprender, eso si, si estas abierto a ello. Si piensas que es un juego donde la habilidad no influye para nada y es puro azar, realmente poco podemos hacer. O sea, no podemos controlar el azar. Pero si podemos hacer que el azar juegue una pequeña porción a lo largo del tiempo, simplemente tomando las decisiones adecuadas en los momentos adecuados .

Las veces que el resultado nos sea adverso y el final de una mano en cuestión no sea el esperado será consecuencia del azar, pero esto no es más que una desviación estadística; está contemplado por el jugador que se toma esto como algo mas que puro azar, y lo hace por lo que es, un juego de habilidad.

Un ejemplo de Poker para Novatos

Un ejemplo que me daba era el típico, que la mejor mano del juego era AA, y que de poco sirve ya que a él le habían ganado no se cuantas veces con dobles o cosas por el estilo. El me daba de ejemplo “a ver, que haces si te dan AA y en el flop sale J76“. Yo le respondía “pero que pasó en el juego preflop, cual es el tamaño de su stack y el mío, que imagen tiene el de mi, etcétera”. El respondió que todo eso era irrelevante, que simplemente que haría. Le dije que con esa información no podía responderle…

Por cierto, al día siguiente jugamos una timba con compañeros del trabajo y, efectivamente, le vi perder una mano con AA, donde hacía overlimp ante 3 limpers y luego se dejaba la caja postflop, por supuesto.

Un jugador interesado por este juego va a aprender de estos errores, va a preguntarse que pudo hacer o que no hizo en una determinada situación para que no vuelva repetirse, si es que pudo hacerse algo diferente.

A veces simplemente no se puede hacer nada, en esa mano estabas destinado a perder tu stack y no había más que hacer. Pero en otros muchos casos, y es lo que nos interesa, siempre podemos sacar una lección, y aprender de nuestros errores.

En cambio, un mal jugador, o uno que no se interese siempre lo va a achacar todo a la mala suerte, cuando la mayoría de las veces son errores de bulto, con una fácil o difícil corrección según el caso.

Es importante saber distinguir ante que tipo de jugador estamos. O sea, al estar en una mano concreta cada decisión debemos basarlas no sólo en lo que llevemos y lo que haya en el board, si no en quién tenemos enfrente.

El típico ejemplo es que el póquer no es un juego de cartas jugado por jugadores, si no un juego de jugadores jugado con cartas. Por ello, al analizar cada situación, no debemos cometer el error de buscar sentido a su acción según nuestra lógica, si no buscarle sentido a la acción según la que creemos es la suya. Y no creáis que los malos jugadores no tienen lógica, lo que pasa es que sus acciones tienen una lógica diferente a la de un buen jugador, pero no por ello dejan de tener lógica, su lógica.

Explotar a este tipo de jugadores es lo que nos dará el grueso de nuestros beneficios en el largo plazo, así que entender su juego supondrá un gran beneficio para nosotros. Comprender lo que piensan, pues, supondrá un objetivo prioritario cuando nos sentemos a jugar en una mesa de póquer.

Espero que este artículo llamado “Poker para Novatos” te haya resultado interesante.

Categorías
Principiantes

Conceptos Básicos sobre el Poker Online

Conceptos Básicos sobre el Poker Online

En este artículo daremos una serie de conceptos básicos sobre el Poker Online, que el jugador principiante puede preguntarse.

¿Dónde se juega?

Para practicar el poker por Internet es necesario abrir una cuenta en una sala de poker. Estas salas forman parte de una red a la que se conectan jugadores de todo el mundo. Hay varias redes importantes (Bossmedia, Microgamming, Ongame) que ofrecen una enorme oferta de salas; también existen algunas salas independientes como PokerStars.

Normalmente es necesario descargar un software para poder jugar aunque ya hay algunas salas que ofrecen la posibilidad de hacerlo sin descarga a través de java o html5 (a través del navegador), incluso dan la posibilidad de jugar en el teléfono móvil.

¿Contra quien juego?

Cada sala de poker esta conectada a una gran red internacional (propia en el caso de las salas independientes) en la que jugadores de todo el mundo buscan partidas de todos los niveles.

Al conectar a tu cliente de poker te indicará la cantidad de gente que esta conectada a la vez que tu y al ir revisando las mesas encontrarás información sobre el número de jugadores que estén participando en la partida. Contra esos jugadores, y en tiempo real, es contra los que disputarás tus fichas.

¿Necesito dinero para jugar?

No es necesario ingresar dinero para jugar al poker online, todas las salas ofrecen la opción de jugar por diversión con dinero ficticio. Es de este modo como la mayor parte de los jugadores se habitúan al software y empiezan a practicar sin necesidad de arriesgar un céntimo.

¿Si gano algo como puedo retirar mi dinero?

Cada una de las salas cuenta con tantos medios de depósito como de retiro. La mayor parte de los jugadores habituales emplean monederos virtuales como Neteller o Moneybookers. Aunque si lo prefieres también puedes retirar mediante cheque o cuenta bancaria y por supuesto tarjeta de crédito.

Los procedimientos de retiro no son complicados suelen tener una duración media de entre 2 y 8 días y puedes retirar tantas veces como desees teniendo en cuenta las normativas de la sala respecto al uso de medios de pago.

¿Qué gana la sala de poker?

Una de las dudas que más desconfianza producen al iniciarse en este mundo es la sensación de que el beneficio de las salas debe proceder de algún tipo de trampa para hacerse con tu dinero.

Sin embargo en el caso del poker es justamente al revés. Las salas se resentirían enormemente ante una maniobra fraudulenta porque su beneficio viene de una pequeña comisión que se descuenta de los botes a partir de cierto tamaño. De este modo la sala gana tanto si tú ganas, como si tú pierdes.

La cantidad descontada a modo de comisión (rake) es muy pequeña, en los niveles inferiores apenas unos céntimos. Pero al tratarse de redes grandes con muchos jugadores el beneficio está asegurado.

La contrapartida es, seguramente, el factor que ha provocado el boom del poker online: los jugadores pueden disfrutar de muchas horas de poker pagando una comisión realmente baja. Mientras que en los casinos en vivo el precio por una partida resulta poco rentable salvo que se ganen grandes sumas de dinero; a través de la red se pueden jugar varias partidas simultáneas sin notar el peso de la comisión.

¿Qué son los bonos?

Dado que la oferta de salas es cada día más grande es necesario establecer programas de bonificación para atraer jugadores y mantenerlos satisfechos. De esa forma se evita que cambien de sala. Cuando hablamos Conceptos Básicos sobre el Poker Online también está el hecho de saber buscar estos bonos por internet.

Para ello se ofrecen bonos por un importe determinado a condición de que el jugador haga un número de manos o genere una cantidad preestablecida de rake. En algunos casos el bono consiste en la devolución de una parte porcentual de la comisión. Estos son los bonos conocidos como ofertas de rakeback.

¿Qué diferencia hay entre cash y torneos?

Este es uno de los Conceptos Básicos sobre el Poker Online:

En las partidas de cash jugamos con efectivo. Podemos seleccionar una mesa de 3 a 10 jugadores del límite y juego que queramos. Nos sentaremos en ella con una cantidad de dólares determinada. En ese momento solo esta en juego esa cantidad. El resto de dinero queda en el cajero y no podemos apostarlo en esa partida. En las mesas de cash uno puede recargar sus fichas en cualquier momento, seleccionando la opción e indicando la cantidad que queremos llevar a la mesa. El importe seleccionado se añadirá a nuestras fichas al finalizar la mano. Podemos jugar el número de manos que queramos. El nivel de las mesas y la cantidad de las ciegas siempre será el mismo. Los jugadores pueden ir sumándose o retirándose de la partida con total libertad.

Los torneos son competiciones con una estructura determinada, un número máximo de participantes y unas reglas en cuanto a la cantidad de las ciegas y reparto de premios. Normalmente se paga una entrada cuyo importe se divide en dos partes, una parte más grande que se acumula para el bote de premios y una pequeña cantidad que queda como comisión par la sala. El objetivo de los torneos es hacerse con todas las fichas de los demás jugadores para ser el ganador. Los jugadores que quedan sin fichas no pueden recargar y quedan fuera . Los premios se reparten de manera proporcional entre los primeros puestos en función del número de participantes.

¿Qué es el buyin?

Buyin, entrada, es la cantidad que pagas para participar en un torneo o entrar en una mesa de cash.

En los torneos el buyin se acumula para el premio final (salvo una pequeña comisión para la sala).

En las mesas de cash el buyin mínimo, aunque varía un poco en función de la sala, sería 20 veces el valor de la ciega grande, mientras que la máxima cantidad con la que podríamos entran en la mesa sería 100 veces la ciega grande. Es decir en un juego con ciegas de 0,05/0,10 $ podríamos entrar con un mínimo de 2$ y un máximo de 10.b Normalmente se nombra a las mesas en función del buyin máximo permitido de manera que las mesas con ciegas 0,05/0,10 corresponden al nivel NL10, PL10 según sean sin límite o con límite al bote.

¿Cómo se que nadie puede ver mis cartas?

Este es otro de los Conceptos Básicos sobre el Poker Online:

Una de las principales características que una sala de poker online debe ofrecer a sus usuarios es la seguridad. De lo contrario los jugadores sencillamente abandonarían la sala. Para asegurar los repartos aleatorios y la fiabilidad del software se emplean empresas externas que controlan estos aspectos.

¿Cómo uso el software?

Los clientes de poker suelen contar con un software muy intuitivo que permite familiarizarse rápidamente con el manejo básico. En el lobby principal seleccionaremos los juegos en los que queremos participar, la entrada y la vista de la mesa. Una vez sentados bajo la mesa encontramos los controles básicos para subir, ver o retirarnos. También encontramos opciones para indicar si estamos ausentes, si queremos ocultar las cartas al final de la mano o recargar las fichas.

Es recomendable jugar primero con dinero ficticio para habituarse al software. Tan sólo nos llevara unos minutos y es preferible hacerlo sin atender al dinero en juego.

¿Por qué tengo que dar mis datos?

Todas las salas cuentan con una política de protección de datos para asegurar la confidencialidad de las transacciones. Cómo si de cualquier compra electrónica se tratara es necesario aportar algunos datos personales para futuras transacciones. Es importante elegir una sala que nos merezca confianza para ello puedes acudir a nuestros análisis en la sección correspondiente.

Esperamos que este artículo titulado “Conceptos Básicos sobre el Poker Online” haya sido de vuestro interés.

Categorías
Principiantes

Introducción a los Bonos de Poker

Introducción a los Bonos de Poker

En este artículo haremos una pequeña introducción a los bonos de Poker.

El mundo de los bonos puede resultar a veces un poco confuso, cada una de las salas de las principales redes ofrece distintos programas de bonificación para sus usuarios y la oferta es tan amplia que es fácil perderse en la elección. Para intentar evitar esto vamos a tratar algunos de los conceptos de introducción a los bonos de Poker:

  • Bono Directo. Se trata de un ingreso directo en la cuenta del jugador de manera que el importe esta disponible de manera inmediata. Es la forma menos habitual de bono que se ofrece en ocasiones puntuales o como medida de fidelización.
  • Bono Condicionado. La mayor parte de los bonos exigen que el jugador cumpla una serie de requisitos para tener el importe del bono disponible. El valor del bono aparece como pendiente una vez que se activa y pasa a la cuenta cuando se han cumplido las condiciones estipuladas (número de manos o cantidad de puntos de jugador).Dentro de esta modalidad los bonos más frecuentes son los bonos de bienvenida que ofrecen casi todas las salas. Consisten en un porcentaje del ingreso inicial y pueden liberarse por tramos (cada x cantidad te pasan ese importe a tu cuenta) o completos (hasta que no has cumplido los requisitos totales no pasan el importe).
  • Programa VIP. Algunas salas ofrecen también bonos de fidelización que no necesitan recarga y se obtienen tras el bono de bienvenida mediante los puntos de jugador. Estos bonos suponen la formula más adecuada para los jugadores que comienzan a construir una banca ya que ofrecen la posibilidad de un ingreso extra sin necesidad de jugar límites muy altos.
  • Bancas gratis. Este sistema es el más habitual para los jugadores que quieren empezar sin realizar un depósito. Normalmente estos acuerdos constan de una cantidad inicial de la que se dispone inmediatamente en forma de bono directo, y un importe adicional que se libera cumpliendo una serie de requisitos.
  • ¿Qué es el rakeback? Las salas online descuentan una pequeña comisión de los botes a partir de cierta cantidad, para bonificar a los jugadores frecuentes un porcentaje de esa comisión o rake les es devuelto a través de acuerdos de rakeback. El rakeback oscila entre un 20% y un 50% según la sala, el nivel de los jugadores y demás. Normalmente se paga semanal o mensualmente en la cuenta del jugador. El rake back es la alternativa más beneficiosa para los jugadores de niveles más altos porque les asegura una devolución fija según el volumen de juego.En la red ipoker el rakeback es llamado cashback, a pesar del distinto nombre el funcionamiento es el mismo.
  • Puntos de Jugador. En muchas salas los jugadores acumulan en función del rake generado una serie de puntos. Estos puntos de jugador, que reciben distinto nombre según la sala, suelen emplearse para comprar o liberar bonos de manera que el rake generado determina siempre la cantidad y pago de las bonificaciones.
  • Bonos a 4x, 5x, 6x… Los bonos que se liberan usando los puntos de jugador se suelen clasificar así. Esto quiere decir que para liberar un dólar hay que hacer X puntos, es decir un bono a 4x requiere que acumulemos 4 puntos de jugador para liberar un dólar de bono. Esto no quiere decir que cada vez que acumulemos 4 puntos nos ingresen un dólar; sino que si el valor del bono son 100$ necesitamos 400 puntos para liberarlo. Es importante tener en cuenta para valorar estos bonos que no en todas las salas se acumulan puntos al mismo ritmo de manera que un bono a 4x en una puede ser menos rentable que un bono a 6x en otra.
  • Deal El “trato” personal es la mejor forma de bonificación que ofrecen las salas. Se trata de acuerdos especiales que se ofrecen a determinados jugadores por el nivel que adquieren dentro de la sala y que pueden incluir patrocinio para torneos, entradas a eventos, jugosos acuerdos de rakeback y acumulación más rápida de puntos de jugador.

Esperamos que este artículo “Introducción a los Bonos de Poker” haya sido de tu interés.

Categorías
Principiantes

Métodos de Aprendizaje de Poker

Métodos de Aprendizaje de Poker

En el mundo del poker hay que estar constantemente aprendiendo. Existen diferentes formas de mejorar tu juego, normalmente a lo largo de tu carrera utilizarás varias de ellas. A continuación describiré los diferentes métodos de aprendizaje de poker con los que un jugador puede mejorar su nivel, comentando las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos:

Libros de Poker

Recomiendo fundamentalmente dos libros para NL Hold´em, el Professional No Limit Hold´em, y el No Limit Hold´em Theory and Practice.

Ventajas: Para tener unos conocimientos sólidos sobre los cimientos del juego un buen libro es una de las mejores opciones.

Desventajas: El idioma, los libros están en inglés.

Foros de Poker

En los foros, como el de noticiaspoker, puedes preguntar las manos en las que tengas dudas, o comentar manos de otros jugadores.

Ventajas: Un buen método para conocer la opinión de buenos jugadores sobre una mano.

Desventajas: Puede que jugadores peores que tú te aconsejen, o bien jugadores que juegan muy diferente a ti, debes de ver quién es quién en el foro antes de hacer caso a un consejo.

Artículos en portales de Poker o Blogs

Un buen complemento a los libros, te permiten estar constantemente reflexionando sobre tu propio juego.

Ventajas: Suelen ser de buena calidad y te permiten estar en constante aprendizaje, algo fundamental para progresar como jugador.

Desventajas: La información no está agrupada y estructurada como pueda estarlo en un libro.

Coaching a distancia

Un jugador mejor que tú que te revise tus manos, vídeos, y que te dé consejos.

Ventajas: Una persona que sabe más que tú te dará un método ganador.

Desventajas: No te permite desarrollar tu propio estilo. No suele ser gratis. La curva de aprendizaje no es tan pronunciada como en un coaching presencial.

Coaching presencial

Un jugador estará contigo mientras tú juegas, aconsejándote qué hacer en todas las acciones en las que dudes.

Ventajas: Aprendizaje muy rápido. Sin duda la forma más rápida de adquirir una enorme cantidad de conocimientos.

Desventajas: Encontrar un coacher que quiera entrenarte es muy difícil, y el elevado precio que te cobrará también es un dato a tener en cuenta.

Revisar las propias sesiones

Fundamental para todos los jugadores, revisar tu juego es clave para mejorarlo.

Ventajas: Te permite encontrar errores por ti mismo en tu propio juego.

Desventajas: No siempre sabrás lo suficiente como para encontrar los errores.

Los diferentes métodos que hemos visto se pueden combinar, por ejemplo: puedes tener un coach presencial que después te ayude a distancia, puedes adquirir una buena base de conocimientos con los libros, y aprender a aplicar lo aprendido a través de la revisión de manos, comentar en los foros las manos en las que dudes, y seguir aprendiendo con artículos. Cuantos más métodos utilices mayor será tu curva de aprendizaje.

Esperamos que este artículo sobre los “Métodos de Aprendizaje de Poker” sea de tu interés.

Categorías
carpfishing

Carpfishing nocturno

Carpfishing nocturno

En este artículo os daremos unos cuantos consejos para practicar el Carpfishing nocturno (pesca fluvial nocturna de carpas).

Importancia y consejos de la pesca fluvial nocturna de carpas

Hoy queremos hablar de una práctica de pesca poco extendida en España, ya sea por falta de costumbre o simplemente porque la normativa de pesca no lo permite, es la pesca fluvial nocturna de ciprínidos.

Quizás podría interesarte nuestro artículo sobre Técnicas de pesca.

Esta práctica es muy habitual en toda Europa. Se obtienen excelentes resultados ya que las carpas son animales de hábitos nocturnos y por la noche es el momento en el que más se alimentan. En España actualmente solo está regulada la práctica del carpfishing nocturno en Extremadura, en los embalses de Orellana y Alcántara; a continuación os dejamos unos sencillos consejos por si os animáis a la práctica:

  • Lleva buena iluminación y asegúrate de que no te quedes sin batería o pilas ya que vas a estar en la penumbra más absoluta.

  • Que no te falte la ropa de abrigo. Ten en cuenta que la temperatura junto al río desciende mucho y si puedes llevar una pequeña tienda de campaña mejor. Te puede sacar de un apuro, si el tiempo empeora de manera súbita.

  • Es muy útil usar chivatos para las picadas ya que la visión se reduce mucho. Cualquier aviso sonoro (no muy estridente) nos ayudará a darnos cuenta de las picadas.

  • Ten muy en cuenta la luna ya que influye directamente en los hábitos de alimentación de los peces.

  • Ante todo se prudente y usa el sentido común a la hora de moverte. Un accidente o problema implica estar aislado muchas horas.

Esperamos que esta práctica se extienda en los próximos años y que las leyes de pesca lo permitan ya que llevarían el carpfishing en España a un nivel superior.

Como siempre, deseamos que este artículo sobre “Carpfishing nocturno” sea de vuestro interés.

Categorías
Varios

Especies dañinas para los peces

Especies dañinas para los peces

En otro artículo anterior hablábamos de peces exóticos introducidos en nuestros ecosistemas que han provocado desequilibrios severos en nuestros hábitats y la desaparición de algunas de nuestras especies autóctonas que no han tenido defensa alguna frente a estas nuevas amenazas. Pero no todas las amenazas vienen del agua o de los peces exóticos. Hoy os enumeramos otras 3 especies dañinas para los peces.

Quizás te interese leer también nuestro artículo sobre La especie más dañina para los peces, el hombre.

Visón americano

El visón americano ha provocado primero la casi desaparición del europeo y autóctono de la zona. Esto es debido no solo a su agresividad sino también a que transmite el parvovirus una enfermedad letal para su pariente europeo. Es un animal ampliamente extendido por Estados Unidos y Canada, desde la tundra hasta regiones áridas. Esto implica una libertad de movimiento total por nuestro territorio permitiéndole adaptarse en cualquier clima. Mide unos 40 cm y pesa alrededor de 1,5 kg. El visón americano corre por nuestras tierras debido a las granjas peleteras, por un lado a causa de las fugas de animales de las granjas y por otro de la suelta sin indiscriminada de activistas. El visón es un gran depredador de anfibios, cangrejos y peces. Además junto a su capacidad reproductora de 4 a 6 crías hacen que sean una amenaza real para la fauna de nuestros ríos.

Cormorán

El cormorán lo incluimos aquí porque es una especie exótica, si, exótica, el cormorán es un ave costera y su presencia en ríos y embalses de interior supone un problema grave para los hábitats acuáticos. Su expansión por aguas interiores esta siendo muy alta, un cormorán puede ingerir entre 1 y 2 kg de pescado al día, esto en algún gran río no supone problema pero en agus de alta montaña como en Galicia, Asturias o León supone que la trucha autóctona este amenazada por la presencia de estas aves.

Mejillón cebra

El mejillón cebra es una de las 100 especies más dañinas del mundo. Puede vivir tanto en agua dulce como salada y es originario del mar Caspio. El principal problema para combatir el mejillón cebra es su gran capacidad de reproducción. Un único adulto puede generar más de un millón de descendientes por temporada. Los daños al río se derivan de esta elevada densidad de población ya que provocan la muerte de la vegetación acuática y subacuática que repercute en la vida de los peces. Pero el problema no solo se queda aquí. Se extiende a infraestructuras como tuberías, depósitos de agua, turbinas, motores, etc. Así que siempre que pesques o navegas por aguas que habite el mejillón cebra desinfecta todo. Todo sea por el bien de nuestros ríos.

Esperamos que os haya gustado este nuevo artículo titulado “Especies dañinas para los peces“.

Categorías
Legislación

La Licencia de Pesca

La Licencia de Pesca

Hoy hablamos de una cosa muy sencilla para los pescadores con experiencia, que es la licencia de pesca. Pero puede parecer muy complicada (y a veces de trámites incomprensibles) para las personas que quieren iniciarse en la pesca o acompañar a algún amigo para saber “que es eso de la pesca”.

Normativa de pesca

La licencia de pesca es de obligatorio uso para pescar en toda España. Recordar que el desconocimiento de esto no implica salvarse de la sanción correspondiente. En nuestra España de las Autonomías cada Comunidad Autónoma tiene su licencia de pesca con sus tasas correspondientes. Las tasas son muy variadas y lo mejor es informarse a través de algún amigo, en la administración u olvidarse de los trámites y encargarlo. La documentación necesaria requerida en todos los casos es el justificante de abono de las tasas y el DNI. En Galicia se requiere el DNI compulsado.

A día de hoy hay dos regiones Andalucia y La Rioja que para sacarse la licencia es necesario presentarse a un examen de pescador (a no ser que tengamos una licencia de otra Comunidad con un cierto número de años, en cuyo caso se conmutará), estos exámenes se celebra 1 o 2 veces al año.

Zonas de pesca

Mención aparte merecen las distintas áreas de pesca y los permisos de pesca, si nos hemos decidido a pescar debemos conocer el reglamento anual de pesca, en este reglamento se nos indicará las zonas libres, los cotos de pesca, los vedados, cotos sin muerte y los escenarios deportivo sociales:

  • Cotos de pesca: Para pescar en estas zonas debemos estar en posesión de un permiso especial con coste adicional. Para ello se puede optar por sorteo del día (suele ser entre Septiembre y Octubre) o recurrir al servicio de sobrantes que te informarán en cada región. Ojo pueden tener normativa especifica.

  • Vedados de pesca: Zonas en las que la pesca deportiva está totalmente prohibida en cualquier caso.

  • Costos sin muerte: Sigue el mismo sistema que los cotos de pesca. Pero en este caso la modalidad será siempre sin muerte (ojo, anzuelos adaptados).

  • Escenario Deportivo Social: Son tramos de río gestionados por asociaciones de pescadores o similares. Conviene leerse bien la normativa porque pueden tener disposiciones especificas.

  • Zonas libres: Todas las demás zonas no incluidas en las anteriores, se rigen por los criterios generales de la normativa autonómica.

Quizás te interese leer también nuestro artículo sobre Las otras sanciones al pescar.

Conclusiones

De todas formas si vamos a pescar azonas nuevas y no estamos seguros conviene ir con personas que conozcan los ríos. Mejor aún ir con un guía de pesca que te garantizará salir del río sin ninguna multa.

Esperamos que este artículo titulado “La Licencia de Pesca” os haya resuelto alguna duda.

Categorías
Varios

Los sentidos de los peces

Los sentidos de los peces

En este pequeño artículo queremos hablaros de los sentidos de los peces; muchas veces vamos a pescar pero no nos paramos a pensar que es lo que les atrae verdaderamente a nuestros señuelos o cebos.

El olfato

Es curioso, ya que los peces tal vez sean los únicos seres vivos que poseen orificios nasales y respiran por otro órgano (las agallas). Los peces tienen un excelente olfato. Ello les permite localizar su alimento en zonas de aguas turbias que de otra forma les seria imposible. Ya sabéis, cebos olorosos amplían el radio de efecto.

El gusto

Por difícil que creamos los peces tienen gusto, esto lo sabrán bien los amantes del carpfishing. Además en las carpas el órgano gustativo les sirve para saber el exceso de CO2 en el agua. Si eres un pescador de cebo prueba con diferentes tipos para saber cual se adapta mejor a los peces de tu zona. Es practica conocida que las carpas absorben y escupen varias veces alimento para verificar su comestibilidad.

Quizás te pueda interesar leer nuestro artículo Curiosidades de los Peces.

El oído

Aunque no lo veamos los peces tienen oido y perciben los sonidos en el agua a gran distancia, este oído es interno como ya he comentado no esta visible. En algunos casos la vejiga natatoria es usada para captar las vibraciones de las ondas sonoras y hay que tenerlo en cuenta.

La linea lateral

Este sentido es único y exclusivo y junto con el oído es el sentido que más deben explotar los practicantes de la pesca con señuelos artificiales y mosca. La linea lateral actúa como un radar para el pez. Le permite saber que se mueve, a que velocidad y que tamaño tiene lo que se mueve alrededor de él; es un órgano fundamental tanto para depredadores como depredados.

La vista

Es el sentido menos desarrollado de los peces, carecen de visión en 3D en la mayoría de casos y las propiedades de la luz en el agua aumenta la distorsión de la visión. Aunque hay excepciones y existen peces capaces de lanzar ataques fuera del agua basándose solo en su vista.

El tacto

¿Pero lo peces tienen tacto? Si lo tienen, en los bigotes. De ahí su amplio desarrollo en especies como el siluro, peces gato en general, carpas… en definitiva en especies habituadas a vivir en zonas de aguas muy turbias el cual junto con el olfato le permite reconocer la comida; tal vez este sentido sea el que más incide a la hora de practicar el carpfishing.

Como siempre esperamos que este artículo llamado “Los sentidos de los peces” te haya resultado interesante.

Categorías
Castilla y Léon

Senderismo y Naturaleza en Otoño

Senderismo y naturaleza en Otoño

En este artículo titulado “Senderismo y naturaleza en Otoño” os hablaremos de Riaño, un lugar idílico para disfrutar de la pesca deportiva y también de la naturaleza. Por ello es idóneo para realizar un viaje familiar, pudiendo aprovechar algún rato para la práctica de la pesca.

Turismo rural entre Asturias, León y Palencia

Hoy os vamos a recomendar un lugar para una escapada y practicar senderismo, trekking o simplemente disfrutar en un lugar con mucho encanto en León. Un lugar en plena montaña aprovechando la belleza del Otoño y sus colores. Se trata de un lugar absolutamente privilegiado que no puedes dejar de conocer.

Vistas desde Riaño en Otoño

La montaña leonesa es bastante desconocida debido a que su vertiente norte, la asturiana, ha conseguido la fama (no sin merecerla) de la Cordillera Cantábrica. En la vertiente sur nos encontramos con el pueblo de Riaño. Está a orillas del embalse al que da nombre y que hizo que todo el pueblo tuviera que trasladarse cuando se construyó la presa.

Quizás te interese leer nuestro artículo Coger setas: 10 consejos para principiantes.

Riaño es un punto magnífico para alojarse en una casa rural ya que es un cruce de caminos entre Palencia, León y Asturias. Desde allí podemos realizar rutas de senderismo desde el mismo Riaño o escaparnos a los montes Palentinos.  También recomendamos una salida que no te dejará indiferente al valle del Ponga y visitar la localidad de Beleño.

No es una comarca sólo para practicar senderismo (o trail). Hablamos de ecoturismo, gastronomía, recogida de setas, esquí, raquetas de nieve, naturaleza… Un lugar perfecto para escapadas de fin de semana o vacaciones. Colaboraremos además a una zona que necesita alternativas económicas para evitar la despoblación.

Sin duda, si lo visitas repetirás.

Como siempre, esperamos que este artículo titulado “Senderismo y naturaleza en Otoño” os haya gustado. Y ojalá os aporte alguna idea para realizar una escapada de pesca.

Categorías
Varios

Coger Setas: 10 Consejos para Principiantes

Consejos para Coger Setas

Nuestro blog está centrado en la pesca deportiva, pero como nos encanta la naturaleza, vamos a darte unos cuantos consejos para coger setas, y que tu escapada no se convierta en una experiencia negativa.

  • Lleva ropa adecuada, ten en cuenta que es fácil resbalar o engancharte con ramas, espinos o zarzas. Recomendamos calzado antideslizante y ropa resistente a los enganchones.

  • Siempre hay que llevar el móvil cargado de batería (como en cualquier actividad al aire libre). Es conveniente haber echado una ojeada a algún mapa de la zona si no hemos estado antes. También puedes usar apps de geolocalización. Te recomiendo OruxMaps, en la que incluso puedes descargarte antes de la excursión mapas de la zona, para que en el caso de que te quedes sin internet, puedas seguir oriéntandote.

  • ¡Si llevas mascota siempre tenla a la vista o controlada! El monte es muy grande y los perros disfrutan explorando sus olores.

  • “Aunque corras mucho no significará que cojas más setas”, procura ir despacio y fijándote, los hongos son un tesoro escondido.

  • No toquéis setas que no conozcáis, todo tiene su función en el campo (incluidas las setas venenosas) y debemos reducir nuestro impacto en el monte.

  • Procura no levantar toda la hojarasca o pinaza del suelo. Ese manto sirve de protección para las setas, vegetación y animales.

  • La navaja y una cesta de mimbre son las herramientas de todo recolector de setas.

  • Infórmate de las setas comestibles de la zona para saber que buscas y como identificarlas.

  • Recuerda que en algunas zonas se necesita licencia o permiso para recoger setas como Castilla y León (tramitación online) o Aragón (oficinas de turismo normalmente).

  • Lo más importante, coge las que te vayas a comer y deja en el campo el resto si quieres volver el año que viene.

Quizás te interese leer nuestro artículo Senderismo y Naturaleza en Otoño.

Esperamos que este artículo titulado “Coger setas: 10 consejos para principiantes” sea de vuestro interés.