Meningioma ¿Qué es?

Meningioma ¿Qué es?
Puntúa este post

¿Qué es un meningioma?

Un meningioma se conoce como un tipo específico de tumor que afecta al cerebro o a la médula espinal. Se consideran como un conjunto diverso de tumores que se presentan a partir de las meninges, es decir, de las capas membranosas que se encargan de rodear al sistema nervioso central. Los tumores tienen su origen en las células aracnoideas que se encuentran en las vellosidades aracnoideas en las meninges. Generalmente un meningioma es de naturaleza benigna, sin embargo, en un pequeño porcentaje se han encontrado con algunos de naturaleza maligna. Es de mencionar que hay casos en los que el meningioma es totalmente asintomático, es decir, no presenta síntomas durante la vida de una persona y en algunos casos no es necesario un tratamiento, salvo las observaciones periódicas. El meningioma sintomático, es decir, el que sí presenta síntomas, generalmente se trata con cualquier radiocirugía o con una cirugía convencional. Históricamente se ha encontrado que la presencia de los meningiomas se remonta a hace cientos de años, se sabe también que hubieron varias cirugías exitosas para eliminarlo, iniciando a partir de la década de 1800.

meningioma
meningioma

La presencia de un meningioma puede iniciar en cualquier parte del cerebro o de la médula espinal, sin embargo los sitios más comunes son los hemisferios cerebrales. Las causas del meningioma hasta la fecha no han sido bien entendidas, y es que en algunos casos aparecen de manera esporádica, como si aparecieran al azar, mientras que en algunos otros casos es posible observar la presencia del mismo en el historial familiar, lo que podría explicar una causa meramente genética. Las personas que han recibido algún tipo de radiación, en particular en el cuero cabelludo también corren más riesgo de desarrollar la presencia de un meningioma, incluso se sabe que las radiografías dentales pueden aumentar el riesgo de su presencia, particularmente en los pacientes que se hicieron radiografías dentales en el pasado, cuando la dosis de rayos X era mayor que en el presente.

¿Qué es un meningioma cerebral?

Un meningioma cerebral es un tumor cerebral, aunque no se trata de un tumor de tejido cerebral, más bien se trata de un tumor que se desarrolla en las meninges, es decir, en las capas delgadas de tejido que se encargan de cubrir tanto al cerebro como a la médula espinal. En la mayoría de los casos el meningioma cerebral es considerado como un tumor benigno en el cerebro, lo que quiere decir que no es canceroso. Aún se desconoce la causa directa del meningioma cerebral, lo que sí se sabe es que es más común en las mujeres adultas, pero también se ha mostrado su ocurrencia tanto en hombres como en personas de todas las edades. Es de mencionar que algunos científicos consideran que se trata de una combinación de factores donde se incluyen los de tipo genéticos y los ambientales.

El meningioma cerebral puede ser de crecimiento lento, es por esto que pueden pasar años antes de que comiencen a manifestarse los síntomas más evidentes, dentro de los cuales se encuentran los dolores de cabeza, la debilidad tanto en las piernas como en los brazos, así como los cambios repentinos que se suscitan en la personalidad. Si el tumor se encuentra presente en la médula espinal, entonces los síntomas pueden presentar la pérdida de la sensibilidad tanto en los brazos como en las piernas. Cuando una persona comienza a manifestar algunos síntomas, generalmente se realiza una resonancia magnética para así detectar el tumor, asimismo se puede realizar una tomografía computarizada para el mismo objeto. Estas pruebas sirven para determinar si se trata de un tumor real en el tejido cerebral o de un meningioma cerebral. Es de mencionar que además de éstas pruebas, el médico puede solicitar la realización de una biopsia del tejido del tumor para tener mayor certeza en el diagnóstico. El tratamiento más común para el meningioma cerebral incluye la cirugía para extirpar el tumor por completo, si éste no puede ser eliminado por medio de la cirugía, entonces generalmente se hace uso de una terapia de radiación.

¿Qué es un meningioma calcificado?

Un meningioma es un tumor que tiene su origen en las meninges, es decir, en las membranas que rodean tanto al cerebro como a la medula espinal. La mayoría de los casos de meningioma son benignos -no cancerosos- aunque en raras ocasiones puede llegar a ser maligno -canceroso-.

Generalmente los meningiomas representan el 25% de los tumores espinales, donde la llamada osificación es más bien infrecuente, mostrando una oscilación del 1 al 5% en todos los meningiomas. La rareza de dichos tumores se hace evidente cuando se observa la concurrencia en comparación con el resto de los meningiomas. Algunos de los síntomas que sugieren la presencia de un meningioma calcificado es la pérdida un tanto moderada de la memoria. Generalmente el especialista solicita realizar una tomografía, donde -en caso de existir- la presencia del meningioma calcificado se muestra como una formación redonda, blanca con intensidad, con un diámetro de aproximadamente cuatro centímetros. Los meningiomas, como se ha señalado, generalmente son benignos, ya que su único objetivo es permanecer en donde han crecido, en este caso al interior del cráneo. Es en el cráneo donde el organismo busca la forma de defenderse, lo que logra aislando naturalmente el tumor con una capa de sales de calcio, para así frenar su crecimiento, es en este momento cuando se habla propiamente de un meningioma calcificado, lo que en ocasiones representa el precursor de la osificación. En los meningiomas calcificados no se evidencia organización ósea, algo que sí sucede con el meningioma osificado. En realidad éste fenómeno, el del meningioma calcificado, resulta un tanto benéfico para el paciente, ya que su cuerpo mismo se ha encargado de aislar el tumor, a diferencia de los malignos que crecen de manera tan rápida que comienzan a destruir las barreras de defensa de los tejidos orgánicos. Gracias al calcio que ha inmovilizado al meningioma, el tratamiento a seguir generalmente se enfoca a los efectos de la presencia del tumor en el cerebro, como los dolores de cabeza y algunas modificaciones en la memoria, en algunos casos también se opta por la cirugía.

Síntomas de los meningiomas

Generalmente los meningiomas son tumores de crecimiento lento, por lo que los principales síntomas se relacionan con el aumento de la presión al interior del cráneo -presión intracraneal-; lo que se debe a la obstrucción en los ventrículos -los espacios llenos de líquidos en el cerebro-, que conduce a la acumulación de líquido cefalorraquídeo -LCR- es decir, el líquido que protege y rodea tanto al cerebro como a la médula espinal. La presión intracraneal puede causar otros síntomas, como es el caso de los dolores de cabeza, vómitos así como problemas de visión. Los ataques en forma de convulsiones pueden estar presentando un síntoma cuando el meningioma se encuentra en un estado temprano. Es de mencionar que el meningioma puede crecer en diferentes partes del cerebro, por los que los síntomas también se relacionan con el área del cerebro que se encuentra afectada.

Un meningioma en el lóbulo frontal del cerebro puede presentar algunos cambios graduales en el humor así como perturbaciones en la personalidad, también se pueden manifestar algunas parálisis -la incapacidad de movimiento- en un lado particular del cuerpo, lo que médicamente se conoce con el nombre de “hemiparesia”. Si es el lado izquierdo del cerebro en donde se encuentra el tumor, entonces los meningioma síntomas pueden incluir problemas directamente relacionados con el habla, como es la torpeza al expresarse o las palabras totalmente embrolladas. Por otra parte, si es el lóbulo temporal del cerebro en donde se encuentra el meningioma entonces los síntomas pueden incluir problemas con la coordinación así como una recurrente pérdida de la memoria. Finalmente, si es en el lóbulo parietal del cerebro donde se encuentra el meningioma, los síntomas incluyen problemas en la escritura y otras actividades relacionadas, también es posible la presencia de la hemiparesia. Es de mencionar que hay casos en los que un meningioma no presenta síntomas, o éstos tienen una presencia muy ligera, es entonces cuando se descubre mientras se están investigando otras condiciones por las que pueda estar pasando el paciente.

Meningioma frontal

El lóbulo frontal del cerebro es el responsable de la ejecución de los movimientos voluntarios del cuerpo. El lado derecho del lóbulo frontal del cerebro se encarga de gestionar todos los movimientos relacionados con la parte izquierda del cuerpo humano, y el lóbulo frontal izquierdo del cerebro, es, evidentemente, el encargado de gestionar los movimientos que realiza el lado derecho del cuerpo. También tiene gran importancia en aspectos relacionados con la memoria, la capacidad de razonar, la concentración, así como con la capacidad de tomar decisiones. Es el área que nos ayuda a trazar metas, establecer objetivos, proyectar y determinar las prioridades. Sus funciones también van más allá, ya que determinan nuestro temperamento así como nuestra personalidad. La región conocida como “el área de Broca”, generalmente localizada en el lóbulo frontal izquierdo, se encarga de nuestra capacidad de pronunciar palabras en la función del habla.

Un meningioma es un tumor craneal generalmente benigno y de los más frecuentes que pueden afectar a la humanidad, es conocido como el tumor primario de lo más común en el sistema nervioso central, y que se presenta a través del tejido aracnoideo de las meninges, y que eventualmente se adhiere a la duramadre (meninge exterior encargada de proteger al sistema nervioso central). Dentro de sus características destaca el ser de crecimiento lento y se puede presentar en varias partes del cerebro.

Evidentemente, el cerebro humano, al estar conformado por diferentes zonas y partes, la presencia de un meningioma no se limita una zona en particular, es así que cuando se trata de un meningioma frontal, los síntomas van a estar directamente relacionados con las funciones que se encuentran reguladas por el lóbulo frontal, es por esto que cuando se trata de un meningioma frontal, la persona puede manifestar serios cambios en el estado de ánimo, así como en las funciones cerebrales consideradas como de carácter mental, esto se explica, precisamente porque el tumor se encuentra afectando esa zona del cerebro encargada de regular la personalidad, la toma de decisiones, así como las funciones de razonamiento y análisis.

Meningioma maligno

El meningioma maligno es una condición que generalmente se caracteriza por la presencia de múltiples meningiomas. El tumor cerebral se encuentra formado por las células de las aracnoides, en ocasiones de crecimiento rápido y a menudo presenta una vascularización significativa con abundantes calcificaciones. El crecimiento del tumor puede llegar a ser verdaderamente expansivo, lo más común es que un meningioma no sea invasivo ni metastásico, sin embargo lo que sí puede hacer es causar la

atrofia cerebral junto con la erosión de la tapa, esto debido a la compresión que supone la presencia de un tumor en el cerebro.

Si bien es cierto, el meningioma puede presentarse en cualquier parte del hemisferio cerebral, generalmente se localiza en la parte anterior de la hoz. Se sabe también que la forma más común de manifestarse es a través de la convexidad del cerebro, cerca del llamado seno sagital, otras manifestaciones también frecuentes se dan en la convexidad cortical y en la base del cráneo. Casi todos los casos de meningiomas han sido considerados como benignos, sin embargo, los datos han reflejado que cerca de un 10% los meningiomas benignos evoluciona hacia formas consideradas como atípicas, es entonces cuando se da la presencia de un meningioma maligno, mismo que constituye lesiones invasoras desde un punto de vista histopatológico.

A lo largo de los años se pudo establecer una buena clasificación de los meningiomas, sin embargo dentro de la categorización entre benignos, malignos e incluso anaplásicos se han encontrado ciertas inconsistencia, y es que al día de hoy se han encontrado más casos de meningiomas malignos que hace unos años. Aunque si bien es cierto el meningioma maligno es muy raro, ya se han establecido criterios de malignidad, entre los que se incluyen la pérdida de la estructura, el pleomorfismo nuclear, la hipercelularidad, el índice mitótico, la invasión cerebral, así como la necrosis tumoral. Se sabe también que el pico máximo de edad incluye de los 60 a los 70 años, donde el síntoma más común ha sido la presencia de la paresia, es decir, una parálisis considerada como suave y parcial.

Meningioma benigno

Generalmente el meningioma es un tumor considerado como benigno, mismo que se desarrolla en el paciente, en las zonas conocidas como aracnoides y en la piamadre. El meningioma benigno se ha presentado en adultos, en una edad que va de los 20 a los 60 años y levemente se encuentra más presente en las mujeres que en los hombres. Algunos especialistas afirman que la presencia del meningioma benigno podría ser secundario a la pérdida de un elemento conocido como antiocogén, en el cromosoma número 22, es decir, la ausencia de este elemento generalmente promueve el desarrollo del tumor. Es de mencionar que el meningioma benigno también ha estado presente con mayor frecuencia en las mujeres que han padecido cáncer de mama. Además se sabe que tienen una relación directa con los receptores relacionados con las hormonas del estrógeno y de la progesterona. Generalmente el meningioma benigno se ubica sobre la línea media del cerebro, conocida como la hoz. Dentro de la clasificación del meningioma benigno, se han encontrado siete subdivisiones, como son la sincitial, la transición, fibroblastos, angioblástico, malin, microquística y la psammomatous.

Para comprender más al meningioma benigno, hay que comprende qué son las meninges, éstas son las encargadas de proteger al sistema nervioso central, tanto el cerebro como la médula espinal, las meninges son tres: la duramadre (ubicada debajo del cráneo); la aracnoide (ubicada debajo de la duramadre) y la piamadre (la que cubre directamente a la sustancia nerviosa). Lo que hace el meningioma benigno es empujar el tejido nervioso por debajo de él, generalmente sin invadir y sin interferir, su evolución es muy lenta por lo que puede durar varios meses e incluso varios años. Cuando el meningioma benigno se ubica en el cráneo puede llegar a causar parestesia, dolores de cabeza, vómitos y convulsiones. Si el meningioma se ubica en la columna vertebral entonces puede causar dolores en las extremidades, parestesia, trastornos en los reflejos, y en ocasiones la pérdida de la sensibilidad corporal.

Tumor meningioma

El tumor meningioma se conoce por ser benigno con una evolución lenta, pero variable. El tumor puede llegar a ser un tanto agresivo con el cerebro o con el cerebelo, no sólo porque éstos se mueven, sino también porque puede llegar a irritar. Generalmente el tumor meningioma es descubierto por casualidad, y cuando se ha solicitado una tomografía computarizada o una resonancia magnética que en la mayoría de los casos es solicitada por el médico cuando el paciente se ha quejado de mucho de los dolores de cabeza. También se ha llegado a descubrir cuando el tumor meningioma ha comenzado a causar cierto tipo de disfunción cerebral, como es el caso de las convulsiones, o en casos más extremos cuando el tumor es responsable de cierto tipo de pérdida neurológica, o en casos más extremos, de la pérdida de la conciencia. Es de mencionar que en éstos casos, los síntomas se manifiestan de manera repentina, y se debe a que el tumor meningioma puede contar ya con un gran volumen, así como por la reacción del cerebro en torno al tumor, como es el caso de un edema cerebral, una infiltración del agua en el cerebro. Los síntomas causados por el tumor meningioma generalmente varían y siempre dependen de la ubicación del mismo, pero generalmente los síntomas más comunes que están demostrando la presencia del tumor cerebral son los dolores de cabeza, los mareos, vómitos algunas veces, convulsiones, trastornos funcionales como el del habla, la visión, etc., así como un evidente cambio de la personalidad. El tumor puede desarrollarse en el cerebro, las meninges, el cerebelo, así como en el tronco cerebral, también puede darse la ocasión de que se trate de un tumor cerebral, lo que representa el punto de partida en el tejido cerebral. Es así que alguna de las células presentes se multiplican hasta formar una masa, dando lugar a un tumor meningioma, mismo que puede ser benigno o maligno, cabe señalar que éste último es muy raro que se presente.

Meningioma meningotelial

Los meningiomas aparecen en las células araconoideas, se sabe que afectan principalmente a los adultos, donde las mujeres tienen una doble frecuencia en comparación con los hombres. Los meningiomas pueden localizarse en cualquier parte del cerebro o en la médula espinal, casi la mitad de ellos se han manifestado en las convexidades cerebrales. Es de mencionar que algunos meningiomas tienen su crecimiento en la superficie del cerebro. Es decir su comportamiento con respecto a la posición es posible que responda a varios factores, algunos posiblemente genéticos o hereditarios pero no se tiene absoluto conocimiento al respecto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho una clasificación especial con respecto a los diferentes tipos de meningiomas existentes. Un meningioma es un tumor de las células meningoteliales, dentro del grupo I se encuentran las siguientes variantes: Meningioma Meningotelial, Fibroso, Transicional, Psamomatoso, Angiomatoso, entre otros.

Desde un punto de vista meramente macroscópico se ha encontrado que los tumores son masas duras que en ocasiones crecen de manera alargada justo sobre la duramadre, es entonces cuando reciben el nombre de meningioma de placa. En otros casos empujan al parénquima cerebral donde puede suceder que se produzcan roturas en el límite de la región y entonces invadir directamente al parénquima cerebral. Desde un punto de vista meramente microscópico, se encuentra el meningioma meningotelial como de los más comunes, éstos destacan por tener núcleos ovales uniformes, mismos que forman lóbulos que a su vez se encuentran rodeados por finos tabiques de colágenos. Se sabe que el meningioma meningotelial se considera como la forma más pura del meningioma, ya que crece en forma de nódulos que se caracterizan pro ser sólidos y amplios, cuyas células son en forma de polígono y relativamente grandes, su núcleo se conoce por ser normocrómico, ligeramente oval (o redondo) y se encuentra provisto de una membrana nuclear neta. En el meningioma meningotelial con frecuencia se dejan ver algunos enclaves eosinófilos intranucleares, lo que se encuentra representado por las inclusiones del citoplasma.

Conclusiones sobre los meningiomas

Los meningiomas se conocen como esos tumores extra-axiales que son comunes dentro del sistema nervioso central y que además representan del 14 al 20% de todos los neoplasmas que se suscitan de manera intracraneal. La neoplasia se origina en las células ubicadas en el casquillo aracnoideo de las meninges. Los meningiomas son más comunes en el sexo femenino, son poco frecuentes los pacientes que manifiestan la enfermedad antes de los 40 años y cuando se presenta en pacientes jóvenes, generalmente se la asocia con la presencia de una neurofibromatosis de tipo II (NF2)

Generalmente muchos de los pequeños meningiomas se encuentran de manera incidental, ya que muy a menudo son asintomáticos, y de haberlos se presentan de manera especial, sobre todo cuando los tumores son más grandes o aquéllos que presentan algún edema o que cuentan con estructuras que rozan con un área especialmente sensible, es así que se generan varios síntomas, como es el caso de los dolores de cabeza, la paresia, algunos déficits neurológicos de tipo focales, así como la presencia de algunos cambios en el estado mental. Los meningiomas también pueden convertirse en clínicamente evidentes clínicamente debido a las complicaciones que presentan, momento en el que comienzan a arrojar otra sintomatología. Aunque la mayoría de los meningiomas son considerados como tumores esporádicos, también se relacionan con el ajuste de la irradiación craneal anterior, además de su relación con las personas que padecen de neurofibromatosis de tipo II. Algunos meningiomas han mostrado cierta sensibilidad ante el estrógeno, razón por la cual pueden no sólo desarrollarse sino también crecer durante el embarazo. Existen dos formas principales macroscópicas de los meningiomas, la primera es la forma globosa, donde se presentan redondeados y las masas son bien definidas; la segunda se conoce como meningiomas en placa, que se encuentran presentes en las diferentes regiones del engrosamiento dural.