¿Qué es la Cándida?

¿Qué es la Cándida?
Puntúa este post

La cándida es un hongo alojado en nuestro organismo, el cual en algún momento de nuestras vidas ha de manifestarse por medio de infecciones en distintas partes del cuerpo de una persona, estas pueden ser la piel, genitales, lengua, entre otras. Lo que causa este hongo es desde pequeños escozores hasta complicaciones más delicadas.

El número de cándidas existentes son diversas, son alrededor de 80 especies y la mayoría causa infecciones en el ser humano, entre las más conocida se encuentra la cándida Albicans, principal hongo que produce afecciones cutáneas. Luego se encuentran las cándidas Stellatoidea, Tropicalis, Pseudotropicalis, Krusei, Parapsilosis y Guillermondii.
No todas las cándidas son sintomáticas, de serlo, se producen cuando el individuo presenta un debilitado nivel inmunológico y es cuando estos hongos se transforman en bacterias patógenas, produciendo la micosis.

El aumento de la cándida se ha vuelto más notorio, así lo confirma el ranking de bacterias detectadas en un hemocultivo, el cual menciona que esta bacteria ocupa el tercer y cuarto lugar en afecciones candidiásicas. Su mayor proporción se ve en hospitales de gran recurrencia, bebés, adolescentes, embarazadas y ancianos son los portadores más comunes en estos centros de salud, ya que presentan alteraciones en su sistema inmunológico.

Algunos infectados a causa de la cándida, no saben que la tienen y nos son diagnosticados, son estas personas en su mayoría, a quienes les suele afectar el estado emocional, físico y mental. Una manera de saber que la infección de hongo se ha apoderado del organismo, es cuando presenta ganas efusivas de comer más dulces e ingerir hidratos de carbono, como las harinas y lácteos.

Si presenta más síntomas o sospecha que está desarrollando una infección por cándida, entonces acuda al centro de salud más cercano y coméntele al doctor sin obviar detalles sobre lo que está manifestando. Para todo hay cura, las infecciones por cándida son totalmente comunes, por lo que deprimirse no debe estar en los planes para una pronta recuperación.

Infección de cándida

El fácil contagio de la cándida se debe a que es un hongo que está presente en la mayoría de partes. Sus portadores son los seres humanos y animales, ya que es un organismo inmunológico; su alojamiento está presente en los genitales y en las mucosas orales y digestivas. Una de las infecciones más comunes por cándida es la candidiasis, se pueden mostrar candidiasis en la piel, genitales, lengua, entre otras. Lo que causa este hongo es desde pequeños escozores hasta complicaciones más delicadas.

Cuando este hongo se ha alojado en la vagina, causa irritación y secreción de un líquido blanquecino, esto algunas veces acompañado de grumitos. Si las mujeres embarazadas presentan esta infección en el canal vaginal, el hongo será transmitido al recién nacido a través del parto. Ahondaremos un poco más sobre esto.

¿Cómo reconocer si el bebé tiene candidiasis?

El bebé no tendrá los mismos síntomas que la mamá, su candidiasis no ha de presentarse en las partes genitales, la infección les brotará en aquellos sitios en donde están los pliegues o famosas arruguitas, también en las zonas en donde se producen los sarpullidos comunes, como las axilas y la ingle. En algunos casos les aparece dentro de la boca del bebé, en la lengua y alrededores.

¿Cómo evito transmitirle al bebé la candisiasis antes del parto?

El tratamiento a seguir se da por medio de cremas en el área genital de la mamá, o también con la introducción de óvulos con un compuesto llamado nistasina dentro de la vagina.

¿Qué hago si mi bebe ya nació y padece de estos hongos?

Si el bebé nace de forma natural y se dio el contagio con la candida, se debe recurrir a una solución con la nistasina y se debe administrar en gotitas después de cada sesión de lactancia.

Síntomas

Los síntomas del hongo cándida se reflejan por el hecho de que estas sueltan unas toxinas que pasan hacia el torrente sanguíneo, este pase ha de crear un efecto muy perjudicial tanto en el sistema inmune como en el sistema nervioso. Los síntomas se presentan de manera un tanto distinta en una y otra persona de acuerdo a la infección que presente, algunos de los síntomas más comunes se mencionan a continuación:

Sentir deseos de comer más, alimentos que se consideran comida chatarra en lo general.

  • Aumento de peso o pérdida realmente notoria
  • Ardor estomacal
  • Infecciones en la piel
  • Presencia de migrañas
  • Síndrome pre menstrual alterado y con dolores fuertes
  • Problemas vaginales
  • Irritabilidad
  • Dolor en la zona de los oídos
  • Dolor de las articulaciones
  • Falta de memoria y mente nublada
  • Exceso de alergias
  • Depresión
  • Hinchazón en la zona del abdomen
  • Cansancio extremo

El listado de síntomas por la candidiasis siempre presentará ligeros cambios y sus enumeraciones son en más cantidad, pero todos los síntomas más graves se producen cuando la cándida ha digerido la pared intestinal produciendo el llamado intestino permeable. En esta fase, las moléculas alimenticias se encuentran fuera de lugar (sin haber tenido una buena absorción) y han traspasado la mucosa del intestino, por consiguiente, se generan las enfermedades autoinmunes.

Con un sistema inmunológico alterado, las moléculas normales dentro del organismo son atacadas, y esto genera dolencias y nuevas alteraciones de distintos tipos como los problemas en la piel (psoriasis, lupus, artritis); asma, sinusitis, fatiga crónica, alergias provocadas por alimentos, intestino irritable, Fibromialgia, enfermedad celiaca y del espectro autista, entre otras. Una recomendación muy sabia es llevar una sana alimentación, evitar todos los excesos y mantener una rutina de ejercicios. A prevenir se ha dicho.

Tipos de cándida

Cuando el hongo del género cándida se hace presente en el cuerpo humano, de manera interna o externa (por deficiencia inmunológica celular o por algún contagio), es cuando se genera la candidiasis. Estas son infecciones micóticas de diferentes especies, siendo la más común la Albicans. La candidiasis suele presentarse en diferentes formas, pudiendo producir enfermedades superficiales o profundas y de mayores complicaciones.

Las candidiasis del primer tipo son las que generalmente se pueden ver a simple vista, su afección se puede presenciar en el cabello, las uñas, en la piel (capa córnea), las mucosas orales, vaginales, digestivas y semi mucosas, que están en contacto entre la piel y la mucosa, como por ejemplo: la comisura de la boca, la cual es común en niños, la vagina y pene.

Las candidiasis en los genitales femeninos son conocidas como vulvoganitis, y se da en su mayoría en mujeres diabéticas, tratantes con antibióticos y embarazadas. Los síntomas incluyen secreciones vaginales blancas o amarillentas, picor, inflamación y dolor en la zona. En los genitales masculinos, la afección se da en los diabéticos y los que adquieren una balanitis alérgica.

Por otro lado, la candida que compromete con seriedad son las denominadas profundas o sistemáticas, no se ven a simple vista porque comprometen los órganos internos que son indispensables para la vida (órganos nobles), estos son el corazón, cerebro, hígado, riñones, intestinos, entre otros.

En general, sus manifestaciones clínicas más frecuentes son las candidiasis presentes en la boca, paroniquia, intertrigo, onicomicosis y vulvovaginitis. Las etapas del ser humano en donde hay más presencia de candidiasis son la pubertad y adolescencia, ya que existen cambios hormonales y fisiológicos, en el embarazo y la vejez. En las últimas dos mencionadas se debe a que la inmunidad se ve afectada, esto hace que la cándida se pueda propagar fácilmente.

Cándida albicans

Uno de los hongos con afecciones más comunes desatadas por la presencia de la cándida, es la cándida albicans. En las mucosas y en las membranas superficiales es en donde habita este tipo de cándida, en un organismo sano el hongo se presenta en cantidades pequeñas que son necesarias porque limpian los restos de las digestiones, actúan comiéndoselas y esto hace que el organismo humano tenga un sistema inmune equilibrado. En esta estancia, la cándida albicans se encontrará acompañada de bacterias amigas, quienes mantienen todo bajo control.

Pero cuando las pequeñas cantidades de cándidas se alteran y presentan un aumento excesivo, es cuando los síntomas y problemas de salud aparecen. El ingerir muchos antibióticos como píldoras conceptivas y corticoides, provoca que las bacterias amistosas, que mantenían el control junto a las pequeñas presencias de cándida, se debiliten y se reduzcan, dando paso total a que la cándida albicans brote de manera desproporcional.

Cuando sucede esto, los síntomas se empiezan a manifestar, quienes ignoran que poseen una infección por cándida, seguirán alimentándose de algunos alimentos prohibidos como la ingesta de comidas fermentadas, tales como la cerveza, el vinagre y los embutidos, comidas con alto valor de azucares e hidratos de carbono.

Tras seguir un tratamiento que incluye una dieta saludable, la alteración y presencia abrupta de la cándida albicans, irá disminuyendo y el equilibrio de las bacterias amistosas se ha de restaurar, pueden ayudar a que se realice esto ingiriendo yogur o suplementos. Debe consultar más a su doctor tratante.

Algunos de los nombres alternos que obtuvo la cándida albicans según el paso de los años son:

  • (1853): Oidium albicans
  • (1877): Saccharomyces albicans
  • (1889): Dematium albicans
  • (1890): Monilia albicans
  • (1918): Parasaccharomyces albicans
  • (1927): Myceloblastanon albicans
  • (1932): Mycotorula albicans
  • (1935): Syringospora albicans
  • (1961): Procandida albicans

Cándida intestinal

Todos poseemos en nuestro organismo pequeñas cantidades de bacterias y hongos, pero cuando el hongo de la cándida albicans alojado en los intestinos, infecta de manera masiva esa área, se produce una candidiasis intestinal. El proceso de infección se debe a que las bacterias que forman la microflora y habitan en el tracto digestivo se alteran por la ingesta de algún antibiótico por ejemplo, al suceder esto, se desequilibra el ecosistema microbiano, y empiezan a generarse células patógenas.

Estas últimas serán las encargadas de producir los síntomas más comunes de esta enfermedad como las diarreas o estreñimiento, hinchazón de la zona abdominal, ingestión e intolerancia de la ingesta de ciertos alimentos. Sistemáticamente, una candidiasis intestinal puede producir efectos como la pérdida o aumento de peso, irritabilidad y depresión.

Una candidiasis intestinal es cosa seria, al estar la cándida alojada ahí es libre de entrar en contacto con otras bacterias propias del intestino, libera subproductos que se extienden hacia otras zonas del organismo cuando son absorbidos a través del torrente sanguíneo. En algunos casos se produce una combinación de efectos, puede suceder que se tenía alguna otra enfermedad ésta se agrave y muestre daños perjudiciales en el infectado.

De no tratarse a tiempo, la candidiasis intestinal puede volverse crónica, causando sensibilidades alimenticias, las proteínas mal digeridas que se filtren en la sangre pueden provocar la reacción inmediata de los glóbulos blancos, entre los desequilibrios más comunes se encuentran el que afecta al ciclo menstrual y el tiroideo que activa la depresión y el estrés.

El tratamiento para la presencia del hongo de la cándida albicans debe ser analizado a través de pruebas para que luego se defina en qué etapa se encuentra el mal, ya que cada organismo es distinto a otro, el médico tratante describirá un tratamiento adecuado para el paciente.

Cándida Oral

Como su denominación lo indica, en este caso el virus de la cándida ha de presentarse en el área de la boca, afectando y alterando sus mucosas. A esta afección también se le conoce como micosis oral y monoliasis, siendo sus lesiones totalmente notorias. Estas se presentan cubiertas por una especie de membrana de color blanco y aparte de lucir un aspecto desagradable, causa dolor al momento de ingerir los alimentos. Otra de las molestias de la cándida oral es el dolor que causan las fisuras en la boca cuando se tiene una boquera (corte en la comisura de los labios).

A pesar de mantener una higiene bucal saludable, la candidiasis oral suele presentarse porque en la cavidad bucal se alojan infinidades de bacterias en vida saprófita (alimentándose de materias orgánicas en descomposición), y porque el microorganismo de la cándida está presente en toda cavidad bucal humana. Cuando el equilibrio dentro de ella se altera, es cuando aparecen las infecciones.

Existen factores locales y generales que predeterminan la infección de una candidiasis oral, y explicaremos brevemente ambos.

Factores locales

  • Higiene bucal deficiente
  • Tras el consumo de antibióticos que destruyen la flora habitual de la micosis bucal
  • Por seguir tratamientos con corticoides inhalados
  • El cáncer de boca
  • Presentar boca seca
  • Utilizar prótesis dentales con mala higiene o que hayan sido mal adaptadas.
  • Las drogas de consumo bucal (tabaco y marihuana) y las inyectadas.
  • La producción excesiva de saliva en la zona de la comisura de los labios
  • Dietas con alta presencia de hidratos de carbono

Factores Generales

  • Los recién nacidos al presentar mucha producción de saliva y no tener una flora bucal desarrollado, contraerán la candidiasis (solo se presentan en algunos casos)
  • Las embarazadas y los ancianos, al igual que los recién nacidos, presentan cambios hormonales que favorecen a la infección de la cándida.
  • Poseer un sistema defensivo inmunitario con problemas.
  • Una mala nutrición
  • Enfermedades malignas como el cáncer a la boca
  • Enfermedades que provocan fibrosis de las glándulas salivales

Tratamientos

Existen distintas formas en que la cándida (hongo) se manifiesta, pero las infecciones visibles manifestadas por éstas son en su mayoría diagnosticadas, siendo las más comunes las infecciones orales y vaginales; por lo que el tratamiento para la cándida en estos casos se aplica para estas zonas.

Ya que la cándida es un agente inmunológico dentro de nuestro organismo, será imposible eliminarla, por consiguiente en el transcurso de nuestras vidas (en algunos casos no) tendrá períodos asintomáticos o se ha de presentar de diferentes maneras, curándose por un tiempo tras usar antimicóticos o seguir un tratamiento natural, y luego reactivándose si es que las defensas se encuentran bajas o se adquiere una enfermedad como la diabetes.
Es necesario mencionar que en los casos de presentar un sistema inmunológico debilitado, el tratamiento para combatir la cándida podrá ser un poco más difícil y tomar más tiempo. Existen tratamientos locales y sistémicos.

En la primera clase de tratamiento el medicamento a usar pueden ser los antifúngicos (supositorios vaginales, pastillas y cremas) que se aplican directamente en la zona afectada. El tratamiento sistémico es para aquellas personas a quienes la cándida no es visible, los medicamentos serán por medio de vía endovenosa y en algunos casos serán en forma de píldora.

Para tratarlo de manera natural, es necesario llevar una dieta estricta y así debilitar los hongos para que después su eliminación sea efectiva. Algunos consejos para la dieta: El agua tanto para beberla como para cocinar debe ser destilada, beber dos litros de agua a diario, comer cereales sin gluten, comer muchos vegetales, ingerir leche vegetal y comer frutos secos.

La dieta a seguir para el tratamiento natural, como cualquier otra, será en un inicio difícil, puede que el infectado de cándida sufra de algunas molestias por estar eliminando toxinas, pero pasada las dos semanas se sentirá mejor e irá eliminando los hongos.

El área de los genitales es una de las más afectadas cuando se presenta la candidiasis, infección de mayor propagación que causa la vaginitis. Las estadísticas manifiestan que una de cada cuatro mujeres padece de este mal durante su vida. Al ser la más común, nos enfocaremos en el tratamiento y prevención de la candidiasis vaginal.
Antes de entrar a detallar el tratamiento, es necesario explicar que la candidiasis vaginal es una infección que se manifiesta en la vulva, este se ha de producir por una levadura (hongo) llamada cándida, la cual que crece excesivamente. Este hongo no solo aparece ahí, sino también en la piel, en el aparato gastrointestinal, y hasta en el aparato respiratorio.

Pero volvamos al área genital, este hongo suele generar un incómodo y doloroso escozor, irritación y hasta mal olor. Definitivamente es una molestia que hasta puede afectar en la autoestima de la mujer. La prevención de una candidiasis se puede dar, y aquí te dejamos seis pasos a seguir para este tratamiento:

  • Evita usar jabones perfumados en esa área, baños de espuma, y también jabones con el PH ácido. Puede consultar a su ginecólogo sobre algún gel femenino para su uso personal.
  • Si tienes diabetes, controla tus niveles de azúcar (sí, influye en esto también). Una dieta estricta será más efectiva.
  • Cuando te duches y asees el área femenina, tiene que ser de adelante hacia atrás, para no llevar gérmenes indeseados del ano hacia la vagina.
  • Evita usar prendas que te ajusten las partes íntimas y ropa interior de material sintético. Prueba con el algodón.
  • Durante tu periodo menstrual cambia frecuentemente tus tampones o toallas higiénicas.
  • Si presentas algo de escozor, ve directamente a un médico para que te recete un antibiótico, antes que se propague y sea más doloroso.

Recuerda que siempre es necesaria una higiene continua en tu cuerpo, el ejercicio y buena alimentación sin excesos son también maneras de evitar alguna infección. ¡Suerte!