Recetas de cocina paleolítica :desayuno

Recetas de cocina paleolítica :desayuno
Puntúa este post

Recetas de cocina paleolítica para desayunar.

A la hora de comenzar un estilo de vida paleo una de las cosas que la mayoría de la gente se plantea es qué van a desayunar. Estamos acostumbrados desde pequeños a comenzar el día con abundantes dosis de azúcar y de hidratos de carbono: galletas, tostadas con mermelada, zumos industriales etc. Pero descubrirá que hay maravillosas recetas de cocina paleolítica para sustituirlas.

Se puede cambiar la mentalidad y comenzar a realizar los desayunos de otra manera. Si usted es de los que no pueden prescindir de su café no lo haga, pero evite los cafés solubles y dé preferencia a los expresos o los que puede realizar en una cafetera de émbolo.  Puede tomarlo con  un poco de leche de coco o de leche de almendras sin azúcar añadido. Trate de no endulzarlo con nada. Al principio le costará habituarse al sabor natural del café, pero verá como con el tiempo no le cuesta tanto e incluso lo disfrutará más.

Tortillas dulces o saladas y tortitas paleo

Una tortilla es una forma ideal de comenzar una dura jornada de trabajo. Permiten una variedad de recetas tan amplia que puede comerse una tortilla diferente cada día durante todo el año si así se desea. El huevo combina con todo tipo de alimentos: fruta, cacao, pollo, verduras…y si su temor es consumir demasiadas yemas puede utilizar una diaria y añadir una o dos claras para conseguir una tortilla mayor. Simplemente tendrá que batir los huevos, poner  unas gotas de aceite de coco en la sartén y poner los ingredientes de sus recetas de cocina paleolítica . Añada el huevo y tendrá su tortilla o revuelto.

 

Las tortitas son para muchas personas sinónimo de fin de semana. Tengo buenas noticias: es posible comer tortitas paleolíticas. Esta es una de las recetas de cocina paleolítica de las  muchas que podrá cocinar para su fin de semana:

2 huevos.

½ plátano muy maduro.

½ cucharada de coco en polvo

½ cucharada de harina de almendra.

Bata los huevos y mezcle con el coco y la harina de almendra. Aplaste el plátano hasta conseguir una pasta y mézclelo con cuidado hasta conseguir que se una bien. Fríalo en la sartén en aceite de coco. Es posible que se quemen un poco por causa del plátano, pero eso no alterará el sabor.

La fruta, mejor en batido.

 Los tradicionales zumos a los que estamos habituados tienen dos problemas fundamentales. Uno es que hacen falta demasiadas piezas de fruta para conseguir un vaso de jugo. Y el otro es que cuando tomamos zumos solemos desechar la pulpa que queda, que tiene un gran contenido en fibra. De esta forma tomamos menos fibra y mucha más azúcar (fructosa) de la contenida en este alimento.

Es mejor tomar batidos, en los que se utiliza la fruta entera. Ponga en la batidora la fruta madura troceada. Si quiere que sepa aun más dulce agregue coco rayado y plátano. También puede añadir canela o vainilla. Si queda demasiado espeso añada agua o leche de coco al gusto.

Un auténtico bizcocho paleo.

 Aunque para los desayunos diarios es mejor combinar una tortilla con un batido y unos frutos secos, hay todo tipo de desayunos para días especiales. Entre ellos los bizcochos paleo realizados con harina de algarroba. Esta harina es muy rica en hierro, calcio, magnesio y fósforo, pero también en azúcares naturales lo que la convierte en el ingrediente ideal para cualquiera de las recetas de cocina paleolítica para  postre.

Ingredientes bizcocho paleo:

3 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de miel

1 huevo y una clara

2 cucharadas de harina de algarroba

2 cucharadas de cacao puro

Nueces picadas al gusto.

Es muy sencillo de preparar, ya que solo debe de mezclar todos los ingredientes y hornearlo a 170º durante aproximadamente 15 minutos en un molde individual.

Deja un comentario