Una alimentación sin gluten para sentirse mejor

Una alimentación sin gluten para sentirse mejor
Puntúa este post

Una alimentación sin gluten es beneficiosa para todos.

El gluten es una glicoproteína que se encuentra en algunos cereales como el trigo, y que suele aparecer combinada con el almidón. Es evidente que para las personas con intolerancia o con alergia al gluten una alimentación sin esta sustancia es fundamental, pero ¿qué sucede con los que no tenemos esa intolerancia? Los que abogan por mantener el gluten en la dieta dicen que aporta vitaminas y aminoácidos esenciales para nuestros músculos. Pero lo cierto es que esa teoría cada vez se desmonta más y cae por su propio peso, ya que son los mismos estudios médicos los que cada vez relacionan con más fuerza el consumo de gluten con enfermedades digestivas, fatiga crónica y problemas más serios como la artritis reumatoide y el cáncer. En algunos casos como causa directa y en otras agravando los síntomas ya existentes.

Efectos del gluten en nuestro intestino.

Si ya de por si las harinas procedentes de cereales con gluten son perjudiciales, el hecho de refinarlas las hace aun más dañinas para nuestro organismo. Al consumir harinas con gluten este entra en contacto con el organismo e impide la correcta absorción de los nutrientes que lo acompañan. Es decir, tomar pan durante una comida tiene como resultado que nuestros intestinos tendrán más complicado extraer todos los nutrientes y vitaminas que esa comida nos puede proporcionar. Y a cambio no aporta nada que no aporte una dieta sana basada en una alimentación sin gluten .

Para desintoxicarse del gluten es importante dejar de consumir alimentos que lo contengan. Si se tienen problemas de dolores articulares y musculares es muy probable que estos mejoren a los pocos meses y que si se padece de fatiga crónica esta mejore notablemente. Son muchos los testimonios de personas que afirman haber dejado de sentirse permanentemente cansados tras desterrar el gluten de su dieta.

Incluso si usted no padece ninguno de estos problemas, no consumir gluten le ayudará a tener mejores digestiones, a aprovechar más todas las propiedades beneficiosas de los alimentos, padecer mucho menos estreñimiento y probablemente a perder peso.

Antinutrientes presentes en los cereales con gluten.

Gliadina: es la responsable de que el pan tenga ese aspecto esponjoso. Es el antinutrientes más perjudicial para nuestra salud. Los intolerantes al gluten producen anticuerpos contra ella que son los causantes de los daños intestinales que sufren. Aumenta la permeabilidad intestinal, no solo en personas intolerantes, sino en todas las personas en general. Esto hace que otras sustancias puedan atravesar el intestino causando o agravando enfermedades autoinmunes.

Lectinas: Es una proteína presente en los cereales cuya misión se supone que es proteger a la semilla. Es tóxica para todos los animales, incluidos los humanos y causa irritación intestinal. De este modo la planta evita que se coman sus semillas. Es por eso que no podemos consumir el trigo crudo, tal como se presenta en la naturaleza. Aun en forma de harina estas lectinas siguen presentes y se pegan a las paredes intestinales, causando permeabilidad y penetrando en ellas. El cuerpo reacciona con anticuerpos, pero debido a que las lectinas se parecen biológicamente a otras células sanas de nuestro cuerpo, estas también pueden sufrir ataques. Es lo que sucede en el caso de personas diabéticas, celiacas, con lupus o con esclerosis múltiple, por poner algunos ejemplos.

Fitatos: solo los rumiantes pueden digerir los fitatos. Para los humanos este antinutrientes es el causante de que no podamos absorber correctamente el magnesio o el hierro de los alimentos, que se adhieren a los fitatos y son arrastrados por el fuera del cuerpo.

Deja un comentario